The Cure (película de 1995)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


The Cure (en español: Que nada nos separe o El poder de la amistad) es una película de comedia-drama estrenada en 1995, protagonizada por Brad Renfro y Joseph Mazzello. Cuenta la vida de un niño que se hace amigo de su vecino, un muchacho más pequeño que él y portador de VIH.

Resumen[editar]

La historia se desarrolla en el pequeño poblado de Minnesota. Erick (Brad Renfro) es un adolescente solitario, egoísta, insensible y terco. Vive con su madre Gail (Diana Scarwid), que siempre está trabajando y nunca está con él. Dexter (Joseph Mazzello) es su vecino, un muchacho que contrajo SIDA a causa de una transfusión sanguínea que no fue controlada. En un principio Erick no está muy seguro de acercarse a Dexter a causa de los insultos homófobos que recibe de sus compañeros por el simple hecho de ser vecinos. Cuando al fin se decide a cruzar la cerca, se encuentra con un niño más pequeño que él y se sorprende, enseguida se rompe el hielo, comienzan a jugar, a charlar y crear así un lazo de amistad. Él va todos los días a la casa Dexter, donde de alguna manera, busca una segunda madre en Linda (Annabella Sciorra), la madre de Dexter, ya que la suya no le dedica tiempo de calidad. Ambas madres son polos opuestos. Se interesa en la enfermadad de su amiguito e inspirado en una película, decide emprender la búsqueda de una cura para esa enfermedad. Le prepara una dieta a base de golosinas y va anotando los resultados, luego, al ver que eso no resultaba, comienza a probar con plantas haciendo infusiones de ellas que Dexter bebe sin muchas ansias. Su método quedaba registrado en cuadernos celosamente guardados. Una de las infusiones resultó ser venenosa, provocando que Linda prorrumpiera en la casa de Erick preguntando por la planta en cuestión. Es así que Gail descubre la amistad entre los vecinos y amenaza a Linda con llamar a la policía si éstos dos vuelven a verse de alguna forma u otra. Además, le informa a su hijo que lo mandará a un campamento de verano. Atemorizado con la idea de irse de allí y de no ver más a Dexter, Erik alienta a su amigo a que se escapen a Nueva Orleans, porque en una de sus salidas de compras leyeron en un periódico que un médico encontró la cura para el SIDA en esa ciudad. Comienzan navegando por el río Mississippi al mejor estilo de Las aventuras de Tom Sawyer no obstante deben desistir de ese modo de viajar, ya que las medicinas no durarán lo suficiente. Solicitan ser llevados en barco a unos jóvenes y emprenden camino hacia Nueva Orleans con la esperanza de encontrar la cura. El plan no sale tan bien como ellos lo planearon y deben buscar otra forma de avanzar. Dexter comienza a sentirse paulatinamente mal, con menos ánimos, la fiebre y, una pesadilla recurrente que lo atemoriza: perderse en la inmensidad negra del universo y hallarse solo (tal como se sentía antes de encontrar un amigo) Erick lo consuela y le da su zapatilla para que la sujete mientras duerme, y si acaso esa pesadilla regresara, al ver lo que tenía en sus manos se daría cuenta que no está solo: su amigo está durmiendo a su lado. A causa del estado de salud de su amigo, se asusta y abandona el plan. Llama a Linda para que los espere en la parada del bus y pronto los dos regresan a Stillwater. Una vez que regresa, Dexter pasa el resto de su tiempo en el hospital. Erick se queda con Linda, a sabiendas de que Gail no lo aprueba aún así no le importa. Dexter y Erick les juegan bromas pesadas a los médicos, diciendo que Dexter ha muerto para que los médicos se asusten y vayan a verlo, éste se despierta de repente dando un grito y ambos se ríen, pero en la tercera broma Dexter no despierta. En el camino de regreso del hospital, Linda debe frenar su auto porque no pudo contener más el llanto. Erick se lamenta de no haber seguido buscando una cura. Es ella quien le hace ver que gracias a él, toda la soledad y tristeza que tuvo su hijo, desaparecieron, él lo había hecho feliz. Una vez que Linda lleva a Erik a la casa, Gail se enfurece con su hijo y lo golpea, inmediatamente Linda se interpone entre ellos y pide hablar con Gail en privado. Una vez solas le dice con lágrimas en los ojos y una ira incontenible,le dice dos cosas: que el mejor amigo de su hijo había muerto y que Erick iba a ir al funeral (le gustase o no), la segunda: que si volvía a ponerle una mano encima, ella misma se encargaría de matarla. En el funeral Linda deja solo a Erick frente al ataúd para que se despida. Luego ella lo ve irse a pie, sin una zapatilla. Al entrar a la sala, ve en las manos de Dexter el regalo de su amigo, y que a él también le faltaba un zapato. Erick deja el zapato en el río, para que la corriente lo lleve, un nuevo viaje para su mejor amigo.