Tetraclinis

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Tetraclinis articulata
Tetraclinis articulata - Köhler–s Medizinal-Pflanzen-270.jpg
Tetraclinis articulata en Köhler's Medicinal Plants, 1887
Estado de conservación
Casi amenazado (NT)
Casi amenazado (UICN)
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Pinophyta
Clase: Pinopsida
Orden: Pinales
Familia: Cupressaceae
Género: Tetraclinis
Especie: T. articulata
(Vahl) Masters in J.Roy, Roy. Hort. Soc., 14: 250, 1892.
Distribución
Distr Tetraclinis Articulata.jpg
Sinonimia
  • Thuja articulata Vahl. (basiónimo)
  • Callitris quadrivalvis Rich. & A.Rich.
  • Callitris articulata (Vahl) H.Karst.
  • Callitris macrostachya Steud.
  • Callitris triquetra Loudon
  • Cupressus articulata (Vahl) J.Forbes
  • Cupressus fothergillii J.Forbes
  • Cupressus triquetra Lodd. ex Loudon
  • Juniperus cunninghamii Carrière[1]

Tetraclinis es un género de coníferas de la familia Cupressaceae, con solo una especie, Tetraclinis articulata, también conocida como, entre otros, alerce africano y araar.

Tetraclinis articulata en las Canteras romanas de Cartagena (España).

Sus parientes estrechos son Platycladus, Microbiota y Calocedrus, con un fuerte parecido con este último. En viejos textos, era a veces tratado en Thuja o en Callitris, pero es menos relacionado con esos géneros.

Descripción[editar]

Es un árbol pequeño, de lento crecimiento, de 5-9 m de altura (excepcionalmente 16 m), y 4 dm de diámetro de tronco. Copa aovada o cónica y clara, deja pasar mucha luz al suelo. El tronco es recto, de corteza estriada longitudinalmente, grisáceo o pardo grisáceo.

El follaje se forma en ramas abiertas con hojas escamosas de 1-5 mm de longitud, pegadas al tallo, dispuestas en verticilos de a cuatro, o sea que un par de hojas opuestas son aplanadas y el otro par son más estrechas, y aquilladas longitudinalmente. Así son las hojas adultas, ya que las primeras son aciculares y punzantes, parecidas a la del enebro.

Las flores son monoicas (sexos separados en el mismo fuste), en los extremos de las ramillas. Los conos masculinos son alargados, con numerosas y opuestas escamas polínicas, cada una con cuatro núcleos de polen. Los femeninos están formados por cuatro escamas terminadas en una punta revuelta, forma globosa y de color blanco azulado. Su floración es en otoño e invierno.

Las piñas o gálbulos tienen 10-15 mm de long., verdes y madurando a pardas en alrededor de 8 meses desde la polinización, y con cuatro gruesas escamas acorazonadas, arregladas en dos pares opuestos, provistas de un pequeño pico cerca de la punta (que es aguda en dos de ellas y roma en las restanres); el dorso es acanalado y cada uno encierra 1 ó 2 semillas aladas. Las semillas tienen 5-7 mm de largo y 2 mm de ancho, con alas papilosas, de 3-4 mm de ancho, en cada lado.

El araar no supera los 7m en nuestro país, pero se han encontrado ejemplares con el doble de altura en otros lugares de su área de distribución mundial. Posee una copa cónica, pero sin demasiada uniformidad, es decir, que cambia bastante de unos ejemplares a otros. Las hojas no pueden ser más peculiares. Están dispuestas en falsos soportes de cuatro unidades que, en realidad, dan mucho más la impresión de ser escamas que hojas. Puesto que cada una penetra un tanto en la base de la anterior, parece que están articuladas o crean una suerte de revestimiento del tipo que protege a los armadillos. Curiosamente también cuentan con hojas aciculares y pinchudas, como las de los enebros, pero sólo cuando son jóvenes y, al igual que en el caso citado para la encina, para defenderse del ataque de herbívoros. Muchas de las ramas culminan en un abultamiento amarillo, que es la flor masculina. Los conoces femeninos son otra rareza. De color blanco azulado, culminan en un extremo retorcido. Florece en pleno invierno o antes, en otoño. Las piñas están maduras al verano del año siguiente.

Piñas de Tetraclinis articulata en el Parque Nacional de Alhucemas, Marruecos.
Bosque de Araar en el Parque Nacional de Alhucemas.
Citología[editar]

Distribución[editar]

Tetraclinis articulata es un endemismo iberoafricano. En el noroeste de África crece en la Cordillera del Atlas de Marruecos, Argel y Túnez, así como en Melilla.

En Europa cuenta con dos pequeñas poblaciones naturales, una en Malta, y otra en las Sierras de Cartagena en el sudeste de España.[2]

En el Parque Nacional de Doñana, existe también una pequeña población con ejemplares centenarios, que tradicionalmente ha sido considerada como introducida, aunque recientemente algunos autores han defendido su carácter autóctono. [3]

Crece a relativamente bajas altitudes en clima cálido, subtropical seco del clima mediterráneo, en colinas y laderas secas y soleadas, principalmente en suelos calcáreos. Prefiere los suelos poco profundos y pedregosos.

Reproducción[editar]

Se reproduce por semillas, que se dispersan en el otoño. También clonalmente por injerto sobre Thuja o Cupressus.

Etimología[editar]

El nombre del género deriva del griego "Tetra" (cuatro) y "Cline" (lecho) por las cuatro escamas de sus piñas fructíferas. El término Araar, es su nombre común en los dialectos norafricanos del árabe.

Nombre común[editar]

  • Castellano: alerce africano (3), araar (2), arar (2), arar de Berbería, azohía, ciprés de Berbería, ciprés de Cartagena, sabina (3), sabina de Cartagena, sandáraca, tuya, tuya articulada (5), tuya de África, árbol de la sandáraca.[4] Entre paréntesis, la frecuencia del vocablo en España.

Usos y simbolismo[editar]

La resina (sandáraca) se usa para hacer barniz y laca; particularmente valorado por preservar pinturas. También se aplica en medicina natural contra los flujos vaginales, y en hemorroides.[5]

Es el árbol nacional de Malta, donde es conocido por għargħar (deriva del nombre arábigo Araar). Está ahora en proceso de reforestación.

La madera, particularmente de la base del tronco, se usa para trabajos decorativos y, según Plinio el Viejo (13), era muy utilizada en la antigüedad para tableros de mesas lujosas que llegaban a costar, en dicha época, verdaderas fortunas. Por ejemplo, Cicerón llegó a pagar una de ellas 1.000.000 de Sestercios de su tiempo, unos 200.000 Francos franceses de 1850.[6] [7]

Es muy valiosa para fijar dunas.

No es habitual su uso en jardinería, a pesar de su valor ornamental y su capacidad de adaptación a la sequía, características por las que sería una especie ideal para su uso desde áreas costeras hasta los 1.800 msnm.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]