Terra preta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
A la izquierda, un oxisol pobre en nutrientes, típico de la cuenca amazónica; a la derecha, oxisol transformado en terra preta fértil.

Terra preta ("tierra negra" en portugués) es un término que se utiliza para referirse a un tipo de suelo oscuro y fértil encontrado en la cuenca del río Amazonas. También se denomina "tierra negra del Amazonas", "tierra negra antropogénica", "tierra negra arqueológica" o "tierra negra india", aportando cada expresión un matiz diferente. En portugués, la expresión completa es terra preta de índio.[1]

La terra preta posee una gran fertilidad y ello la diferencia claramente de los suelos rojizos o amarillentos y mucho más estériles que predominan en la Amazonia: los oxisoles (con predominancia de óxidos minerales) y ultisoles (totalmente carentes de material calcáreo). Se cree que la terra preta es el resultado de la modificación pedológica o edafológica, química y mineral de suelos preexistentes, a consecuencia de las actividades de las culturas indígenas que habitaban la región antes de la llegada de los europeos.[2] La gran cantidad de cerámicas y objetos de origen humano encontrados en esas tierras apunta claramente a su origen antropogénico.

La fertilidad natural de este suelo y su alta resistencia a la descomposición de la materia orgánica, así como su gran capacidad para retener nutrientes y agua lo han convertido en los años 2000 en objeto de varios programas de investigación sobre fertilidad y agricultura sostenible.

Propiedades principales[editar]

La terra preta consiste en una compleja mezcla de:[3]

  • suelo "natural" (amarillo o rojizo y estéril, en el caso de la Amazonia)
  • carbón vegetal
  • fragmentos de objetos de cerámica
  • desechos orgánicos como residuos vegetales, heces animales y huesos de pescado
  • varios miles de microorganismos diferentes

La terra preta es muy fértil y esto representa una anomalía respecto a los suelos relativamente estériles de la Selva Amazónica.[4] Mientras que los suelos amazónicos normales requieren periodos de barbecho de entre 8 y 10 años, con la terra preta pueden bastar 6 meses de descanso para que la tierra se recupere. Se conoce al menos un caso en el que un suelo de este tipo ha estado en cultivo continuo durante más de 40 años sin aporte externo de fertilizantes.[5]

La gran fertilidad de la terra preta se explica principalmente por su alto contenido en un tipo especial de materia orgánica carbonosa y nutrientes como nitrógeno, fósforo, potasio y calcio. Además el carbón vegetal reduce significativamente la pérdida de nutrientes a causa de la lluvia, por retenerlos con fuerza en los agregados del suelo.[5]

Existe una importante diversidad de composiciones de terra preta entre diferentes localidades e incluso en un mismo sitio. Aunque no existe una definición universalmente aceptada, toda terra preta tiene cuatro características básicas: color oscuro; alto contenido en carbón vegetal; alta fertilidad y origen humano.[1]

Para clasificarlas se han propuesto dos grandes familias: la terra preta propiamente dicha, muy oscura y con gran contenido de cerámica y restos animales, y la terra mulata, de color más pardo, con menos restos de origen humano y que normalmente se extiende sobre grandes superficies alrededor de las parcelas de tierra negra.[6]

Localización[editar]

Curso del río Amazonas, algunos afluentes y extensión aproximada de su cuenca.

Se han hallado parcelas de terra preta en toda la cuenca del Amazonas, principalmente en Brasil a lo largo de las orillas del río y en su desembocadura, en la isla de Marajó.[7] Más recientemente se ha identificado el mismo tipo de suelos en zonas de Ecuador, Perú y Guayana Francesa.[8] En el continente africano (Benín, Liberia y Sudáfrica) se han detectado tipos de suelos parecidos pero cuyo carbón vegetal parece no atesorar las cualidades de estos suelos amazónicos.[4]

Las parcelas promedian las 20 hectáreas (ha) pero se han encontrado algunas con hasta 350 ha de extensión.[4] Se ha estimado que la superficie total cubierta por terra preta puede representar entre los 6.000 y 60.000 km2, equivalentes a un intervalo entre 0,1% y el 1% del total[6] (si bien otro cálculo más reciente, basado en el uso un modelo matemático experimental, estima que la extensión potencial es mucho más elevada: hasta 154,000 Km2, es decir el 3.2% de la cuenca amazónica.[9] Pronto se utilizarán avanzadas técnicas satelitales para aportar más información sobre este tema[10] ). Por lo que hasta ahora se sabe, las parcelas de terra preta son más frecuentes y de mayor extensión a lo largo de los cursos medios y bajos de los ríos principales,[11] en particular en torno a las confluencias y las cataratas.[1] Existen, sin embargo, zonas de la cuenca amazónica en las que no se ha encontrado terra preta y se conocen casos de sitios que han sido habitados durante largos periodos de tiempo sin que se haya formado este tipo de suelo. En general, la distribución geográfica de la terra preta no se corresponde con la existencia de un tipo particular de suelo "natural" o de alguna condición medioambiental específica.[1]

En la terra preta el horizonte superior con restos de carbón forma estratos de en torno a 50 cm de espesor, pudiendo alcanzar los 2 m de profundidad en algunos casos. Esto contrasta con sus análogos horizontes organominerales de los suelos naturales (capa fértil) del resto de la Amazonia, cuya profundidad no suele exceder de 20 cm de espesor.[5] Los horizontes subsuperficiales son en ambos casos muy profundos (varios metros) aunque muy pobres en nutrientes.

Pedología[editar]

La terra preta se define como un tipo de latosol que tiene una fracción de carbono entre alta y muy alta (más de 13-14% de materia orgánica) en su horizonte A, el lecho más próximo a la superficie, pero sin características hidromórficas.[12] Presenta variaciones importantes en su composición. Por ejemplo los jardines más próximos a las viviendas recibían más nutrientes que los campos más alejados.[1]

Los procesos responsables de la formación de los suelos de terra preta son:[13]

  1. Incorporación de carbón vegetal
  2. Incorporación de materia orgánica y nutrientes
  3. Acción de los microorganismos y animales del suelo

Incorporación de carbón vegetal[editar]

Carbón vegetal.

El carbón vegetal, fabricado a partir de madera (u otros materiales orgánicos resistentes) mediante un proceso de pirólisis a baja temperatura con un aporte limitado de oxígeno, al ser añadido a suelos pobres les aporta carbono muy resistente a su mineralización. William Woods (Universidad de Kansas) ha medido en la terra preta hasta un 9% de negro de carbón, frente a sólo un 0,5% para los suelos de los alrededores.[14] Bruno Glaser ha encontrado hasta un 70% más de carbono que en los ferralsoles (oxisoles) vecinos,[13] con valores medios de aproximadamente 50 toneladas de carbono por hectárea de superficie y metro de profundidad.[15]

La investigadora finlandesa Janna Pitkien ha llevado a cabo ensayos sobre materiales de alta porosidad como zeolitas, carbón activado y carbón vegetal en los que descubrió que el carbón vegetal mejora substancialmente el crecimiento bacteriano.[16]

La estructura química del carbón presente en la terra preta se caracteriza por grupos aromáticos policondensados. Estas estructuras confieren una prolongada estabilidad biológica y química y, además, una gran capacidad de retención de nutrientes tras el proceso de pirólisis.[13] [15] El carbón vegetal fabricado a partir de madera a baja temperatura (pero no el que se obtiene de plantas herbáceas) posee una capa interna de condensados de aceites vegetales que los microbios pueden utilizar como alimento. Si por el contrario la madera se carboniza a alta temperatura esta capa desaparece y el suelo no gana mucho en fertilidad.[17]

Se ha demostrado también que la formación de estructuras aromáticas condensadas depende del proceso de fabricación del carbón. La pirólisis lenta en atmósfera pobre en oxígeno crea grupos carboxílicos que aumentan la capacidad de intercambio catiónico con el suelo.[18] [19]

Las partículas de negro de carbón están formadas por un núcleo altamente aromático que, incluso tras varios milenios en el suelo, presenta las características del carbón recién fabricado. Alrededor de este núcleo se disponen otras formas de carbono carboxílico y fenólico distintas del núcleo en su estructura.[20]

Se considera que el carbón vegetal es decisivo para que el cultivo sobre terra preta sea sostenible[21] [18] y se ha comprobado experimentalmente que la adición de carbón vegetal a un ferralsol aumenta considerablemente su productividad vegetal.[22] Desafortunadamente, aún no se han entendido plenamente ni su proceso de fabricación ni el origen de sus excelentes propiedades, no igualadas aún por los productos comerciales de carbono vegetal denominados biochar.

Incorporación de materia orgánica y nutrientes[editar]

La porosidad del carbón vegetal aumenta la capacidad del suelo para retener materia orgánica, agua y nutrientes orgánicos disueltos.[18] Por desgracia también facilita la retención de contaminantes como los pesticidas y los hidrocarburos aromáticos policíclicos.[23]

Materia orgánica[editar]

El alto potencial de adsorción de moléculas orgánicas y agua se debe a la estructura porosa del carbón.[13] La terra preta contiene por ello hasta tres veces más materia orgánica que los suelos pobres de los alrededores,[13] [15] [19] [24] llegando hasta un 15% en peso[22] y hasta 1 ó 2 metros de profundidad.[12] De hecho, se ha propuesto restringir la definición de terra preta a aquellos suelos que contienen al menos 2% de materia orgánica a 50 cm de profundidad.

Esta acumulación de materia orgánica en suelos tropicales húmedos es sorprendente porque en ellos se dan las condiciones óptimas de degradación.[15] También es llamativo que estos antrosoles se regeneren a pesar del clima tropical húmedo y de tasas de mineralización rápidas.[22] La explicación reside en gran parte en que la materia orgánica es estabilizada por los residuos de la combustión incompleta de la biomasa.[15]

Nutrientes[editar]

Los suelos de terra preta presentan también cantidades de nutrientes más altas que las de los suelos que les rodean, debido a que su mejor retención hace que no sean fácilmente lavados por el agua pluvial o de riego.[15] La concentración de fósforo (P) alcanza los 200-400 mg por kg de tierra.[5] La de nitrógeno (N) también es más alta pero este nutriente se encuentra inmovilizado debido a la alta relación entre carbono y nitrógeno en este tipo de suelos.[22] Tanto el fósforo como el nitrógeno escasean mucho en los suelos naturales de la región.

La disponibilidad de P, Ca, Mn y Zn es claramente superior a la de los oxisoles vecinos. La absorción de P, K, Ca, Zn y Cu aumenta con la cantidad de carbón presente. Se ha encontrado experimentalmente que la productividad de una terra preta sin abono es en torno a un 40% superior a la de un oxisol fertilizado.[22] El tamaño de los trozos de carbón vegetal no parece tener mucha importancia.[22] La lixiviación de los nutrientes del antrosol es mínima a pesar de su abundante disponibilidad. Esto explica su gran fertilidad. Sin embargo, cuando se añaden nutrientes inorgánicos al suelo su drenaje supera al del ferralsol fertilizado.[22]

En cuanto a las fuentes potenciales de nutrientes, sólo el carbono y el nitrógeno pueden ser producidos in situ (via fotosíntesis y fijación biológica, respectivamente). Todos los otros elementos (P, K, Ca, Mg, etc) deben ser añadidos al suelo. Los suelos naturales de la Amazonia (oxisoles, acrisoles, lixisoles, arenosoles, uxisoles, etc) apenas contienen estos elementos debido a que la intensa lixiviación imposibilita el compostaje in situ de la biomasa. En el caso de la terra preta sólo son posibles las fuentes de nutrientes primarias y secundarias. Se han identificado las siguientes:[15]

  • Excrementos humanos y animales (ricos en P y N)
  • Restos animales como huesos de mamíferos, espinas de pescado o caparazones de tortuga (ricos en P y Ca)
  • Cenizas de combustiones incompletas (ricas en Ca, Mg, K, P y carbón)
  • Biomasa de plantas terrestres
  • Biomasa de plantas acuáticas, por ejemplo algas

La saturación en pH y en base es más importante que en los suelos de los alrededores.[5]

Acción de los microorganismos y animales del suelo[editar]

Hifas de Aspergillus niger productora de negro de carbón biológico.

Las bacterias y hongos viven y mueren en el interior del medio poroso, aumentando así su cantidad de carbono. Sin embargo, los poros de carbón "fresco" deben ser "cargados" primero para poder funcionar como biotopo.[25]

Hasta ahora (2008) no se ha identificado ningún microorganismo particular como responsable de la formación de terra preta. En trabajos recientes se ha señalado una producción significativa de negro de carbón biológico por el Aspergillus niger bajo condiciones tropicales húmedas.[16]

También se ha encontrado que la lombriz Pontoscolex corethrurus, ampliamente extendida por toda la Amazonia, es capaz de incorporar partículas de carbón vegetal al suelo y de molerlas finamente. El proceso de formación de terra preta podría haber consistido, por tanto, en la deposición repetitiva de capas finas de carbón vegetal por los indígenas seguida de la acción de esta lombriz.[26]

Origen[editar]

Origen antropogénico[editar]

La teoría más aceptada actualmente es que la terra preta amazónica es el producto de la actividad de las sociedades humanas que habitaron la región antes de la llegada de los europeos.[5] [2] Las muestras más antiguas han sido datadas entre el 800 a. C. y el 500 de nuestra era mediante la técnica del carbono-14,[12] aplicada a la materia orgánica contenida en el suelo.

La prueba más clara de su origen antropogénico es la presencia de cerámica en su seno.[27] Otro indicio es que las parcelas de terra preta suelen coincidir con poblados humanos actuales o pasados.[12] No está claro, sin embargo, si los indígenas precolombinos diseñaron y fabricaron intencionadamente esta tierra para mejorar la fertilidad del suelo o bien fue un producto involuntario de sus asentamientos.[5] El consenso más extendido es que la terra preta propiamente dicha se formó involuntariamente pero que la terra mulata circundante probablemente obedeció a un proceso intencional.[28]

Terreno talado y quemado.

Debido a su elevado contenido de carbón vegetal se cree que estos suelos podrían ser el producto de una técnica indígena denominada «tala y carbonización» (slash-and-char en inglés), consistente en someter la madera a una pirólisis a baja temperatura.[29] Esta técnica es diferente de la «tala y quema» usada por los agricultores brasileños actuales, en la cual la madera se quema completamente dejando sólo cenizas en el suelo. Las cenizas son arrastradas fácilmente por el agua de lluvia, quedando el suelo desprovisto de nutrientes y estéril. Con la carbonización, por el contrario, el carbón vegetal formado retiene los nutrientes y conserva la fertilidad.[3]

Además de la cerámica y el carbón vegetal, en la terra preta se encuentran otros residuos de actividades humanas como restos de alimentos, excrementos, materiales de construcción (tejados de palmas) y conchas. Los restos de pescados y mariscos, alimentos de gran importancia en la dieta de los indígenas amazónicos, podrían explicar el alto contenido en fósforo y calcio de estos suelos.[1]

Civilizaciones amazónicas[editar]

El origen antropogénico de la terra preta implica que la Amazonia debe haber albergado poblaciones sedentarias densas en los siglos que precedieron a la llegada de los europeos. Mientras que algunos historiadores acogen con escepticismo esta idea, un número creciente de indicios históricos, arqueológicos y etnográficos están contribuyendo a identificar y a caracterizar estas culturas amazónicas.

La cuenca del Amazonas en un mapa español de 1562.

El conquistador español Francisco de Orellana fue el primer europeo en descender el río Amazonas en 1542, en busca del mítico El Dorado. Su cronista, Gaspar de Carvajal, informó que la zona estaba densamente habitada, sugiriendo niveles de población y urbanización superiores incluso a los actuales. Casi un siglo más tarde, en 1639, una nueva expedición capitaneada por Pedro Texeira confirmó estas observaciones.[30] En palabras del cronista de la expedición, el jesuita Cristóbal de Acuña:

Casi con las primeras vistas de aquella parte de América que hoy tiene el nombre de Perú, nacieron en nuestra España, aunque por confusas noticias, encendidos deseos del descubrimiento del gran Río de las Amazonas, llamado por error común, entre los pocos vistos en la Geografía, río del Marañon, no solo por las muchas riquezas, de que fue siempre sospechoso; ni por la multitud de gente que mantenían sus orillas, ni por la fertilidad de sus tierras, y temples apacibles de su habitación, sino principalmente, por entender, con no pequeños fundamentos, que él era la única canal, y como calle mayor, que recorriendo por el riñón del Perú, se sustentaba de todas las vertientes que al mar del Norte tributaban sus encumbradas cordilleras.

Cristóbal de Acuña, Nuevo Descubrimiento del río Amazonas

Charles-Marie de la Condamine fue el primer científico en recorrer el Amazonas, en 1743. En su relato afirma que las orillas habían estado muy pobladas un tiempo atrás pero que en aquel momento quedaban ya pocos indígenas, la mayoría agrupados en misiones jesuitas.

El 27 por la mañana arribamos a la misión de San Joaquín, compuesta de varias naciones indias y sobre todo de la de los omaguas, nación antiguamente poderosa y que poblaba aun hace un siglo las islas y orillas del Amazonas en un trecho de unas doscientas leguas aguas abajo del Napo.

Charles-Marie de la Condamine, Voyage sur l'Amazone

Las expediciones de siglos posteriores no encontraron rastro de estas civilizaciones y con el paso del tiempo el relato de Carvajal pasó a ser denigrado como pura fantasía. La existencia misma de civilización en la Amazonia fue calificada de imposible por historiadores como Betty Meggers, del Smithsonian Institute, con el argumento de que el estéril suelo amazónico es incapaz de soportar cultivos agrícolas de forma duradera.[3]

Corocoros volando sobre ecotono de la isla Marajó, principal región de parcelas de terra preta, en la desembocadura del río Amazonas.

En las últimas décadas han aparecido, sin embargo, varios indicios de la existencia de civilizaciones precolombinas en la cuenca del Amazonas, incluso en zonas muy alejadas de la costa.[31] El etnólogo Michael Heckenberger ha señalado la existencia de una aristocracia hereditaria en el seno de algunas tribus amazónicas actuales, una anomalía para una sociedad sin cultura agraria sedentaria.[3] El lingüista William Balée ha notado que un grupo indígena de los Llanos de Moxos (en la Amazonia boliviana) que vive sobre una parcela de terra preta designa cultivos como el maíz y el algodón mediante palabras que tienen al menos 2000 años de edad.[3] El arqueólogo Clark Erickson ha hallado restos de una vasta red de caminos amplios y rectilíneos así como de extensos cultivos en terrazas también en los Llanos de Moxos.[32] (Ver también[33] ).

Si efectivamente existieron civilizaciones con gran población en la Amazonia, ello implicaría que en algún punto entre los siglos XVI y XIX debieron sufrir un declive catastrófico que las hizo desaparecer casi por completo. Una posible explicación sería la catástrofe demográfica en América tras la llegada de los europeos, que pudo mermar dramáticamente una población no inmunizada contra las enfermedades europeas.[3] Otra teoría afirma que los pueblos indígenas se vieron forzados a adoptar una vida nómada para protegerse del colonialismo. Eligieron así sacrificar los beneficios de la terra preta, la cual les obligaba a ser sedentarios, y pasaron entonces a la técnica de la «tala y quema».

En cualquier caso, las civilizaciones amazónicas no han dejado restos de grandes edificios, probablemente porque construían en madera al ser la piedra y los metales escasos en la Amazonia.[34]

Regeneración biológica[editar]

El geógrafo William Woods afirma haber descubierto al menos un caso en el que la terra preta parece ser capaz de regenerarse con el tiempo. En una finca de Brasil los campesinos extraen la tierra negra para venderla como abono a las explotaciones vecinas pero se han dado cuenta de que, si dejan una capa de unos 20 cm en el suelo, al cabo de 20 años el estrato de terra preta vuelve a alcanzar su espesor inicial. Woods cree que este fenómeno podría ser debido a los microorganismos que habitan en la terra preta.[3] Sin embargo esta supuesta capacidad auto-regenerativa no ha sido confirmada de momento por otras observaciones.

Otras teorías[editar]

Desde el descubrimiento de la terra preta en el siglo XIX se han ido formulando diversas teorías sobre su posible origen, entre ellas:[5]

  • producto de los volcanes de los Andes (Camargo, 1941)
  • sedimentación de lagos del Terciario (Falesi, 1974)
  • sedimentación de lagos recientes (Cunha-Franco, 1962).

Hoy en día estas teorías se consideran erróneas y han sido abandonadas en favor de la teoría del origen antropogénico.[5]

Historia de su descubrimiento[editar]

Los primeros investigadores occidentales en describir una tierra amazónica oscura, muy fértil y con abundantes fragmentos de cerámica fueron James Orton (1870), Charles Hartt (1874) y Herbert Smith (1879).[6] El hallazgo quedó en mera curiosidad porque en esta época se suponía que toda la Amazonia debía ser fértil, dado que estaba cubierta por un enorme bosque. Esta errónea idea se perpetuó hasta la segunda mitad del siglo XX y fue en parte culpable de que el gobierno brasileño lanzase campañas de colonización agrícola de la región amazónica, que resultaron en fracasos económicos y medioambientales.[35]

La existencia de la terra preta fue relativamente ignorada hasta finales del siglo XX. En 1980 Nigel J.H. Smith publicó un artículo en el que resumía los hallazgos sobre este tipo de suelos y concluía que eran de origen antropogénico y que en el pasado podían haber alimentado a una gran cantidad de población.[36] Sin embargo, el trabajo de Smith fue prácticamente ignorado por la comunidad científica.[28] En 1996 el prestigioso pedólogo holandés Wim Sombroek, que estaba fascinado con la terra preta desde su tesis doctoral sobre los suelos amazónicos en 1963, se instaló en Manaos para dirigir un proyecto ecológico financiado por el Banco Mundial.[37] Sombroek se dedicó a promover activamente la divulgación y la investigación científica sobre el tema, creando la asociación Terra Preta Nova (2001) y colaborando en la organización del primer simposio internacional sobre el tema en 2002.[38]

A partir de esos años el concepto de terra preta se popularizó también entre el gran público gracias a los artículos del divulgador Charles C. Mann en Science (2000[28] y 2002[38] ) y al documental Search for Eldorado[3] (2002). Desde entonces se ha venido desarrollando una amplia investigación multidisciplinar sobre el tema.[1]

Aplicaciones actuales y futuras[editar]

La FAO ha analizado las implicaciones productivas y culturales de la terra preta y ha sugerido que la misma podría servir de base para desarrollar nuevos modelos de agricultura sostenible en la actualidad.[4] Sin embargo para poder generar suelos de las mismas cualidades, se necesita mejorar la comprensión de los procesos que intervienen en su formación.

La terra preta contiene más carbono que el suelo amazónico normal (150 g de carbono por kg de suelo frente a 20-30 para el normal) y además sus estratos son muchos más espesos. Por ello, la cantidad de carbono almacenada en una hectárea de terra preta es mucho mayor que la de una hectárea de suelo normal. Dado que el almacenamiento de carbono en el suelo es uno de los mecanismos clave para la reducción de la concentración de CO2 en la atmósfera, la producción y uso de terra preta podría convertirse en un medio significativo para luchar contra el efecto invernadero, además naturalmente de aumentar la productividad agrícola.[5] [39]

Otra ventaja que podría aportar la terra preta sería una reducción de la contaminación del agua potable por nitratos, actualmente debida al uso excesivo de fertilizantes.[40]

Sin embargo, está resultando difícil recrear terra preta con la tecnología actual (2008). Los experimentos muestran que no basta con fabricar carbón vegetal y añadirle excrementos animales, ya que en ese caso la fertilidad declina a partir de la tercera cosecha mientras que la productividad de la auténtica terra preta se mantiene estable.[41]

Entre las empresas que actualmente tratan de sintetizar terra preta se encuentran Dynamotive Energy Systems, Best Energies y Eprida.[42]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. a b c d e f g ERICKSON, Clark (2003). «Historical Ecology and Future Explorations». Amazonian Dark Earths: Origin, Properties, Management. J. Lehmann et al. (eds.). 
  2. a b COSTA, Marcondes Lima da, KERN, Dirse Clara, PINTO, Alice Helena Eleotério et al. (2004). «The ceramic artifacts in archaeological black earth (terra preta) from lower Amazon region, Brazil: mineralogy». Acta Amazonica vol. 34 (no. 2). ISSN 0044-5967, pp. 165-178. http://www.scielo.br/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0044-59672004000200004&lng=en&nrm=iso.  (consultado 2008-09-01)
  3. a b c d e f g h Documental The Secret of Eldorado. Realizador: David SINGTON. DOX Productions, 2002. Emitido por vez primera por el programa Horizon de la BBC.
  4. a b c d Recuadro 4: Terra Preta - ¿manejo orgánico de los suelos? Brasil, Agricultura orgánica y recursos abióticos. Departamento de Desarrollo Sostenible, FAO, 2001. Consultada el 1 de mayo de 2008.
  5. a b c d e f g h i j LEHMANN, Johannes. «Terra Preta de Indio» (en inglés). Cornell University. Consultado el 1 de mayo de 2008.
  6. a b c WOODS, William I., DENEVAN, William M.. «Discovery and Awareness of Anthropogenic Amazonian Dark Earths (Terra Preta)». Consultado el 1 de mayo de 2008.
  7. Mapa de sitios de terra preta, compilado por Gerhard Bechtold. Web consultada el 1 de mayo de 2008.
  8. «Vivre en Guyane» (en francés). Latitude 5, nº67. CNES (enero de 2005). Consultado el 1 de mayo de 2008. «A l'emplacement de la future carrière Tania, nous avons découvert une grande quantité de tessons de céramique (...) Koriabo. (...) Des sites d'occupation de ce genre sont connus dans la zone forestière de Guyane française mais c'est la première fois qu'ils sont découverts aussi près du littoral. (...) Mon autre grande surprise fut l'impressionnante couche de terra preta sur le site Olga : 40 cm d’épaisseur en moyenne et jusqu'à 70 cm à certains endroits. Nous avons indéniablement là un site très important.».
  9. Wade, L. (2014) "Searching for the Amazon's Hidden Civilizations", Science News, 7 enero. - Con referencia a C. H. McMichael et al., (2014) "Predicting pre-Columbian anthropogenic soils in Amazonia" Proceedings of the Royal Society B: Biological Sciences 22 February 2014 vol. 281 no. 1777 20132475.
  10. http://archaeologyexcavations.blogspot.mx/2010/08/time-traveling-via-satellite.html
  11. DALLA CORTE, Gabriela (2004). Relaciones sociales e identidades en América. Edicions Universitat Barcelona. ISBN 844752776X. ; pág 114 (en español)
  12. a b c d BECHTOLD, Gerhard (marzo de 2007). «Summary of Thesis about Anthrohumox in Brazilian Lowland» (en inglés). Consultado el 1 de mayo de 2008.. Sin embargo, Charles Mann (2008) afirma que "las parcelas de terra preta más antiguas conocidas, datadas por carbono-14 en torno al 2500 antes de nuestra era, se encuentran en (el estado brasileño de) Rondônia."
  13. a b c d e GLASER, Bruno (2006). «Prehistorically modified soils of central Amazonia: a model for sustainable agriculture in the twenty-first century». Philosophic Transactions Royal Society B (362). págs. 187–196. http://www.journals.royalsoc.ac.uk/(xquef445kynlbt3pti5kdsr0)/app/home/contribution.asp?referrer=parent&backto=issue,3,14;journal,5,231;linkingpublicationresults,1:102022,1.  Este artículo examina las pruebas acerca del proceso de regeneración de la terra preta así como las razones por las que su retención de materia orgánica y nutrientes es superior a la de los suelos que la rodean.
  14. WOODS, William I. y McCANN, J.M. (1999). Yearbook Conf. Latin Am. Geogr. 25. págs. 7–14. (Univ. Texas, Austin).  Citado en «Putting the carbon back: Black is the new green». Nature (442). 10 de agosto 2006. págs. 624-626. http://biopact.com/2006/08/terra-preta-how-biofuels-can-become_18.html. 
  15. a b c d e f g B. Glaser, L. Haumaier, G. Guggenberger y W. Zech (2001). «The ‘Terra Preta’ phenomenon: a model for sustainable agriculture in the humid tropic». Naturwissenschaften (88). pp. 37–41.  Citado en MAJOR, J. et al.. Weed composition and cover after three years of soil fertility management in the central Brazilian Amazon: Compost, fertilizer, manure and charcoal applications. 
  16. a b B. Glaser y K.-H. Knorr, artículo aun no publicado, citado en “Prehistorically modified soils of central Amazonia: a model for sustainable agriculture in the twenty-first century”, por Bruno Glaser
  17. Carbon negative energy to reverse global warming Informe sobre el simposio EACU celebrado en 2004 en la Universidad de Georgia. (en inglés)
  18. a b c GLASER, Bruno et al.. Stability of soil organic matter in Terra Preta soils. http://www.geo.uni-bayreuth.de/bodenkunde/research/TP_ISSS98.html. 
  19. a b ZECH, W.; Haumaier, L. y Hempfling, R. (1990). P. McCarthy, C. E. Clapp, R. L. Malcolm y P. R. Bloom, ed. Ecological aspects of soil organic matter in tropical land use. In Humic substances in soil and crop sciences. Selected readings. Madison (Wisconsin): American Society of Agronomy and Soil Science Society of America.  ; pp. 187–202. Citado por B. Glaser en “Prehistorically modified soils of central Amazonia: a model for sustainable agriculture in the twenty-first century”.
  20. LEHMANN, Johannes et al. (16 de febrero 2005). «Near- edge X- ray absorption fine structure (NEXAFS) spectroscopy for mapping nano-scale distribution of organic carbon forms in soil: Application to black carbon particles». Global Biogeochemical Cycles vol. 19 (GB1013). ISSN , PÁGINA/S. 
  21. LEHMANN, Johannes et al. (14-21 de agosto 2002). «Slash-and-char: a feasible alternative for soil fertility management in the Central Amazon?». 17º WCSS, Tailandia (Symposium nº 13, Paper nº 449). 
  22. a b c d e f g LEHMANN, Johannes et al. (2003). «Nutrient availability and leaching in an archaeological Anthrosol and a Ferralsol of the Central Amazon basin: fertilizer, manure and charcoal amendments». Plant and Soil (249). págs. 343–357. http://www.css.cornell.edu/faculty/lehmann/publ/PlantSoil%20249,%20343-357,%202003%20Lehmann.pdf. 
  23. KOPYTKO, M. et al. (2002). «Biodegradation of two commerical herbicides (Gramoxone and Matancha) by the bacteria Pseudomonas putida». Elec. J. Biotechnol. (5). págs. 182–195. . Citado por B. Glaser en“Prehistorically modified soils of central Amazonia: a model for sustainable agriculture in the twenty-first century”
  24. SOMBROEK, W.G. (1966). Amazon soils. A reconnaissance of the soils of the Brazilian Amazon region (tesis doctoral). Wageningen (Holanda): Verslagen van Landbouw-kundige Onderzoekingen. , pág. 283. Citado por B. Glaser en “Prehistorically modified soils of central Amazonia: a model for sustainable agriculture in the twenty-first century”
  25. GÜNTHER, Folke (26 de marzo de 2007): “Everyone’s carbon sequestration: decrease atmospheric carbon dioxide, earn money and improve the soil.” Artículo presentado al International Institute for Industrial Environmental Economics.
  26. PONGE, Jean-François et al. (2006). «Ingestion of charcoal by the Amazonian earthworm Pontoscolex corethrurus: a potential for tropical soil fertility». Soil Biology & Biochemistry 38 (7). págs. 2008-2009.  (en inglés)
  27. Revista colombiana de antropología (en español). Escrito por el Instituto Colombiano de Antropología, Instituto Colombiano de Cultura. Publicado por Instituto Colombiano de Cultura, 1953; pág 208. Procedente de la Universidad de California. Digitalizado el 21 May 2007
  28. a b c MANN, Charles (2000). «The Good Earth: Did People Improve The Amazon Basin?». Science 287 (788). http://www.sas.upenn.edu/~cerickso/baures/Mann2.html. 
  29. LAINE, Jorge (2008). «Los bio-combustibles y la alimentación humana». INCI 33 (1). ISSN 0378-1844, p.71-73. http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0378-18442008000100015&lng=es&nrm=iso. 
  30. ACCURSO, Ricardo (2003-2005). «Las amazonas de Fray Gaspar de Carvajal». Revista de Aula de Letras (Universidad de Rosario). ISSN 1579-6884. http://www.auladeletras.net/revista/articulos/accurso.pdf. 
  31. PINZÓN CASTAÑO, Carlos Ernesto; SUÁREZ P., Rosa y GARAY A., Gloria (2004). Mundos en red. Unibiblos - U. Nal. Colombia. ISBN 9587014650.  pág 210 (en español)
  32. ERICKSON, Clark L. (2000). «Los caminos prehispánicos de la Amazonia boliviana». Caminos precolombinos: las vías, los ingenieros y los viajeros. Bogotá: Instituto Colombiano de Antropología e Historia. 
  33. Cultura Hidráulica de las Lomas#Culturas de la sabana inundable
  34. MANN, Charles C. (2008). «Ancient Earthmovers Of the Amazon». Science 321. p.1148-1152. http://www.sciencemag.org/cgi/content/summary/321/5893/1148.  (en inglés)
  35. WINKLERPRINS, Antoinette M. G. A (2002). «A history of perceiving the soil in the Amazon Basin». Ponencia en la 17ª WCSS; 14-21 de agosto de 2002.. http://citeseerx.ist.psu.edu/viewdoc/download?doi=10.1.1.4.3439&rep=rep1&type=pdf.  (en inglés)
  36. SMITH, Nigel J.H. (1980). «Anthrosols and human carrying capacity in Amazonia». Annals of the Association of American Geographers. http://www.clas.ufl.edu/users/nsmith/pub/Anthrosols%20and%20human%20carrying%20capacity%20in%20Amazonia%20Annals%20AAG%201980%20Nigel%20Smith.pdf. 
  37. International Union of Soil Sciences (diciembre de 2003). «In memoriam Dr. Wim Sombroek» (en inglés). Consultado el septiembre de 2008.
  38. a b MANN, Charles C. (2002). «The Real Dirt on Rainforest Fertility». Science 297. p.920-923. http://www.css.cornell.edu/faculty/lehmann/publ/Mann%20Science%20August%209%202002.pdf. 
  39. HARDER, B. (2006). «Smoldered-earth policy – Created by ancient Amazonian natives, dark soils retain abundant carbon». Science News 169, (4 marzo 2006). p. 133. http://63.240.200.111/articles/20060304/fob5.asp.  (en inglés)
  40. «The International Biochar Initiative (IBI)». Consultado el 1 de mayo de 2008.
  41. CASSELMANN, Anne (15 de mayo de 2007). «Inspired by Ancient Amazonians, a Plan to Convert Trash into Environmental Treasure». Scientific American. http://www.sciam.com/article.cfm?id=pyrolyisis-terra-preta-could-eliminate-garbage-generate-oil-carbon-sequestration.  (en inglés)
  42. CASSELMANN, Anne (15 de mayo de 2007). «The Companies and Organizations Poised to Turn Garbage into Fuel, Fertilizer and a Means of Carbon Sequestration». Scientific American. http://www.sciam.com/article.cfm?id=companies-poised-to-turn-garbage-into-fuel-pyrolysis.  (en inglés)

Enlaces externos[editar]

En español[editar]

En inglés[editar]