Termosifón

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El efecto termosifón, efecto termosifónico o tiro térmico es un fenómeno que se produce en los fluidos cuando se calientan. Las sustancias, al calentarse se dilatan y entonces disminuye su densidad. Si se considera la masa de un fluido, la porción más caliente tiene menos densidad, de modo que asciende (dicho al modo llano, flota) sobre la porción de fluido más fría. Este efecto es el responsable de muchos otros, como el del intercambio de calor por convección. También puede servir para provocar una circulación natural, en los ambientes habitados o en redes de tuberías.

Aplicaciones en la construcción[editar]

Tiene aplicaciones en la construcción. Un ejemplo de ello es que en los locales, las capas de aire más calientes están cerca del techo del local, mientras que cerca del suelo están las más frías. Eso quiere decir que en lugares de clima frío, es conveniente que los techos sean relativamente bajos, para acercar el calor a los usuarios, mientras que en los climas cálidos, los techos deben ser altos, para alejar las capas calientes. Por la misma razón, en los lugares fríos conviene ventilar los locales por la parte baja de las ventanas (ventanas de guillotina) mientras que en los calidos es conveniente hacerlo por la alta (montantes en puertas y ventanas).

Aplicaciones en las instalaciones[editar]

El efecto termosifón se aprovecha para conseguir un modo natural de mover fluidos, por ejemplo, se produce en los humeros o chimeneas; la extracción de humos o gases procedentes de las combustiones se hace porque, al estar calientes, tienen menor densidad que el aire ambiente y suben por los conductos de las mismas, produciendo una depresión en la base de la misma, que consigue arrastrar los gases desde el hogar.

Otra aplicación común de este efecto se produce las primitivas instalaciones de calefacción por radiadores, lo utilizaban para mover el caloportador; era conveniente que la caldera estuviera situada a un nivel más bajo que los radiadores para favorecerlo. Y no es de despreciar que en las calefacciones que actualmente utilizan biomasa, se siguiera usando, puesto que la llama del combustible no se apaga si hay un corte del fluido eléctrico, pero las bombas de recirculación si, de modo que la caldera podría llegar a alcanzar temperaturas peligrosas, lo que podría evitarse favoreciendo el efecto termosifón.

Sistema de calentador solar con termosifón.
Calentador de agua con termosifón (esquemático):
1: hacia el grifo
2: depósito aislado
3: entrada de agua caliente
4: colector solar plano
5: entrada de agua fresca

Los calentadores solares autónomos funcionan por este mismo efecto: al calentarse el agua en el colector asciende hacia el depósito, situado en su parte más alta. Si el agua del depósito está más fría, desciende por otro conducto a la parte baja del colector.

Véase también[editar]