Termo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Un termo convencional.

Un termo o vaso Dewar es un recipiente que se puede volver a cerrar manteniendo excelentes características de aislamiento térmico.

En vez de confiar solamente en un termo para aislar el interior del exterior, el envase sellado, de hecho, contiene un vacío. Un vacío no conduce calor en absoluto por conducción o convección, y la radiación, la otra forma de traspaso térmico, es mantenida al mínimo cubriendo las superficies internas del vacío con plata u otro metal reflexivo. El termo común, ese que utilizamos para mantener un litro de agua caliente, se trata de dos botellas de vidrio, una dentro de la otra separadas por un espacio totalmente estanco en el que se ha hecho un vacío total. La superficie interior del termo se ha espejado, aprovechando la propiedad que este tiene para impedir el paso del calor. El poco calor que pasa a través del espejo, se encuentra con el vacío de esa cámara y es sabido que en el vacío no hay transmisión de calor. De esa manera, la temperatura no tiene cómo salir al exterior. El punto débil del conjunto es, como es de suponer, el tapón. Pero, en términos generales, el grado de confiabilidad de un termo está dado por la separación entre los dos botellones y el grado de vacío que se haya logrado.

En teoría, un termo podía, por lo tanto, ser una aproximación a un aislante perfecto para su contenido, por ejemplo, manteniendo una taza de café caliente durante una década. En la práctica, sin embargo, la pared interior del recipiente se une a la pared exterior, generalmente en la boca del envase, en la cual una leve conducción del calor ocurre entre las paredes interiores y exteriores (quedando el vacío en medio).

Los termos se han hecho históricamente de cristal aunque ahora también se hacen de metal, que los hace más duraderos y menos propensos a la fractura.

Historia[editar]

Los primeros termos para uso comercial fueron hechos en 1904, cuando fue formada la compañía alemana Thermos GmbH. Thermos, que significa ‘calor’ en griego fue el nombre elegido para el producto tras convocar un concurso de ideas. La marca concebida para el termo sigue siendo una marca registrada en algunos países, pero fue declarada genérica en los Estados Unidos en 1963, pues se considera sinónimo de todos los termos en general.

Existe en la actualidad un variado número de instrumentos que permiten determinar los parámetros cambiantes asociados a la temperatura y son las llamadas termobalanzas.

Termo de nitrógeno[editar]

Este tipo de termo es un envase cilíndrico que tiene un tamaño de 70 x 20 centímetros. Su interior está lleno de nitrógeno líquido, que congela a una temperatura de −190 °C. Este tipo de envase es muy utilizado en la inseminación artificial en humanos y en animales.

El nitrógeno se evapora dentro de él y se sugiere un cambio de nitrógeno cada 2 meses.

Véase también[editar]