Teorías movilistas

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Se conocen como teorías movilistas aquellas que afirman que la Tierra se mueve horizontalmente.[1] Estas teorías explican la formación de las cordilleras en función de las consecuencias del movimiento horizontal de bloques de la corteza. El mayor problema para adoptar esta teoría fue el demostrar realmente la posibilidad de este tipo de desplazamientos y el mecanismo que los podría mover.[2]

Deriva Continental[editar]

La teoría de la deriva continental fue propuesta originalmente por Alfred Wegener en 1912,[3] quien la formuló basándose, entre otras cosas, en la manera en que parecen encajar las formas de los continentes a cada lado del Océano Atlántico, como África y Sudamérica[4] (de lo que ya se habían percatado anteriormente Benjamin Franklin entre otros).[5] También tuvo en cuenta el parecido de la fauna fósil de los continentes septentrionales y ciertas formaciones geológicas. Wegener conjeturó que el conjunto de los continentes actuales estuvieron unidos en el pasado remoto de la Tierra, formando un supercontinente, denominado Pangea.[6] Este planteamiento fue inicialmente descartado por la mayoría de sus colegas,[7] ya que su teoría carecía de un mecanismo para explicar la deriva de los continentes. En su tesis original, propuso que los continentes se desplazaban sobre el manto de la Tierra de la misma forma en que uno desplaza una alfombra sobre el piso de una habitación. Sin embargo, esto no es posible, debido a la enorme fuerza de fricción implicada, lo que motivó el rechazo de la explicación de Wegener, y la puesta en suspenso, como hipótesis interesante pero no probada, de la idea del desplazamiento continental hasta la aparición de la Tectónica de placas.

Corrientes de convección[editar]

Movimiento por convección.

La convección es una de las tres formas de transferencia de calor y se caracteriza porque se produce por intermedio de un fluido (aire, agua) que transporta el calor entre zonas con diferentes temperaturas. La convección se produce únicamente por medio de materiales fluidos. Éstos, al calentarse, aumentan de volumen y, por lo tanto, disminuyen su densidad y ascienden desplazando el fluido que se encuentra en la parte superior y que está a menor temperatura. Lo que se llama convección en sí, es el transporte de calor por medio de las corrientes ascendente y descendente del fluido.

Tectónica de las placas[editar]

Vectores de velocidad de las placas tectónicas obtenidos mediante posicionamiento preciso GPS.

La tectónica de placas (del griego τεκτων, tekton, "el que construye") es una teoría geológica que explica la forma en que está estructurada la litósfera (la porción externa más fría y rígida de la Tierra). La teoría da una explicación a las placas tectónicas que forman la superficie de la Tierra y a los desplazamientos que se observan entre ellas en su deslizamiento sobre el manto terrestre fluido, sus direcciones e interacciones. También explica la formación de las cadenas montañosas (orogénesis). Asimismo, da una explicación satisfactoria de porqué los terremotos y los volcanes se concentran en regiones concretas del planeta (como el cinturón de fuego del Pacífico) o de porqué las grandes fosas submarinas están junto a islas y continentes y no en el centro del océano.

Las placas tectónicas se desplazan unas respecto a otras con velocidades del orden de 2,5 cm/año lo que es, aproximadamente, la velocidad con que crecen las uñas de las manos. Dado que se desplazan sobre la superficie finita de la Tierra, las placas interaccionan unas con otras a lo largo de sus fronteras o límites provocando intensas deformaciones en la corteza y litósfera de la Tierra, lo que ha dado lugar a la formación de grandes cadenas montañosas (verbigracia los Andes y Alpes) y grandes sistemas de fallas asociadas con éstas (por ejemplo, el sistema de fallas de San Andrés). El contacto por fricción entre los bordes de las placas es responsable de la mayor parte de los terremotos. Otros fenómenos asociados son la creación de volcanes (especialmente notorios en el cinturón de fuego del océano Pacífico) y las fosas oceánicas. Pero por qué se desplazan?

Expansión oceánica[editar]

El primer mapa de los fondos oceánicos se consigue elaborar en 1956 gracias a los avances en las tecnologías del sónar. Se investigó el Océano Atlántico y se descubrió que:

  • Había una cordillera submarina, a la que llamaron dorsal.
  • Las rocas cercanas a los continentes eran más antiguas que las del centro.
  • Los epicentros de los terremotos tenían lugar en la dorsal.
  • Existían más de 6000 km de dorsales.

Por estas razones en 1960 Harry Hess y en 1961 Robert Dietz sugirieron que el suelo oceánico se expande. En 1963 esta hipótesis se comprobó al identificar Vine y Matthews las lineas de magnetismo de distinta polaridad, es decir, que el campo magnético terrestre se invierte.[8]

Referencias[editar]

  1. «Teorías Movilistas».
  2. «Teorías orogénicas movilistas.».
  3. «Alfred Wegener».
  4. «I. LA COINCIDENCIA DE LAS COSTAS ATLÁNTICAS DE SUDAMÉRICA Y ÁFRICA».
  5. «Deriva continental». «Benjamin Franklin y otros ya se habían percatado del mismo hecho anteriormente».
  6. «IV. LA HIPÓTESIS DE WEGENER: LA DERIVA CONTINENTAL».
  7. «La deriva continental».
  8. Darwin, biología y geología. Madrid , Editorial SM. 978-84-348-9153-1.