Teorías de la Elección Vocacional

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Las teorías y enfoques proporcionan ayuda al profesional y una base para dirigirse en la investigación así como calidad de su proceso y eficacia, aunque no todas sean así se estima deberían. Detrás de cualquier tipo de intervención orientadora debe de haber una base teórica formal, y esta presenta una concepción filosófica de la realidad, del conocimiento, de la persona y de los valores, así como la teoría para la intervención (Álvarez, M. 1995).

Existen varias concepciones sobre las teorías de la elección vocacional; para el área de la Orientación son un gran aporte; y es necesario conocer las mismas para mejora las consultas vocacionales. La distinción de Crites se convierte en marco de referencia para otros escritores e investigadores.

Clasificación[editar]

Según John O. Crites, Karen 1974, Capítulo 3; se clasifican en tres:

No psicológicas[editar]

Son aquellas en que el individuo elige por el funcionamiento de algún sistema exterior (Fenomenología). Se pueden clasificar en tres diferentes tipos:

a. Casuales o fortuitos: esto quiere decir que no se propuso deliberadamente ingresar en su actual ocupación, o sea, que hubo una exposición no planificada a estímulos poderosos (Ginzberg y otros 1951). Por ejemplo, guerras, enfermedad, depresión económica.

b. Las leyes de la oferta y la demanda: también mencionadas como teorías económicas, nos refieren a la distribución de los individuos de acuerdo al auge que las ocupaciones demanden. El individuo elige la ocupación que piensa le trae más ventajas. Según H. F. Clark (1931) esto es un problema, primero porque el individuo no está bien informado sobre las posibilidades que tiene, y segundo porque, una carrera donde gana más, es más costosa económicamente en su preparación (instrucción de nivel superior).

c. Las costumbres e instituciones de la sociedad: también llamadas teorías cultural y sociológica de la elección vocacional, citan que el factor más importante que determina la elección del individuo es la influencia de la cultura y la sociedad en la que vive en conformidad con las metas y objetivos que aprende a valorar (como en las culturas donde la elección de pareja y vocacional se define por los padres o bien siguiendo un patrón de historia familiar). Dentro de una cultura existen muchas subculturas, lo más importante de esto es la clase social donde se ubica el individuo, ya que él mismo aprende que ciertas clases de trabajo son más deseables desde el punto de vista social que otras. Seguido de esto, la fuerza que ejerza la comunidad sobre el individuo, en especial los grupos de pares y las realidades en las que se encuentran. McGuire y Blocksma (1953) señalaron tres grupos de roles de compañeros: “los de arriba” que provienen principalmente de los estratos sociales más altos, sus “rayos” o seguidores y los “cerebros” que son reconocidos y respetados por sus proezas intelectuales pero no son aceptados. Los primeros desean terminar sus estudios y continuarlos para ingresar en una ocupación profesional o de nivel directivo, los que les siguen desean salir cuanto antes del colegio y/o abandonar los estudios, sus actividades tienen poca conexión con los estudios excepto por los deportes. Finalmente las “parias”, se esfuerzan por estar entre los de arriba pero se vuelven marginados y los “salvajes”, que ganan fama por medio del vandalismo. Por otro lado la escuela, después de la familia, probablemente es el agente más importante de socialización y de vocacionalización (Crites, 1958). A través de ella el individuo adquiere una serie de valores que influyen directamente en la elección vocacional. La familia es otro de los factores, la aceptación, concentración o rechazo que esta le da a las ocupaciones influye mucho en la elección del sujeto. Rivas(1976), señala cuatro aportaciones: 1) La persona está sometida a una serie de condicionantes que son quiénes deciden su elección profesional; 2) La clase social a la que pertenece limita el nivel de aspiraciones de la persona y le impide, a veces, hacer un tipo de elecciones adecuadas: 3) En determinados casos el propio hogar , los roles profesionales y los medios de comunicación, actúan como factores de presión ante la persona, y 4) Los factores económicos también pueden facilitar, o no la elección.

Psicológicas[editar]

Se concentran en el individuo, afirman que la elección es determinada principalmente por las características o funcionamiento del individuo y solo indirectamente por el contexto en que se desarrolla. Estas se subdividen en cuatro teorías fundamentales:

Teoría de Rasgos y factores.

Basada en la psicología de las diferencias individuales y el análisis de las ocupaciones. Subrayan la relación entre las características personales de un individuo con su selección de una ocupación. Parsons (1909) explicó que es un proceso de tres pasos: 1. Comprensión de sí mismo 2. Comprensión de las oportunidades laborales 3. Relación de hechos del primero con el segundo.

Teorías psicodinámicas

Se refiere a “cualquier sistema psicológico que se esfuerce por obtener una explicación de la conducta en términos de motivos o impulsos” o que describe “un proceso psicológico que está cambiando o que está causando cambio”. Es decir, el factor más significativo en la elección vocacional es una variable motivacional o de proceso.

Teorías psicoanalíticas de la elección vocacional: El individuo se adapta a las expectativas y costumbres sociales sublimando los deseos e impulsos que experimenta como un resultado de su naturaleza biológica. Así el trabajo de uno refleja su personalidad; y se considera el trabajo como una sublimación. De acuerdo con estas teorías, el adolescente debe tener una estimación adecuada de sus capacidades, sus puntos fuertes y débiles, de manera que pueda establecerse objetivos alcanzables, siguiendo el “principio de realidad” y no el “principio de placer”, y postergar la gratificación inmediata de sus necesidades a fin de lograr sus objetivos.

Teorías de la elección vocacional basadas en la satisfacción de las necesidades: Estas se sustentan con la teoría de Erik Erikson (según Roe) y otorgan atención primaria a los deseos y necesidades que estimulan al individuo a preferir una ocupación a otra; de manera que son las de orden más elevado las que desempeñan un papel significativo en la motivación de la conducta vocacional.

Teorías de la elección vocacional basadas en el concepto de “sí mismo” (self): El sí mismo es lo que la persona “es”, entendiendo así al “yo” como las características personales del individuo tal y como él las ve, en tanto que el “mí” refleja la reacción de los otros ante el individuo. Entonces, a lo largo de su vida el individuo desempeña una variedad de roles que le proporcionan la oportunidad de descubrir qué es y qué quiere ser. En las actividades del juego y del trabajo, pone a prueba sus habilidades y las evalúa en contraste con sus logros y las reacciones de los otros. Descubre que hace algunas cosas bien y obtiene de ellas un sentido de satisfacción y gratificaciones por parte de los otros (también basa sus teorías en las de Erik Erikson y el proceso de desarrollo humano)

Teorías Evolutivas de la elección vocacional

Proponen que las decisiones tomadas en la selección de una ocupación, se toman en diferentes momentos de la vida de un individuo, y que constituyen un proceso continuo que comienza en la infancia y termina en los primeros años de la adultez.

La teoría de Ginzberg: Igual que Cater plantea que los intereses cambian y evolucionan con la edad, así las teorías actuales del desarrollo vocacional postulan que las conductas de la elección maduran a medida que el individuo crece. Este relaciona el yo en funcionamiento con el desarrollo del proceso de elección, identificando algunas de las tareas que enfrenta el adolescente al decidir una vocación, especificando las presiones que dificultan el cumplimiento de estas tareas, y describiendo los apoyos disponibles para soportar las presiones. Así también, postergando la necesidad de gratificaciones que tiene presente, entre otras tareas.

La teoría de Donald Super: Utilizó principios de la psicología diferencial y fenomenología para describir y explicar este proceso de elección. Pone más énfasis que Ginzberg en la elección vocacional como proceso y sugiere que el término Desarrollo sea utilizado “más como elección porque comprende los conceptos de preferencia, elección, ingreso y adaptación”. También introdujo el concepto de “madurez vocacional” para señalar el grado de desarrollo individual desde el momento de sus tempranas elecciones de fantasía durante su niñez hasta sus decisiones acerca de su jubilación en edad avanzada (1955).

La teoría de Tiedeman: Comienza su análisis dividiendo el proceso general de la decisión vocacional en dos períodos y luego continúa delineando etapas dentro de cada uno de éstos. Primero existe un período de anticipación o preocupación que tiene cuatro etapas: exploración, cristalización, elección y esclarecimiento.

• Exploración: El individuo se pone al corriente de las posibilidades y las considera. • Cristalización: Acepta las posibles y rechaza las inadecuadas o imposibles. • Elección: Decisión de la alternativa que tomará y seguirá. • Esclarecimiento: Resuelve los detalles de cómo llevar a cabo su elección.

En segundo lugar existe el período de instrumentación y adaptación, y que abarca tres etapas adicionales: Inducción, reforma e integración. El desarrollo de la carrera entonces, es el del sí mismo visto en relación con la elección, el ingreso y el avance en objetivos educacionales y vocacionales.

Teorías de la elección vocacional basadas en las decisiones:

Toma como comienzo dos características que, según afirman, poseen todas las decisiones: 1) hay un individuo que debe tomar un decisión, 2) Hay dos o más cursos de acción de los cuales debe elegir uno basándose en la información que tiene acerca de ellos. La estrategia utilizada para considerar y elegir posibles cursos de acción. Están comprendidos tres pasos: 1. la estimación de las probabilidades de éxito asociadas con los resultados de los posibles cursos de acción 2. La conveniencia de estos resultados determinada por el sistema de valores del individuo 3. la selección de una conducta determinada aplicando un criterio evaluativo. Según un “diagrama de flujo” propuesto por Hilton (1962) del proceso de toma de decisión, este se inicia con el ingreso de algún estímulo del ambiente… Es importante destacar la idea que: a medida que la gama de opciones se limita, la certeza de las opciones aumenta.

Teorías Generales[editar]

Se proponen dos de acuerdo al resultado de estudios interdisciplinarios.

Una concepción interdisciplinaria de la elección vocacional.

El ingreso ocupacional resulta de la interacción de los dos procesos de: Elección vocacional (compromiso entre la jerarquía de preferencias del individuo y su jerarquía de probabilidades; aspiración - realidad), y selección ocupacional (las jerarquías las constituyen las personas y no las ocupaciones). Existen ocho determinantes de ingreso. Los individuos difieren en sus atributos sociopsicológicos y las ocupaciones difieren en sus organizaciones socioeconómicas. La elección ocupacional es un proceso evolutivo que dura muchos años… Las elecciones cambian a medida que el individuo evoluciona, y a medida que la estructura ocupacional sufre modificaciones y reorganizaciones.

Una interpretación general de la elección vocacional.

Emplea el marco de referencia evolutivo de los períodos o etapas de la vida para describir las diversas fases en la selección de una ocupación y para especificar los factores culturales, sociales, de rasgos y psicodinámicos que influyen en el proceso de elección desde la niñez hasta los últimos años de la adultez. Así el éxito (o los errore) en las primeras tareas lleva al éxito (o al fracaso) en tareas posteriores. Según Super y Bachrach: el desarrollo profesional es un proceso psicodinámico que compara, influye y es modificado por el desarrollo emocional, el intelectual y el social.

Bibliografía[editar]

Crites, J. (1974) Psicología Vocacional. Biblioteca de Psicología y Sociología aplicadas. Editorial Paidos. Buenos Aires, Argentina.

Álvarez, M. (1995) Orientación Profesional. Cedecs. España.

Rivas, F. (1976) Teorías vocacionales: Enfoques de asesoramiento. Madrid: Morata

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]