Teoría literaria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La teoría literaria es la teoría de la interpretación de la literatura y la crítica literaria. Su historia comienza con la poética griega clásica y la retórica e incluye, desde finales del siglo XVIII, la estética y la hermenéutica. En el siglo XX, el término «teoría» llega a ser un término general que agrupa a una gran variedad de estudios teóricos, la mayoría de los cuales tienen origen claro en varias tendencias de la filosofía continental. En muchas discusiones académicas, los términos «teoría literaria» y «filosofía continental» son casi sinónimos, aunque algunos estudiosos argumentarían que cabe establecer una distinción clara entre uno y otro.

Historia[editar]

La práctica de la teoría literaria llegó a ser una profesión en el siglo XX, pero sus raíces históricas se remontan a la Antigua Grecia (La Poética de Aristóteles es, a menudo, citado como un temprano ejemplo), Antigua India, Antigua Roma, y al Irak medieval, sin perjuicio de las teorías estéticas de los filósofos, que se inician desde la filosofía antigua hasta durante los siglos XVIII y XIX, y que también constituyen aportes importantes en el estudio literario actual. Tanto la teoría como la crítica de la literatura están, por supuesto, fuertemente ligadas a la historia de la literatura.

El sentido moderno del concepto teoría literaria data desde, aproximadamente, la década de 1950, cuando la lingüística estructural de Ferdinand de Saussure comenzó a influenciar fuertemente la crítica literaria en lengua inglesa. La nueva crítica y varios formalistas con influencia Europea (particularmente los formalistas rusos), han descrito algunos de sus esfuerzos más abstractos como meramente especulativos. Pero no fue sino hasta el amplio impacto del estructuralismo, que la teoría literaria comenzó a sentirse en el mundo académico de la lengua inglesa como un dominio unificado.

Diferencias entre escuelas[editar]

La nueva crítica contiene una dimensión moral implícita, y a veces incluso religiosa[cita requerida]: un nuevo crítico puede leer un poema de T.S. Eliot o de Gerard Manley Hopkins por su grado de honestidad en la expresión de las contradicciones del mundo moderno. Mientras tanto, un crítico marxista puede encontrar más juicios ideológicos que críticos; el marxista diría que la Nueva Crítica no guardaba suficiente distancia de las posturas religiosas para comprender el poema. Un crítico post-estructuralista puede simplemente evitar el asunto por entender el significado religioso de un poema como una alegoría de significados, considerando la naturaleza referencial de Dios más que cualquier otro tema.

Una distinción crucial entre teorías es la intencionalidad, el peso otorgado a las opiniones de los propios autores. La nueva crítica fue la primera escuela en repudiar el papel del autor en los textos interpretativos, prefiriendo centrarse en el texto en sí mismo. A pesar de las muchas controversias entre las escuelas, casi todas están de acuerdo en que el trabajo del autor no es inherentemente más significativo que cualquier otra interpretación.

La ambición de este autor es la universalidad y la atemporalidad de sus principios: son y serán siempre los mismos. Éstas son ambiciones cuestionables porque los métodos explicativos de una disciplina como ésta no está sujeta a principios fijos, no es nada exacto, sino que pueden cambiar.

Por tanto, la perspectiva de Genett es muy amplia, pero siempre se encontrará amenazada en los límites del tiempo en que se hizo: su modelo es aplicable a gran cantidad de narraciones, pero está limitado[cita requerida].

La teoría de la literatura tiene que tener la siguiente ambición: atemporalidad. Los críticos de los años 20 estaban convencidos de que sus teorías iban a ser siempre válidas. Además, la teoría de la literatura no puede ser una. En su propia variedad está su relatividad. No habrá principios sólidos ni fijos que estén aceptados por todo el mundo, por eso no se puede conseguir la universalidad.

No hay teoría de la literatura sin obras concretas. La teoría de la literatura surge como consecuencia de la existencia previa de fenómenos creativos.

Toda teoría que escamotee o ignore la realidad de las creaciones literarias produce desconfianza y desprecio.

Escuelas en la Teoría Literaria[editar]

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]