Templo y exconvento de San Agustín de Querétaro

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Templo y ex-Convento de San Agustín se encuentra en Querétaro, capital del estado de Querétaro (México). Es una de las obras más admirables que construyera la Orden de San Agustín en la Nueva España, durante el esplendor barroco del siglo XVIII. Por licencia pontificia y cédula real, en 1728 se fundó el convento agustiniano de Querétaro.

Historia[editar]

Patio Barroco del Claustro del ex-Convento de San Agustín, actual Museo de Arte de Querétaro.

La primera piedra se colocó en 4 de mayo de 1731 y se terminó el 2 de octubre de 1745. En 1745, se bendijo y consagro el Templo por el Arzobispo de México, Juan Antonio de Vizarron y Eguiarreta, bajo la advocación de Maria Santísima de los Dolores.

Hasta recientemente se habían atribuido la construcción del templo y convento agustinianos, al artista Ignacio Mariano de las Casas y al padre Luís Martínez Lucio.

El antiguo Convento fue restaurado en 1889, para albergar oficinas de la federación y desde 1988 es la sede del Museo de Arte de Querétaro. El Museo de Arte brinda al público en general un gran número de obras plásticas de diversos artistas de la región, del resto del país y del extranjero, así como varias muestras temporales y actividades encaminadas a la cultura.

Descripción[editar]

El templo, con su torre inconclusa, es un bello ejemplar del arte barroco y no se sabe porque decidirse en su conjunto arquitectural, si por la fachada, por su interior o por su cúpula.

La fachada tiene tres cuerpos que en su conjunto representan estilísticamente el calvario, en el primero esta el pórtico principal del templo, dos columnas a cada lado enmarcan nichos para estatuas de cantera; el segundo tiene una distribución teniendo una gran ventana que da al coro, y el tercero que es el más hermoso con distribución semejante a los anteriores tiene un Cruz de encaje, en forma de docel donde se encuentra la famosa talla en cantera del Cristo de la Portada. En los seis nichos están las esculturas en cantera de San Francisco de Asís, San Agustín, Santa Mónica, Santa Rita, La Virgen de los Dolores, y San Juan Evangelista.

El patio tiene una fuente central y cuatro arcadas de dos niveles que limitan el lugar formando un cuadrado, cada una tiene cuatro arcos diseñados a la perfección y un sin fin de detalles que envuelven sus pilares: múltiples figuras talladas en cantera rosa, imágenes de santos, una orquesta de ángeles. Son según las crónicas los más trabajados y exquisitos del barroco del siglo XVIII.

El templo tiene la forma de cruz romana: en el centro se alza la bóveda dividida por nervaduras góticas, que descansa sobre cuatro arcos torales, que en sus juntas forman las pechinas, cuyas figuras decorativas son cuatro estatuas apóstoles, llevando otras ocho en el cornisamento. Tiene una amplia sacristía cuya estructura arquitectónica corresponde a la bóveda del templo, de forma rectangular. El coro tiene una conformación del mismo estilo.La cúpula esta cubierta de azulejos, está rodeada por figuras angelicales que llevan instrumentos musicales.

Sus retablos barrocos dorados, primero fueron raspados y luego retirados, para ser sustituidos por altares de cantera dorada, en la actualidad han sido limpiados y el templo luce una cantera clásica. Estas mejoras fueron hechas por Fray Efraín Rosiles.

Hoy en día el Museo cuenta con 15 salas de exhibición, entre las que puedes encontrar su Colección Permanente, compuesta por obras de arte (principalmente pintura) de los siglos XVII al XIX; expuestas de una manera muy eficaz para su observación. A lo largo de la visita, encontrarás distintas obras manieristas, barrocas, neoclásicas y modernas de un muy buen valor estético dentro de esta colección, que se ha ido formando a lo largo de los años, a partir del acervo artístico creado por el Maestro Germán Patiño.

Enlaces externos[editar]