Templo de Atenea Niké

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda




Coordenadas: 37°58′17″N 23°43′30″E / 37.97139, 23.72500

Templo de Atenea Niké construido por Calícrates en conmemoración de la victoria de los griegos sobre los persas.

El Templo de Atenea Niké o Nique (griego antiguo Ναός Αθηνάς Νίκης), o Atenea Victoriosa (Αθηνάς Νίκης), conmemora la victoria sobre los persas en la Batalla de Salamina (480 a. C.). La idea de su construcción en la Acrópolis de Atenas, surgió en el 449 a. C., tras la paz con los persas (Paz de Calias). Sin embargo, Pericles se opuso a la construcción del mismo y no se comenzaron las obras hasta el 421 a. C., comenzada ya la Guerra del Peloponeso (431-404 a. C.).

Historia[editar]

El proyecto se encargó a Calícrates (Καλλικράτης), arquitecto que también colaboró en la construcción del Partenón, junto con Ictino, quien diseñó un templo de orden jónico, que tuvo que adaptarse al pequeño espacio que se le asignó: un bastión (torreón) de los Propileos, que domina la subida a la Acrópolis.

En su interior hubo un xoanon, imagen de Atenea personificada como Niké, o diosa alada, símbolo de las victorias navales, a la que se cortaron las alas (áptera significa sin alas) para que nunca pudiese abandonar la ciudad. Pero el templo no estaba destinado a grandes reuniones, para eso tenía enfrente un altar que permitía celebrar ceremonias al aire libre.

El templo, en su estado actual, ha sido fielmente restaurado, pero ha perdido parte del entablamento, la cubierta y los frontones.

Arquitectura y decoración[editar]

Alzado[editar]

El alzado del templo tiene de 8 metros de altura): desde la plataforma escalonada (estilóbato) —de un área de 5712 m2(51 x 112 m), encima del crepidoma—, hasta la parte más alta del frontón hay apenas 3 metros.[1] [2] Sobre la crepidoma se asientan los muros y las columnas jónicas de mármol compuestas de basa, fuste monolítico con acanaladuras de ángulos matados y capitel con volutas. El entablamento consta de un arquitrabe de tres bandas, un friso corrido que tuvo una decoración mitológica alusiva a las Guerras Médicas y una cornisa, sobre ella los frontones dedicados a Atenea.

Alzado reconstruido hipotéticamente.
Planta.

Planta[editar]

La planta, de muy pequeñas dimensiones, es propia de un templo anfipróstilo[3] -tetrástilo, en el que tanto el vestíbulo delantero (pronao) como el trasero (opistodomos) se convierten en pequeños pórticos. La cella o «sala de la diosa», es cuadrada (4 x 4 metros). Es, por tanto, un templo muy pequeño, de dimensiones humanas; muy armonioso en sus proporciones. Todas las medidas están matemáticamente estudiadas para dar esa sensación de esbeltez, a pesar de su escaso tamaño. Sobre sus reducidas dimensiones, Marie-Christine Hellmann aduce que su estructura anfipróstila se debió a limitaciones de espacio. Esta arqueóloga francesa teoriza que la concepción de su disposición espacial puede ser que se articulara mediante una línea o eje axial como nexo de unión con el intercolumnio central de la fachada oeste del Partenón.[4]

Decoración[editar]

El friso del templo, que representa a Atenea, Zeus y Poseidón ayudando a los atenienses, es sin duda un intento de elevar la moral de la ciudad, que en aquellos años estaba sumida en otra contienda que acabaría perdiendo, la Guerra del Peloponeso.

Asimismo, el parapeto del bastión sobre el que se alza el edificio fue decorado con relieves (entre ellos, el de Atenea atándose la sandalia) intentando expresar la determinación por la victoria que nunca llegó. Este paramento, obra de la escuela de Fidias muestra sus principales características, como los paños mojados (ya esculpidos al trépano) o figuras divinas (como la propia Atenea) en acciones «cotidianas» como atarse una sandalia, que demuestran el alejamiento del idealismo del primer clasicismo.

Restos del Friso.
Bastión.
Plano de la Acrópolis de Atenas: el Templo de Atenea Niké es el número 6.

Referencias[editar]

  1. Marín Sánchez, Rafel (2000). La construcción griega y romana. Valencia: Universidad Politécnica de Valencia. pp. 69 y 70. ISBN 978-84-772-1857-9. Consultado el 21 de marzo de 2013. 
  2. Trachtenberg, Marvin; Hyman, Isabelle (1990). «Templos jónicos». Arquitectura. De la Prehistoria a la Postmodernidad. Madrid: Akal. p. 107. ISBN 978-84-7600-628-3. Consultado el 21 de marzo de 2013. 
  3. Debido a limitaciones de espacio.
  4. Hellmann, Marie-Christine (1998). «L'époque classique (480-323. Temples et sanctuaires en Grèce continentale)». L'architecture grecque (en francés). París: Librairie Générale Française. p. 121. ISBN 978-2-253-90544-8. 

Enlaces externos[editar]