Temperatura de color

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La temperatura de color de una fuente de luz se define comparando su color dentro del espectro luminoso con el de la luz que emitiría un cuerpo negro calentado a una temperatura determinada. Por este motivo esta temperatura de color se expresa en kelvin, a pesar de no reflejar expresamente una medida de temperatura, por ser la misma solo una medida relativa.

Representación aproximada de la temperatura según ciertos colores.

Generalmente no es perceptible a simple vista, sino mediante la comparación directa entre dos luces como podría ser la observación de una hoja de papel normal bajo una luz de tungsteno (lámpara incandescente) y a otra bajo la de un tubo fluorescente (luz de día) simultáneamente.

Principio físico[editar]

La razón por la que se llama temperatura es porque sería el color de la emisión de un cuerpo negro perfecto a esa temperatura.

Efectivamente, un cuerpo negro a temperatura ambiente (unos 300 K) emite y recibe radiación en infrarrojos de longitud de onda larga. Si se va calentando, conforme aumenta la temperatura emitirá radición en una longitud cada vez más corta; en cierto momento empezará a emitir en radiación visible, en color rojo muy oscuro (se pone al rojo) y si se sigue aumentando la temperatura lo hará con longitudes cada vez más cortas, conforme a la ley de Wien. A partir de cierto momento, irá sumando los colores del espectro en su orden (rojo, anaranjado, amarillo, verde, azul y violeta), sumando colores. Hacia una temperatura de 6000 K (aproximadamente la temperatura superficial del sol), emitirá en todo el espectro visible, consiguiendo luz blanca, y a partir de ese momento irá sumando radiación ultravioleta.

Cuando la luz se produce por una fuente de calor (vela, bombilla de incandescencia) la temperatura de color es aproximadamente la temperatura de la fuente. En las lámparas modernas el color de la luz depende de otros factores, como de los gases que componen el ambiente de la descarga.

Ejemplos[editar]

Algunos ejemplos aproximados de temperatura de color:

  • 1700 K: Luz de una cerilla
  • 1850 K: Luz de vela
  • 2800 K: Luz incandescente o de tungsteno (iluminación doméstica convencional)
  • 3200 K: tungsteno (iluminación profesional)
  • 4000–4500 K: Lámpara de mercurio
  • 2700 K hasta los 10000 K: Luz Fluorescente (aproximado)
  • 5500 K: Luz de día, flash electrónico (aproximado)
  • 5780 K: Temperatura de color de la luz del sol pura
  • 6420 K: Lámpara de Xenón
  • 9300 K: Pantalla de televisión convencional (CRT)
  • 28000–30000 K: Relámpago

Aplicaciones[editar]

La temperatura de color se usa en muchas ramas de la industria y la técnica, concretamente en fotografía, cine, teatro y vídeo donde su efecto produce colores dominantes que pueden afectar a la calidad de la imagen. Igualmente es utilizada en astronomía y, concretamente, analizando el espectro de una estrella, se puede relacionar su clasificación y, además para determinar el desplazamiento con respecto a la Tierra; así, si la estrella se ve en tono rojizo, se trataría, bien de una estrella fría, bien de una estrella que se aleja de nosotros o que se acerca si se trata de tonos azulados (ver Corrimiento al rojo).

Video, y cámaras digitales[editar]

La temperatura de color de las cámaras profesionales se ajusta seleccionando el filtro correspondiente. El de 3200 kelvin es para luz profesional de interior.

El balance de blancos ayuda a ajustar la señal de crominancia, mientras que la selección de filtros la de luminiscencia.

Muchas cámaras cuentan con una función de balance automático de blancos que procura determinar el color de la luz y corregirlo de acuerdo con el cálculo. Si bien este proceso solía ser poco fiable, ha mejorado sustancialmente con las cámaras digitales actuales, que permiten generar el correcto balance de blancos en diferentes situaciones de iluminación. El balance de blancos puede también ser corregido en post-producción de una manera similar a como se hace con las cámaras, sin embargo en algunos casos puede perderse calidad en la imagen.

Iluminación General para interior[editar]

La temperatura de color se usa para la selección de las lámparas en la iluminación general de uso comercial o doméstico. Siendo más conveniente lámparas alrededor de los 2800 K cuando se quiere generar un ambiente confortable y cálido como en habitaciones, restaurantes, hoteles, etc. Mientras que en tiendas comerciales, donde se exhibe producto, se busca frecuentemente lámparas alrededor de los 4000 K y finalmente se dejan las lámparas alrededor de los 5600 K para zonas de trabajo visual intenso como talleres, cocinas, etc.

Otra cuestión importante es la intensidad de la iluminación. Si esta es baja, con temperaturas de color de alrededor de 5800 K la luz resulta fría, pero ese es el color de la luz solar que, como tiene intensidades muy grandes, no resulta fría (Kruithof), es decir, con intensidades de luz bajas, es conveniente tener temperaturas de color bajas; si la intensidad es alta, se pueden tener temperaturas de color altas.

Véase también[editar]

Enlaces externos[editar]