Tejido textil

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tejido de yute.
Rollos de tela teñida, de Alemania.
Campo de cáñamo en Estados Unidos, subvencionado por el Gobierno estadounidense durante la Segunda Guerra Mundial, para la campaña «Cáñamo para la victoria» (1942).

El tejido como producto textil es el resultado de tejer hilos, filamentos o fibras.

Tipos[editar]

Existen dos tipos de tejidos:

  • Tejidos planos, que se dividen en tres tipos (por el entrelazado de la trama con la urdimbre):
    • Tafetán: la trama pasa alternativamente por encima y por debajo de cada hilo o conjunto de hilos en que se divide la urdimbre, a modo de un sencillo enrejado.
    • Sarga (tejido): la urdimbre se divide en series cortas de hilos (de tres, cuatro o cinco), de los cuales sólo uno cubre la trama en la primera pasada y el siguiente hilo en la segunda pasada, etc. Resulta en un tejido a espina.
    • Raso o satén: los hilos de la urdimbre se dividen en series mayores que para la sarga (de cinco a ocho series). De estos hilos, cada uno sólo cubre la trama en la primera pasada; en la siguiente, el tercero saltando uno y así sucesivamente. De aquí resulta que, teniendo la urdimbre pocos enlaces con la trama y siendo ésta de seda, la superficie del tejido aparece brillante. Por eso recibe también el nombre de satén.
  • Tejidos de punto que pueden ser:
    • de urdimbre
    • de trama

Materiales para tejidos[editar]

Los principales materiales aprovechados por la industria desde antiguo son los siguientes:

  • Cáñamo: utilizado ampliamente en numerosas culturas desde muy antiguo (en China aproximadamente desde hace más de 6.000 años) no sólo por su potencial textil de alta y variada calidad, sino también por otras aplicaciones, tanto de su fibra como de otras partes de la planta.
  • Seda, utilizada en China desde el 2700 a. C. (según algunos historiadores). En Europa fue conocida como material textil (aunque no se conocía todavía el gusano) desde el siglo II a. C. Los persas de la dinastía sasánida la cosechaban ya desde el siglo IV d. C. y en ese mismo siglo se tejía en Grecia, tras recibirla en bruto desde Asia. En el Imperio romano se empezó a cultivar en la época del emperador Justiniano I (siglo VI) en que unos misioneros la importaron de China.
  • Lino: conocido sobre todo en Egipto donde se han hallado lienzos envolviendo las momias.
  • Lana: muy en uso desde el tiempo de los patriarcas hebreos, ya que eran pastores de ovejas (de donde extraían el material).
  • Algodón, procedente de la India e introducido en Europa (primero en Grecia) por las conquistas de Alejandro Magno hacia el 333 a. C.
  • Biso (o byssus): especie de lino de muy fina textura, que estuvo en uso hasta la época de las Cruzadas.
  • Hilo de oro o plata dorada: se usó desde muy antiguo en los tejidos preciosos de Asia, ya en forma de hilo muy fino, ya en forma de lámina u hojuela también muy fina. Pero lo más fecuente era utilizar dichos metales enrollados en forma de hélice sobre un hilo (ánima) de lino o seda, a lo que se llama también «hilo de oro». Del mismo modo, se usa de antiguo el llamado «oro del Japón» u «oro de Chipre» (traído a Europa por las Cruzadas y por los árabes, fabricado después en Italia y usado hasta mediados del siglo XVI) que se forma por una vitela o película dorada muy fina y resistente enrollada a un hilo ordinario. Cuando se emplean hilos de cobre dorado en los tejidos, se llaman «entrefino» y si son de cobre «similor» u «oropel», «oro falso». Las edades antigua y media no conocieron los entrefinos ni los similores debido a su invención más reciente.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]