Tecnicismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Para otros usos de este término, véase Terminología técnica.

La fusión de la herramienta y la tuerca representa el símbolo del tecnicismo, que refiere a la construcción de tecnología.

El tecnicismo es un sistema filosófico, socioeconómico y político que hace referencia a una confianza predominante en la tecnología y al conocimiento técnico (véase Técnica) como factores benefactores primordiales para la sociedad en su conjunto. Este se asocia de forma directa con el método científico y las ciencias aplicadas ya que ambos en su conjunto son herramientas primordiales para el desarrollo de la tecnología actual y también viceversa.

Historia del término[editar]

Aunque este se considera un neologismo ya que sus primeras apariciones respectan en el Siglo XXI , claramente se pueden encontrar referencias -o bases- implícitas en diferentes obras, tanto científicas, políticas o artísticas -especialmente de ciencia ficción- especificas.

Filosofía[editar]

Hay quienes sostienen que el tecnicismo es la creencia de que la humanidad controlará exponencial o totalmente su existencia mediante herramientas tecnológicas, en otras palabras que seremos capaces de dominar todos o la mayor parte los problemas a través avances tecnológicos, por ejemplo mediante la posible creación de una economía de abundancia, apelando al Transhumanismo o llevado al límite incluso poder controlar el tiempo con tecnologías de avanzada en un futuro distante.

Tercera ley de Clarke: “Cualquier tecnología suficientemente avanzada es indistinguible de la magia”.

Arthur C. Clarke

El Tecnicismo tiene un impulso a desviarse o alejarse -sin negar- de todo lo que es superstición, religión u otras doctrinas sin relevancia empírica, no cuantitativas o inútiles para el desarrollo tecnológico. Donde cuyos seguidores o personas denominadas "tecnicistas" optan por seguir o desarrollarse generalmente en campos relacionados con la ciencia, ingeniera u otros campos técnicos/científicos.

Este se sitúa en contraste o contraposición a corrientes ideologías como el Neoludismo, Anarcoprimitivismo u otras corrientes que rechazan o se oponen al desarrollo tecnológico.

Sistema socioeconómico y político[editar]

El Tecnicismo promueve la proposición de una forma de gobierno llamada Tecnocracia (asociada a la Meritocracia), donde el poder es encomendado a instituciones técnicas delegadas, definidas como una administración no oligárquica tecnoburocrática, cual se encarga de administrar los principales elementos de una sociedad mediante procedimientos empíricos/racionales como el método científico.

Aunque la teoría económica y social tecnicista está todavía en su temprana etapa, este se cataloga en el campo inter-disciplinario de la Economía ecológica. Como base promueve un sistema socioeconómico de orden colectivista e igualitario, donde la única división de clases sea de jerarquía técnica/administrativa, que tiene como fin llegar, orientarse o apuntar hacia una Economía post-escasez, ausente de propiedad privada, rechazando el sistema de precios y promoviendo abiertamente un manejo directo/planificado de recursos mediante el conocimiento objetivo/científico, a través de una sociedad de acceso libre, enfocada en la automatización de los Medios de producción y una economía del estado estacionario.

Por otro también lado promueve hacer un fuerte énfasis en la sostenibilidad ambiental y en el cuidado del la biomasa, rechazando el uso de energías contaminantes y promoviendo fuentes de energías renovables tales como la eólica, geotérmica, solar, hidráulica, e incluso cuando sea viable la energía de fusión nuclear.

Como ejemplo temprano de referencia se podría mencionar al Movimiento tecnocrático nacido en Estados Unidos durante el Siglo XIX, que promovía un sistema económico llamado Termoeconomía, cual apela a las leyes de la termodinámica para el cálculo, distribución, eficiencia económica y sosteniabilidad.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]