Taxus baccata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Tejo común
Cleaned-Illustration Taxus baccata.jpg
Clasificación científica
Reino: Plantae
División: Pinophyta
Clase: Pinopsida
Orden: Pinales
Familia: Taxaceae
Género: Taxus
Especie: Taxus baccata
L.

Taxus baccata, el tejo común o tejo negro, es una especie del género taxus originaria de Europa occidental, central y meridional, y del noroeste de África, el norte de Irán y el sudeste asiático. Es una gimnosperma de la familia de las taxáceas, grupo primitivo ampliamente difundido ya desde el Jurásico y del que actualmente el tejo es el único representante europeo.

Frutos

Descripción[editar]

Es una conífera que puede crecer hasta 10-20 m (excepcionalmente, 28 m). Tiene un tronco marrón grueso que puede llegar a los 4 m de diámetro. Su crecimiento es lento y con una longevidad de hasta 5000 años[1] . Las hojas, lanceoladas, delgadas y de tono verde oscuro, miden 1-4 cm de largo por 2-3 mm de ancho y se agrupan en espiral sobre el pedúnculo. Toda la planta es venenosa excepto el arilo que recubre el fruto.

Es una planta dioica, aunque ocasionalmente monoica, que puede cambiar de sexo según la estación. Cada piña contiene una única semilla de 4-7 mm de larga cubierta por una estructura roja que le da forma de baya llamada arillus. La maduración se produce a los 6-9 meses después de la polinización y los pájaros, al comer las bayas las van dispersando.

Distribución y hábitat[editar]

Crece en ambiente húmedos y frescos, en zonas montañosas, en las umbrías, a partir de los 800 msnm aproximadamente según la latitud. Su hábitat son bosques mixtos, barrancos, laderas y escarpes rocosos, indiferente al sustrato. Crece preferentemente en la zona de condensación alrededor de montañas, donde la densa humedad proveniente del mar o del océano, se precipita por la acción del relieve. Es un árbol de gran corpulencia. En condiciones naturales, las raíces del tejo europeo pueden estar colonizadas por ciertos hongos microscópicos del suelo, formando una simbiosis que se denomina micorriza arbuscular. Este tipo de micorriza está presente, por otra parte, en la mayor parte de las especies espontáneas y cultivadas en todo el planeta. Se sabe que los hongos que forman la simbiosis facilitan la nutrición de la planta, especialmente la captación de fosfato pero también de otros nutrientes y que están probablemente relacionados con la resistencia de la planta a distintos factores bióticos y abióticos. La micorriza arbuscular está, por tanto, estrechamente relacionada con la capacidad del tejo para desarrollarse en su medio natural. Esta simbiosis puede favorecerse también en viveros, a través de la inoculación controlada de los hongos adecuados.

Actualmente en España, el tejo suele encontrarse como árbol aislado, en mezcla con otras especies, formando a veces pequeños rodales; el mayor número de ejemplares se halla en los sistemas montañosos septentrionales, como el bosque de tejos de la sierra del Sueve en Asturias[2] , la Braña de los Tejos en Liébana (Cantabria)[3] o el Bosque del Tejedelo (Zamora). La lentitud de su desarrollo y germinación lo convierten en una especie poco competitiva que va quedando relegada a enclaves donde la topografía le favorece.

Una de las causas de regresión de la especie en el medio natural ha sido la tala para el aprovechamiento de su madera, pero también se citan otras como la deforestación, que ha ocasionado cambios ambientales y relegado la especie a aquellas zonas donde el ambiente ha permanecido húmedo. Asimismo, en algunos lugares, el árbol ha sido eliminado por los pastores precisamente por su toxicidad para el ganado. Igualmente, por la lentitud de su crecimiento y la limitada germinación de sus semillas, ha sido dominado por otras especies. Por esta razón, en muchas partes de Europa, los tejos antiguos individuales son considerados monumentos de la naturaleza como restos de antiguos bosques y, por lo tanto, protegidos y conservados.

Ilustración
Hojas y "frutos" (arilos).
Arilos inmaduros (verdes) y maduros (rojos).
240Semillas.
Corteza.
Madera.

Usos y tradiciones[editar]

Es muy utilizado en horticultura ornamental. Existen un gran número de variedades, siendo uno de los más frecuentes en los jardines variedades el Tejo de Irlanda o Tejo irlandés (Taxus baccata 'Fastigiata'), un cultivar fastigiado del tejo común seleccionado a partir de dos árboles que crecían en Irlanda. También se usan diversos cultivares con hojas amarillas, conocidos colectivamente en inglés como Golden Yew, esto es "Tejo dorado".[4] [5] Por último, cabe mencionar el Taxus baccata 'Lutea', que destaca porque su arilo es de color amarillo claro.

La madera del tejo común se emplea para la fabricación de distintos tipos de muebles y, excepto los arilos, todas las partes del árbol contienen una sustancia tóxica llamada taxina; una mezcla de alcaloides que tienen un efecto cardiotóxico que produce parálisis en el corazón a dosis elevadas.

Por otra parte, se cree que este árbol tenía un significado místico y sagrado en cultos paganos precristianos y se suelen encontrar tejos junto a iglesias cristianas.

Ya en la Antigüedad, el tejo era una especie muy apreciada, particularmente por su madera de gran calidad, y estudiada tanto por sus propiedades curativas como venenosas. Fueron los griegos quienes dieron al tejo el nombre de Taxus en función de dos aspectos importantes de este árbol: taxon ('arco') y toxikon ('veneno'); esto es, por un lado, su madera, resistente y flexible, se utilizaba para la fabricación de arcos y, por otro, su naturaleza venenosa era bien conocida (se le llamaba árbol de la muerte), siendo nombrada con frecuencia en la literatura griega y también en la latina.

Así, Julio César habla de este árbol en el sexto libro de De Bello Gallico, del año 51 a. C., donde menciona la muerte del jefe Catuvolcus, quien se suicidó bebiendo una infusión hecha de corteza de tejo. Esta constante sobre el poder venenoso del tejo continuó a lo largo de la historia y ha llegado hasta nuestros días. Respecto al poder curativo del árbol, el emperador Claudio ya lo recomendaba como antídoto para algunas mordeduras y en el siglo XVIII era considerado antirreumático, antimalárico y abortivo. También los druidas irlandeses tenían un gran respeto al tejo porque creían que era eficaz contra las hadas y las brujas en ceremonias mágicas.

Sin embargo, el tejo común ha pasado de ser una especie sagrada y ampliamente difundida en la Antigüedad a estar en progresiva regresión, casi en peligro de extinción, siendo necesario proponer su conservación e incluso la repoblación en las áreas más propicias.

En todo caso, precisamente por su crecimiento lento, su longevidad y su tolerancia a la poda, el tejo europeo ha sido considerado el árbol por excelencia para los jardines de topiaria, siendo indispensable junto con el boj en los jardines de estilo barroco. Existen también más de 130 variedades ornamentales de tejo, que son cultivadas en parques y jardines, y su número va en aumento. Sin embargo, su uso en jardinería para setos ha disminuido respecto al pasado por varias razones, entre ellas la lentitud de su crecimiento, que se ve superada por otras especies de coníferas como la Thuja plicata y sus cultivares, que también toleran la poda y son de crecimiento rápido, resultando pues más interesantes para la jardinería moderna que no quiere esperar. De todos modos, el resurgimiento del arte de la topiaria en nuestros días puede devolver en este sentido el interés por esta especie.

Uso en la industria farmacéutica[editar]

De sus hojas se obtienen dos compuestos químicos:

  • bacatina III
  • 10-deacetilbaccatina III

Estos dos compuestos son precursores químicos que mediante reacciones de semisíntesis dan lugar al paclitaxel o taxol, un potente agente anticanceroso, el cual se obtiene también de la corteza de la especie Taxus brevifolia. En este caso, su concentración es muy baja y se elige a Taxus baccata y la semisíntesis para evitar la eliminación de la especie.

Taxonomía[editar]

Taxus baccata, fue descrita por Carlos Linneo y publicado en Species Plantarum 2: 1040. 1753.[6]

Sinonimia
  • Cephalotaxus adpressa Beissn.
  • Cephalotaxus brevifolia Beissn.
  • Cephalotaxus tardiva Siebold ex Endl.
  • Taxus adpressa Carrière
  • Taxus aurea K.Koch
  • Taxus baccifera Theophr. ex Bubani
  • Taxus columnaris K.Koch
  • Taxus communis J. Nelson
  • Taxus disticha Wender. ex Henkel & Hochst.
  • Taxus dovastonii Carrière
  • Taxus elvastonensis Beissn.
  • Taxus empetrifolia Gordon
  • Taxus erecta Carrière
  • Taxus ericoides Carrière
  • Taxus expansa K.Koch
  • Taxus fastigiata Lindl.
  • Taxus foxii Carrière
  • Taxus hibernica Hook. ex Loudon
  • Taxus horizontalis Carrière
  • Taxus imperialis Gordon
  • Taxus jacksonii K.Koch
  • Taxus lugubris Salisb.
  • Taxus marginata Carrière
  • Taxus michelii Carrière
  • Taxus microphylla Gordon
  • Taxus mitchellii Carrière
  • Taxus monstrosa Gordon
  • Taxus nana Parl.
  • Taxus parvifolia Wender.
  • Taxus pectinata Gilib.
  • Taxus pendula Carrière
  • Taxus pyramidalis Carrière
  • Taxus pyramidalis (hort. ex Ravenscr., C. Lawson & et al.) Severin
  • Taxus recurvata C.Lawson
  • Taxus sparsifolia Loudon
  • Taxus tardiva (Siebold ex Endl.) C.Lawson
  • Taxus variegata Carrière
  • Taxus virgata Wall. ex Gordon
  • Verataxus adpressa (Carrière) Carrière[7]

Nombre común[editar]

  • Castellano: if, iphi, mataburros, sabina (2), sabino (2), tajo (4), taxo (4), teijo, teiso, teixeda, teixo (5), teixu, tejo (59), tejo , tejo blanco, tejo común, tejo encarnado, tejo negro (3), tejuelo, tejón (5), teo, tesio (2), texeira, texio, texo (3), tiju, toxo, té hormiguero.[8] El número entre paréntesis indica el número de especies con el mismo nombre común.

Ejemplares milenarios en España[editar]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. "Descubren un viejo tejo anterior a las pirámides de Egipto"
  2. "Protegen el mayor bosque de tejos de Europa"
  3. RUTAS POR PEÑARRUBIA: Ruta de Braña de los Tejos.
  4. Mitchell, A. F. (1972). Conifers in the British Isles. Forestry Commission Booklet 33.
  5. Dallimore, W., & Jackson, A. B. (1966). A Handbook of Coniferae and Ginkgoaceae 4.ª ed. Arnold.
  6. «Taxus baccata». Tropicos.org. Missouri Botanical Garden. Consultado el 15 de diciembre de 2013.
  7. Taxus baccata en PlantList
  8. Taxus baccata en Anthos, Sistema de información sobre las plantas de España, RJB (requiere búsqueda).

Enlaces externos[editar]