Tania (cantante)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Tania
Tania-tango.jpg
Tania.
Datos generales
Nombre real Ana Luciano Divis
Nacimiento 13 de octubre de 1893
Bandera de España Toledo, Castilla-La Mancha
Muerte 17 de febrero de 1999 (105 años)
Bandera de Argentina Recoleta, Buenos Aires
Cónyuge Enrique Santos Discépolo
Hijos Choly Mur (1918 - 1954)
Ocupación Cantante, actriz
Información artística
Género(s) Tango, cuplé
Instrumento(s) Voz
Período de actividad 1911-1998
Web
Ficha Tania en IMDb

Ana Luciano Divis (Toledo, España, 13 de octubre de 1893 - Argentina, Buenos Aires, 17 de febrero de 1999), más conocida como Tania, fue una centenaria cantante y actriz que desarrolló una valorable carrera en Argentina. Fue pareja de hecho [1] del reconocido compositor Enrique Santos Discépolo hasta su temprana muerte, y declarada "Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires".

Biografía[editar]

Infancia y juventud[editar]

Ana Luciano Divis nació en la ciudad española de Toledo. Era hija de un militar, y para emular a su hermana mayor que cantaba operas, estudió canto y baile.[2]

En su niñez intervino en un grupo de niños que actuaba en su colegio de Valencia, interpretando versos, obras de teatro, o zarzuelas. Allí fue donde definió su seudónimo por el cual fue conocida internacionalmente: Tania, por una compañera rusa. Sin embargo, antes actuaba con el nombre de Ana Luciano, mientras que su hermana con el de Isabel Luciano.

A los 18 años ya tenía su propia compañía de varieté, con la que recorrió Barcelona, Alicante y Madrid, donde figuró como La Lucianito, Tania Visdi y Tania Mexican, el cual surge porque estaba casada con el bailarín Antonio Fernández, conocido popularmente como “Mexicán” y de quien se separó en Montevideo.[3]

"Ser la viuda de una leyenda es algo tremendo. Al principio es algo que comienza por halagar, pero después se torna pesado, se apodera de todo lo que hago, me ahoga. Será porque interiormente siempre tuve bien claro que antes que nada yo era Tania, y lo sigo siendo, aún con el orgullo de haber sido la mujer de Enrique Santos Discépolo".

Con la popularización de los cuplés, hizo pequeñas giras por las proximidades de Valencia. Su primer importante trabajo lo tuvo en una troupe, integrada por cantantes, bailarines y acróbatas, con la cual recorrió París. En 1917, a los 24 años llega a Buenos Aires junto a la Troupe Ibérica, encabezada por Teresita España, la Cachabella y Pablo Palitos, que iba actuar en el Teatro Casino. Habiendo aprendido nuevos tangos como A la luz de un candil o Sentencia, fue a trabajar a São Paulo, Río Grande y Pelotas. En una convocatoria en Brasil, fue animada por el guitarrista Mario Pardo: su debut con la música ciudadana se llamó Fumando espero, por el que tuvo un éxito muy grande, por lo que volvió a la ciudad para actuar en el Chantecler y trabajar posteriormente con Osvaldo Fresedo.

Cantando tangos como Esta noche me emborracho, A la luz de un candil, Sentencia (con la orquesta de Roberto Firpo) en el “Folies Bergère”, que funcionaba en la calle Cerrito, José Razzano le presentó en 1927 al compositor Enrique Santos Discépolo, con quien rápidamente comenzó una relación sentimental.[4] En sus comienzos trabajó en boites, y en su juventud, llegó a conocer a Alfonsina Storni, Federico García Lorca, Lola Membrives y Carlos Gardel (en Francia). Sus mejores interpretaciones fueron La violetera y Agua que nos has de beber, mientras que otras fueron registradas en discos de sellos como Columbia, Víctor, Odeón, Music Hall y Magenta. En 1931 acompañó a su pareja a Chile, siendo ella integrante del espectáculo Piernas inquietas.

Consagración[editar]

Gracias a Discépolo pudo participar en el teatro y en cine en tres películas: El pobre Pérez (1937), de Luis César Amadori, Cuatro corazones (1939), con Herminia Franco y Gloria Guzmán, y Caprichosa y millonaria (1940), para la empresa SIDE.[5] Su carrera estuvo ligada al nombre de su marido quien la acompañó por más de 21 años hasta su temprana muerte. Interpretó importantes roles en La perrichona y Mis canciones en 1932, en 1933 actuó en Wunder Bar y en 1935 en Winter garden. En 1937 estuvo en Radio Municipal, la vez que Discépolo tuvo una gran orquesta bajo su dirección. En 1946 actuó en El Mundo con la orquesta de Mariano Mores y en 1947 en Belgrano con Discépolo en el ciclo Cómo nacieron mis canciones. Ese año participó junto a su esposo en Radio Belgrano (anteriormente llamada LR3) en "Así nacieron mis ancianos". Tania debutó en Radio Prieto y después pasó por Radio París, Belgrano y del Pueblo. Sus personajes livianos y encantadoramente distraídos, se prolongaron en otras piezas de su marido como Blum (1949) y luego en 1950 y 1951 durante una labor en el Teatro Gran Splendid.

“Si inevitablemente se me asocia al recuerdo de Discépolo, trato de que la nostalgia no invada esos momentos. Prefiero sentirlo como una presencia, como una compañía eterna que aún está a mi lado. Será porque nos amamos, y el amor transforma todo. Por él me metí en el corazón de Buenos Aires, con el tango como excusa y telón de fondo.” “Escribía las letras de sus tangos una y otra vez. Se paseaba por la habitación y me las leía, después casi siempre las destruía. Los únicos tangos que escribió rápidamente fueron ‘Cafetín de Buenos Aires’ y ‘Uno’, en tres o cuatro meses. Para él eso era una velocidad increíble".

Al igual que el músico, Tania compartió la adhesión al peronismo, llegando a compartir reuniones con Juan Domingo y Eva Perón, y la atención a la gente desprotegida. Sufrió como su cónyuge, la persecución, por sus duras críticas radiales contra el desprecio político de la época, que afectó a Enrique por su militancia política. El 23 de diciembre de 1951 éste falleció de un síncope al corazón, aunque – como ella decía – murió de tristeza. Aquel hecho, agravado por el derrocamiento al mandatario ya mencionado en 1955, fueron ocasiones muy duras también para el país, por lo que entre giras por América Latina y España, se mantuvo lejos de Argentina hasta 1959, cuando inauguró varios locales como "Cambalache", "Doverkalt", entre otros.[6] Su única hija, la actriz y cantante Choly Mur, que participó en teatro y en tres filmes, murió en un accidente automovilístico en la Navidad de 1954. Fue parte del elenco de Caramelos surtidos (1960), en el Teatro Presidente Alvear, y en Las ridículas preciosas (1967), en el Teatro de la Cova.[7]

Durante las décadas del 60, 70 y 80 frecuentó con asiduidad "La Botica del Ángel" y el ciclo televisivo de Canal 11 Botica de Tango, ambas de Eduardo Bergara Leumann, así como también Grandes valores del tango. Se relacionó laboralmente con Luis Diego Pedreira en 1970 y estrenó su espectáculo Tania canta y cuenta en "El Erizo Incandescente". En 1971 muere su cuñado, el director y dramaturgo Armando Discépolo. A su vez, publicó un libro titulado Discepolín y yo (Ed. La Bastilla, 1973) con ayuda de Jorge Miguel Couselo y realizó cinco temporadas en el Teatro de la Ribera en 1983.

La polémica con Tita Merello[editar]

Durante una estadía en México, Enrique Santos Discépolo le propuso a Luis Sandrini y a Tita Merello ser los padrinos de su hijo Enrique Luis, cuya madre era la periodista Raquel Díaz de León. Mientras tanto, en Buenos Aires, donde se encontraba Tania, la prensa ya comenzaba a relacionarla sentimentalmente con Tito Climent, quien ha trabajado en cine en diversas películas como La casta Susana (1944) y Qué rico el mambo (1952).

Al morir el popular compositor a principios de los 50, la herencia se resolvió a favor de su segunda esposa, Tania, sin ella saber que en México se hallaba el hijo de Enrique y su exesposa. El empresario y anterior dueño del El Nacional Pascual Carcavallo renombró el Teatro Presidente Alvear a Teatro Enrique Santos Discépolo, título que se cambió con la instauración del Golpe de Estado de septiembre de 1955, y que se modificó nuevamente en 1973. Sin embargo, se reformó éste en 1976 por la dictadura militar.

Más tarde, a Argentina arribó la periodista mexicana con su hijo, para obtener parte de la herencia; hecho por el cual Tania apeló a la justicia y dictaminó a su favor. Tita Merello, siendo madrina del hijo de Enrique, testimonió en su contra.[8]

"Fíjate que tengo muy buen carácter, que no me enojo con nadie. Soy amiga de todo el mundo, menos…de Tita Merello. No sé como pudo testificar en mi contra adjudicando una paternidad no comprobada a Discépolo. Soy Tania Discépolo y la única heredera de sus bienes. Tiempo antes de morir, él me dijo: `Heredarás el valor de 30 departamentos`. Es lo que correspondía en aquel entonces a la suma de sus treinta temas, de cuyos derechos estuve viviendo desde 1952 a la fecha. En 2001 se vencerán esos derechos, al cumplirse los 50 años de la desaparición de Enrique. Tendré que conformarme cuando llegue ese día".

En 1995 realizó un comentario radial contra Tita Merello y en 1996 confesó a la Revista Ahora, que estaba muy triste por la situación de los jubilados.[9] [10]

Últimos años y fallecimiento[editar]

Integrante de la piaza de Rodolfo Graziano, Hoy Ensayo Hoy; en 1989 actuó en la obra Discepolín e intervino junto a Juan Carlos Thorry, Irma Córdoba, Julia Sandoval, María Concepción César y Marcos Zucker en Mi Buenos Aires de entonces. En 1990 padeció una caída en vivo frente a televisión en el programa de TV conducido por Susana Giménez, y en el mismo año, fue nombrada “Ciudadana Ilustre de la Ciudad de Buenos Aires” por el Consejo Deliberante. En 1993 recibió el Lazo de Dama de Isabel la Católica por el rey Juan Carlos I de España y en 1995 actuó en Europa con Horacio Ferrer.

“Un día me dijo: ‘Me gustaría ser linyera, para no hacer nada’. Muchos dicen que si viviera, estaría lleno de plata. ¡Qué equivocados están! No tendría un peso, porque no le gustaba trabajar".

En 1998, en su cumpleaños, se le tributó un homenaje en la sede de la Asociación de Periodistas de Radio y Televisión (APTRA), donde actuó en un sketch que se llamó El descubrimiento de América, una alusión humorística a su longevidad, tema que la divertía; y fue designada Personalidad Emérita de la Cultura Argentina por la Secretaria de Cultura de la Nación "por su trayectoria artística y su incondicional aporte a la difusión de nuestra música ciudadana". Unos meses antes había sido una de las protagonistas de un homenaje a Aníbal Troilo, cuando junto a Fito Páez y frente a casi un millar de jóvenes cantó Uno y Cambalache. En la reinauguración del Teatro Maipo, desde el subsuelo del escenario, Tania ascendió sobre una plataforma móvil, acompañada por un pianista, para interpretar nuevamente Cambalache.[11] Realizó una de sus últimas entrevistas junto a Pacho O'Donnell.

Incluso, poco antes de su deceso, continuaba viajando a España y cantando en variados locales. El 17 de febrero de 1999 a las 23:15 falleció en Buenos Aires mientras dormía en su departamento de Callao a los 105 años.[12] Su edad, fue motivo de duda y se creyó que había nacido en 1901, por lo que alcanzó los 98 años, pero ella aclaró: "Para qué voy a decir mi verdadera edad, si igual van a decir que tengo más de cien años, o que vine con Colón." Sus restos fueron inhumados en el Panteón de Compositores de Sadaic, del cementerio de la Chacarita. Allí, habló Leopoldo Díaz Vélez, en representación de la secretaria de Cultura y Beatriz Gutiérrez Walker. Tania no llegó a conocer el 2000, también conocido como "El año de Discépolo", momento para el cual prometió "tirar el almanaque por la ventana".

“Si inevitablemente se me asocia al recuerdo de Discépolo, trato de que la nostalgia no invada esos momentos. Prefiero sentirlo como una presencia, como una compañía eterna que aún está a mi lado. Será porque nos amamos, y el amor transforma todo. Por él me metí en el corazón de Buenos Aires, con el tango como excusa y telón de fondo.” “Escribía las letras de sus tangos una y otra vez. Se paseaba por la habitación y me las leía, después casi siempre las destruía. Los únicos tangos que escribió rápidamente fueron ‘Cafetín de Buenos Aires’ y ‘Uno’, en tres o cuatro meses. Para él eso era una velocidad increíble".

“Al llegar acá noté que los cambios que me exigía el tango se prestaban a mi personalidad. Pero uno de aquellos señores de la sociedad porteña le dijo al empresario: ‘Si esta mina canta tangos, ¡yo me hago obispo!’. Cada vez que me encuentro con este abuelo le echo en cara su falta de palabra".

Filmografía[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]