También de dolor se canta

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
También de dolor se canta es una película mexicana de la época de oro del cine mexicano. Fue dirigida por René Cardona en 1950 y tiene como actores Pedro Infante, Guillermina Green  e Irma Dorantes y También aparecen muchos actores famosos de la época por actuación especial, incluso Germán Valdés "Tin Tan" y Pedro Vargas entre otros. La película trata de la industria filmíca de la época, no siempre mostrando su mejor lado.

Argument[editar]

Empieza la película con Braulio Paláez (Pedro Infante), un maestro de primaria, en el suelo después de caer de su caballo, esta escena representa la situación de él y su familia. Las escenas que siguen muestran esta situación, una de pobreza rural. Después de regresar a la casa, pierde sus gafas y mientras buscándolas, causa un accidente de coche. Por apologia al conductor, lo ofrece venir a su casa para cenar. Al llegar a la casa, la mama y hermana de Braulio se emocionan mucho porque, lo que no dio cuenta a Braulio es que el conductor es la estrella famosa de cine, Alfonso de Madrazo (Rafael Alcaide). Entonces, la mama (Fanny Kauffman "Vitola") y la hermana, Luisa (Irma Dorantes), intentan convencer Alfonso de traer a Luisa con él a México D.F. para convertirla en estrella de cine. Alfonso está de acuerdo y dice a ella venir a la capital.

Luisa va a la capital con su hermano, Braulio y van a una velada a la que también asiste Alfonso. Luisa va para hablar con Alfonso pero finge de no conocer a Luisa, y llama mentiros a ella y su hermano. Luis regresa a la mesa y empieza contarlo a Braulio cuando comienza una competición de cantadores. El premio es un beso de Elisa Miranda (Guillermina Green), una actriz muy famosa quién apenas acabó una canción. Braulio, enojado, se levanta para hablar con Alfonso pero se piensa que se ofrece entrar a la competición. Canta hermosamente y a Elisa le cae imediatemente muy bien. Después de la canción, va hasta Alfonso y se pelea, mientras cual, Braulio derriba a unos hombres. Elisa, viendo esto, dice que es el hombre perfecto por su próxima película. Invitó a Braulio cenar con ella y el director. Acuerdan todos de encontrarse el próximo día.

A la cita, conviencen a un Braulio renuente de tomar el parte en la película, pero solo después de que insiste que fingen que el parte va su hermana, a quien no quieren los executivos a causa de su voz horrible. El próximo día, Braulio empieza su trabajo y está introducido a la industría de películas para la primera vez. Mientras busca dónde se filma su película, conoce a varias estrellas de cine mexicano de la época, incluso Tin Tan, Leticia Palma y Antonio Badú, a quién derriba porque piensa que ataque a un mujer, pero de hecho es sólo un filme. Cuando encuentra el estudio donde se filman la película, comienza a hacer la banda sonors de la película. El director le dice hacerlo como Pedro Vargas, a quién Braulio empieza a insultar, cuando aparece el mismo Pedro Vargas. Braulio se disculpa y los dos hacen un dueto.

Sin embargo, como continúa el filmage, se hace claro que Braulio no tiene el talento de ser una estrella. Por eso, el productor de la película le pide a Braulio venir a la oficina donde le pregunta cuanto quiere para salir de la película. Braulio, humillado, dice que no quiere nada, y, a pesar de las peticiones de Elisa, decide de regresar a su propro pueblo y su trabajo como maestro. Mientras viajan Braulio y su hermana por tren, discubren que un boleto de lotería que compraron cuando vinieron a México D.F. ganó y ahora pueden comprar el equipaje que quiere su padre dentista para traer más pacientes. El pueblo bienviene a Braulio y su hermana como héroes. Cuando regresa a la escuela, Braulio encuentra un dibujo en la pizarra, cuando pregunta quién fue, una mano se levanta. Se mueve más cerca y descubre que la mano es la de Elisa. Abraza mientras termina la película.

Véase también[editar]