Sutatausa

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sutatausa
municipio de Colombia
Flag of Sutatausa (Cundinamarca).svg
Bandera
Escudosutatausa.jpg
Escudo
Sutatausa
Sutatausa
Sutatausa
Localización de Sutatausa en Colombia
Ubicación de Sutatausa en Cundinamarca
Ubicación de Sutatausa en Cundinamarca
País Flag of Colombia.svg Colombia
• Departamento Flag of Cundinamarca.svg Cundinamarca
• Región Andina
• Provincia Ubaté
Ubicación 5°14′50″N 73°51′09″O / 5.2472222222222, -73.8525Coordenadas: 5°14′50″N 73°51′09″O / 5.2472222222222, -73.8525
• Altitud 2.550 msnm
• Distancia 88 km a Bogotá
Superficie 67 km²
Fundación 24 de junio de 1557
Población 4.727 hab.
Sitio web http://www.sutatausa-cundinamarca.gov.co
[editar datos en Wikidata ]


Sutatausa es un municipio del departamento de Cundinamarca, en Colombia. Ubicado en la Provincia de Ubaté, se encuentra a 88 km de Bogotá.

Toponimia[editar]

Sutatausa en lengua chibcha quiere decir pequeño tributo, palabra formada de suta, pequeño, y tausa, tributo. Mas debe tenerse en cuenta que el nombre primitivo de este poblamiento tribu era Suta, como figura en los anales de la conquista y actas de visita de la Colonia.

Turismo[editar]

Mural que reproduce la última cena, pintado en el siglo XVII. Anónimo
Farallones de Sutatausa
  • Arte Rupestre y pintura Mural: reconocimiento en paralelo de la transformación de la cultura indígena y su transición a la española, observa las expresión de pictogramas como arte rupestre (símbolos gráficos pintados en roca) y la simbología de la pintura mural del siglo XVII con la que se adoctrinaban a los indígenas a la nueva religión.
  • La ruta de la Libertad: recuento histórico del genocidio indígena, Escenario que en 1541 presenció uno de los episodios más trágicos de la conquista: el suicidio de más de cinco mil indígenas de los grupos Tausa, Sutas y Cucunubaes que siendo perseguidos por las tropas españolas, prefirieron inmolarse arrojándose desde la cima del peñón para no ser esclavos o aceptar nuevas creencias. Sus senderos empedrados y la calidad de su gente acompañan el recorrido por el cementerio indígena, hasta lo más alto de la cumbre.
  • Deporte y Aventura: Gracias a su privilegiada geografía, sus altos farallones, desiertos y valles son el escenario ideal para la práctica de deportes extremos y grandes aventuras como la escalada deportiva, el rápel, ciclo paseos, ecocaminatas, travesías a caballo, y muchas otras actividades que se ofrecen profesionalmente en la zona.
  • Farallones, campismo y recreación: el Municipio ofrece los más diversos programa de campamentos juveniles, donde sus participantes aprenden técnicas de supervivencia, y trabajo en equipo.
  • Mineros por un día: a más de 600 m bajo tierra, se puede vivir la experiencia del minero, sus costumbres, su gastronomía y su cultura. la diversión y el aprendizaje, son la mezcla perfecta para reconocer en nuestro campesino minero el motor de desarrollo económico de la región.
  • Artesanías: tejidos en lana y trabajos en madera.
  • Los Tejos del Diablo: sitio de gran valor mitológico.
  • Pictogramas: De acuerdo con el Centro de Historia y Patrimonio Cultural de Sutatausa (investigación 2010-2011), este municipio cuenta con más de 80 rocas pintadas en color rojo ocre, blanco y negro signadas por los antiguos habitantes prehispánicos, constituyéndose en uno de los más grandes y representativos conjuntos de patrimonio arqueológico de la región.
  • Plaza de Toros: la única en Colombia que es abierta al público.
  • Conjunto Doctrinero: dotado con cuatro de las "Capillas Posas", que son iglesias en miniatura decoradas a semejanza del templo doctrinero. empleadas para las procesiones del Corpus Christi y declaradas Monumento Nacional. además cuenta con la antecapilla, la capilla, la plaza mayor, faltando únicamente la cruz atrial; para conformar así el conjunto en su totalidad.

Servicios turísticos[editar]

  • Transporte: empresas de la región con salidas permanentes.
  • Alojamiento: para el disfrute de estos escenarios el municipio cuenta con alojamientos campestres de calidad. Hostales, Hoteles, casas de campo, camping, etc.

Himno municipal[editar]

Autores: Armando Usaquén, Pedro Pablo Várgas, Wilsón Nibaldo Santafé, Graciela Murcia de Rodríguez, Julio Alejandro Vega.


Sutatausa "Pequeño Tributo" por la historia marcada tu estás. adoremos tú tierra sagrada, un legado de paz y bondad.

De las piedras y tejos del diablo mil historias la mente tejió. tus molinos dejaron leyendas invaluables de tu tradición. Sutatausa poblado aborigen que luchó para el yugo vencer Inmolado en tus farallones un ejemplo cundinamarqués. Son tu templo y capillas sagradas monumento de historia y de fe y en la manos de San Juan Bautista todo el pueblo el amor ve crecer.

Sutatausa "Pequeño Tributo" por la historia marcada tu estás. adoremos tu tierra sagrada, un legado de paz y bondad. tus entrañas explora el minero extrayendo el valioso carbón.

Sutatausa "Pequeño Tributo" por la historia marcada tú estás. adoremos tu tierra sagrada, un legado de paz y bondad. bajo el sol tú labriego cultiva la esperanza de nuestra nación. trece perlas preserva tu gloria con paisaje de verde fulgor es mi tierra lindo paraiso Sutatausa te entrego mi amor.

GESTORES LETRA. Pedro Pablo Vargas, Wilson Santafe, Graciela Murcia de Rodriguez, Julio Alejandro Vega, Armando Usaquen. COMPOSICIÓN Y ARREGLOS: Guillermo Berna, Armando Usaquen Ortiz, Guillermo Alvarado. MUSICA Y ARREGLOS: Guillermo Alvarado. EDITADO Y SUBIDO POR Lic. Andrés Vega Alarcon.

Historia[editar]

"En 1541 se sublevaron los tausas y sutas, por el mal trato que recibían de los encomenderos; bien provistos de armas y de víveres junto con sus familias, se refugiaron en un peñón de Tausa, cerca de Suta, en el que, creyeron estar protegidos dada su inaccesibilidad al igual que sus vecinos de Cucunubá. Otro tanto hicieron los simijacas por similares motivos, atrincherándose en un elevado peñón que luego se llama salto de Olaya En el difícil ascenso a la casi inexpugnable cima del peñón, desde donde aquellos les arrojaban piedras, dardos y flechas; se adelantó por una brecha el soldado Pedro Barranco, quien ya a punto de escalar la altura, fue arroyado por una gran piedra que lo arrojó al abismo. Pero tras él, lograron subir Juan Gómez Portillo y Pedro Galeano y el resto de infantes quienes los acometieron bravamente, matando a muchos con sus espadas y obligando a otros a lanzarse al precipicio, prefiriendo la muerte a caer prisioneros; Céspedes no contento de haberlos pasado a filo de espada, los hizo despeñar por nubadas de 500 indios juntos.

Este montículo, solitario de la planicie, desde entonces se conoce con el nombre de Peñón de Sutatausa o alto de los farallones; el número de muertos fue casi de 5.000. Según la tradición, el primitivo caserío estaba cerca al célebre peñón; a causa de éste sacrificio colectivo, no debió quedar mucho gentío por entonces, o prácticamente ninguno de los sutas.

Sin embargo, en 1550, aparece adjudicados Antonio Bermúdez y Cristóbal de Roa, de la tropa de Quesada y a Juan de Alvarado de la de Belarcazar; pero tal vez no alcanzaron a explotarlos, pues el 7 de julio de 1558 fueron encomendados en Gonzalo de León Venero, que también lo era de los Tausas y Simijacas.

De la visita del oidor Diego de Villafañe el 8 de marzo de 1563 a Tausa y Suta, aparece que era cacique de éste, el señor Cupachilagua. El siguiente visitador, fue Bernardino Albornoz en 1.592 quien hizo poner preso, a su encomendero y a los de Cucunubá, don Pedro Bolívar; de Fúquene don Domingo de Guevara, por no pagar tributos a la corona y otras injusticias.

El 9 de agosto de 1594, el oidor Miguel de Ibarra visitó a Suta y Tausa, poblamientos contiguos y muy emparentados, cuyo encomendero era Gonzalo de León Venero, hijo, por adjudicación que le hiciera el presidente de la audiencia, don Antonio González el 12 de diciembre de 1.591, como heredero de su padre del mismo nombre, uno de los primeros conquistadores.

De la investigación secreta levantada por Ibarra, resulta que según el cacique don Juan Quecantocha o Quecuala, de 46 años, en 1.592 los visitó el oidor Albornoz, y que este pueblo de Suta es pequeño y de poca gente, con tres parcialidades.

Don Alonso Quecabusunga, reconoció como cacique a Juan Quecuala y dijo: que desde que se pobló este sitio, hay iglesia de bahareque cubierta de paja con campana y ornamentos.

No se expresa el año en que fue fundado este nuevo pueblo de Suta, que debió serlo después de 1559, año en el que el oidor Tomas López dio instrucciones y órdenes para tal fin. Ante el oidor Ibarra estuvieron presentes los capitanes e indios Alonso Siquitiba, Alonso Chaguanchica, Bartolome Chianeya o Chipabunguya, Diego Tenescicheguya o Sichemucheguya, Diego Neamenguya, Alonso Peceraguya y Alonso Siatonguya. Por auto el día 14 del mismo mes, confirmó la adjudicación de tierras de resguardo que les hiciera Albornoz, cuya medida en redondo comisionó a Juan de Espinosa, quien el 7 de septiembre lo señaló así: por la parte hacia Ubaté hasta un sitio llamado Teguasiquitea, y cerro Chequetoque; por la parte hacia Tausa hasta el cerro Neyascabia; por parte hacia Muzo, Cucunubá y Bogotá; los cerros entre estos los llamados Chipaquén, Quiamia, Chitoca y Giboaca.

La congregación de los Sutas, empoblada a la manera española, no se hizo en el siglo de la conquista. El 29 de agosto de 1583, los caciques don Alonso Seraguya y Juan Suatobaguya, dirigieron a la audiencia, una carta en la que decían estar poblados en un cerro pedregoso, y que sus tierras buenas de labor las tenían invadidas los españoles, por lo cual no iban a la doctrina ni tenían como pagar los tributos. Pedían vista de ojos para comprobarlo, y que fuesen poblados en una llanada que copaba el encomendero y así mismo les devolviesen la iglesia que hicieron.

Es muy lógica la afirmación al decir que “el pueblo de Sutatausa proviene de la fusión de dos aglomeraciones indígenas: Suta y Tausa. Como el nombre lo indica, hecho que supone ocurrió en 1762. Pero en esta época ya no se fundaba pueblo de indios, sino todo lo contrario se extinguían, y su iglesia se debe a los vecinos hacendados para fundar parroquias o pueblos de blancos. Entonces en este caso, lo factible fue la fusión no de indios sino de vecinos de Tausa y Suta, en el sitio de éste para fundar la parroquia de Sutatausa.

El pueblo ha tenido estos nombres: Primitivamente Suta tomado de sus pobladores aborígenes, en 1.802 valle de San Juan Bautista, en 1940 Sutapelao, en 1975 Sutatausa la ciudad de los pinos y a partir del año 1980 Sutatausa Monumento Nacional. El municipio cuenta con sitios de interés turístico como la piedra y los tejos del diablo, localizados a 300 m en dirección norte antigua vía a Ubaté; ruinas de molinos pelton, ubicadas en la vereda el Pedregal y Salitre; Peñas de palacio, actualmente se conocen con el nombre de los Farallones, ubicadas en las veredas de Novoa alto y Palacio, piedras con arte rupestre (pictogramas indígenas) localizadas en la periferia del municipio; cuenta también con un hermoso paisaje formado por pinos eucaliptos y acacias, sembrados por la CAR en el año 1968, ya que para esta época el municipio se encontraba abandonado debido a una sequía que llevaba aproximadamente 20 años, lo que obligó a sus habitantes a abandonar el lugar.

Bibliografía[editar]

  • CENTRO DE HISTORIA Y PATRIMONIO CULTURAL DE SUTATAUSA. Martínez Celis Diego, Gutiérrez María del Pilar , Uriza Carrasco Pedro , Bernal Guerrero Guillermo , Mendoza Lafaurie Sandra , Sierra Mary Luz. Reconocimiento, documentación y registro de sitios con arte rupestre en Sutatausa (Cundinamarca). Manuscrito en el Instituto Colombiano de Antropología e Historia (ARQ-2103). 2011

Enlaces externos[editar]