Suspiria

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Suspiria (Suspiros) es una película de 1977 del director italiano Dario Argento. Su particular estilo visual, cercano al expresionismo y caracterizado por un extremado uso del color y una cuidadísima escenografía de inspiración modernista, y su original combinación de clichés propios del cuento de hadas con otros procedentes del "giallo" o incluso del "gore", la han consagrado como obra de culto. Está considerada como uno de los 25 mejores films de terror de todos los tiempos por la Chicago Film Critics Association (21)[1] y la BHM[2] y ha sido corrientemente definida como la película de terror más bella jamás realizada.[3] [4] Ha influido en cineastas como John Carpenter, Paul Schrader,[5] Brian de Palma o Nicolas Winding Refn.

Está protagonizada por, entre otros, Jessica Harper, Alida Valli, Stefania Casini, Joan Bennett y Miguel Bosé.

Suspiria es la primera película de la trilogía cinematográfica conocida como Las tres madres, completada por Inferno (1980) y La terza madre (2007).

Argumento[editar]

Suzy Bannion (Jessica Harper), estudiante de ballet estadounidense, llega a la ciudad de Friburgo a fin de perfeccionar sus estudios en la prestigiosa academia Tanz. Coincidiendo con su llegada, una alumna recientemente expulsada, Pat Hingle (Eva Axén), es salvajemente asesinada en el apartamento de una amiga a la que, huyendo de algún grave peligro, había recurrido en busca de ayuda.

La ingenua Suzy, pronto se percatará del extraño comportamiento del personal de la academia lo que, unido a las terribles muertes que han empezado a sucederse, le hará sospechar que algo siniestro está ocurriendo. Más adelante, su compañera Sarah (Stefania Casini) confirmará sus sospechas al confesarle que la difunta Pat le comentó que conocía un oscuro secreto relacionado con la academia que no llegó a revelarle.

Finalmente, Suzy descubrirá que la academia Tanz, en realidad, está dirigida por un poderoso sabbat de brujas al mando de perversa Helena Markos, "La Reina Negra": la mejor conocida, gracias a su secuela, Inferno, como la "Mater Suspiriorum".

Concepción e influencias[editar]

El guion fue escrito por el propio Dario Argento y Daria Nicolodi, su entonces pareja sentimental, y se basa en una experiencia personal de la propia madre de Nicolodi, que, al parecer, residió en su infancia en un siniestro internado relacionado con una secta ocultista.[6] Otra fuente de inspiración (que cobraría relevancia en la secuelas) es el poema en prosa "Levana y Nuestras Señoras del Dolor", perteneciente a la obra Suspiria de Profundis de Thomas de Quincey.

A la hora de definir el aspecto formal del film, Argento se inspiró en Blancanieves y los siete enanitos que, según ha confesado, encontraba en su niñez especialmente terrorífica.[7] De hecho, en su empeño por conseguir una textura de color similar a la de este film, Argento no dudó en recurrir al por entonces ya obsoleto Technicolor.

Suspiria es deudora también del expresionismo alemán, que siempre ha reconocido admirar Argento, algo apreciable en elementos como el antinatural uso del color, en el tratamiento de las sombras y el contraluz o en el lo barroco y artificioso de los elementos escenográficos, destinados a provocar el asombro e incomodidad del espectador y potenciar la atmosfera del film.

Realización[editar]

Originariamente, Argento, que dedicó a tres meses a la localización de escenarios, pretendió rodar la mayor parte del film en la propia ciudad de Friburgo, donde se desarrolla la trama. Sin embargo, diferentes problemas técnicos y presupuestarios aconsejaron trasladar el grueso del rodaje a los estudios de Cineccità, a las afueras de Roma, donde se sustituyó parte de los escenarios originales por decorados. Ejemplo de ello es la fachada de la academia Tanz, que es una copia casi exacta del Haus zum Walfich,[8] notable edificio histórico de Friburgo donde fue escrito el Elogio a la locura del pensador Erasmo de Rotterdam.

Los interiores de la academia, así como el edificio de apartamentos, son decorados sintéticos construidos a partir de una combinación ecléctica y deliberadamente recargada de obras predominantemente Art nouveau de artistas como Victor Horta o Auguste Perret.[9] Otra posible fuente de inspiración estética de Argento fue el primer Goetheanum,[10] [11] obra maestra del expresionismo arquitectónico situada a apenas 50 km de Friburgo que fue diseñada por Rudolf Steiner, ocultista y discípulo de Helena Blavatsky. Por último, cabe destacar algunos guiños (tanto decorativos como del propio guion) a la obra de Escher. El responsable del diseño de producción fue Giuseppe Bassan.

En cuanto a los exteriores, fueron filmados en distintas localizaciones de Múnich. De entre estos destaca la notable secuencia de la muerte de Daniel, el pianista ciego, rodada en la famosa Königsplatz: dados los medios de la época, todo un prodigio técnico.

De la excepcional fotografía se encargó Luciano Tovoli, que decidió iluminar los planos haciendo pasar la luz de los focos a través de sábanas coloreadas y no con el tradicional sistema de filtros de gelatina, lo que le permitió obtener colores extraordinariamente vivos y muy saturados. "Casi sólidos", en sus propias palabras.

La banda sonora, por su parte, fue compuesta por el extinto grupo de rock progresivo Goblin, dando como resultado una de las más truculentas y eficaces músicas para una película de terror compuestas hasta el momento.[12] Cabe añadir que el propio Dario Argento contribuyó a algunos temas de la misma.

Miscelánea[editar]

Suspiria fue la última película occidental impresa en sistema Technicolor (aunque no fue rodada directamente en este formato, como suele publicarse erróneamente). Esto resulta especialmente curioso si recordamos que Blancanieves y los siete enanitos, fuente de inspiración de Argento, fue, precisamente, la primera película rodada con esta tecnología. Además, durante el proceso de impresión, Tovoli decidió retirar de la máquina un filtro difusor que corrige cierto defecto de delineado propio del sistema Technicolor, lo que contribuyó a dar a los colores un toque aún más irreal.[13]

Argento escogió a Jessica Harper para el papel de Suzy Bannion por su parecido físico con la Blancanieves de Disney.

El personaje de Helena Markos está inspirado en la ocultista Helena Blavatsky, de la que sus críticos llegaron a decir que practicaba la brujería y que generaba desgracias a su paso. Fue interpretada por una meretriz nonagenaria.[14]

Argento, en un principio, pretendió que la historia se situase en una escuela infantil y que todas sus protagonistas fueran niñas, pero la productora, dado lo virulento de algunas escenas y la temática del film, se negó en redondo. No obstante, el italiano no renunció totalmente a la idea: dotó a los decorados de puertas desmesuradamente altas e hizo colocar los correspondientes picaportes a la altura del pecho de un adulto a fin de empequeñecer a los actores.[15]

Como dato curioso, en varios países se ha considerado a Suspiria como cine de arte, siendo la única película catalogada al mismo tiempo en el género "gore" y dándose el paradójico caso de llegar a ser censurada por su contenido violento.

Referencias[editar]

  1. (en inglés) «Chicago Critics’ Scariest Films» Alt Film Guide. Consultado el 15 de agosto de 2012.
  2. http://www.best-horror-movies.com/100-best-horror-films.html
  3. http://www.soundonsight.org/greatest-horror-movies-ever-made-part-7-62-greatest-horror-films-62-32.
  4. http://www.horrorexpress.com/news/934
  5. Dario Argento o la alquimia del miedo. Salvador Bernabé. Editorial Glenat (2001).
  6. Suspiria 25th Anniversary. Documental editado en 2001
  7. Suspiria 25th Anniversary. Documental editado en 2001
  8. de:Haus zum Walfisch
  9. http://www.aggregat456.com/2010/03/munich-maggots-and-architecture.html
  10. en:Goetheanum
  11. Suspiria 25th Anniversary. Documental editado en 2001.
  12. http://www.youtube.com/watch?v=iJUaCAIxSk4
  13. Suspiria 25th Anniversary. Documental editado en 2001.
  14. Suspiria 25th Anniversary. Documental editado en 2001.
  15. Suspiria 25th Anniversary. Documental editado en 2001.