Susana y los viejos (Tintoretto)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Jacopo Tintoretto 032.jpg
Susana y los viejos
(Susanna e i vecchioni)
Tintoretto, 1560-1565
óleo sobre lienzo • Manierismo
147 cm × 194 cm
Museo de Historia del Arte de Viena, Viena, Flag of Austria.svg Austria

Susana y los viejos (en italiano Susanna e i vecchioni), es uno de los cuadros más conocidos del pintor Italiano Tintoretto. Está realizado en óleo sobre lienzo. Mide 147 cm de alto y 194 cm de ancho. Fue pintado en 1560-1565,[1] encontrándose actualmente en el Kunsthistorisches de Viena, Austria.

La obra representa a Susana, cuya historia es narrada en la versión griega del Libro de Daniel, capítulo 13. La historia de Susana es la de una joven «muy bella y temerosa de Dios», esposa del rico Joaquín, a quienes dos viejos espían en el baño. La intentan obligar a tener relaciones sexuales con ellos, diciéndole que, si no accede, dirán que se ha quedado sola, sin sus doncellas, para estar con un joven. Susana no cede a sus amenazas. Entonces los viejos la acusan de adulterio y consiguen que se la condene a muerte. Interviene entonces el profeta Daniel quien, interrogando a los ancianos, acaba probando la falsedad de la imputación, con lo que Susana se salvó y los ancianos fueron ejecutados.

A diferencia de las tendencias moralizantes, Tintoretto eligió representar no el momento dramático en el que los dos viejos se manifiestan abiertamente ante Susana, ni tampoco el castigo de los viejos lascivos sino otro, aún sereno, de la protagonista que se mira en un espejo en el interior de un jardín idílico, concentrándose así en el contenido erótico de la escena.[2]

Aunque ocupe la mitad derecha del cuadro, el personaje de Susana es el centro de atención, con una blancura deslumbrante bañada de luz. Es una joven de encantos en plena madurez, desnudo femenino intermedio entre Miguel Ángel y Rubens.[2]

A la izquierda, hay un seto de rosas, a cuyos extremos se encuentran los viejos. Entre Susana y ese seto aparecen toda una serie de objetos y joyas que parecen un bodegón por sí mismos,[2] entre ellos el espejo en el que Susana se mira, el paño de seda blanco parasecarse y un frasco de perfume de porcelana, con llamativos brillos.[3]

La composición lleva la mirada, a través de las perspectivas de líneas de fuga, hacia el fondo del cuadro, al estanque con sus reflejos en el agua y el parque más allá.[2]

El pintor veneciano pintó otros cuatro sujetos análogos, conservados en el Louvre de París, en el Museo del Prado de Madrid, en la Galería Nacional de Arte de Washington y en una colección privada no identificada.

Referencias[editar]

  1. La referencia «Museos del Mundo» señala hacia 1555-1556.
  2. a b c d Los maestros de la pintura occidental, Taschen, 2005, pág. 183, ISBN 3-8228-4744-5
  3. L. Cirlot (dir.), Kunsthistorisches, Col. «Museos del Mundo», Tomo 11, Espasa, 2007. ISBN 978-84-674-3814-7, págs. 138-139