Sui Generis (banda)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sui Generis
SuiGeneris.jpg
Nito Mestre (izq.) y Charly García (der.)
Datos generales
Origen Flag of Argentina.svg Argentina
Información artística
Género(s) Rock, Rock Progresivo, Folk Rock, Blues Rock
Período de actividad 19691975
20002001
Discográfica(s) Talent Microfón
Artistas relacionados La Pesada del Rock and Roll
Claudio Gabis
La Máquina de Hacer Pájaros
PorSuiGieco
Los Desconocidos de Siempre
Serú Girán
Miembros
Charly García - piano, teclados y voz
Nito Mestre - guitarra, flauta y voz
Lucas Sanchez - bajo, guitarra y coros
Juan Rodríguez - batería
Antiguos miembros
Francisco Prati - batería
Alejandro Correa - bajo
Rolando Forich - bajo (2da etapa)
Juan Carmelo Bellia - guitarra
Carlos Piegari - guitarra y coros
Diego Monteverde - banjo y mandolina- Hugo Alfredo Negri -

Sui Generis (del latín "único en su tipo"), fue un dúo argentino de rock formado por Charly García (piano, guitarra acústica y voz) y Nito Mestre (flauta, guitarra acústica y voz). Si bien a lo largo de su carrera contaron con miembros de apoyo, fue esa formación esencial la que determinó el estilo y arreglos de sus composiciones. La banda surgió de la fusión de dos grupos acústicos juveniles que se hacían escuchar en los colegios del barrio porteño de Caballito.

Mientras cursaba la escuela secundaria en el Instituto Social Militar Dr. Dámaso Centeno, Charly García conoció a Carlos Alberto Mestre, «Nito». Junto a él y a Carlos Piegari, Beto Rodríguez, Juan Belia y Alejandro Correa formó Sui Generis. Sin embargo, tras sufrir varias deserciones en vísperas de una actuación importante, el grupo quedó convertido en dúo. La fama y popularidad alcanzada por Sui Generis durante la primera mitad de la década de 1970, lo consolidó como uno de los grupos más importantes en la historia del rock argentino, siendo el primero cuyas presentaciones convocaron a miles de espectadores. El dúo se separó el 5 de septiembre de 1975, reuniéndose posteriormente para realizar conciertos puntuales en 1980, 2001 y un pequeño recital en la calle en 2013.

Historia[editar]

Inicios (1969 - 1972)[editar]

Charly García y Nito Mestre se conocieron en 1969, mientras cursaban sus estudios secundarios en el Instituto Social Militar "Dr. Dámaso Centeno", ubicado en el barrio porteño de Caballito, próximo a los domicilios de ambos. De la unión de sus respectivas bandas juveniles (To Walk Spanish de Charly y The Century Indignation de Nito Mestre), nació Sui Generis (el nombre lo encontró Charly al revisar un diccionario: Sui Generis: único en su tipo).

En sus orígenes la banda tenía un estilo eléctrico y psicodélico inspirado en Vanilla Fudge y Procol Harum, dos grupos que García admiraba. La formación de Sui Generis en el período pre-Vida tuvo variantes. La primera más o menos estable incluía a Charly en teclados y voz, Nito en flauta y voz, Juan Belia en guitarra, Rolando Fortich en bajo y Alberto Rodríguez en batería.[1] Pronto cambiaron varios integrantes, sumándose Mario Carlos Piegari (co-autor con Charly de varios temas de esa etapa, tales como "Natalio Ruiz, el hombrecito del sombrero gris"), y luego lo hicieron Alejandro Correa en bajo, Francisco Pratti en batería, Hugo Alfredo Negri en bajo y Carlos Lareu en guitarra. Como el proyecto no progresaba, García y Mestre terminaron quedándose solos, en vista de lo cual decidieron seguir adelante como dúo.[2] De esa formación salieron temas como "Monoblock", "Te recuerdo invierno" y la ópera rock influida por The Who, llamada Theo, el hijo de la luna, cuya música quedó plasmada en ·Eiti Leda· de Serú y algunos riffs de La Máquina de Hacer Pájaros.

A fines de 1971, el joven movimiento de rock argentino pasaba por momentos de incertidumbre, ya que acababan de separarse Almendra, Los Gatos y Manal (sus tres grupos fundacionales)[3] y sus ex miembros intentaban crear nuevas formaciones: Spinetta estaba fundando Pescado Rabioso; Pappo empezaba a ensayar con Pappo's Blues y Billy Bond organizaba con ex integrantes de Manal y otras agrupaciones su nueva banda bajo el nombre de La Pesada del Rock and Roll. Nadie sabía cual era el futuro de un movimiento que aún no había conseguido consolidarse en la cultura popular. Presentándose como dúo, Charly y Nito buscaban un lugar en esa incierta escena local, cuando Pedro Simón Bayona, un personaje del ambiente bohemio conocido como "El gordo Pierre", se intereso por ellos, haciéndose cargo de su representación y promoción. Gracias a su intermediación, el dúo empezó a tocar casi todas las semanas en el pequeño Teatro ABC (un sótano situado en la calle Esmeralda, pleno centro de Buenos Aires, luego dedicado al strip tease) y, ocasionalmente, en algunas fiestas y colegios como el Santa Rosa.

Rock hasta que se ponga el sol[editar]

En un principio ningún sello discográfico se interesó por el grupo, hasta que en 1972 Pierre les presentó al productor Jorge Álvarez,[2] uno de los fundadores del sello independiente Mandioca, quien había producido el álbum debut de Manal en 1970 y ahora dirigía Talent, un nuevo sello dedicado al rock dependiente de la discográfica nacional Microfón. En esa ocasión, Álvarez estaba acompañado por Billy Bond, músico y productor artístico que trabajaba con él. Tras una audición exitosa ante ambos interpretando a dos guitarras "Canción para mi muerte", Charly y Nito fueron finalmente contratados y se fijaron las fechas de grabación en que finalmente se registró Vida, su primer álbum de estudio. Billy Bond fue el productor artístico del disco. Poco después de estas sesiones, tuvo lugar el festival BA Rock III, en el que participaron casi todas las bandas y solistas más importantes del rock nacional de ese momento, y durante su desarrollo se rodó la película Rock hasta que se ponga el sol de Aníbal Uset.[4] Álvarez pensó que la presencia del dúo en ese film proporcionaría una inmejorable promoción para lanzarlo, y ya sobre el cierre del festival, cuando el rodaje estaba prácticamente concluido, pidió al director Aníbal Uset que incorporara un tema de un nuevo grupo muy prometedor que acababa de grabar para Talent. Uset aceptó, y aunque el dúo no actuó oficialmente en BA Rock, fue incluido en el casting final de Rock hasta que se ponga el sol. En la película se ve a Nito Mestre en el centro del escenario tocando la guitarra acústica y cantando, y a Charly García de espaldas a su compañero, tocando el piano y cantando. En segundo plano, se ve la base rítmica, compuesta por Francisco Pratti en batería y Alejandro Correa en bajo. El tema interpretado fue "Canción para mi muerte", precisamente el lado A del disco simple con el que fueron presentados en sociedad. Mestre recuerda los momentos previos al show:

"Pensamos que era el final de un sueño, pero estábamos obligados a subir al escenario. Ya nos habíamos gastado la plata en cerveza y no podíamos devolver el cachet a quien nos contrató. Juntamos coraje y salimos, Charly con la guitarra criolla y yo con mi flautita. Yo estaba muerto de miedo, pero Charly me daba ánimo. No sé cómo, pero a la gente le encantó".

Nito Mestre[1]

Vida (1972)[editar]

Cuando el sello Talent lo contrató, Sui Generis era un dúo integrado solo por Charly y Nito, ya que los otros miembros habían desertado. Por eso, para ponerle un toque de electricidad y contundencia de rock a las canciones acústicas que tenían García y Mestre como repertorio, Alvarez convocó a los integrantes de La Pesada. De esa forma, los aportes artísticos de figuras históricas del rock argentino como el guitarrista Claudio Gabis y el bajista Alejandro Medina (ex miembros de Manal), y el violinista Jorge Pinchevsky, pueden apreciarse en los arreglos de los temas de Vida. El contacto con músicos de esta talla fue un acontecimiento para los debutantes, pero los más experimentados también se sorprendieron con el talento de García. A pesar de considerar que su música era "suave y dulce" en comparación con la crudeza que tenía en esos días el estilo de La Pesada, García les impresionó mucho. En consecuencia, meses más tarde, Charly fue convocado para participar en la versión orquestal que grabó la banda de La Biblia, obra original de Vox Dei.

Como adelanto del álbum, Talent publicó un simple con los temas "Canción para mi muerte" y "Amigo, vuelve a casa pronto". Poco después, casi simultáneamente con la edición de este LP, fue publicada la banda sonora del film Hasta que se ponga el sol donde Sui Generis apareció con una versión en vivo (sin público) de "Canción para mi muerte". El álbum se llamó Vida como uno de los temas, pero ese tema luego cambió de nombre y se llamó "Cuando comenzamos a nacer".

Finalmente, en 1972, se publicó Vida, su primer álbum de estudio. En la grabación participaron como músicos acompañantes, además de los miembros de La Pesada, Lito Lareu (guitarra) y Paco Prati (batería), que había sido integrante de la formación original. El álbum, producido por Jorge Álvarez y Billy Bond, tiene un estilo folk estadounidense con influencias de Bob Dylan, y un piano que, según García, evoca al de Elton John. Vida marcó el comienzo de la segunda camada del rock junto a Pescado Rabioso y Pappo's Blues. Varias de las canciones que contiene se convirtieron en clásicos del rock argentino, como "Canción para mi muerte", "Quizás porqué" y "Dime quién me lo robó". "Canción para mi muerte" fue compuesto por Charly mientras cumplía el servicio militar.

Un álbum eminentemente acústico donde todas las canciones reflejan lo que sentía en esos momentos. Incluso muchas de ellas ya tenían bastante tiempo. Era todo el material que teníamos guardado, y sacamos lo mejor para grabarlo. El primer disco de un grupo siempre es bueno, porque lo hacés en estado más puro, más fresco. Además, porque el primer trabajo debe ser bueno. Si no es así, no lo podés grabar. La grabación de Vida está bastante mal hecha, gracias a Dios... Es un disco que quedó bastante desafinadito. Tenía buenas canciones, aunque hechas con ingenuidad y poca experiencia. Pero para esa época... estaba bien.

Charly García.[5]

El álbum tuvo mucho éxito especialmente entre la juventud, y Sui Generis fue uno de los primeros grupos de rock argentino cuyas canciones se tocaron en los fogones de los campamentos juveniles y en las reuniones de estudiantes.[1] La banda transmitía un mensaje poético y sutil, con historias fácilmente comparables con cualquier vivencia cotidiana de los adolescentes. La voz de Nito Mestre otorgaba brillo y cierto toque melancólico necesario para crear atmósferas muy expresivas. Con la incorporación de Francisco Pratti en batería, y Alejandro Correa en bajo, Sui Generis comenzó a presentarse en vivo. Su popularidad también fue impulsada por la televisión, en particular como principales protagonistas de un programa emitido por Canal 7 dedicado a la nueva música joven.

La evolución del sonido (1973)[editar]

Charly García y Nito Mestre, foto a color del conjunto.

El segundo álbum es Confesiones de invierno, publicado en 1973, que tenía un mejor sonido y más justeza instrumental, pero mantenía el estilo característico del grupo. Sui Generis ya estaba consolidado. Salió a la venta en 1973, ya con la colaboración como invitados de David Lebón y Juan Rodríguez. Billy Bond participó como manager de grabación. El cambio puesto de manifiesto por la banda fue sorprendente. El álbum exhibió una renovada manera de afrontar la composición y la elaboración de los arreglos instrumentales. El estilo se volvió decididamente roquero, como en "Mr. Jones", "Rasguña las piedras", y "Bienvenidos al tren", pero también conservó el atractivo de esas baladas consagratorias, como "Aprendizaje" y "Un hada, un cisne".

Con Vida habían demostrado cuánto podían. Pero paradójicamente su compromiso era mayor, porque en ese momento tenían la posibilidad de dar vuelo libre a sus ideas y sus sentimientos, y con eso debían mostrar a todos que eran algo más que un par de queribles flacos de pelos largos con unas interesantes canciones adolescentes. García se despachó con un puñado de grandes temas para este segundo disco de Sui Generis. En Confesiones de invierno hay canciones como la homónima que relata con crudeza una situación que bien podría ser de la vida cotidiana, o también canciones más livianas como "Un hada un cisne", donde se evidencia una destacable aventura musical. Hay rock provocativo en "Mr. Jones o pequeña semblanza de una familia tipo americana" y desarrollo armónico en "Tribulaciones, lamentos y ocasos de un tonto rey imaginario o no", donde aparece una orquestación importante y también apuntes de tipo político, muy a tono con el momento histórico del país: en esos días caía la dictadura militar y se avistaba la recuperación de la democracia, en medio de la efervescencia juvenil que provocaba el retorno del exilio de Juan Domingo Perón. Para este trabajo orquesta, Sui Generis contó con el aporte de Gustavo Beytelmann. El álbum fue un suceso de ventas. Eso posicionó a Sui Generis como el más importante referente popular del rock de esos días, el que podía llegar directo al público masivo. Unos meses después de la edición del disco, la revista Gente los entrevistó:

Con Vida vendimos una cantidad de discos bastante inusual para lo que era el rock. Entonces se dio como un fenómeno de apertura. Y nosotros teníamos que capitalizar eso. Así fue que compuse una serie de canciones que después trabajamos con Nito, buscando que Confesiones... tuviera otra tónica. Que fuera más personal. Queríamos dar algo más que la música y la letra. Buscamos experimentar. Yo quería tocar con una orquesta, y lograr parecido a lo que hace Elton John, ese sonido denso. En cuanto a la temática, es posible que haya significado la toma de una posición política. Pero lo que pasa es que en el primer álbum yo no tenía ningún tipo de conciencia política. Desde ese punto de vista, Vida es más fresco, pero tiene barandas ideológicas. Es válido porque refleja la adolescencia de un tipo. Creo que en ese sentido muestra fielmente el momento por el que yo atravesaba. Y Confesiones... es más maduro políticamente.

Charly García[6]

Pequeñas anécdotas sobre las instituciones (1974)[editar]

En 1974, Sui Generis ya no era el tímido dúo acústico que había debutado dos años atrás. Para este proceso, García y Mestre trabajaron en los estudios una vez más bajo la supervisión técnica de Billy Bond, pero ya no como dúo con invitados eventuales, sino con una formación grupal que les permitiera plasmar la complejidad sonora de las nuevas canciones.

El tercer álbum de estudio fue Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, publicado el lunes 16 de diciembre de 1974. Para este trabajo la banda dio un giro hacia el rock más eléctrico, con la inclusión de nuevos integrantes: Rinaldo Rafanelli (bajo), Juan Rodríguez (batería)[7] y David Lebon (guitarra). El disco recibió más aportes. En distintos tramos de la obra participaron músicos allegados a la banda como David Lebon, Oscar Moro, Carlos Cutaia, Jorge Pinchevsky, León Gieco, María Rosa Yorio, Billy Bond y el mismo Correa. Charly, además de tocar el piano, agregó en los arreglos las sonoridades de los nuevos sintetizadores Moog, órganos Hammond y clavicordios Honner. El estilo musical del álbum, diferente de los anteriores, desconcertó inicialmente al público, pero varias de las canciones incluidas en él se hicieron populares, como "Las Increíbles Aventuras del Señor Tijeras" y "Pequeñas Delicias de la Vida Conyugal".[1]

Es más que nada una opinión de un tipo de 22 años que tiene algo que decir, en forma seria o no, de las instituciones del país.

Nito Mestre.[8]

El disco fue muy elogiado aunque no vendió como se esperaba. El álbum fue algo polémico porque además de chocar con lo establecido -puntualmente, es una obra conceptual sobre instituciones como el matrimonio, el ejército, la justicia-, presentó una importante mutación estilística. Poco después de su aparición, Charly García dijo que no se imponía trabajar de determinada manera, sino que dejaba fluir su inspiración sin cuestionarla. Originalmente, el álbum se iba a llamar Instituciones. Pero la censura obligó a suavizar el título. En este punto es donde el grupo cambia radicalmente su sonido al mostrarse en un formato eléctrico, lo que generó controversias tal como le pasó a Bob Dylan.

La censura[editar]

La situación política en el país se tomaba cada vez más difícil. Existían conflictos violentos entre el grupo parapolicial La Triple A y los grupos guerrilleros. Pequeñas anécdotas sobre las instituciones contenía unas canciones que no superaron la censura: las canciones "Botas Locas" y "Juan Represión" debieron ser suplantadas por otras, y otros temas debieron modificar sus letras antes de entrar al estudio de grabación. Pero en un recital que ofrecieron en Montevideo interpretaron aquellas canciones. La situación por la que pasaba Uruguay era similar a la de Argentina y la policía los arrestó casi sobre el escenario. Fueron llamados a declarar. El primero en hablar fue Charly y sobre la marcha cambió las letras de las canciones. El resto de la banda aseguró que no las sabía, ya que ellos eran simples músicos, y todos pudieron salir pronto en libertad.[2]

La revista Pelo señaló que era "el mejor álbum de Sui Generis, un gran logro para el rock del sur". En ese comentario figura una velada mención a la censura: "Quizás haya algunas canciones ausentes (a nivel letras), pero las que están le dan aún más validez a las que no pudieron revistar". Tiempo después, ya disuelto Sui Generis, García y Mestre se ocuparon muchas veces de aclarar que Pequeñas anécdotas sobre las instituciones perdió, con la censura, una parte de su sentido inicial.

El show de los muertos, puesto después de Tango en segunda, perdió buena parte de su sentido, porque en realidad antes tenía que estar "Juan Represión", el que tuvimos que dejar afuera. El relator en El show de los muertos es Juan, el de "Juan Represión". Es el tipo que dice: 'Tengo todos los muertos aquí, quién quiere que se los muestre?'.

Nito Mestre[9]

Final y Adiós Sui Generis (1975)[editar]

El estrés generado por las frecuentes giras por el interior, sumado a la complicada situación sociopolítica que se vivía en Argentina y los problemas de censura que afectaron al álbum Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, fueron algunas de las causas que llevaron a la disolución del dúo en 1975. Para este álbum, Sui Generis se transforma en un cuarteto eléctrico, ya que se suman Rinaldo Rafanelli y Juan Rodríguez, en el bajo y la batería, respectivamente. Este profundo cambio -impulsado por García- desconcertó al público y frenó un poco el increíble éxito del grupo. De todas formas, se rescatan temas como "Las Increíbles Aventuras del Señor Tijeras" y "Pequeñas Delicias de la Vida Conyugal".

Charly García durante los recitales de Adiós Sui Generis.

Su cuarta entrega, un álbum enteramente instrumental (razón por la cual Mestre perdió interés) que se iba a titular Ha sido, se encontraba en plena producción, pero nunca llegó a grabarse. El nombre elegido (pero con acento en la "a"), en un evidente guiño al ácido lisérgico (LSD). Solo quedaron algunas bases grabadas que luego se perdieron. Sin embargo, algunas de sus canciones ("Bubulina" y "Eiti Leda"), fueron incluidas en posteriores álbumes en vivo.

Existe la errónea creencia que un viejo tema de Alejandro Correa, llamado "Canción para Elegir" pero titulado por la discográfica "Tema de Pipí" iba a formar parte del disco Ha Sido. Sin embargo ese tema lo grabó Correa (con Charly en los teclados) a principio de los 70 para un álbum solista que nunca se editó; por lo cual salió en un compilado llamado Rock para mis Amigos en 1975. Posteriormente en 1986 vuelve a publicarse en otro compilado llamado Out Tackes, pero atribuido a Sui Generis. Esto generó un problema legal que obligó a levantar éste último disco

En este contexto, el 5 de septiembre de 1975, Sui Generis cerró su carrera con un concierto[7] en el estadio Luna Park, con capacidad para 9290 personas. Sin embargo, las entradas se agotaron rápidamente y se tuvo que programar una segunda función. Finalmente se vendieron 25 600 entradas en total, una cifra que sorprendió hasta al mismo grupo.[1] El último gran concierto de Sui Generis había conseguido una repercusión inédita para un grupo de rock nacional: en abril, para la segunda presentación oficial de Pequeñas anécdotas sobre las instituciones, había llenado el Teatro Gran Rex de 3300 localidades y en horario de trasnoche (poco antes lo había hecho en el Teatro Coliseo, también con sala completa).

En ese concierto se grabó el material incluido en los álbumes Adiós Sui Géneris, parte I & parte II. Diecinueve años más tarde, en 1994, se publicó Adiós Sui Géneris volumen III, con temas descartados en la edición original.[1] Los conciertos fueron registrados con cuatro cámaras de 16 mm, es considerado un acontecimiento muy importante para el rock latinoamericano.[7]

Para aquella gran velada, Charly García vistió un smoking blanco con una orquídea en el ojal, una galera y zapatillas también blancas. Nito Mestre eligió algo más despreocupado: una camisola de bambula naranja y jeans gastados. Juan Rodríguez se puso una vieja remera roja y Rinaldo Rafanelli lució una remera blanca y un chaleco. El orden de las canciones que después tuvieron los discos y la película no es el que Sui Generis presentó en el estadio. En rigor, ninguno de los protagonistas y los allegados a la banda recuerda cuál fue la sucesión de los temas aquel día. El pasaje no-musical más famoso del Adiós se vivió poco antes de la última canción del primer show. Fue cuando, tal como se había convenido entre los músicos y los organizadores, García se dirigió a la multitud y dijo:

Ustedes saben..., ustedes saben que hay muchos chicos afuera que están hace mucho tiempo esperando entrar. O sea que, les pido... les pido por favor que... O sea, nosotros vamos a tocar un tema más (ovación). Pero después de eso... después de eso les pido que... que ¡se vayan! (sonrisa nerviosa). O sea, los amamos muchísimo a todos, pero ustedes saben lo que pasa. Bueno, yo me despido ahora: chau, chau, chau, loco, chau...

A lo largo de cinco horas, en dos funciones, el grupo recorrió una selección de temas de sus tres álbumes y del inédito, Ha sido. Las canciones -tres de cada disco- fueron seleccionadas con hábil criterio. Aunque no son las mejores, sin duda son las más representativas de las diversas etapas de Sui Generis. Desde el aún tímido, en ese momento, dúo de Vida, hasta el ensamblado cuarteto de Instituciones.

Después del Luna Park, Sui Generis salió de gira por el interior argentino para hacer otras despedidas que la historia oficial del rock no registró. Las últimas tres actuaciones de Sui Generis fueron el viernes 20 de septiembre de 1975 en la confitería Géminis de Comodoro Rivadavia, el sábado 21 en el Baile del Primavera del Centro Catamarqueño de esa misma ciudad, y el domingo 22 en el salón del Club Estrella Norte de Caleta Olivia. En el camino entre esa localidad y Comodoro Rivadavia, volcó la camioneta que transportaba los equipos.[2]

Ya nos estaba gustando el asunto, porque el grupo estaba sonando realmente bien, y entre nosotros estábamos super amigos, como si no nos fuésemos a separar. Pero cuando fuimos a Comodoro Rivadavia, como si fuera una especie de llamado de no sé quién, terminamos de tocar, chocó la camioneta y se rompieron los teclados y la batería, mil cosas. Nosotros ya pensábamos con el flaco (Charly) ir a Mendoza y organizar nosotros dos la despedida allá, y después seguir, ir a todos los lugares donde no habíamos tocado. Pero llegamos al hotel y estaba todo roto, y encima, cuando nos volvimos, nos afanaron el moog. Fue el colmo.

Nito Mestre[10]

En su retorno a Buenos Aires, el desgaste, la censura, las interminables giras y la diferencia de gustos entre Nito y García llevaron finalmente a disolver la agrupación.

La película[editar]

Las cámaras de Bebe Kamín, un asistente del equipo de filmación de Leopoldo Torre Nilsson, registraron cada momento de la actuación, y se editó la película (con el mismo nombre que los álbumes en vivo). Pero el film encontró algunos tropiezos para su exhibición. Al final fue autorizado por la censura pero con la calificación prohibida para menores de 18 años. Los chicos que un año antes habían sido protagonistas del recital no pudieron ingresar en la sala cinematográfica para presenciar ese documento.

Con evidentes problemas de sonido y escasísima iluminación en varios tramos, Adiós Sui Generis registró solo una docena de temas: "Instituciones", "Bubulina" (un inédito hasta entonces, luego registrado por La Máquina de Hacer Pájaros en su álbum debut), "Confesiones de invierno", "Nena" (hasta ese momento inédito, luego grabado como "Eiti Leda" por Serú Girán en su primer álbum), "Canción para mi muerte", "Aprendizaje", "Mr. Jones" (ilustrado con un sketch a manera de primitivo video clip), "Un hada, un cisne", "Rasguña las piedras" para el final del show y "El blues del levante" (otro inédito hasta ese momento) como único bis.

Poco antes de que se produjera el estreno del film, en septiembre de 1976, una noticia cayó como una bomba en el ambiente del rock: el Ente de Calificación Cinematográfica había calificado a la obra como "prohibida para menores de 18 años".

Recitales hasta 1978[editar]

Quedaron en el recuerdo grandes presentaciones de Sui Géneris en el Teatro Astral (1974), Teatro Coliseo (1974 y 1975), Gran Rex (1974 y 1975), pero la más importante fue en Luna Park del 5 de septiembre de 1975. Ese día se vendieron unos quince mil tickets para ver el concierto pero como la concurrencia fue tan grande se tuvo que agregar una nueva función para ese mismo día. En total unas treinta mil personas acudieron al recital de Adiós Sui Géneris (récord en esa época).

Proyectos posteriores[editar]

En 1976, Charly y Nito participaron en la grabación de un LP junto a León Gieco, Raúl Porchetto y María Rosa Yorio. El título del álbum, Porsuigieco, surgió de la unión de los respectivos nombres de los artistas: Porchetto, Sui Generis y León Gieco.

A partir de la separación, Charly y Nito iniciaron sendas carreras solistas, manteniendo, sin embargo, una estrecha relación que se plasmó posteriormente en numerosas composiciones musicales. Charly García fundó La Máquina de Hacer Pájaros en 1976 y Nito Mestre hizo lo propio con Los Desconocidos de Siempre. A ambos les fue bien, pero como era lógico, no llegarían al increíble nivel de comunicación de la audiencia que tuvieran con Sui Generis. De alguna manera, García lo lograría con Serú Girán y su etapa solista..

Reuniones[editar]

Reunión de 1980[editar]

En diciembre de 1980, Uruguay y Chile fueron testigos de la reunión de Sui Generis. En ese entonces, aprovecharon la ocasión para presentar el material nuevo de Charly y Nito con sus respectivos conjuntos. En Montevideo, ante 16.000 personas, Nito y su banda arrancaron con "Fusia", la bella melodía de PorSuiGieco, y "Toma dos blues". A continuación entró Charly y juntos interpretaron "Confesiones de invierno", "Mariel y el Capitán", "Natalio Ruiz", "Para quién canto yo, entonces", "El tuerto y los ciegos" y "Fabricante de mentiras". Más adelante, el resto de Serú reemplazó a la banda de Mestre, para hacer, entre otras, "No llores por mí, Argentina". Para finalizar, volvió Nito con su gente y todos rememoraron "Eiti-Leda" y "Rasguña las piedras". Una semana después, repitieron estos shows en Santiago de Chile.[1]

Canta a Sui Generis[editar]

En 1993, Nito publicó "Canta a Sui Generis", una recopilación que contenía los hits más importantes del dúo, pero con sonido de los '90. Con la producción de Daniel Grinbank, el disco tuvo bastante aceptación del público. García, que siempre había negado la posibilidad de reunirse con Nito para tocar juntos, reaccionó con indiferencia, aunque sólo recién de una charla entre ambos se recompuso la relación, que se había vuelto tirante.

Con Nito y el disco de Sui está todo bien. Pero me hubiera gustado que me avisara antes y no cuando el proyecto estaba terminado.

Charly García (Clarín, 24/08/93)

A Charly no le molestaba tanto que haya grabado el disco, sino que Grinbank fuese su productor.

Sinfonías para adolescentes y el breve regreso[editar]

Varios factores determinaron el regreso del dúo entre los años 2000 y 2001. Según declaraciones, Charly escribió "El día que apagaron la luz" al estilo Sui Generis, pensando en una posible reunión. También un accidente automovilístico que sufrió Nito Mestre contribuyó al acercamiento de ambos. Durante su convalecencia, Charly visitó asiduamente a su amigo, quien se encontraba viviendo situaciones complicadas.

En la grabación del álbum Sinfonías para adolescentes, prevalecieron el gusto y el criterio musical de Charly, incluyéndose covers de su preferencia y el acompañamiento de su propia banda. El disco incluye canciones inéditas de la primera época de Sui Generis como "Cuando te vayas", "Espejos", "Monoblock", "Afuera de la ciudad" y "Juan Represión".

El 7 de diciembre, Sui Generis volvió a presentarse en vivo con un show multitudinario en el Estadio Alberto J. Armando donde se tocaron más de 40 canciones. Participaron como invitados Gustavo Cerati, Fito Páez, León Gieco, Mercedes Sosa y Pedro Aznar.

Después del concierto en el estadio de Boca Juniors, el tour continuó por Uruguay, Montevideo y Santiago de Chile, también realizaron una gira por los Estados Unidos.[7] En enero de 2001, el dúo regresó a Buenos Aires, presentando un show gratuito en Parque Sarmiento ante 150.000 personas. A continuación viajaron a Chile y cerraron su gira en Perú. Los recitales de Boca y Parque Sarmiento quedaron registrados en el disco en vivo Si - Detrás de las paredes.

Luego de las reuniones de Sui Generis en el 2000 a 2001, en la cuenta de YouTube de Nito Mestre figura un video de Nito en casa de Charly regalándole una guitarra Gibson SG (la favorita de Charly, según el video). Además, en el MySpace de Nito figuraba un cartel que decía que Sui Generis volvería en septiembre para una serie de conciertos.

Homenaje a Sui Generis[editar]

El día 5 de febrero de 2013, se inauguraron las estatuas de Charly García y Nito Mestre hechas en bronce y en tamaño real en la ciudad de Mar del Plata, frente al ex teatro "La Comedia" ubicado en la calle Rivadavia, donde debutaron por primera vez en 1971.

Dada la ocasión, se presentaron a tocar Charly y Nito frente a cientos de personas en un escenario armado en plena calle Rivadavia. Los temas que tocaron fueron "Aprendizaje" y "Canción Para Mi Muerte", y se retiraron quedando todo el público con ganas de más.

Charly García leyó una nota y dijo:

"Podía imaginarme muchas cosas, pero nunca que me iban a hacer una estatua por repartir volantes, tocar rock and roll y fumar porro".

Formaciones[editar]

Primera etapa (1967-1971)
  • Charly García – voz, piano, teclados, guitarra
  • Nito Mestre – voz, guitarra, flauta
  • Juan Bellia – guitarra eléctrica
  • Lito Lareu - guitarra eléctrica
  • Carlos Piegari - guitarra, coros
  • Alejandro Correa – bajo eléctrico
  • Alberto Rodríguez - batería
  • Rolando Fortich - bajo eléctrico
1972-1973
1974 ("Pequeñas anécdotas sobre las instituciones")
2000-2001

Discografía[editar]

Disco Año Grabación
Vida 1972 Estudio
Confesiones de invierno 1973 Estudio
Pequeñas anécdotas sobre las instituciones 1974 Estudio
Alto en la torre 1974 Single
Adiós Sui Géneris, Parte I 1975 En Vivo
Adiós Sui Géneris, Parte II 1975 En Vivo
Adiós Sui Generis, Parte III 1975 (se edita en 1995) En Vivo
Antología 1995 Recopilación, con temas inéditos
Sinfonías para adolescentes 2000 Estudio
Si - Detrás de las paredes 2001 En Vivo/Estudio

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]