Submarinos Clase General Mola

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Clase Archimede
Clase General Mola
Ae General Sanjurjo.jpg
El submarino General Sanjurjo
País productor
Bandera de Italia
Datos generales
Astillero Tosi, Tarento
Países en servicio Bandera de Italia Regia Marina
Bandera de España-Bandera naval de España Armada Española
Bandera naval de Reino Unido Marina Real Británica
Autorización 1931
Tipo Submarino
Estadísticas
Primera unidad Archimede - General Mola
Última unidad Galilei - HMS X2
Clase anterior Clase C (España)
Clase posterior Clase D (España)
Periodo construcción 1931 - 1934
Periodo servicio 1934 - 1959
Unidades planteadas 4
Unidades puestas en grada 4
Unidades botadas 4
Unidades concluidas 4
Unidades dadas de baja 2
Unidades hundidas 2
Unidades desguazadas 2
Características de la clase
Desplazamiento 261,30 t
Desplazamiento en inmersión 316,86 t
Eslora 70,5 m
Manga 6,87 m
Calado 4,12 m
Armamento • 8 tubos lanzatorpedos de 533 mm, 4 en proa y 4 en popa
• 8 torpedos de reserva
• 2 cañones de 100 mm/47 a proa
• 4 antiaéreos 13,2 mm a popa de la vela
Propulsión • 2 motores diésel Tossi
• 2 motores eléctricos Marelli
• 2 hélices
Potencia 3000 cv
Potencia de inmersión 1300 cv
Velocidad 17 nudos
Velocidad en inmersión 8,5 nudos
Autonomía • 10 300 mn a 8 nudos en superficie
• 105 mn a 3 nudos en inmersión
Tripulación 55 personas

Los Clase General Mola eran submarinos de clase Archimede italianos, cedidos a los sublevados en 1937 por la Italia de Musolini.

EL buque[editar]

En 1931 se pusieron en grada cuatro submarinos de clase Cavallini, pero de mayor tamaño y mejores prestaciones, que recibirían los nombres de Archimede, Torricelli, Ferraris y Galilei, integrantes de la clase Archimede, que retenían las líneas del casco de sus predecesores, con dimensiones aumentadas y mayor armamento. Resultaron buenos submarinos, con excelentes condiciones y profundidad de inmersión operacional de 90 m.

Cesión a los sublevados[editar]

El 11 de septiembre de 1936 se organizó una reunión en Cáceres entre los jefes de las marinas alemana, italiana y de la Armada sublevada, comprometiéndose alemanes e italianos a enviar submarinos de la Kriegsmarine y de la Regia Marina en ayuda de la flota nacionalista, que actuarían operacionalmente bajo el mando naval de las fuerzas nacionales. El 29 de abril de 1937 se gestionaron activamente los dos submarinos, que se consiguieron del Almirante Somigli, jefe del gabinete que dirigía la Regia Marina. Aceptadas las premisas, quedaron elegidos el Archimede y el Torricelli.

Transferencia a la Marina nacional[editar]

Tras un breve período de obras y mantenimiento, los submarinos salieron de Gaeta el 17 de abril de 1937 en dirección a las islas Baleares. Llevaban una dotación reducida, compuesta por marineros italianos y algunos españoles, que estaban en Italia desde hacía ya algún tiempo para adiestrarse en su manejo.

El día 19 fondearon en una pequeña bahía de la isla de Cabrera, donde les estaban esperando dos mercantes armados que, procedentes de Cádiz, llevaban a bordo las dotaciones españolas formadas por voluntarios desembarcados de otras unidades de la Armada. Aquella misma noche se efectuó la entrega de los dos submarinos, después de la cual el personal italiano desembarcado regresó directamente a Italia.

Para el adiestramiento de las dotaciones españolas quedaron a bordo de cada submarino, en calidad de voluntarios legionarios, once personas en cada uno.

Inicialmente se les dieron los nombres de C3 y C5, para hacer creer que eran los perdidos por los republicanos y que habían sido recuperados. Posteriormente en el mes de agosto recibieron el nombre de General Mola y General Sanjurjo.

Estos submarinos tenían tres años y se había reducido algo la velocidad en pruebas, pero estaban en muy buen estado de conservación y funcionamiento. Causaron baja en la Regia Marina en abril de 1937 al ser entregados a la Marina Nacionalista.

Por su parte, el Ferraris y el Galilei, junto a los Iride y Onice de la clase Perla, que recibieron los nombres falsos de General Mola 2º y General Sanjurjo 2º, González López y Aguilar Tablada, fueron cedidos a la Marina sublevada, con oficialidad y dotación durante cuatro meses para aumentar la confusión en las tropas gubernamentales.

Todos ellos operaron desde la base de Sóller en Mallorca contra el tráfico mercante republicano y neutral con destino a puertos gubernamentales en el Mediterráneo, en coordinación con los cruceros auxiliares, la División de Cruceros, la aviación legionaria, alemana y sublevada, así como otros submarinos italianos, utilizados esporádicamente en misiones de guerra, vigilancia y espionaje.

Bibliografía[editar]