Streptococcus agalactiae

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Commons-emblem-notice.svg
 
Streptococcus agalactiae
Clasificación científica
Reino: monera
Filo: Firmicutes
Clase: Bacilli
Orden: Lactobacillales
Familia: Streptococcaceae
Género: Streptococcus
Especie: S. agalactiae
Nombre binomial
Streptococcus agalactiae
Lehmann and Neumann, 1896

El Streptococcus agalactiae es una bacteria estreptococo del grupo B (EGB), gram-positivo, beta-hemolítico, catalasa negativo, oxidasa negativo y anaerobio facultativo, caracterizado por presentar el grupo B de antígenos Lancefield. Se puede encontrar en el aparato digestivo, urinario y genital de los adultos. Aunque una infección por EGB normalmente no ocasiona problemas a las mujeres sanas antes del embarazo, puede provocar una enfermedad grave a la madre y al bebé durante la gestación y después del parto.

Una de cada cuatro o cinco mujeres embarazadas tiene estreptococos grupo B en el recto o en la vagina. En estas mujeres, una infección por EGB puede causar corioamnionitis (infección grave de las membranas placentarias) e infección posparto (después del nacimiento). Las infecciones del aparato urinario causadas por los EGB pueden inducir el trabajo de parto y provocar un parto prematuro.

Los recién nacidos pueden contraer la infección durante el embarazo o al pasar por el tracto genital durante el trabajo de parto y el parto. Los EGB son la causa más frecuente de infecciones que ponen en peligro la vida de los recién nacidos, incluidas la neumonía y la meningitis. Aproximadamente uno de cada 100 a 200 bebés cuyas madres tienen estreptococos grupo B desarrollan síntomas de una patología por EGB. Casi el 75 por ciento de los casos de enfermedad causada por EGB entre los recién nacidos se presenta en la primera semana de vida y se la denomina enfermedad de comienzo precoz. Los prematuros son más susceptibles a la infección por EGB que los bebés que nacen a término.

La importancia de esta enfermedad está determinada por tres factores fundamentales:

  • La prevalencia de colonización materna por EGB en el momento del trabajo de parto: es muy variable alrededor del mundo y aún en distintas regiones de un mismo país. Se estima que en EE.UU e Inglaterra esta cifra es cercana al 20%, en Dinamarca es alrededor del 10%, y en España del 15%. Entre las cifras publicadas de países en desarrollo figuran: la India con un 5%, Colombia con un 2%, Perú con un 8% y en Argentina del 15 al 18 % (Capital Federal).
  • Incidencia de infección neonatal temprana por EGB en recién nacidos: la misma es muy variable alrededor del mundo. En EE.UU, a principios de 1990, era de 1,7/1.000 recién nacidos (RN) vivos. Luego de intensas campañas de prevención, diez años más tarde la incidencia se redujo a 0,6/1.000 RN vivos. En Argentina, según datos de 1994, antes de que se realizara cualquier campaña de prevención, la incidencia era de 0,6/1.000 RN vivos.
  • Mortalidad causada por la infección neonatal temprana por EGB en recién nacidos: Esta cifra varía en nuestro país entre el 5 y el 20%.

Como evitar la infección neonatal[editar]

La infección por EGB puede dejar graves secuelas al bebe y a la madre, como ceguera, sordera, parálisis cerebral y retraso en el aprendizaje. Afortunadamente existen formas muy eficaces de prevenir la infección prenatal. Mediante la detección de madres portadoras y la adecuada profilaxis antibiótica intraparto puede evitarse la infección por estreptococo beta hemolítico grupo b en el neonato. Según las pautas del Centro para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) de los Estados Unidos y del Colegio Americano de Obstetras y Ginecólogos, hay dos métodos mediante los cuales es posible prevenir hasta un 86 por ciento de los casos de infecciones tempranas en recién nacidos: Muestra de los fluidos vaginal y rectal.

Examen sencillo[editar]

Consiste en la pesquisa de la colonización vaginal y rectal a las mujeres embarazadas entre las 35 y 37 semanas para luego administrar antibióticos intraparto a aquellas con cultivos positivos.

Los especialistas recomiendan que todas las mujeres que ya han dado a luz un bebé con una infección de estreptococo del grupo B sean tratadas con antibióticos vía intravenosa durante el parto. También se recomienda el tratamiento antibiótico para todas aquellas que, durante el embarazo, hayan padecido una infección de las vías urinarias provocada por esta bacteria. Un estudio publicado en el New England Journal of Medicine comparó los índices de brote de la enfermedad en bebes de madres que se habían hecho cultivos durante el embarazo con los nacidos de madres evaluadas según sus factores de riesgos, reveló que el riesgo de un primer brote de la enfermedad en el grupo de pesquisa universal resultó ser la mitad que en el supuesto grupo de riesgo.

El tipo de tratamiento para la infección por estreptococo del grupo se define de acuerdo al momento en que se detecta la presencia del microorganismo. Se realizan dos tipos de tratamientos: si la infección es detectada durante el embarazo, se realiza un tratamiento con antibióticos por vía oral en cualquier edad gestacional en los casos de infección urinaria o vaginitis sintomática, pero si hay cultivos positivos en las últimas semanas de embarazo, se indica un tratamiento preventivo con antibióticos durante el trabajo de parto.

  • En Latinoamérica no existe una conducta estandarizada. El Centro Latinoamericano de Perinatología y Desarrollo Humano (CLAP) de la Organización Panamericana de la Salud, recomienda la estrategia basada en factores de riesgo, la que está comprobada estadísticamente que no es óptima.

Referencias[editar]

  • Brooks, Geo F., Janet Butel, y Stephen Morse. Jawetz, Melnick, and Adelberg's Medical Microbiology, 22nd edition. 2001.
  • Gillespie, Stephen y Kathleen Bamford. Medical Microbiology at a Glance. 2000.