Staffordshire bull terrier

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda


Staffordshire Bull Terrier
Staffie.jpg
Staffordshire Bull Terrier.
Apodos habituales
Staffy, Stafford Inglés, Stafford
País de origen
Bandera de Inglaterra Inglaterra/Flag of the United Kingdom.svg Reino Unido
Clasificación y estándar de la raza
FCI: Grupo 3 Sección 3 #76 Est
AKC: Terrier Est
ANKC: Group 2 (Terriers) Est
CKC: Group 4 - Terriers Est
KC: Terrier Est
NZKC: Terrier Est
UKC: Terriers Est

El Staffordshire Bull Terrier es una raza originaria del Reino Unido y con más de 200 años de antigüedad fue creada a partir de cruces de los antiguos Bulldog inglés con Terriers de la época para dar vida a las peleas de perros, tejones u osos, ya que los Bulldogs (usados para aguantar las reses mientras se desangraban, para cualquier fiesta, reunión o menester en las granjas, o también para los espectáculos) mordían y no soltaban y los terriers (cazadores de alimañas) tenían un temperamento más intrépido.

Breve historia de la raza[editar]

Raza originaria de Staffordshire, Inglaterra. Obtenida de la mezcla de Bulldog con terriers de la época. Es una raza con más de 200 años de historia; en mayo de 1935 se fundó el primer Club de Staffordshire Bull Terrier (The Staffordshire Bull Terrier Club) en el que se fijó su nombre y su estándar. El aspecto general de la raza ha cambiado considerablemente hasta la actualidad.

Fueron perros creados con fines lúdicos para el humano, se mezcló al Bulldog de la época (que poco tiene que ver con el actual) con terriers de entonces, para crear un perro potente y tenaz además de osado y rápido. Su primera utilización fue para las peleas con toros y osos; en las que se enviaban dos o más perros a luchar contra un oso, o se ataba a un toro y se obraba de igual manera que la anterior. Una vez prohibido este dantesco entretenimiento, comenzaron a surgir los pitrats y las peleas de perros en fosos o rings llamados pit. Los pitrats consistían en soltar al perro en un foso lleno de ratas y evaluar cuantas ratas mataba en un determinado tiempo; el perro que más ratas matase era el ganador. Ocasionalmente eran utilizados también para la caza. Aún hoy en ciudades como Birmingham y Black Country siguen existiendo evidencias de este deplorable «deporte» que crearon sus antepasados, y aún es posible ver «Bull Rings».

Más tarde, en Staffordshire, Inglaterra, era común entre los mineros de la zona llevarlos al trabajo para realizar combates durante los descansos a veces con fines de distracción, y otras con el afán de ganar algún dinero extra para sobrellevar la pobreza extrema de la época.

La condición de la prohibición de la época hizo seleccionar un tamaño más pequeño, aunque también a efectos prácticos para la vida en familia, ya que muchos de ellos no podían permitirse más de un perro, y tenían que convivir con ellos, era de especial atención que su relación con los humanos fuese lo más cordial posible.

Para convivir en pequeñas casas con toda una familia era imprescindible esta condición de que los perros fuesen grandes amantes de las personas y en absoluto peligrosos para ellos.

Descripción[editar]

Un Staffordshire bull terrier bicolor.

Son perros estables, de trato muy cordial con las personas (se le denomina "perro niñera"). Si son bien sociabilizados desde cachorros, el trato con otros animales no supone ningún problema; cierto es, que debido a su gran fuerza y potencia, no es nada recomendable malcriar, ni humanizar a estos perros, como si de un "perro faldero" se tratase.

Según su estándar en el 'Kennel Club', son perros estables, tenaces, con mucho coraje, valientes, audaces, totalmente confiables y muy inteligentes. Especialmente dóciles y pacientes con los niños. Es una de las pocas razas en las que en su estándar del 'Kennel Club' pone que debe ser "totalmente confiable con el humano y especialmente con los niños". a El peso de los machos debe situarse entre 12,5 y 17 kg y las hembras de 10,8 a 15,4 kg. Su talla varía entre 35,5 y 40,6 cm a la cruz, siempre en proporción al peso del ejemplar. Son perros de pelo corto, liso y tupido, de color rojo, leonado, blanco, negro o azul, o cada uno de estos colores con el blanco. Algunas manchas atigradas, atigrado o atigrado con blanco. El color rojo con negro o el color hígado son altamente indeseables. De porte musculoso, atlético. Tronco compacto, con una línea superior recta, frente amplia , tórax profundo y descendido, costillas bien redondeadas. Musculoso y bien dibujado. Cuello musculoso, más bien corto, estrechándose en la parte superior. Se ensancha de forma gradual hacia los hombros. Boca con labios estirados y bien dibujados. Mandíbulas fuertes, dientes grandes, con un perfecto, regular y completo cierre de tijera, es decir los dientes superiores coinciden perfectamente con los inferiores y son perpendiculares a las mandíbulas. Orejas de rosa o semierguidas, ni grandes ni pesadas. Las orejas grandes, caídas o en punta son inaceptables. Ojos oscuros, aunque dependiendo del color del manto son admisibles un poco más claros. Redondos, de tamaño medio, y dispuestos para mirar en línea recta hacia delante. Los bordes de los párpados son oscuros. Cabeza corta, profunda con cráneo ancho. Músculos de la mejilla muy pronunciados, stop marcado, hocico corto, trufa siempre negra. Cola de longitud media, implantada baja, que se afina hacia la punta y llevada bastante baja, no debe curvarse en exceso.

Estado actual de la raza[editar]

Aunque su país de origen, Reino Unido, es donde mayor éxito tiene, no en vano es la 7ª raza más popular en Inglaterra; también en el resto de Europa está teniendo una gran acogida. Dentro del continente Europeo, es en España, Rumanía y Lituania donde esta raza goza de menos popularidad. En Sudáfrica y Australia (antiguas colonias inglesas) también gozan de una gran acogida. En Australia, dicha popularidad se ha ido tanto de las manos, que a día de hoy existen organizaciones de rescate específicas para esta raza y sus mezclas, como "Staffy Rescue" en Sidney, ya que cada vez hay más y porcentualmente aumentan sus abandonos. En la actualidad tienen una fuerte presencia en los concursos de belleza caninos. Por lo que hace más de dos décadas que se comenzaron a seleccionar ejemplares con características físicas y psíquicas adecuadas para pasear por otro tipo de rings bien diferentes a los de antaño; han pasado de ser perros de pelea a convertirse en perros de exposición. En Europa y Sudamérica es una raza que cuenta con muchos adeptos aficionados a este tipo de concursos en los que se evalúa la estabilidad y apariencia física del animal. En Inglaterra gozan también de gran popularidad en los concursos de agility y obedience (agilidad y obediencia).

Legislación[editar]

En España está considerada como una raza potencialmente peligrosa de perros por Real Decreto (a pesar de estar muy por debajo de la altura, peso y perímetro torácico requeridos por el Real Decreto, como principal característica para considerar una raza como PPP) , por lo que para su posesión se debe ser mayor de edad y obtener la Licencia para tenencia de perros potencialmente peligrosos y registrarlo en el Registro Municipal de animales potencialmente peligrosos correspondiente. Una de las cosas que se exige para obtener esta licencia es poseer un seguro de responsabilidad civil a terceros. Las multas económicas por incumplir este reglamento van desde los 600€ por una falta leve, hasta los 6.000€ y diversas penas de prisión por una falta grave.

Actualmente, los ejemplares de la raza Staffordshire Bull Terrier suponen el 0'03% de los perros registrados en España.

Según estadísticas de la OMS (Organización Mundial de la Salud), en los último 18 años, aproximadamente 1 de cada 7.800 (0,012%) ataques de perros a personas, a nivel mundial, han sido protagonizados por perros de la raza Staffordshire Bull Terrier.

Un estudio de la 'Universidad de Southampton', Inglaterra; recomiendan al Staffordshire Bull Terrier como una de las 10 mejores razas para vivir con niños.[cita requerida]

Salud[editar]

El SBT es un perro que por lo general suele gozar de muy buena salud, no en vano está considerada una raza fuerte y poco problemática en lo que a su salud respecta.

No obstante, actualmente, debido a la cría indiscriminada y/o irresponsable para el comercio, a mayor o menor escala, de perros en general y de SBT en particular, están comenzando a surgir ciertos problemas de salud derivados de su genética. Los problemas genéticos más comunes son: cataratas bilaterales, demodex, paladar hendido, labio leporino, displasia de codo, displasia de cadera, luxación patelar, atrofia progresiva de retina, enfermedades de Von Willebrand. Últimamente también se están viendo bastantes casos de un trastorno del sistema nervioso llamado L2-HGA.

Otros dos problemas bastante comunes en los SBT son los problemas relacionados con la piel y con las articulaciones.

Los problemas de piel más comunes en los SBT son la dermatitis acral por lamido, que por alguna inexplicable razón suele ser algo común en perros de tamaño pequeño/mediano; la sarna demodécica producida por el ácaro demodex canis, la cual consiste en una trasmisión genética de un fallo inmunológico que impide la lucha contra este ácaro; lo más común es que surja cuando el perro está pasando por periodos prolongados de inmunodepresión (defensas bajas).

Los problemas articulares, tendinosos, ligamentosos o musculares por lo general vienen dados por dos vías bastante claras: la primera es la genética y la segunda la desproporción tamaño/peso que existen en esta raza (perros muy cortos pero muy pesados debido a la gran cantidad de musculatura que tienen en su cuerpo). Ambas vías mezcladas con un mal manejo del animal suelen acabar derivando en lesiones con diferentes grados de gravedad.

Lo primero siempre será asegurarnos de que adquirimos animales “genéticamente limpios” y luego tener en cuenta siempre de que tenemos un ser vivo en nuestras manos, con sus limitaciones y sus fragilidades. Teniendo esto en cuenta tendremos las siguientes consideraciones a la hora de proponer determinadas actividades/ejercicios a un SBT:

El SBT tiene el gran problema de tener un crecimiento rápido y un desarrollo más bien lento. Esto se traduce en un crecimiento de huesos rápido y un desarrollo de músculos, tendones y ligamentos lentos. Con 6-8 meses tendremos un animal pesado con unos tendones y ligamentos aun débiles y una musculatura que aun continua laxa.

Debemos de tener en cuenta lo anteriormente explicado para aplicarlo a la cantidad e intensidad del ejercicio que podamos dar a un SBT. Siempre hay que dar prioridad a los ejercicios propioceptivos para el perro, y posteriormente pensar en ejercicios físicos de calidad.

·0-3 meses: Muy bajo. Sólo el ejercicio que el perro decida hacer. No intervenir. Es momento de estimular más la mente que el cuerpo del perro.

·3-6 meses: Bajo. Comenzar a intervenir en el juego del perro, lanzamientos de objetos a distancias cortas y en terrenos planos, paseos de entre 15 y 30 minutos y juegos con otros perros. Sigue siendo prioritaria la estimulación mental del perro.

·6-12 meses: Bajo – Medio. Aumentar el tiempo y la intensidad de los paseos. Lanzamientos de objetos a distancias mayores en terrenos planos. Aumentar el tiempo de juego con otros perros. Cortas sesiones de natación.

·12-18 meses: Medio. Paseos más largos en los que podremos introducir carreras. Lanzamientos de objetos a distancias largas en terrenos con desniveles. Introducir el juego en cuestas. Juegos de presa. Continuar con largas sesiones de juego con otros perros. Aumentar las sesiones de natación.

·18-24 meses: Medio – Alto. Paseos a pie o en bicicleta. Carrera por el monte o la playa. Lanzamiento de pelotas a largas distancias en el monte o en la playa. Juegos de presa colgada y en suelo. Natación. Carreras en la orilla de la playa....

·24 meses en adelante: Alto. Ya se puede introducir en juegos de arrastre de objetos y escaladas. Nunca cesar en las largas sesiones de juegos con otros perros pues esto cansa tanto el cuerpo con la mente de un perro, amén de que es primordial para la estabilidad mental de cualquier perro.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía
  • Staffordshire Bull Terrier de Clare Lee, Keith Allison, Dieter Fleig y Helga Fleig (1998).
  • Staffordshire Bull Terrier (Excellence - Razas De Hoy) de Jane Hogg Frome (2000).
  • The Complete Guide to Staffordshire Bull Terriers de K Winslet (2011).
  • "The Staffordshire Bull Terrier - Power friend" - Revista "Dog Breeder" (Suecia) (2007).

Enlaces externos[editar]