Stárets

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
San Sergio de Rádonezh fue probablemente el primer stárets ruso.

Un starets (vocablo ruso стáрец [starets], pl стáрцы [startsy], f стáрица [stáritsa]) es una persona que desempeña su función como consejero y maestro en monasterios ortodoxos. Los startsy son guías espirituales cuya sabiduría se remonta tanto a la experiencia, como a la intuición. Se cree que a través de la práctica del ascetismo y una vida virtuosa, el Espíritu Santo les provee de dones especiales a los startsy, incluyendo la habilidad de curar, realizar profecías y proveer una guía y dirección espiritual efectiva. Los startsy son tomados por los creyentes como un ejemplo de santa virtud, fe incondicional y paz espiritual. Ese nombre lo obtienen cuando el pueblo, tanto laicos, como clérigos, comienza a reconocer y venerarlos como tales, observando su fuerza y pureza espirituales.

Los startsy, que se creía tenían la habilidad de percibir los secretos del penitente antes de haberlo conocido, eran empleados como confesores a pesar de que no todos obtenían el rango de sacerdote. Los penitentes solían visitar a los startsy, cuando estos no se encontraban recluidos voluntariamente, para conversar con ellos, solicitar favores curativos o bendiciones (se creía que las bendiciones de un starets, así como sus plegarias, eran particularmente efectivas), confesarse o rezar bajo su guía. En algunos casos, la figura del starets poseía una autoridad ilimitada en el terreno religioso, dado que cuando un penitente se sometía voluntariamente a ellos en la búsqueda de la bienaventuranza y la verdad, las obligaciones que le eran impuestas sólo podían ser retiradas por el stárets que las estableciera.

Historia[editar]

La institución se remonta a los comienzos del Cristianismo Monástico a principios del siglo IV. El término griego original geron fue traducido al ruso como "starets", vocablo derivado del adjetivo eslavo para viejo. Sergio de Rádonezh y Nil Sorsky fueron dos de los más venerados startsy de la vieja Moscovia. Los startsy desaparecieron de Rusia luego de la Caída de Constantinopla y con la interrupción de las relaciones seculares con Oriente[cita requerida]. Su restablecimiento en Rusia se produjo gracias al impulso de Paísio Velichkovsky (1722-94) y uno de sus acólitos. Velichkovsky tradujo al ruso la Filocalia, colección de textos de carácter místico. El starets más famoso a principios de siglo XIX fue Serafín de Sarov (1759-1833), quien se convirtió en uno de los más venerados santos de la Iglesia Ortodoxa Rusa.

Influencia de los Startsy[editar]

El monasterio masculino Óptina Pústyñ cerca de Kozelsk solía ser celebrado por sus startsy. Escritores como Nikolái Gógol, Alekséi Jomyakov, León Tolstói, y Konstantín Leóntyev pidieron consejos de startsy del monasterio. Asimismo, el personaje Zosima (Зосима) en la obra maestra del novelista ruso Fiódor Dostoyevski, Los hermanos Karamázov, fue creado en base a los startsy. Grigori Rasputin era denominado starets por sus seguidores, aún cuando en general no era aceptado como tal. Un ejemplo moderno de starets es el Archimandrita Ioán Krestiankin (1910-2006) del monasterio Pskovo-Pecherski, quien fue reconocido como tal por muchos ortodoxos en Rusia. El concepto de starets puede ser familiar para muchos lectores occidentales debido a Franny y Zooey, novela escrita por Jerome David Salinger y a Los hermanos Karamázov escrita por Fiódor Dostoyevski.