Sri Daya Mata

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

Sri Daya Mata (31 de enero de 191430 de noviembre de 2010)[1] también conocida como Daya Mata, fue desde 1955 la líder espiritual de Self-Realization Fellowship y Yogoda Satsanga Society of India. Fue discípula del gurú hindú Paramahansa Yogananda.

Biografía[editar]

La obra espiritual y humanitaria que Paramahansa Yogananda inició continúa actualmente bajo la dirección de Sri Daya Mata, una de las primeras y más cercanas discípulas suyas, y presidenta de Self Realization Fellowship/ Yogoda Satsanga Society of India desde 1955. Desde su sede internacional en Los Ángeles (California), la sociedad publica las conferencias, escritos y charlas informales de Paramahansaji, y supervisa las actividades de sus comunidades monásticas, templos, retiros y centros de meditación, así como el funcionamiento del "Círculo mundial de oraciones".

«Deseo inmensamente formar parte de su ashram y dedicar mi vida a buscar a Dios». El Gurú la observó con una mirada penetrante, durante un momento, antes de responderle: «Y así lo harás».

Con estas primeras palabras dirigidas a su gurú, Faye Wright emprendió una aventura espiritual que transformaría a una tímida muchacha de 17 años procedente de Salt Lake City (Utah) en Sri Daya Mata, cuyo ejemplo de radiante amor divino, surgido de su comunión personal con Dios, y su sincera compasión por todos han inspirado a miles de personas alrededor del mundo. Tras ingresar al ashram de Self-Realization Fellowship situado en la cima de Mount Washington (Los Ángeles, California), el 19 de noviembre de 1931 —hace 75 años—, ella se convirtió en una de las primeras discípulas monásticas de Paramahansa Yogananda.

El nombre «Daya Mata» significa «Madre compasiva». En el cumpleaños de Sri Daya Mata, en 1946, Paramahansaji le escribió: «Es mi deseo que nazcas en la Madre Cósmica, y que inspires a los demás sólo con tus maternales cualidades espirituales, a fin de conducirlos únicamente a Dios por medio del ejemplo de tu vida». Como presidenta (desde 1955) y sanghamata (directora espiritual) de la organización internacional fundada por Paramahansa Yogananda, ella se ha dedicado con inquebrantable devoción a cumplir el deseo de su Gurú.

Esta joven buscadora de la Verdad acudió al Premavatar (encarnación divina del amor) en busca de una sola cosa: el amor perfecto e incondicional. Daya Mata describe su temprano e incesante anhelo:

«Todo ser humano ansía el amor. Sentir el amor fue el deseo ardiente de mi corazón desde la niñez; para mí, la vida no tiene sentido si se carece de amor. Sin embargo, tenía la impresión de que nunca podría contentarme con un amor imperfecto. El amor que podría satisfacerme era un amor incondicional, un amor que jamás me defraudara. Y la razón me decía que para encontrar ese amor perfecto debía acudir a la Fuente, dirigirme al Único Ser capaz de proporcionarme esa clase de amor. Así comenzó mi búsqueda de Dios. Tenía diecisiete años cuando, en 1931, esa búsqueda me condujo a un encuentro que cambió para siempre el rumbo de mi vida. Tuve la enorme fortuna de asistir —en mi ciudad natal, Salt Lake City— a un ciclo de conferencias que impartía un gran hombre de Dios: Paramahansa Yogananda. Durante los años que siguieron, aprendí de él la manera de satisfacer plenamente el anhelo que siempre había sentido mi corazón de conocer el amor perfecto, de sentir el amor divino: ese amor abrasador que se experimenta en la comunión con el Amado Eterno de nuestras almas».

Durante sus numerosos años de discipulado, en los que prestó servicio como una de las asistentes personales más cercanas a Paramahansa Yogananda, y mediante la esmerada disciplina de su Gurú, Sri Daya Mata llegó a personificar la elevación espiritual y el amor universal que requería quien había sido elegida por Paramahansaji para dirigir su obra espiritual y humanitaria. El Dr. Binay R. Sen, ex embajador de la India en Estados Unidos, expresó:

«En nadie resplandece tanto el legado espiritual [de Paramahansa Yogananda] como en su santa discípula Sri Daya Mata, a quien él entrenó para que le sucediera después de su partida. Antes de marcharse, él le confió: “Cuando me haya ido, sólo el amor podrá reemplazarme”. Las personas que, como yo, tuvieron el privilegio de haber conocido a Paramahansaji, encontramos reflejado en Daya Mataji ese mismo espíritu de amor divino y compasión que tanto me impresionó en mi primera visita a la Sede Central de Self-Realization Fellowship, hace ya casi cuarenta años. [...] Confío en que la antorcha que él dejó, ahora en manos de Sri Daya Mata, iluminará el camino de millones de personas que buscan un rumbo para su vida».

Referencias[editar]

  1. Sri Daya Mata, Guiding Light for U.S. Hindus, Dies at 96 New York Times, 3 de diciembre de 2010

Enlaces externos[editar]