Spanglish (película)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Spanglish
Título Spanglish (España)
Espanglish (Argentina, Chile)
Ficha técnica
Dirección
Producción Richard Sakai
Guion James L. Brooks
Música Hans Zimmer
Fotografía John Seale
Protagonistas Adam Sandler
Téa Leoni
Paz Vega
Cloris Leachman
Shelbie Bruce
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Flag of the United States.svg Estados Unidos
Año 2004
Género comedia románticacomedia dramáticacine romántico y película dramática
Duración 131 min.
Compañías
Distribución Columbia Pictures
Presupuesto US$80,000,000
Recaudación US$55,041,367
Ficha en IMDb
Ficha en FilmAffinity

Spanglish es una película estadounidense escrita y dirigida por James L. Brooks. Se estrenó en Estados Unidos[1] el 17 de diciembre de 2004 y está protagonizada por Adam Sandler, Téa Leoni y Paz Vega.[2]

Argumento[editar]

La película comienza en la Universidad de Princeton con unas admisiones que abordan la revisión de aplicaciones de los ensayos y de la lectura que las acompañan. La temática del ensayo es: "¿Quién ha sido la persona más influyente en tu vida?". Muchos ensayos tienen argumentos poco interesantes, pero un ensayo destaca, el de Cristina Moreno (Shelbie Bruce), quien cita a su madre, Flor (Paz Vega), como la persona más influyente en su vida. Cristina procede a explicar, y es en ese momento cuando la historia de la película empieza a desarrollarse.

Flor Moreno es una madre divorciada en México e inmigrada en los Estados Unidos con su pequeña hija Cristina, en busca de una vida mejor. La prima de Flor, que ya vivía en los Estados Unidos, la ayuda a encontrar un apartamento y dos puestos de trabajo de baja remuneración. Cristina asiste a la escuela y con el tiempo aprende a hablar fluidamente el idioma inglés. Flor, por otro lado, está bastante nerviosa de vivir en un país donde la mayor parte de la población habla un idioma bastante distinto al de ella, así que opta por refugiarse en la comunidad latina, pues se niega a romper la barrera del idioma ya que no tiene la seguridad y confianza necesarias; así que sigue llevando a cabo su vida estadounidense en español.

Finalmente, parece claro que Flor no puede aislarse a sí misma y a Cristina del mundo exterior por siempre, y así empieza a mirar más allá de su comunidad por un puesto de trabajo que les pueda dar mayores ingresos. Una vez más, con la ayuda de su prima como traductora, Flor encuentra una posición como Sirvienta para la familia Clasky, que se compone de John (Adam Sandler) quien es un reconocido cocinero y propietario de un exitoso restaurante, su esposa Deborah (Téa Leoni), que lleva una vida cómoda y placentera, sus dos hijos: Bernice (Sarah Steele), la cual comparte la personalidad de su padre y Georgie (Ian Hyland), además la madre de Deborah, Evelyn (Cloris Leachman), cantante jubilada de pasado tormentoso. Aunque los Clasky y Flor no pueden entenderse entre sí, Flor trata de ayudar a los integrantes lo mejor que puede, incluso ayuda a Bernice y Georgie durante los frenéticos estallidos de Deborah.

Flor se da cuenta de que, aunque ricos, los Clasky tienen problemas iguales o incluso peores que los suyos. Se entera de que John es un hombre emocional (muy lejos de la dureza y machismo de los hombres latinos a los que está acostumbrada), y que, al igual que ella misma, Deborah no está en condiciones de entender qué es lo mejor para su familia y lo que les hace felices. Para empeorar las cosas, el matrimonio de Deborah y John está en crisis.

Flor se siente orgullosa de sus raíces mexicanas y no quiere olvidar su patrimonio cultural y los valores que le han sido inculcados. Deseando que su hija se sienta tan orgullosa como ella de dichas raíces, Flor trata de transmitírselas a Cristina. La relación de Flor y Cristina es puesta a prueba cuando Deborah le pide a Flor que se vaya a vivir con ellos durante el verano, con lo cual, ella se ve obligada a llevar consigo a su hija. Los Clasky aceptan de inmediato a Cristina como una de los suyos. Cristina se sorprende de todas las cosas materiales que los Clasky tienen, mientras que Flor rehúye de esta idea, haciendo que Cristina trate de comprender que se es por lo que se es y no por lo que se tiene. Lo que obliga a Flor a proteger a su hija de la intrusión en su esfera personal.

Los verdaderos problemas comienzan a aparecer cuando Deborah se lleva de compras a Cristina sin el permiso de Flor. Otra causa de problemas es cuando John le da a Cristina una importante suma de dinero por haber buscado piedras de mar (aunque John explica que es recompensa de un trabajo honesto que ella hizo para él). Después de la discusión con John, Flor finalmente decide aprender inglés para comprender mejor a sus patrones.

Deborah se sirve de sus contactos sociales para conseguir que acepten a Cristina en una escuela privada muy cara, la misma escuela en la que estudia su hija Bernice. Cuando Cristina se entera de esto, explota en felicidad, pero Flor se horroriza. Cabe destacar que Deborah muestra la oportunidad como una beca de $20.000, aunque en realidad es ella quien paga la colegiatura. Otra de las intromisiones de Deborah en la relación de Cristina y Flor es cuando Deborah le permite a Cristina dormir con sus amigas en vez de llevarla a casa para asistir a un evento familiar con su madre. Flor decide que ha tenido suficiente y va por su hija. Mientras tanto, John va a su casa después del trabajo, donde es recibido con las revelaciones de Deborah de que ella ha estado teniendo una aventura con su agente de bienes raíces. Un John, totalmente destruido emocionalmente decide no permanecer en casa, encontrándose con Flor en el estacionamiento, quien ha ido al hogar de los Clasky a recoger a su hija y renunciar a su puesto de trabajo. Los dos terminan por entrar en el coche de John y dirigirse al restaurante de este. Esto resulta en una última prueba de fuego para ambos cuando son tentados a participar en una aventura. Flor se niega con gran dificultad, pero no antes de decirle a John que lo ama. Mientras tanto, Evelyn está en la casa para apoyar a su hija en su momento de necesidad.

Después de que los Clasky tienen una débil reconciliación, Flor llega a tomar a Cristina, y después de una llorosa despedida, Cristina le pide a su madre si ella podría quedarse con los Clasky. Flor le dice a Cristina que no y que no asistirá más a la escuela privada, provocando una ira contra su madre. Después de un momento de silencio en la parada de autobuses, Flor le pregunta a Cristina algo que definirá el resto de su vida: ¿realmente quieres llegar a ser alguien tan diferente a tu madre?

Cristina responde abordando el autobús con su madre y la abraza durante el trayecto. Finalmente, como en escena de obra de teatro, Cristina narra como un adulto que reconoce que "todo lo que es hoy" se basa en el simple hecho de que es la hija de su madre.

Reparto[editar]

Referencias[editar]