Soy Cuba

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
'Soy Cuba / Я Куба, Ya Kuba
Título Soy Cuba
Ficha técnica
Dirección
Producción Bela Fridman
Semyon Maryakhin
Miguel Mendoza
Guion Enrique Pineda Barnet
Yevgeny Yevtushenko
Fotografía Sergey Urusevsky
Protagonistas Sergio Corrieri
Salvador Wood
Ver todos los créditos (IMDb)
Datos y cifras
País(es) Cuba
URSS
Año 1964
Género Drama
Duración 141 minutos
Idioma(s) español
Ficha en IMDb

Soy Cuba es una película cubano soviética producida en 1964 por el director Mijaíl Kalatozov. La película no fue bien recibida por el público cubano ni por el ruso, y fue completamente olvidada hasta que fue redescubierta por cineastas estadounidenses 30 años después. La acrobática filmación y su idiosincrático escenario llevó a los directores como Martin Scorsese a lanzar una campaña para promover su redifusión.

Historia de la película[editar]

Justo después de la Revolución Cubana de 1959 y la caída del la dictadura de Fulgencio Batista, el gobierno socialista de Fidel Castro, aislado por los Estados Unidos tras romper relaciones diplomáticas en 1961, miró hacia la Unión Soviética en busca de apoyo audiovisual. El gobierno soviético, interesado en promocionar internacionalmente el sistema comunista, se mostró de acuerdo en financiar y apoyar el film cubano.

El director obtuvo grandes dosis de libertad para llevar a cabo su cometido; igualmente recibió mucha ayuda de ambos gobiernos. Hicieron uso de técnicas fílmicas innovadoras, tales como sumergir una cámara y añadirle lentes herméticas con un periscopio especial. En un momento dado, más de un millar de soldados fueron trasladados a un remoto lugar para filmar una escena, a pesar de que la Crisis de los misiles estaba sucediendo en ese momento.

A pesar del enorme apoyo dado, la película fue recibida fríamente por el público. En La Habana fue criticada por mostrar el lado más estereotipado de los cubanos, y en Moscú fue considerada Naïf y no lo suficientemente revolucionaria. La película no fue capaz de atravesar el muro de Berlín debido a la Guerra Fría.

Cuando la Unión Soviética se derrumbó, Yo soy Cuba era completamente desconocida. En 1992, el escritor cubano Guillermo Cabrera Infante la visionó con ocasión del Festival de cine de Telluride en el marco de una retrospectiva de su director.

El Festival de cine de San Francisco la visionó en 1993 llevando a tres profesionales del cine que tuvieron la oportunidad de ver la película al contratar a Milestone Films en Nueva York. Esta pequeña distribuidora, que ha llevado a la pantalla varias cintas perdidas u olvidadas -y lo continúa haciendo- fue receptiva. Milestone visionó una cinta sin subtítulos en VHS, tras lo cual mostró su interés por adquirir los derechos de distribución en Rusia. En 1994, un amigo invitó a Martin Scorsese a un visionado privado. Scorsese se maravilló con la cinta y cuando Milestone le contactó para solicitar su presencia en la presentación de la película, no lo dudó.

El lanzamiento fue también presentado por otro admirador de Soy Cuba, el director Francis Ford Coppola también colaboró en la presentación de 1995. Para el décimo aniversario de la película, Milestone rehabilitó el metraje de 35mm.

Proezas técnicas[editar]

Lo que más admira a las audiencias cinéfilas de esta película son las tomas largas. Inicialmente, una toma aérea de una zona rural tropical que muestra un pasaje es abruptamente interrumpida por un salto a lo alto de un hotel donde tiene lugar una toma aérea de un concurso de belleza, acompañado de áspera música pop. La cámara, usando un gran angular, se mueve entre las concursantes, va fuera del edificio, se mueve hacia abajo dos pisos hasta entrar en un club para terminar circulando entre los camareros tras la barra. Entonces gira alrededor de los camareros. Después entra en la piscina y se mueve bajo el agua, donde termina.

De hecho, la escena original fue más larga: la cámara fotográfica sale del agua, pero Kalatozov decidió cortar esta escena de la película final. Esta escena fue imitada por Paul Thomas Anderson en sus película Boogie Nights, cuando la cámara avanza alrededor de una piscina, y después se sumerge debajo del agua, y el sonido cambia, casi como Soy Cuba.

Hay también una escena notable de cuatro minutos con un plano largo que se retira lentamente de un cañaveral y una casa ardiendo. Esta escena fue incluida más tarde por Tarkovski en El sacrificio (1986).

En otra escena, la cámara sigue un ataúd en una calle abarrotada de gente. Después para y se mueve lentamente hacia arriba junto a un edificio mostrando al menos cuatro historias, hasta llegar a lo alto del edificio, desde donde filma el ataúd. Continua grabando de lado cruzando la calle por lo alto y entrando a través de una ventana en una fábrica de puros, y va derecho hacia una ventana donde los trabajadores de la tabaquera están mirando el ataúd. La cámara finalmente pasa a través de la ventana y parece flotando sobre la calle entre los edificios. Estas tomas fueron logradas montando una línea de técnicos, y pasando la cámara por debajo de la línea, de mano a mano.

Política[editar]

Todos los personajes son simples estereotipos. Aparecen en casi cada escena, en los papeles como el cliente rico de una prostituta, marineros borrachos que persiguen a mujeres, o una compañía enorme que compra una plantación de caña de azúcar. Por otra parte, debe tenerse en cuenta que en el mismo período, en los países capitalistas se retrataba a los rusos a menudo como espías malvados.

Historia[editar]

La película consiste en cuatro historias cortas sobre el sufrimiento de la gente cubana y sus reacciones, variando del asombro pasivo en la primera, a la marcha de la guerrilla después. Entre las historias, una narradora (representando “la voz de Cuba”) dice cosas tales como, “Soy Cuba, la Cuba de los casinos, pero también de la gente”.

La primera historia muestra las masas cubanas indigentes puestas en contraste con el esplendor en los casinos para estadounidenses y la prostitución en La Habana. La historia siguiente narra la quema de un campo de caña de azúcar cuando el campesino descubre que va a perder su tierra en favor de la United Fruit Company. La tercera historia describe la represión de estudiantes rebeldes en la Universidad de La Habana (que ofrece uno de los planos más largos de la cámara). La parte final muestra a granjeros que ayudan a los rebeldes en la Sierra Maestra, conduciendo en última instancia a la marcha triunfal en La Habana para proclamar el triunfo de la Revolución.

Documental[editar]

En 2005 un documental sobre la grabación de "Soy Cuba" fue lanzado con el nombre "Soy Cuba: O Mamute Siberiano" dirigido por el brasileño Vicente Ferraz. La película mira la historia de la creación de la película, explica algunas de las hazañas técnicas de la misma y hace entrevistas con mucha de la gente que trabajó en ella.