Sovietización de los Estados bálticos

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Placa en el edificio del Gobierno de Estonia en Tallin para conmemorar a los miembros del gobierno asesinados durante la sovietización.

La sovietización de los Estados bálticos se refiere a la sovietización de todas las esferas de la vida en Estonia, Letonia y Lituania cuando estuvieron bajo control de la Unión Soviética.

Tras la invasión soviética de Estonia, Letonia y Lituania en 1940, la represión fue seguida de deportaciones masivas. Las instrucciones de Serov Sobre el procedimiento para llevar a cabo la deportación de los elementos antisoviéticos de Lituania, Letonia y Estonia contenían instrucciones detalladas para los procedimientos y protocolos a observar en la deportación de nacionales bálticos.

Gobiernos de transición[editar]

Los soviets empezaron una transformación constitucional de los Estados bálticos al formar, en primer lugar, gobiernos populares transitorios.[1] Los partidos comunistas locales emergieron de la clandestinidad con 1500 miembros en Lituania, 500 en Letonia y 133 en Estonia.[2] Dirigidos por colaboradores cercanos a Stalin,[3] los partidarios comunistas locales y aquellos inmigrados desde Rusia forzaron a los presidentes y los gobiernos de los tres países a renunciar, siendo sustituidos por los gobiernos provisionales.

Los soviets no instalaron inmediatamente a los líderes virtualmente desconocidos de los diminutos partidos comunistas existentes en cada Estado. Más bien, formaron una amplia coalición de izquierda, al mismo tiempo que emisarios soviéticos presentaban listas para los miembros del gabinete.[1] En un primer momento, los gabinetes negaron cualquier intención de establecer regímenes soviéticos, menos aun la incorporación a la Unión Soviética; en su lugar, defendieron la remoción de políticos «fascistas» de sus cargos.[4] A fines de junio e inicios de julio de 1940, los gabinetes anunciaron que los partidos comunistas serían los únicos partidos políticos legales.[4] Toda actividad pública no comunista fue proscrita, mientras que los grupos políticos, sociales, ideológicos y religiosos fueron disueltos tras ser absorbidos por asociaciones comunistas.[5] Las fuerzas policíacas fueron remplazadas por milicias especialmente reclutadas.[6] Los denominados «Ejércitos populares» fueron rápidamente sovietizados en preparación para su eventual absorción en el Ejército Rojo.[6]

Referencias[editar]

  1. a b Misiunas y Taagepera, 1993, p. 20
  2. O'Connor, Kevin (2003). The history of the Baltic States. Greenwood Publishing Group. p. 117. ISBN 0313323550. 
  3. «Analytical list of documents, V. Friction in the Baltic States and Balkans, June 4, 1940 – September 21, 1940». Telegrama del embajador alemán en la Unión Soviética (Schulenburg) a la cancillería alemana. Consultado el 3 de marzo de 2007.
  4. a b Misiunas y Taagepera, 1993, p. 23
  5. Misiunas y Taagepera, 1993, p. 24
  6. a b Misiunas y Taagepera, 1993, p. 25