Solución de continuidad

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

'Solución de continuidad' es una locución adverbial que significa “interrupción”, “falta de continuidad” o “pérdida de continuidad”. Suele emplearse en forma negativa “sin solución de continuidad”, que por antagonismo quiere decir “sin interrupción” o “de manera continua”.[1]

Usos[editar]

Es una expresión relativamente confusa, poco intuitiva, por lo que a menudo se aplica de modo incorrecto con significado opuesto a lo que realmente se desea expresar.[2] Esto sucede incluso en textos universitarios.[3]

La palabra “solución” no se aplica en esta locución bajo las acepciones 2 ó 3 del Diccionario de la Real Academia Española[4] (que son respectivamente: 2. “Acción y efecto de resolver una duda o dificultad.” / 3. “Satisfacción que se da a una duda, o razón con que se disuelve o desata la dificultad de un argumento”), como podría suponerse, sino bajo las acepciones 1 y 8, a saber: 1. “Acción y efecto de disolver”. / 8. “Disolución”.

Esto se explica porque el uso más habitual de esta expresión se refiere a las heridas y a las cicatrices, que a menudo se definen como soluciones de continuidad en la piel.[5]

La expresión se emplea también en muchos otros ámbitos de expresión. Por ejemplo, en la legislación española se puede leer “El euro sucede sin solución de continuidad y de modo íntegro a la peseta como moneda del sistema monetario nacional.” (Artículo 3 . 2 de la Ley 46/1998, de 17 de diciembre, sobre introducción del euro). De acuerdo a todo lo anteriormente expuesto, esta norma determina que no hay interrupción entre la desaparición de la peseta y la entrada en vigor el euro.

Referencias[editar]