Sitio de Hulst

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sitio de Hulst
la Guerra de los Ochenta Años
Hulst 1649 Blaeu, v Duynen mr.JPG
Mapa del sitio de Hulst, por Joan Blaeu.
Fecha 1645
Lugar Hulst (actuales Países Bajos)
Resultado Victoria holandesa
Cambios territoriales Hulst es anexionado a las Provincias Unidas
Beligerantes
Bandera de los Países Bajos Provincias Unidas Bandera de España España
Comandantes
Federico Enrique de Orange-Nassau Jacques de Haynin du Cornet
Fuerzas en combate
12.500 infantería
2.500 caballería
20 piezas de artillería
2.500 infantería
250 caballería

El sitio de Hulst de 1645 fue el último gran asedio de la Guerra de los Ochenta Años. Las tropas de las Provincias Unidas de los Países Bajos bajo el mando del estatúder Federico Enrique de Orange-Nassau conquistaron la ciudad fortificada tras cuatro semanas de asedio.

La batalla[editar]

Federico Enrique, al mando de 4.500 soldados de infantería y 5 piezas de artillería atacó por el lado este de la ciudad, donde trabó combate con 1.500 soldados de los tercios españoles encargados de la defensa. Tras 10 días de batalla, los ejércitos españoles habían perdido 1.000 hombres, por 400 bajas holandesas, y el control de la parte oriental de la ciudad estaba en manos holandesas.

Aprovechando el éxito del avance holandés por el este, Federico Enrique envió 1.000 efectivos de caballería a reforzar este frente, e inició el ataque hacia el centro de la ciudad. La caballería española, saliendo al contraataque, fue emboscada y casi aniquilada por las fuerzas holandesas. Tras 18 días de intenso fuego de artillería el comandante español de la plaza presentó su rendición.

Consecuencias[editar]

El ejército holandés capturó Hulst con unas pérdidas mínimas, a diferencia de otros asedios de la guerra de Flandes, en los que las bajas de las tropas atacantes fueron muy superiores a las de las fuerzas sitiadas. Los holandeses perdieron 1.500 soldados de infantería y 100 de caballería; los españoles tuvieron 2.000 bajas de infantería y 225 de caballería; el resto del ejército español fue capturado y el mando español fue ejecutado.

El sitio de Hulst sería el último gran asedio de la guerra que las fuerzas holandesas habían venido manteniendo contra los tercios españoles desde hacía casi ochenta años; tres años después la firma del tratado de Münster, en el que se reconocería la independencia de las Provincias Unidas del Imperio español, pondría fin a la guerra.