Sitio de Busán

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

El Sitio de Busan fue una batalla qur tuvo lugar en Busan el 13 y 14 de abril de 1592, entre fuerzas coreanas y japonesas. Junto a la Tadaejin, Busan fue el sitio de la primera batalla de la Guerra Imjin. Esta batalla marcó el comienzo de una larga y terrible guerra en la Península de Corea.

Preludio[editar]

Para establecer una cabeza de playa y el control sobre las playas de Busan, se planeó una estrategia basada en el conocimiento de la zona de Sō Yoshitoshi. Esta estrategia consistía en la división de las fuerzas y el lanzamiento de ataques simultáneos contra el castillo principal y los fuertes subsidiarios de la bahía de la Tadaejin y Seyungpo.

En la mañana muy temprano del 24 de mayo de 1592, Sō Yoshitoshi atacó dentro de la muralla central de Busan, mientras Konishi Yukinaga dirigía el asalto sobre el fuerte costero de Tadaejin.

Los japoneses abrumaron las defensas coreanas al escalar los muros, abrigados por el fuego de los arcabuces. Esta nueva tecnología destruyó a los coreanos en la muralla. Una y otra vez los japoneses ganarían las batallas con el empleo de los arcabuces (Corea no comenzaría a entrenarse con estos protomosquetes hasta que el General coreano Kim Shi-min los reprodujo para la armada coreana).

Los coreanos se retiraron hasta la segunda línea de defensa después del ataque sorpresa de So Yoshitoshi. El General Chŏng Pal (Hangul: 정발, Hanja :鄭撥) reagrupó a los arqueros coreanos y estos contraatacaron. Hasta ese momento, los coreanos habían retrocedido hasta la tercera línea de defensa. Después de horas de combate los coreanos se quedaron sin flechas. Los japoneses habían tomado pérdidas y se habían reagrupado para atacar otra vez.

El General Chŏng Pal fue alcanzado por un disparo y murió. La moral decayó entre los soldados coreanos y el castillo principal fue tomado alrededor de las nueve de la mañana, y casi toda la fuerza combatiente de Busan fue eliminada. Los japoneses masacraron a los sobrevivientes combatientes y no combatientes. Ni siquiera los animales se salvaron. Yoshitoshi ordenó a sus soldados destruir y quemar todas las cosas de valor que encontraran.

La armada japonesa ocupaba ahora Busan. Durante muchos años Busan sería un lugar estratégico de suministros para los japoneses. Los japoneses continuaron suministrando tropas y alimentos a través del mar hacia Busan, hasta que el Almirante Yi Sun-sin atacó con su flota el lugar.

Consecuencias[editar]

Con la caída del castillo de Busan, la Primera División del Ejército Japonés completó su primer objetivo, pero había una cosa más que hacer para asegurar su cabeza de playa, porque a unas cuantas millas al norte se encuentra situada la fortaleza de Dongnae. Al siguiente día, muy temprano, Sō Yoshitoshi atacó con sus tropas la fortaleza montañosa de Dongnae.

Esta serie de ataques relámpago marcaron el principio de las Guerra de Siete Años.