Sistema muscular

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sistema muscular
Bougle whole2 retouched.png
Vista frontal del sistema muscular del varón humano en una ilustración del siglo XIX.
Latín [TA]: musculi
[TA]: systema musculare
TA A04.0.00.000
TH H3.03.00.0.00001
Función
  • Sostén de los órganos internos.
  • Movimiento del cuerpo.
Estructuras
básicas
Músculos
[editar datos en Wikidata ]

El sistema muscular permite que el esqueleto se mueva, se mantenga firme y estable y también da forma al cuerpo. En los vertebrados los músculos son controlados por el sistema nervioso, aunque algunos músculos (tales como el cardíaco) pueden funcionar de forma autónoma. Aproximadamente el 40% del cuerpo humano está formado por músculos, es decir, que por cada kg de peso total, 400 g corresponden a tejido muscular.

Funciones del sistema muscular[editar]

El sistema muscular es responsable de las siguientes funciones :

  • Locomoción: efectuar el desplazamiento de la sangre y el movimiento de las extremidades.
  • Actividad motora de los órganos internos: el sistema muscular es el encargado de hacer que todos nuestros órganos desempeñen sus funciones, ayudando a otros sistemas, como por ejemplo, al sistema cardiovascular o al sistema digestivo.
  • Información del estado fisiológico: por ejemplo, un cólico renal provoca contracciones fuertes del músculo liso, generando un fuerte dolor que es signo del propio cólico.
  • Mímica: el conjunto de las acciones faciales o gestos que sirven para expresar lo que sentimos y percibimos.
  • Estabilidad: los músculos, junto a los huesos, permiten al cuerpo mantenerse estable mientras permanece en estado de actividad.
  • Postura: el sistema muscular da forma y conserva la postura. Además, mantiene el tono muscular (tiene el control de las posiciones que realiza el cuerpo en estado de reposo).
  • Producción de calor: al producir contracciones musculares se origina energía calórica.
  • Forma: los músculos y tendones dan el aspecto típico del cuerpo.
  • Protección: el sistema muscular sirve como protección para el buen funcionamiento del sistema digestivo y de otros órganos vitales.

Componentes del sistema muscular[editar]

El sistema muscular está formado por músculos y tendones.

Músculos[editar]

Músculos esqueléticos del brazo durante una contracción: bíceps braquial -izquierda, a la izquierda- y tríceps braquial -derecha, a la derecha-. El primero flexiona el brazo, y el segundo lo extiende. Son músculos antagonistas.

La principal función de los músculos es contraerse y elongarse, para así poder generar movimiento y realizar funciones vitales. Se distinguen tres grupos de músculos, según su disposición:

  • El músculo esquelético
  • El músculo liso
  • El músculo cardíaco

Músculo estriado (esquelético)[editar]

El músculo estriado es un tipo de músculo que tiene como unidad fundamental el sarcómero y que , al verse a través de un microscopio, presenta estrías, que están formadas por las bandas claras y oscuras alternadas del sarcómero. Está formado por fibras musculares en forma de huso, con extremos muy afinados, y más largas que las del músculo liso. Es responsable del movimiento del esqueleto, del globo ocular y de la lengua.

Músculo liso[editar]

El músculo liso, también conocido como visceral o involuntario, se compone de células en forma de huso que poseen un núcleo central que se asemeja en su forma a la célula que lo contiene; carece de estrías transversales aunque muestra ligeramente estrías longitudinales. El estímulo para la contracción de los músculos lisos está mediado por el sistema nervioso vegetativo autónomo. El músculo liso se localiza en los aparato reproductor y excretor, en los vasos sanguíneos, en la piel y en los órganos internos

Existen músculos lisos unitarios, que se contraen rápidamente (no se desencadena inervación), y músculos lisos multiunitarios, en los cuales las contracciones dependen de la estimulación nerviosa. Los músculos lisos unitarios son como los del útero, uréter, aparato gastrointestinal, etc.; y los músculos lisos multiunitarios son los que se encuentran en el iris.

Músculo cardíaco[editar]

El músculo cardíaco (miocardio) es un tipo de músculo estriado que se encuentra en el corazón. Su función es bombear la sangre a través del sistema circulatorio por el sistema: contracción-eyección.

El músculo cardíaco generalmente funciona de manera involuntaria y rítmica, sin estimulación nerviosa. Es un músculo miogénico, es decir, autoexcitable.

Las fibras estriadas y con ramificaciones del músculo cardíaco forman una red interconectada en la pared del corazón. El músculo cardíaco se contrae automáticamente a su propio ritmo, unas 100.000 veces al día. No se puede controlar conscientemente. Sin embargo, su ritmo de contracción está regulado por el sistema nervioso autónomo, dependiendo de si el cuerpo está activo o en reposo.

Clasificación de los músculos según la forma en que sean controlados[editar]

  • Voluntarios: controlados por el individuo.
  • Involuntarios o viscerales: dirigidos por el sistema nervioso central.
  • Autónomo: su función es contraerse regularmente sin detenerse.
  • Mixtos: músculos controlados por el individuo y por el sistema nervioso, como por ejemplo, los párpados.

Los músculos están formados por una proteína llamada miosina, que se encuentra en todo el reino animal e incluso en algunos vegetales que poseen la capacidad de moverse. El tejido muscular se compone de una serie de fibras agrupadas en haces o masas primarias y envueltas por la aponeurosis, una especie de vaina o membrana protectora, que impide el desplazamiento del músculo. Las fibras musculares poseen abundantes filamentos intraprotoplasmáticos llamados miofibrillas, que se ubican paralelamente a lo largo del eje mayor de la célula y ocupan casi toda la masa celular. Las miofibrillas de las fibras musculares lisas son aparentemente homogéneas, pero las del músculo estriado presentan zonas de distinta refringencia, debido a la distribución de los componentes principales de las miofibrillas, las proteínas de miosina y actina.

La forma de los músculos[editar]

Músculo pectoral con forma de abanico y bíceps con forma fusiforme.

Cada músculo posee una determinada estructura, según la función que realice. Entre ellas encontramos:

  • Fusiformes: músculos con forma de huso. Son gruesos en su parte central y delgados en los extremos.
  • Planos y anchos: son los que se encuentran en el tórax (abdominales) y protegen los órganos vitales ubicados en la caja torácica.
  • Abanicoides o abanico: los músculos pectorales o los temporales de la mandíbula.
  • Circulares: músculos en forma de aro. Se encuentran en muchos órganos y tienen la función de abrir y cerrar conductos. Por ejemplo, el píloro o el orificio anal.
  • Orbiculares: músculos semejantes a los fusiformes, pero con un orificio en el centro. Sirven para cerrar y abrir otros órganos. Por ejemplo, los labios y los ojos

Funcionamiento[editar]

Movimiento de contracción del bíceps.

Los músculos son asociados generalmente con funciones obvias como el movimiento, pero en realidad son también los que nos permiten impulsar la comida por el sistema digestivo, respirar y hacer circular a la sangre.

El funcionamiento del sistema muscular se puede dividir en 3 procesos: uno voluntario, a cargo de los músculos esqueléticos; otro involuntario, realizado por los músculos viscerales; y un último proceso que es el de los músculos cardíacos y del funcionamiento autónomo.

Los músculos esqueléticos permiten caminar, correr, saltar, etc.; en fin, facultan una multitud de actividades voluntarias. Los músculos involuntarios se desempeñan de manera independiente a nuestra voluntad pero son vigilados por el sistema nervioso. El proceso autónomo se lleva a cabo en el corazón, órgano compuesto de músculos cardíacos. La función de este tejido es contraerse miles de millones de veces, soportando la fatiga y el cansancio; si no, el corazón se detendría.

Cuidado del sistema muscular[editar]

Para mantener el sistema muscular en buenas condiciones se debe tener una dieta equilibrada, con dosis justas de glucosa, que es la principal fuente energética de nuestros músculos. Se debe evitar el exceso en el consumo de grasas, ya que estas no se metabolizan completamente, produciendo sobrepeso. Para rutinas de ejercicios físicos prolongados, se necesita una dieta rica en azúcares y vitaminas.

Además de una alimentación saludable se recomienda el ejercicio físico. El ejercicio muscular hace que los músculos trabajen y se desarrollen, aumentando su fuerza y volumen, adquiriendo elasticidad y contractilidad, resistiendo mejor a la fatiga. También beneficia el desarrollo del esqueleto, ya que lo robustece, fortalece y modela. Debido a la tracción que los músculos ejercen sobre los huesos, si los ejercicios son correctamente practicados, perfeccionan la armonía de las líneas y curvas. El ejercicio ayuda al desempeño de los órganos: aumenta el volumen torácico y mejora la respiración y la circulación sanguínea, ampliando el tamaño de los pulmones y del corazón. Otro efecto del ejercicio físico es que provoca un aumento considerable en el apetito, favoreciendo la digestión y la asimilación de los alimentos.

El uso de pesas durante la pubertad sería una idea fatal, ya que podría causar mas daños que beneficios, porque en esas edades los músculos empiezan a formarse y esto podría generar atrofias o distrofias musculares.

Enfermedades[editar]

Desgarro muscular.

Las enfermedades que afectan al sistema muscular pueden ser producidas por algunos virus que atacan directamente al músculo. También se experimentan dolencias por cansancio muscular, posturas inadecuadas, ejercicios bruscos o accidentes.

Algunas enfermedades y dolencias que afectan al sistema muscular son:

  • Desgarro: ruptura del tejido muscular.
  • Calambre: contracción espasmódica involuntaria que afecta a los músculos superficiales.
  • Esguince: lesión producida por un daño moderado o total de las fibras musculares.
  • Distrofia muscular: degeneración de los músculos esqueléticos.
  • Atrofia: pérdida o disminución del tejido muscular.
  • Hipertrofia: crecimiento o desarrollo anormal de los músculos, que produce en algunos casos serias deformaciones. No obstante, la hipertrofia muscular controlada es uno de los objetivos del Fisicoculturismo.
  • Poliomielitis: conocida comúnmente como polio. Es una enfermedad producida por un virus, que ataca al sistema nervioso central y ocasiona que los impulsos nerviosos no se transmitan y las extremidades se atrofien.
  • Miastenia gravis: es un trastorno neuromuscular. Se caracteriza por una debilidad del tejido muscular y la presencia de un componente ácido en el sistema muscular.

Músculos en orden alfabético[editar]

Miscelánea[editar]

E. Sandow, Forzudo y Fisicoculturista, mostrando uno de sus bíceps.
  • El fisicoculturismo (del francés culturisme) es una disciplina utilizada para el desarrollo de las fibras del sistema muscular mediante la combinación de ejercicio físico como el levantamiento de peso, aumento de la ingesta calórica y descanso, para desarrollar una gran musculatura y un cuerpo bien definido y voluminoso.
  • Para lograr la relajación del cuerpo y aliviar las contracturas y tensiones del sistema muscular, existen numerosas técnicas de masaje que en muchos países se estudian a nivel universitario bajo el título de kinesiología.
  • En el cuerpo humano masculino, los músculos representan entre un 40 y un 50% del peso corporal, en la mujer representan entre un 30% y un 40%. El músculo más grande es el Trapecio y el Dorsal Ancho de la espalda a partes iguales, y el más pequeño el estribo (hueso) en el sistema auditivo. El más largo es el Sartorio, que se origina en la espina ilíaca anterosuperior y llega a insertarse en la superficie anterior de la tibia hasta el tubérculo de la tibia. Cuando caminamos, utilizamos al mismo tiempo más de 200 músculos diferentes. El músculo más rápido del cuerpo es el de los párpados, capaz de abrirse y cerrarse hasta 5 veces por segundo. El músculo más fuerte es el masetero, que pese a que mide sólo 5 cm, puede desarrollar una fuerza de más de 4 kN . El músculo que más se desarrolla es el miometrio, cuyas fibras pasan de tener una longitud de 3 micras a 500 micras en el momento del parto.
  • El cansancio muscular se origina en la producción de ácido láctico, sumado al trabajo muscular excesivo, que supone requerimientos mayores de glucosa y oxígeno.
  • Un mineral fundamental en el trabajo muscular es el magnesio, cuyo requerimiento diario en un adulto oscila entre 310 y 420 mg. Si bien el exceso de magnesio es tóxico, la carencia del mismo produce inconvenientes en el funcionamiento muscular que suelen presentar sus primeros síntomas a través de calambres. El mineral imprescindible en la contracción muscular es el "calcio", puesto que sin el ATP no se disocia en ADP y pirofosfato y la miosina no se ancla a la actina (ciclo contráctil).
  • Aunque solemos asociar a los músculos con el movimiento, por lo general pensamos solamente en las funciones obvias; en realidad, los músculos también son los que nos permiten impulsar la comida por el sistema digestivo, respirar y hacer circular a la sangre.
  • Una técnica singular - y por otro lado libre de riesgos - para reducir los síntomas de un calambre consiste en mantener durante varios segundos un pellizco sobre la boca, en el labio superior.[1] Esto puede tener relación con la manipulación del sistema nervioso que practican técnicas como la dígitopuntura.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]

  • Rouviére, Henri (1968). Anatomía humana descriptiva y topográfica. Madrid:Casa Editorial Bailly-Bailliere S.A. OCLC 45816081. 
  • Testut,, L; Latarjet, M. (1965). Tratado de anatomía humana. Tomo I;Osteología-Artrología-Miología. Barcelona:Salvat Editores S.A. OCLC 57025323. 
  • Vallés Iglesias, Alejandro (1980). La ciencia de la vida, un milagro de la naturaleza. Barcelona : Editorial Ramón Sopena. ISBN 84-303-0786-9 OCLC 11455854. 
  • Parker, Steve (1997). The human body. «Traducción de Antonio Avaria de la Fuente». Santiago : Editorial Zig-Zag. ISBN 956-12-1217-X. 
  • Jiménez Rodríguez, Julieta (2012). Hombre y Salud. «Antología Universitaria UAEMex». México : Editorial Universitaria. ISBN 978-607-422-215-9. 

Enlaces externos[editar]