Sistema de captación de agua de lluvias

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Pozo artificial para captar de la lluvia y almacenarla para uso en el futuro en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey, Campus Ciudad de México.

Un sistema de captación de agua de lluvia consiste en la recolección o acumulación y el almacenamiento de agua precipitada, para ser utilizada posteriormente para cualquier uso.

Un sistema básico de captación de agua está compuesta por: captación, recolección-conducción y almacenamiento.

La viabilidad técnica y económica dependerá de la pluviosidad de la zona de captación y del uso que se le dé al recurso agua. Aun así, aquellos lugares del mundo con alta o media precipitación son los candidatos más atractivos donde implementar el sistema.

Prefactibilidad[editar]

P_{disp} = \frac {V_{req}} {AC}

Donde:

P_{disp}: Pluviometría promedio anual medida en la zona donde se pretende implementar la captación de agua de lluvia.[nota 1]

V_{req}: Volumen requerido.

AC: Área de captación necesaria.

En otras palabras, el área de captación necesaria será:

AC = \frac {V_{req}} {P_{disp}}

Captación de agua de lluvia como complemento[editar]

En algunas situaciones las aguas superficiales o subterráneas disponibles tienen una calidad muy alejada de los límites establecidos para considerarlas potable, sobre todo cuando presentan presencia de metales pesados como el plomo, mercurio cromo u otras sustancias dañinas para la salud. En estos casos se puede recurrir a la captación de agua de lluvia en forma restringida para ser usada para consumo directo, para beber y para cocinar alimentos. En general se considera que las necesidades para estos fines se limita a 4 a 6 litros por habitante y por día, mientras que el consumo total de agua es muy superior llegando incluso a superar los 100 litros por habitante y por día.

Sistema de captación de agua de lluvia en Gibraltar.

Ejemplos notorios de captación de aguas de lluvia[editar]

Aljibes en el Imperio Romano[editar]

En la antigüedad, en los territorios del Imperio Romano donde el clima era semiárido, como en la península ibérica y la misma Roma, se construyeron grandes depósitos subterráneos donde el agua de lluvia se iba almacenando para ser utilizada posteriormente, siendo un sistema fácil y sensato para el consumo humano o agrícola.[1] (un-aprovisionamiento-tradicional-de-agua-en-el-sureste-ibrico--los-aljibes-0). Este mismo sistema permitió hacer más llevadero el tiempo de secas, ya que el agua se recolectaba en depósitos especiales para ser almacenada. En la actualidad todavía se tienen vestigios de los aljibes, donde se pueden conocer las técnicas que fueron utilizadas para su construcción, y se siguen descubriendo estas grandes obras hidráulicas, principalmente en la capital de Italia.[2]

Gibraltar[editar]

Planchas que cubren un tramo de la pendiente oriental del Peñón, lugar especialmente castigado por las lluvias, constituyeron el sistema para conseguir agua potable, ya que Gibraltar carece de ríos o manantiales propios; el agua de lluvia era canalizada desde allí hacia unos enormes depósitos enterrados. Este sistema, aunque efectivo, llegó a resultar insuficiente, por lo que actualmente la mayor parte del agua para consumo humano se obtiene por medio de la desalinización de agua de mar.

Sistemas de captación de lluvia como solución a la escasez de agua en la Ciudad de México[editar]

El que se recolecte el agua de lluvia puede ayudar a los hogares a ser autosuficientes en zonas en las que no hay conexión a las redes municipales, o inclusive para contribuir al ahorro del vital líquido y disminuir la demanda sobre el suministro público, además que protege el flujo de los ríos o las aguas subterráneas, ya que disminuye la necesidad de extraerla de fuentes naturales. En el siglo XXI, en la Ciudad de México, donde la infraestructura para llevar el agua potable a toda la población no es suficiente, debido al difícil acceso a los asentamientos poblacionales, aunado a la escasez debido a que es donde se concentra la mayor parte de población en el país, la cultura de la captación de agua de lluvia ha empezado a ser una solución real para sus habitantes, donde gracias a este método cuentan con agua durante la temporada pluvial, que es de casi seis meses al año.[3][4]


Véase también[editar]

Notas[editar]

  1. Al calcularse el área de captación con la lluvia media medida en un largo período aseguramos que mediamente en el 50% de los años se captara el agua necesaria o más, y en el 50% de los años se tendrá déficit. Si se quiere tener una mayor seguridad de captar el agua necesaria deberá tomarse, en lugar de la precipitación media una precipitación anual que tenga una probabilidad mayor de ocurrir, en otras palabras una precipitación con una permanencia mayor.

[[Categoría:Tecnologías] Así que cuida muchísimo el agua, tal vez en 10 años no haya.