INTA SIVA

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
SIVA
SIVA-2.JPG
SIVA en el desfile de las fuerzas armadas.
Tipo Vehículo aéreo no tripulado
Fabricante Bandera de España INTA
Introducido 2006
Estado Activo
Usuario Bandera de España España
N.º construidos 4
Coste del programa 150 millones de [1]
Coste unitario sobre 29 millones de cada sistema (Estimado)
Desarrollado en INTA Milano
INTA ALO
[editar datos en Wikidata]

El Sistema Integrado de Vigilancia Aérea (SIVA) es un sistema desarrollado por el Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial (INTA) Esteban Terradas (en España), y consiste en un UAV (unmanned aerial vehicle: avión sin piloto) y una estación de control en tierra.[2] [3]

Historia[editar]

En 1988 el INTA —con la perspectiva de tener que desarrollar un sistema de vigilancia del campo de batalla nacional— comenzó la ingeniería I+D que culmina casi 18 años más tarde (a finales de 2006) con la entrega de cuatro aviones sin piloto al Ejército de Tierra Español.

La utilidad de los aviones sin piloto es que ninguna guerra podrá ganarse sin el dominio del aire. Sea para negar el poder aéreo enemigo, para poder lanzar ataques tácticos o estratégicos, o para poder observar los movimientos del enemigo, el dominio del aire es imprescindible para poder ejercer el poder sobre tierra. Ninguna actuación sobre territorio enemigo podrá tener éxito sin que previamente se haya asegurado el espacio aéreo sobre él (esta premisa no excluye otra: sin la intervención del ejército de tierra es imposible la ocupación —si es que de ocupación se trata— del territorio enemigo).

Una de las misiones que la aviación puede desarrollar es la observación de los movimientos del rival. Esa observación ha sido tradicionalmente encomendada a la aviación de caza, esto es, aviones cazabombarderos dotados de potentes cámaras capaces de detectar movimientos de las fuerzas contrarias. No obstante, ello presenta un claro inconveniente: la imposibilidad de que un piloto pueda permanecer durante largos períodos de tiempo sobre territorio enemigo sin correr el riesgo de ser derribado, con la consiguiente pérdida de vidas y material, pero también el agotamiento que misiones de larga duración como son las de observación, producen en los propios pilotos y el material. Por ello, para evitar la pérdida de vidas humanas, para minimizar las pérdidas aceptables, se desarrollaron a finales de los años sesenta los primeros prototipos de aviones sin piloto (en Israel y EE. UU.).

España ha desarrollado una tecnología propia y consistente que ha sido obra del INTA. Los UAV españoles pueden permanecer más de 7 horas en el aire, desplegarse más de 150 km del punto de despegue y pueden llevar diferente tipo de carga útil en función de la misión a desarrollar (sensores de visión nocturna, sensores infrarrojos, radares de apertura sintética en desarrollo, etc). En 2013 el SIVA fue dotado con un sistema automático de aterrizaje y despegue.[4]

Lo que hace del SIVA un sistema verdaderamente singular es la capacidad de operar sin intervención humana, esto es: una vez fijados los parámetros de la misión, el ordenador de a bordo cumpliría la misma con total independencia del factor humano.

Un paso más en este sentido, será el desarrollo de los UCAV (aviones de combate sin piloto), en los cuales la misión de observación puede ser complementada con otra de ataque con misiles.

Especificaciones técnicas[5] [editar]

Características generales

  • Tripulación: 0
  • Carga: 100 Kg (40 carga útil, 60 combustible)
  • Longitud: 4 m
  • Envergadura: 5,8 m
  • Altura: 1,15 m (sin tren de aterrizaje) 1,6 (con tren de aterrizaje
  • Superficie alar: 3 m
  • Peso máximo al despegue: 300 kg
  • Planta motriz: 1× Rotax.
  • Diámetro de la hélice: (½) 1.35 m

Rendimiento


Referencias[editar]

Véase también[editar]

Desarrollos relacionados

Aeronaves similares

Listas relacionadas