Sinfonía n.º 5 (Sibelius)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Sinfonía n.º 5 en mi bemol mayor, op. 82, es una obra para orquesta en tres movimientos compuesta por Jean Sibelius. Aunque Sibelius escribió tres versiones de la sinfonía la más conocida e interpretada actualmente data de 1919 y fue estrenada por el propio compositor y la Orquesta de la Ciudad de Helsinki el 24 de noviembre de 1919.

Sibelius recibió por parte del gobierno finés la comisión de escribir una sinfonía para celebrar su quincuagésimo aniversario, que fue declarado día de fiesta nacional en Finlandia. El músico completó el encargo en 1915 pero revisó el material en 1916 y de nuevo en 1919. La primera versión fue estrenada por el propio autor con la Orquesta de la ciudad de Helsinki el día de su aniversario, el 8 de diciembre de 1915. La segunda versión, que ha sobrevivido sólo parcialmente, fue estrenada por la Orquesta de Turun Soitannollinen Seura en Turku un año después. La primera grabación de la sinfonía la dirigió Robert Kajanus con la London Symphony Orchestra para el sello HMV en 1932.

La obra está orquestada para 2 flautas, 2 oboes, 2 clarinetes, 2 fagotes, 2 trompas, 2 trompetas, 2 trombones, timbales y cuerdas.

Estructura[editar]

La pieza llama la atención por estar dividida en tres movimientos, en vez de los usuales cuatro, y por la estructura propia de cada movimiento:

  1. Tempo molto moderato - Allegro moderato (ma poco a poco stretto) - Vivace molto - Presto - Più Presto
  2. Andante mosso, quasi allegretto - Poco a poco stretto - Tranquillo - Poco a poco stretto - Ritenuto al tempo I
  3. Allegro molto - Misterioso - Un pochettino largamente - Largamente assai - Un pochettino stretto

Respecto al tempo la sinfonía es simétrica: el primer movimiento empieza con tempo lento pero termina con un rápido "scherzo". El segundo movimiento no es realmente ni lento ni rápido; forma un calmado "intermezzo". Por último, el tercer movimiento se inicia con un tempo rápido pero termina lento. Por lo general, dura poco más de treinta minutos.

Sibelius tenía la intención de dividir el primer movimiento en dos partes separadas, pero logró unirlas. Así, el movimento se inicia con una llamada de las trompas que contiene gran parte del material musical de la obra. Aunque está escrito en forma sonata, no hay concordancia respecto a su análisis musical. Varios críticos han tenido opiniones distintas respecto a las divisiones formales del movimiento (ver Cecil Gray (1935), Gerald Abraham (1947), Simon Parmet (1955), Robert Layton (1965) y Hepokoski (1993)). Se suelen contrastar aspectos como la separación en dos movimientos, la existencia de dos exposiciones, cómo describir funcionalmente el scherzo y el trío, y la ubicación exacta del comienzo de la recapitulación y la coda.

El sereno segundo movimiento es una serie de variaciones sobre un tema de flauta que se escucha al principio en las cuerdas, interpretado en pizzicato. Con invocaciones de las maderas, el aire del movimiento es dulce y alegre.

El tercer movimiento comienza con una rápida melodía en las cuerdas, interpretado en tremolando. Luego de su desarrollo, se presenta un motivo balanceante en las trompas, que se dice fue inspirado por el canto de los cisnes. Sobre este motivo Sibelius asigna a las flautas y cuerdas una de sus más famosas melodías. Ambas melodías y el motivo son desarrolladas, hasta que en la sección, el motivo regresa de forma majestuosa en la tonalidad principal. La sinfonía termina con una de sus ideas más originales, seis acordes de la cadencia final, separados por un silencio.