Sinfonía n.º 2 (Ives)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Sinfonía n.º 2 de Charles Ives fue escrita entre 1897 y 1901. Tiene cinco movimientos y dura aproximadamente 40 minutos.

La obra está orquestada para piccolo, 2 flautas, 2 clarinetes, 2 oboes, 2 fagots, contrafagots, 4 cornos, 2 trompetas, 3 trombones, tuba, timbales, triángulo, tarola, bombo y cuerdas.

En un testamento a los disciplinados poderes de invención de Ives. La obra parte de la estructura sinfónica convencional en cuatro movimientos, ya que ésta ha sido modificada por la inserción del Lento maestoso como introducción al Allegro molto vivace.

Si bien la obra fue compuesta cuando Ives tenía alrededor de 20 años, tuvo que esperar medio siglo para ser estrenada durante un concierto de la Filarmónica de Nueva York de 1951, dirigida por Leonard Bernstein. Aquel estreno terminó con un caluroso aplauso al que Ives respondió con ambivalencia. De hecho, no asistió al concierto en persona. Sin embargo, fue llevado a una casa vecina por sus familiares y amigos para escuchar la transmisión radial en vivo. La ejecución en vivo de la obra fue pospuesta durante mucho tiempo debido a que Ives estaba aislado del ambiente musical académico estadounidense. Desde que estudiaba con Horatio Parker en Yale, Ives sufrió la desaprobación del entorno musical otrodoxo al sobrepasar los límites de sus estructuras clásicas europeas, para crear nuevos paisajes sonoros que recordaban la práctica musical naciente de su natal Nueva Inglaterra.

Como otras composiciones de Ives que homenajean la herencia europea y estadounidense, la Segunda Sinfonía nunca cita fielmente melodías populares estadounidenses como "Columbia, the Gem of the Ocean", "Camptown Races", "Long, Long Ago" y "America the Beautiful", pero las desarrolla y transforma en temas amplios e interesantes. Incluso, dentro de la obra existe una versión connotada de las notas iniciales de la Quinta Sinfonía de Beethoven, una reinstrumentación de una parte perteneciente a la Primera Sinfonía de Brahms y referencias en el primer movimiento a varios chorales de Bach. Esta obra es un precedente para otra composición esencial de la música académica del siglo XX, la Sinfonía del compositor italiano Luciano Berio: el tercer movimiento de su obra usa técnicas de citas musicales similares a las que Ives usa en el Finale.

El estreno de Bernstein y subsecuentes interpretaciones han sido criticadas al extremo por tomarse muchas libertades con la partitura. Aunque aquella de 1951 contenía miles de errores, según los informes Bernstein hizo también un corte sustancial al finale, ya que ignoró las indicaciones de tempo de Ives y prolongó el discorde a la "Bronx cheer" conclusivo. Muchos directores y públicos, influidos por el ejemplo de Bernstein, han apreciado entusiastamente la últimas de estas prácticas como uno de los sellos característicos de la obra. En el 2000, la Charles Ives Society preparó una edición crítica oficial de la partitura y autorizó una grabación por Kenneth Schermerhorn y la Orquesta Sinfónica de Nashville que se adhiriera más estrechamente a las intenciones de Ives.

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]