Sinfonía n.º 10 (Beethoven/Cooper)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda

La Sinfonía n.º 10 en mi bemol mayor de Ludwig van Beethoven es una obra hipotética. El musicólogo Barry Cooper la reconstruyó a partir de esbozos y fragmentos, lanzando dos grabaciones en 1988, una de ellas dirigida por Wyn Morris[1] y la otra por Walter Weller. Cooper rehizo el primer movimiento que consiste en un Andante en mi bemol mayor que engloba en el centro un Allegro en do menor. Cooper afirma haber encontrado además esbozos para un Scherzo que no han sido desarrollados lo suficiente como para recrear una versión que pueda ser interpretada.

Más tarde el compositor alemán Gerd Prengel realizó un intento para desarrollar estos esbozos del Scherzo para lograr un movimiento sinfónico completo; pero no se ha realizado ningún interpretación al público de esta pieza.

Beethoven nunca completó su Décima Sinfonía. Tras completar su Novena Sinfonía, destinó todas sus energías a la composición de cuartetos de cuerdas, aunque existen referencias contemporáneas en alguna obra de la pieza orquestal; supuestamente tocó alguna de sus ideas para la pieza para su amigo Karl Holz. Tiempo antes, entre 1814 y 1815, Beethoven también comenzó a esbozar un Sexto Concierto para piano en re mayor, Hess 15. (A diferencia de esta sinfonía putativa, el primer movimiento de este concierto fue escrito en su mayor parte y una reconstrucción de Nicholas Cook se ha interpretado y grabado.)

El hecho de llamar a la obra de Cooper la Décima Sinfonía ha resultado ser muy controvertida, dado que no puede probarse que todos los esbozos montados fueran intención de ser parte de la misma pieza. Cooper sostiene que encontró unos cincuenta fragmentos separados que tejió para formar el movimiento de la sinfonía.

A pesar de que la obra sigue siendo controvertido, hay consenso en que Beethoven tenía intención de completar otra sinfonía. Existen numerosas referencias a ello en su correspondencia. En un principio había planeado que su Novena Sinfonía fuera totalmente instrumental, siendo el Himno de la Alegría una cantata separada y la Décima Sinfonía que concluyera con una obra vocal diferente.

La Primera Sinfonía de Johannes Brahms a veces es denominada como la «Décima Sinfonía de Beethoven», tras un comentario de Hans von Bülow.[2] [3] Tanto la obra de Brahms como la realización de Cooper en base a los esbozos presentan Allegros en la tonalidad de do menor y 6/8.

Referencias[editar]

  1. Beethoven: First Recording of Symphony No. 10 in E flat, 1st movement; London Symphony Orchestra conducted by Wyn Morris; Carlton Classics; ASIN: B000003YPG
  2. David Lee Brodbeck, Brahms: Symphony No. 1. Cambridge: Cambridge University Press (1997): 86. "Bülow, formerly allied with Liszt and Wagner in the New German School, understood the musico-political climate of the day as well as anyone, and his reference to the "Tenth Symphony" ... could only have been calculated to incense. ... Bülow seems to be implying here that it was Brahms, not the Bayreuth master [Richard Wagner], who could rightfully claim Beethoven's mantle."
  3. Norman del Mar, Conducting Brahms. Oxford: Oxford University Press (1993): 1. "And when at last he [Brahms] allowed it [his Symphony No. 1] to appear, he was very tetchy over the admittedly banal remarks about it being Beethoven's Tenth."

Enlaces externos[editar]