Síndrome metabólico

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sindrome metabolico»)
Saltar a: navegación, búsqueda
Síndrome metabólico
Central Obesity 008.jpg
Las alteraciones del síndrome metabólico se encuentran muy influidas por el estilo de vida y los hábitos de alimentación.[1]
Clasificación y recursos externos
CIE-9 277.7
OMIM 605552
DiseasesDB 31955
MedlinePlus 007290
PubMed Buscar en Medline mediante PubMed (en inglés)
MeSH D024821
Sinónimos
Síndrome de Reaven. Síndrome de resistencia a la insulina.
Síndrome metabólico X.
Wikipedia no es un consultorio médico Aviso médico 
[editar datos en Wikidata]

Se denomina síndrome metabólico (también conocido como síndrome X, síndrome plurimetabólico, síndrome de insulinorresistencia, síndrome de Reaven o CHAOS en Australia) a la conjunción de varias enfermedades o factores de riesgo en un mismo individuo que aumentan su probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular o diabetes mellitus.[2] [3] En los Estados Unidos, de acuerdo con las definición de Síndrome metabólico hecha por la NCEP (siglas del inglés: National Cholesterol Education Program-Adult Treatment Panel III), alrededor del 25% de la población mayor de 20 años padece del síndrome metabólico,[4] el punto donde el individuo tiene la concomitante característica de obesidad central (localizada en el abdomen) y una resistencia a la insulina.

Respecto de los perfiles de la edad de los candidatos a padecer de Síndrome Metabólico, éste ha ido bajando de forma dramática. Si antes se hablaba de pacientes que bordeaban los 50 años, ahora el grupo de riesgo está situado en torno a los 35 años, ello porque desde etapas muy tempranas de la vida, las personas adoptan malos hábitos de alimentación y escaso ejercicio físico.

Historia[editar]

Las primeras descripciones de la asociación existente entre diversas situaciones clínicas como la diabetes mellitus (DM), la hipertensión arterial (HTA) y la dislipidemia (DLP) datan de la década de los 20 del pasado siglo, aunque el término "síndrome metabólico" se usaba a finales de los 70 para designar solo a factores de riesgos asociados con diabetes.[5] [6] Un hallazgo interesante por Marsella Jean Vague, en 1947 y luego en 1956, demostró que las personas con obesidad estaban predispuestos a tener en el futuro diabetes, aterosclerosis, agrandamiento de la tiroides y cálculos urinarios.[7] [8]

Para la segunda mitad de los años 1960, Avogaro y Crepaldi describieron a seis pacientes con signos moderados de obesidad, colesterol alto y una marcada hipertrigliceridemia y estos signos mejoraron con una dieta baja en calorías y baja en carbohidratos.[9] En 1977, Haller empleó el término «síndrome metabólico» para referirse a una asociación entre obesidad, diabetes mellitus e hígado graso, describiendo además los factores de riesgo de la arteriosclerosis.[10] El mismo término fue usado por Singer ese año para referirse a una combinación de síntomas tales como la obesidad, bocio, diabetes mellitus y la hipertensión arterial.[11] En 1977-78 Gerald B. Phillips argumentó que los factores de riesgo subyacentes a un infarto de miocardio contribuyen a formar una constelación de anomalías no sólo asociados con enfermedades del corazón, sino también con la obesidad y otros factores clínicos, y que su identificación podría prevenir enfermedades cardiovasculares.[12] [13]

Síndrome X[editar]

Sin embargo, fue Gerald Reaven quien sugirió en su conferencia de Banting, en 1988, que estos factores tendían a ocurrir en un mismo individuo en la forma de un síndrome que denominó «X» en el que la resistencia a la insulina constituía el mecanismo fisiopatológico básico,[14] proponiendo 5 consecuencias de ésta, todas ellas relacionadas con un mayor riesgo de enfermedad coronaria, cardiopatía isquémica, disfunción ventricular izquierda y fallo cardiaco. Los componentes originales del Síndrome X de Reaven eran:[15]

A lo largo de los años se ha ido añadiendo más componentes a la definición de este síndrome, a la vez que comenzó a recibir nuevas denominaciones como Síndrome X plus, Cuarteto mortífero, Síndrome plurimetabólico, Síndrome de insulinorresistencia, entre otros.[16] En 1998, un grupo consultor de la OMS propuso que se denominara Síndrome metabólico (SM) y sugirió una definición de trabajo que sería la primera definición unificada del mismo.[17]

Epidemiología[editar]

La prevalencia del síndrome metabólico varía en dependencia de la definición empleada para determinarla, así como de la edad, el sexo, la raza y el estilo de vida. Cuando se emplean criterios parecidos a los de la OMS, la prevalencia del SM varía del 1,6 al 15% en dependencia de la población estudiada y del rango de edad.[18] El estimado de prevalencia en EE.UU. es del 22%, varía del 6,7% en las edades de 20 a 43,5 años a 43,5% en los mayores de 60 años, no se han reportado diferencias por sexo (23,4% en mujeres y 24% en hombres).[19]

La prevalencia de SM en Chile es equivalente a la de Estados Unidos de Norteamérica.[15] Entre 1986 y 1998 la obesidad en Chile aumentó de 4,6% a 24,0% en los prepúberes y de 2,3% a 17% en adolescentes,[15] mientras que la prevalencia del síndrome metabólico en adultos es de 22,6%; 23% en hombres y 22,3% en mujeres.[15] En poblaciones de alto riesgo, como la de familiares de personas con diabetes, la prevalencia aumenta a casi 50%, llegando a más de 80% en personas diabéticas.[20]

En Europa, la prevalencia del síndrome metabólico en niños es variable, desde un 33% en el Reino Unido hasta un 27 y 9% en Turquía y Hungría, respectivamente. En España, por su parte, un estudio demostró que la prevalencia es de un 17-18% en la población pediátrica con obesidad moderada.[21]

En poblaciones de alto riesgo, como la de familiares de personas con diabetes, la prevalencia aumenta considerablemente hasta casi el 50%, llega a más del 80% en personas diabéticas y al 40% en personas con intolerancia a la glucosa.[22]

Etiología[editar]

Gráfica que muestra el porcentaje (SM%) de hombres y mujeres de acuerdo a edad de aparición del síndrome metabólico.

La causa del síndrome metabólico se desconoce. Su fisiopatología es extremadamente compleja y solo ha sido dilucidada una parte de ella. La mayoría de los pacientes tienen una edad considerablemente mayor, son obesos, sedentarios, y tienen cierto grado de resistencia a la insulina. La resistencia a la insulina juega un papel central en la génesis de este síndrome. La hiperinsulinemia, es decir, una concentración elevada de insulina en el plasma sanguíneo, resulta ser un factor de riesgo independiente para la aparición de enfermedad isquémica del corazón, ayuda a la aparición temprana de la diabetes y a su progresión susecuente, y contribuye a la aparición de otro número de patologías asociadas que se traducen en factores de riesgo cardiovascular.[23]

La resistencia a la insulina se define como una condición en la cual las cantidades de insulina producidas fisiológicamente producen una respuesta biológica reducida, es decir, una reducción de la capacidad de acción de la insulina en el control metabólico de la glucosa después de una comida, se asocia con supresión inadecuada de insulina en ayunas la noche, en presencia de una producción conservada de la hormona. Tras la resistencia a la insulina aparece una hiperinsulinemia compensadora, demostrado con el hallazgo de elevadas concentraciones de insulina en ayunas y después de las comidas.

Actualmente la insulinorresistencia se considera como la responsable de la mayor parte de las anomalías presentes en este padecimiento, fundamentalmente de la hiperglucemia, la hipertensión arterial, el aumento en la producción hepática de VLDL y triglicéridos y la estimulación de la proliferación endotelial por acción sobre receptores endoteliales causante del inicio del proceso de aterosclerosis.[24] Los mecanismos moleculares causantes de la insulinorresistencia y el SM no están claros, entre estos se proponen:

  • Mal nutrición fetal y bajo peso al nacer[25]
  • Incremento en la adiposidad visceral, tan solo la obesidad entre el arco costal y la cintura es indicativo de resistencia a la insulina
  • Anomalías genéticas de una o más proteínas en la cascada de acción de la insulina
  • Niveles reducidos de receptores de la insulina
  • Actividad tirosincinasa en músculo esquelético (no parece defecto primario)
  • Defectos posreceptores
  • Defecto en la señalización PI - 3 kinasa que causa reducción de traslocación de GLUT - 4 a la membrana plasmática (foco actual en la patogénesis)[26]

Un gran número de marcadores del sistema de inflamación, incluyendo la Proteína C reactiva, se incrementan durante esta enfermedad, como lo son el fibrinógeno, la interleucina 6 (IL-6), el Factor de Necrosis Tumoral-alfa (TNFα) y otros. Algunos otros señalan que es debido al estrés oxidativo, que tiene una gran variedad de causas entre ellas el incremento de los niveles de ácido úrico causado por las dietas con niveles altos de fructosa.[27] [28] [29] Estas moléculas pro-inflamatorias producen, lipolisis, angiogénesis, disfunción endotelial, vasoconstricción, fibrinólisis y resistencia a la insulina.

La leptina, una hormona descubierta recientemente, regulada por el gen ob, que aunque no está incluida directamente en los ejes metabólicos anteriores, parece ser un componente de disfunción hormonal en el SM como marcador importante de la cantidad de tejido adiposo en el cuerpo. Aunque se produce principalmente por el adipocito, su función principal es la regulación del nivel de saciedad a nivel hipotalámico, y juega un papel importante en la reproducción humana. Algunos de los efectos de la leptina in vitro son la atenuación de la acción de la insulina en los hepatocitos, el aumento de la oxidación de ácidos grasos, la disminución de triglicéridos en los adipocitos y disminución de la unión de la insulina a los adipocitos. Así, la leptina es uno de los responsables de la modulación de la acción y la sensibilidad a la insulina. Por otra parte, su asociación con el eje gonadal y, posiblemente, con los ejes y corticotropico/somatotrópico, están relacionados en la Neuroendocrinología del SM. La inmensa mayoría de los casos de obesidad en los seres humanos está relacionada con un marco de «hiperleptinemia», quienes mostraron un aumento del contenido total de grasa corporal, así como una probable resistencia a las acciones de la leptina.[30]

Diagnóstico[editar]

Uno de los criterios para diagnosticar el SM en adultos es la obesidad abdominal.[31]

En la actualidad hay dos grandes definiciones de síndrome metabólico proporcionados por la Federación Internacional de Diabetes (IDF por sus siglas en inglés)[32] y la revisión del National Cholesterol Education Program,[33] respectivamente, aunque ambas son muy similares. Las dos diferencias, la primera es que la IDF excluye cualquier individuo sin un incremento del diámetro de la cintura, mientras que en la definición de la NCEP el padecimiento puede ser diagnosticado con base a otros criterios; y la segunda es el uso de puntos en específico para la medición del diámetro de la cintura por parte de la IDF, mientras que la NCEP no utiliza puntos en específico.

La microalbuminuria, como marcador de disfunción endotelial, daño vascular, daño renal y enfermedad cardiovascular, es un criterio clínico para la definición de síndrome metabólico según la OMS.[34]

OMS[editar]

Los criterios de la Organización Mundial de la Salud (1999) requieren la presencia de diabetes mellitus, tolerancia anormal a la glucosa, glucemia de ayuno anormal o resistencia a la insulina, MÁS dos de los siguientes:[33]

  • Presión arterial ≥ 140/90 mmHg
  • Dislipidemia: triglicéridos (TG): ≥ 1.695 mmol/L y/o colesterol HDL (HDL-C) ≤ 0.9 mmol/L (en hombres), ≤ 1.0 mmol/L (en mujeres)
  • Obesidad central: relación cintura/cadera > 0.90 (en hombres), > 0.85 (en mujeres), y/o índice de masa corporal (IMC) > 30 kg/m2
  • Microalbuminuria: excreción urinaria de albúmina ≥ 20 mg/min o relación albúmina/creatinina en orina ≥ 30 mg/g[34]

EGIR[editar]

La European Group for the Study of Insulin Resistance (Grupo Europeo para el Estudio de la Resistencia a la Insulina-1999) requiere la presencia de la resistencia a la insulina, que la define como un incremento del 25% de los valores de insulina en ayunas entre los individuos no-diabéticos, MÁS dos o más de los siguiente:[35]

  • Obesidad central: diámetro de cintura ≥ 94 cm (en hombres), ≥ 80 cm (en mujeres)
  • Dislipidemia: TG ≥ 2.0 mmol/L y/o HDL-C < 1.0 mg/dL o ser tratado por dislipidemia
  • Hipertensión: presión arterial ≥ 140/90 mmHg o estar bajo tratamiento antihipertensivo
  • Hemoglobina Glucosilada ≥ 6.1 mmol/L

Criterios American Heart Association (2005)[36] [editar]

  • Obesidad abdominal (perímetro cintura)
    • Hombres: >102 cm.
    • Mujeres: >88 cm.
  • Triglicéridos
    • Hombres: ≥150 mg/dl
    • Mujeres: ≥150 mg/dl

o tratamiento farmacológico para los TG

  • cHDL
    • Hombres: <40 mg/dl
    • Mujeres: <50 mg/dl

o tratamiento farmacológico

  • Presión arterial
    • Hombres: ≥130/ ≥85 mmHg
    • Mujeres: ≥130/ ≥85 mmHg

o tratamiento con fármacos para la HTA

  • Nivel de glucosa en ayunas
    • Hombres: ≥100 mg/dl
    • Mujeres: ≥100 mg/dl

o tratamiento farmacológico para la hiperglucemia

Tratamiento[editar]

Hacer ejercicio y adelgazar son medidas útiles para mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir la presión arterial y los niveles de colesterol.[37]

El tratamiento sugerido es principalmente tener un estilo sano de vida, es decir, la restricción de calorías y la actividad física. Sin embargo, el tratamiento farmacológico es a menudo necesario. La reducción de peso y el incremento de la actividad física conducen a la reducción efectiva de todos los factores de riesgo cardiovasculares al mejorar la sensibilidad a la insulina y reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. La reducción de peso, aun moderada (10% del peso inicial), conduce a una disminución del LDL-C, mejora todos los factores de riesgo y disminuye el riesgo vascular global del paciente.[38] Los beneficios de la disminución de la tensión arterial, disminución de los lípidos y control de la glucemia sobre la morbilidad y la mortalidad han quedado bien demostrados por ensayos clínicos controlados a largo plazo, de manera que actualmente se recomienda el tratamiento agresivo de cada una de las comorbilidades del SM mediante regímenes de terapia combinada.[39] En general, las enfermedades que comprenden el síndrome metabólico se tratan por separado.

Control de la glucemia[editar]

La resistencia a la insulina se considera el defecto patológico principal en individuos con diabetes tipo 2, fundamentalmente durante las primeras etapas de la enfermedad. La metformina ha sido ampliamente utilizada en la práctica clínica como agente antidiabético que mejora significativamente la sensibilidad a la insulina con efectos favorables adicionales sobre el perfil lipídico al reducir modestamente los niveles de colesterol y triglicéridos (triglicéridos en 24%, colesterol-LDL en 10%), se recomienda como fármaco de primera elección en diabéticos con un índice de masa corporal mayor del 27%.[40] [41] [42]

Las glitazonas o tiazolinedionas, nueva clase de drogas antidiabéticas orales, mejoran el control metabólico en pacientes con DM2, además, reducen la resistencia a la insulina, no solo en diabéticos tipo 2 sino también en condiciones no -

Tratamiento de la dislipidemia[editar]

Deben iniciar con cambios terapéuticos en el estilo de vida (modificaciones en la dieta y actividad física, consumo de alcohol, proscripción del hábito de fumar) seguidos por tratamiento farmacológico, si después de 3 meses no se logran las metas deseables. El tratamiento farmacológico de la dislipidemia en el SM debe iniciarse con estatinas y, de ser necesario, combinar con fibratos y derivados del ácido nicotínico.[43] [44]

A las estatinas y fibratos se les ha conferido propiedades antiaterosclerótica y antitrombótica. De manera general, con su uso se ha observado mejoría del perfil aterogénico, de la reactividad vascular dependiente de endotelio y de la sensibilidad hepática a la insulina; esta última al disminuir el exceso de acúmulo de lípidos en hígado y músculo.[45]

Control de la hipertensión arterial[editar]

La prescripción del fármaco antihipertensivo debe hacerse teniendo en cuenta las características clínicas y metabólicas del paciente y las propiedades del medicamento.[46] Los inhibidores de las enzimas convertidoras de angiotensina y los antagonistas de los receptores de la angiotensina II se recomiendan como antihipertensivos de elección en los pacientes con SM al producir vasodilatación y disminuir los niveles de noradrenalina circulantes (efecto simpaticolítico), lo que origina un incremento en la sensibilidad a la insulina y disminución en los niveles de insulina circulante, además se demuestra que disminuyen los niveles de colesterol total y de triglicéridos en plasma.[47] [48]

Varios metaanálisis recientes sugieren que pueden ofrecer una ventaja especial en la prevención de complicaciones cardiovasculares adicionales al control de la tensión arterial.[49] [50]

Prevención[editar]

Se han propuesto diversas estrategias para prevenir la aparición del síndrome metabólico. Estas incluyen el aumento de la actividad física (como caminar 30 minutos al día), y dietas que incluyan la ingesta de vegetales, frutas y productos lácteos bajos en grasas.[51] Hay muchos estudios que apoyan que realizar ejercicio puede revertir el síndrome metabólico, por ejemplo un estudio realizado en los EUA con 621 pacientes de diversos orígenes.[52]

Un estudio del 2007 en el Reino Unido, con 2,375 hombres de 45 a 59 años, sugiere que la ingesta diaria de leche o productos lácteos equivalentes puede reducir en promedio, hasta casi la mitad el riesgo de síndrome metabólico.[53] Sin embargo, otro estudio en población holandesa de 50 a 75 años de edad, sugiere que un mayor consumo de productos lácteos no se asocia con un menor peso ni con una mejora en los niveles de los componentes del síndrome metabólico, a excepción de una modesta asociación con disminución de la presión arterial.[54]

Uno de los factores que propicia el síndrome metabólico es una salud emocional desequilibrada, ya que la persona come por estrés, nervios, miedo, frustración entre otros. la forma en que podemos evitar este problema es identificar lo que propicia que comamos de forma compulsiva y desequilibrada para que cuando esto empiece a suceder sepamos parar, claro que esto no es sencillo por ello en ocasiones es necesario buscar ayuda profesional para que nos resulte un poco mas fácil y sobre todo que logremos cuidar tanto nuestra salud emocional como física y así evitemos un síndrome metabólico.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. LOZADA, Martha, MACHADO, Silvana, MANRIQUE, Marielisa et al. Factores de riesgo asociados al síndrome metabólico en adolescentes. Gac Méd Caracas. [online]. oct. 2008, vol.116, no.4 [citado 11 Agosto 2009], p.323-329. Disponible en la World Wide Web: [1]. ISSN 0367-4762.
  2. Reaven GM. Banting lecture 1988: role of insulin resistance in human disease. Diabetes. 1988;37:1595-1607
  3. Liese AD, Mayer-Davis EJ, Haffner SM. Development of the multiple metabolic syndrome: an epidemiologic perspective. Epidemiol Rev. 1998;20:157-172
  4. Ford ES, Giles WH, Dietz WH. Prevalence of the metabolic syndrome among US adults: findings from the third National Health and Nutrition Examination Survey. JAMA. 2002;287:356-359
  5. Joslin EP. The prevention of diabetes mellitus. JAMA 1921;76:79–84.
  6. Kylin E. [Studies of the hypertension-hyperglycemia-hyperuricemia syndrome] (German). Zentralbl Inn Med 1923;44: 105-27.
  7. Vague, J. (ene-feb 1956). «The degree of masculine differentiation of obesities: a factor determining predisposition to diabetes, atherosclerosis, gout, and uric calculous disease.». Am J Clin Nutr. 4 (1):  pp. 20-34. PMID 13282851. http://www.ajcn.org/cgi/reprint/4/1/20. Consultado el 30 de septiembre de 2009. 
  8. J. Vague (1947). La différenciation sexuelle, facteur déterminant des formes de l'obésité (en francés). Presse Med 30: 339-340.
  9. P. Avogaro, G. Crepaldi, G. Enzi, A. Tiengo (1967). Associazione di iperlipidemia, diabete mellito e obesità di medio grado (en italiano). Acta Diabetol Lat. 4 (4): 572-590. ISSN: 0940-5429
  10. Haller, H. (abril 1977). «Epidemiologie und assocziierte Risikofaktoren der Hyperlipoproteinamie» (en alemán). Z Gesamte Inn Med. 32 (8):  pp. 124-128. PMID 883354. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/883354?dopt=Abstract. Consultado el 30 de septiembre de 2009. 
  11. Singer, P. (abril 1977). «Zur Diagnostik der primaren Hyperlipoproteinamien» (en alemán). Z Gesamte Inn Med. 32 (9):  pp. 129-133. PMID 906591. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/906591?dopt=Abstract. Consultado el 30 de septiembre de 2009. 
  12. Phillips, G. B. (abril 1977). «193114 Relationship between serum sex hormones and glucose, insulin and lipid abnormalities in men with myocardial infarction.» (en inglés). Proc Natl Acad Sci 74 (4):  pp. 1729-1733. PMID 906591. http://www.pubmedcentral.nih.gov/articlerender.fcgi?tool=pubmed&pubmedid= 193114. Consultado el 30 de septiembre de 2009. 
  13. Phillips, G.B. (abril 1977). «Sex hormones, risk factors and cardiovascular disease» (en inglés). Am J Med 65 (9):  pp. 7-11. PMID 356599. http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/356599?dopt=Abstract. Consultado el 30 de septiembre de 2009. 
  14. Reaven G. Role of insulin resistance in human disease. Diabetes 1988;37:1595-607
  15. a b c d BURROWS A, Raquel et al. Síndrome metabólico en niños y adolescentes: asociación con sensibilidad insulínica y con magnitud y distribución de la obesidad. Rev. méd. Chile (disponible online en español). 2007, vol.135, n.2 [citado 2009-09-19], pp. 174-181. ISSN 0034-9887. doi: 10.4067/S0034-98872007000200005.
  16. Zavaroni I, Bonora E, Pagliara M. et al. Risk factors for coronary artery disease in healthy persons with hypersinulinemia and normal glucose tolerance. N Engl J Med 1989; 320:702-6.
  17. WHO consultation: Definition, diagnosis and classification of diabetes mellitus and its complications. WHO/NCD/NCS/99.2; 31-3.
  18. Aschner Chávez M, Izquierdo J, Sole J, Tarazona A, Pinzón JB, et al. Prevalence of the metabolic syndrome in a rural and urban population in Colombia. Diab Res Clin Pract, 2002;57(suppl) 1:532.
  19. Ford ES, Giles WH, Dietz WH (2002). «Prevalence of the metabolic syndrome among US adults: findings from the third National Health and Nutrition Examination Survey». JAMA 237 (3):  pp. 356–359. PMID 11790215. 
  20. Hanson, R.L.; y col. (enero 2000). «Evaluation of simple indices of insulin sensitivity and insulin secretion for use in epidemiologic studies.». Am J Epidemiol. 151 (2). http://aje.oxfordjournals.org/cgi/reprint/151/2/190. Consultado el 30 de septiembre de 2009. 
  21. Muñoz Calvo, MT (2007). «Síndrome metabólico». Pediatr Integral XI (7):  pp. 615-622. http://www.sepeap.org/imagenes/secciones/Image/_USER_/Sindrome_metabolico.pdf. Consultado el 20 de septiembre de 2009. 
  22. Ford ES, Giles WH, Dietz WH (2001). «Prevalence of the metabolic syndrome among US adults: findings from the third National Health and Nutrition Examination Survey». Diabetes Care 24 (4):  pp. 683–689. PMID 1131583. 
  23. Harano, M. Suzuki, Y. Koyama, et al (2002). Multifactorial insulinresistance and clinical impact in hypertension and cardiovascular diseases (en inglés). J Diabetes Complications 16 (1): 19-23. Último acceso 29 de septiembre, 2009.
  24. Anderson PJ, Critchley JA, Chan JCN, Cockram CS, Lee ZSK, Thomas GN, Tomlinson B (2001). «Factor analysis of the metabolic syndrome: obesity vs insulin resistance as the central abnormality». Int J Obes Relat Metab Disord 25 (12):  pp. 1782–1788. 
  25. FERRADA, Cecilia et al. (2007). Relación entre diabetes gestacional y síndrome metabólico. Rev. méd. Chile, vol.135, n.12, pp. 1539-1545. ISSN 0034-9887. doi: 10.4067/S0034-98872007001200006. Consultado el 30 de septiembre de 2009.
  26. Lebovitz HF. Insulin resistance: definition and consequences. Exp Clin End Diabetes 2001; 109 Suppl 2: 135-48.
  27. Nakagawa T, Hu H, Zharikov S, Tuttle KR, Short RA, Glushakova O, Ouyang X, Feig DI, Block ER, Herrera-Acosta J, Patel JM, Johnson RJ (2006). «A causal role for uric acid in fructose-induced metabolic syndrome». Am J Phys Renal Phys 290 (3):  pp. F625–F631. PMID 16234313. 
  28. Hallfrisch J (1990). «Metabolic effects of dietary fructose». FASEB J 4 (9):  pp. 2652–2660. PMID 2189777. 
  29. Reiser S, Powell AS, Scholfield DJ, Panda P, Ellwood KC, Canary JJ (1989). «Blood lipids, lipoproteins, apoproteins, and uric acid in men fed diets containing fructose or high-amylose cornstarch». Am J Clin Nutr 49 (5):  pp. 832–839. PMID 2497634. 
  30. MATOS, Amélio F. Godoy; MOREIRA, Rodrigo O. and GUEDES, Erika P. (2003). Aspectos neuroendócrinos da síndrome metabólica (en portugués). Arq Bras Endocrinol Metab [online]; vol.47, n.4, pp. 410-420. ISSN . doi: 10.1590/S0004-27302003000400013. Consultado el 30 de septiembre de 2009.
  31. BURROWS A, Raquel et al. Síndrome metabólico en niños y adolescentes: asociación con sensibilidad insulínica y con magnitud y distribución de la obesidad. Rev. méd. Chile [online]. 2007, vol.135, n.2 [citado 2009-08-11], pp. 174-181 . Disponible en: [2]. ISSN 0034-9887. doi: 10.4067/S0034-98872007000200005.
  32. The IDF consensus worldwide definition of the metabolic syndrome. PDF
  33. a b Arce, Víctor M. (2006). Endocrinología. Universidad Santiago de Compostela. p. 262. ISBN 8497506227. 
  34. a b ARANGO ALVAREZ, José Javier. Protección renal y microalbuminuria en el síndrome metabólico (en español). Acta Med Colomb (online). 2005, v. 30, n. 3, pp. 146-149. ISSN 0120-2448. Último acceso 2009-09-19
  35. Alberti KG, Zimmet PZ (1998). «Definition, diagnosis and classification of diabetes mellitus and its complications. Part 1: diagnosis and classification of diabetes mellitus provisional report of a WHO consultation.». Diabet Med 15 (7):  pp. 535–536. PMID 9686693. 
  36. http://www.americanheart.org/presenter.jhtml?identifier=3044766 American Heart Association]
  37. Texas Heart Institute (Instituto del Corazón de Texas) (enero 2009). «Síndrome metabólico» (en español). Centro de Información Cardiovascular. Consultado el 20 de septiembre de 2009.
  38. Reaven GM (2001). «Insulin resistance: why is it important to treat?». Diabetes Metab 27 (2):  pp. 247–253. PMID 11452218. 
  39. Marcus 0A (2000). «Safety of drugs commonly used to treat hypertension, dyslipidemia and type 2 diabetes (the metabolic syndrome): part 1». Diabetes Technol Ther 2 (1):  pp. 101-110. http://www.liebertonline.com/doi/abs/10.1089/152091599316801?cookieSet=1&journalCode=dia. 
  40. UK Prospective Diabetes Study (UKPDS) Group. Effect of intensive blood-glucose control with metformin on complications in overweight patients with type 2 diabetes (UKPDS 34). Lancet 1998; 352: 854-65.
  41. Robinson AC, Burke J, Robinson S (1998). «The effects of metformin on glycemic control and serum lipids in Insulin-Treated NIDDM Patients with Sub optimal Metabolic Control». Diabetes Care 21 (5):  pp. 701-705. http://care.diabetesjournals.org/cgi/content/short/21/5/701. 
  42. Guías ALAD 2000 para el diagnóstico y manejo de la Diabetes Mellitus tipo 2 con medicina basada en evidencia. Rev Asoc Lat Diab 2002; Supl 1(Ed Extraordinaria)
  43. Third report of the National Cholesterol Education Program (NCEP) Expert Panel on the detection, evaluation, and treatment of high blood cholesterol in adults (Adult Treatment panel III). Executive summary. NIH Publication 01-3670; May 2001.
  44. Steinmetz A, Fenselau S, Scherezenmeir J. Treatment of dyslipoproteinemia in the metabolic syndrome. Exp Clin Endocrinolol Diabetes 2001;109 (4):S 548 - 59.
  45. Malik J, Melenovsky V, Wichterle D, Heast T, Simek J, Ceska R, et al. Both fenofibrato and atorvastatin improve vascular reactivity in combined hyperlipemia. Cardiovasc Res 2001;52:290 - 8.
  46. Guidelines Subcommittee WHO-ISH: 1999 World Health Organization-International Society of Hypertension guidelines for the management of hypertension. J Hypertension 1999;17:151-83.
  47. Feldman R. ACE inhibitors versus AT1 blockers in the treatment of hypertension and Syndrome X. J Cardiol 2000;16 Suppl E: 41E - 44 E
  48. Patiag D, Ku X, Gray S, Idris I, Wilkes M, Seale JP, et al. Possible interaction between Angiotensin II and insulin: effects on glucose and Lipid metabolism in vivo and in vitro. J Endocrinol 2000;167:525 - 31.
  49. Kudoh A, Matsuki A. Effects of angiotensin-converting enzyme inhibitors on glucose uptake. Hypertension 2000;36:239-42.
  50. Pahor M, Psaty BM, Alderman MH (2000). «Therapeutic benefits of ACE inhibitors and other anti-hypertensive drugs in patients with type 2 diabetes». Diabetes Care 23 (7):  pp. 888-892. http://care.diabetesjournals.org/cgi/content/abstract/23/7/888. 
  51. Feldeisen SE, Tucker KL (2007). «Nutritional strategies in the prevention and treatment of metabolic syndrome». Appl Physiol Nutr Metab 32 (1):  pp. 46-60. doi:10.1139/h06-101. PMID 17332784. 
  52. Katzmaryk,, Peter T; Leon, Arthur S.; Wilmore, Jack H.; Skinner, James S.; Rao, D. C.; Rankinen, Tuomo; Bouchard, Claude (October 2003). «Targeting the Metabolic Syndrome with Exercise: Evidence from the HERITAGE Family Study.». Med. Sci. Sports Exerc 35 (10):  pp. 1703-1709. http://www.ms-se.com/pt/re/msse/abstract.00005768-200310000-00013.htm. 
  53. Elwood, PC; Pickering JE, Fehily AM (2007). «Milk and dairy consumption, diabetes and the metabolic syndrome: the Caerphilly prospective study». J Epidemiol Community Health 61 (8):  pp. 695-698. doi:10.1136/jech.2006.053157. PMID 17630368. http://jech.bmj.com/cgi/content/abstract/61/8/695. 
  54. Snijder MB, van der Heijden AA, van Dam RM, et al (2007). «Is higher dairy consumption associated with lower body weight and fewer metabolic disturbances? The Hoorn Study». Am. J. Clin. Nutr. 85 (4):  pp. 989-95. PMID 17413097. 

Enlaces externos[editar]