Simbología del franquismo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Escudo de España durante el franquismo, que incorpora la cartela con el lema «Una Grande Libre», junto con otros motivos heráldicos que añaden a los del escudo tradicional de España (armas de Castilla, León, Aragón, Navarra y Granada, y las Columnas de Hércules con la cartela Plus Ultra) otros tomados del escudo de los Reyes Católicos: el águila de San Juan y el yugo y las flechas que también tomó la Falange (los reyes los habían adoptado por coincidir con las iniciales de Ysabel y Fernando).

La simbología del franquismo es el conjunto de símbolos que se utilizaron como referente icónico para identificar visualmente al régimen franquista y a las personas e instituciones que se identificaban con él, y marcar la apropiación simbólica de lugares emblemáticos, muchos de ellos utilizados como espacios de la memoria. Se utilizó masivamente, siguiendo las modernas técnicas de propaganda para conseguir una presencia abrumadora en todos los ámbitos públicos y privados: banderas, escudos, efigies, monumentos, sellos, medallas, insignias, uniformes y distintivos de todas clases. Incluso los asientos de los transportes públicos eran objeto de apropiación simbólica para perpetuar el recuerdo de la Gloriosa Cruzada: un cartel que indicaba Reservado para caballeros mutilados.

La ausencia de legitimidad democrática del régimen de Franco impulsó la búsqueda de legitimidades alternativas de corte carismático, en consonancia con el fascismo italiano o el nazismo alemán. La ausencia de crítica interna (prohibida la oposición y hábilmente gestionados por el Generalísimo los contrapesos entre las distintas familias del régimen), produjo desde muy temprano un verdadero culto a la personalidad del Caudillo.

La parafernalia simbólica del franquismo se originó durante la Guerra Civil (1936-1939), tras su exaltación a la jefatura del Estado, adoptando en buena medida la desarrollada en los años anteriores por Falange Española de las JONS, a la que se sumó la de los tradicionalistas o carlistas, y la propia del Ejército (sobre todo de algunos cuerpos particularmente vinculados a Franco, como la Legión Española). De hecho, el partido único creado por la fusión de falangistas y tradicionalistas (la Falange Española Tradicionalista y de las Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista, más conocida como Movimiento Nacional) fue dotado con un uniforme que sumaba a la camisa azul falangista la boina roja carlista y los correajes militares (que ya se utilizaban con anterioridad marcando el carácter paramilitar de la Falange);[1] también incluía una corbata negra como luto por José Antonio. Continuó utilizándose durante todo el periodo de la dictadura de Franco.[2]

A pesar de la retirada de algunos de estos símbolos en los primeros años de la Transición —destacadamente los grandes emblemas de yugo y flechas de la emblemática Casa Sindical (torre de ladrillos construida en estilo racionalista frente al Museo del Prado) y de la sede central del Movimiento en la calle Alcalá de Madrid[3] o la recuperación del nombre de calles (por ejemplo, en Madrid, la Gran Vía, hasta entonces avenida de José Antonio, o el Paseo de la Castellana, hasta entonces avenida del Generalísimo)— muchos de ellos permanecieron, y en parte la simbología franquista sigue presente hoy en día, más de treinta años después de la muerte de Franco. La ley denominada Ley de Memoria Histórica (aprobada por el Congreso de los Diputados el 31 de octubre de 2007) establece la retirada de estos símbolos, obligando a las instituciones públicas a ello, y privando de ayudas a las instituciones privadas que no las retiren. Fue objeto de particular redacción lo referente a los símbolos que puedan afectar a la Iglesia Católica, introduciéndose una salvaguarda por razones religiosas, junto a la que exceptúa a los monumentos con valor artístico.

Banderas y emblemas: el «escudo del águila»[editar]

Reproducción del modelo de escudo llamado «abreviado» de la España franquista. Se trataba de una versión simplificada del escudo de armas oficialmente aprobado en 1938 para facilitar las impresiones con fines burocráticos, convirtiéndose por su difusión en sellos, billetes de lotería, documentos de identidad y ornamentación arquitectónica, en una de las versiones más popularizadas del llamado «escudo del Águila».[4]

Durante el golpe de Estado de julio de 1936, la mayoría de las fuerzas militares sublevadas usaron la bandera de la República con el escudo de armas vigente, es decir, la bandera «tricolor» con el escudo de la corona mural, que eran los aprobados por la Constitución española de 1931. Sin embargo, los sublevados pronto advirtieron en el terreno operacional la confusión que se creaba a la hora de distinguir sus unidades de las del bando gubernamental, especialmente en los combates aéreos y navales.[cita requerida] Por otra parte, dentro de la heterogeneidad de familias políticas del bando sublevado, los tradicionalistas y requetés en Navarra demandaron ir a los frentes con banderas «rojas y gualdas» o bien, con blancas en las que bordaban aspas rojas, llamadas de borgoña o de San Andrés, incluyendo una diversidad de emblemas entre los que había una mezcla de simbología monárquica y religiosa, esta última particularmente dirigida hacia el culto del Sagrado Corazón. El gobierno de la Junta de Defensa Nacional resolvió esta situación en cuanto al capítulo de banderas, mediante el Decreto de 29 de agosto de 1936, firmado por el general Miguel Cabanellas Ferrer, que restablecía la bandera roja y gualda. Curiosamente, no se hizo referencia ni a las dimensiones ni al escudo, de manera que las fuerzas sublevadas emplearon multitud de escudos distintos. Para resolver esta situación, la Junta completó el Decreto con la Orden de 13 de septiembre de 1936 firmada por el coronel Federico Montaner, por la que se establecía que las formas y dimensiones de las banderas de las unidades del Ejército fueran las mismas de antes de la proclamación de la República y que el escudo fuera el republicano. Finalmente, y tras considerar las pretensiones de la entonces influyente Falange, un nuevo diseño para el escudo fue formalmente descrito y regulado por el Decreto nº 470 de 2 de febrero de 1938 firmado por el general Franco.[5] [6]

Billete del bando nacional con fecha de octubre de 1937 que muestra el escudo del reinado de Alfonso XIII.

El escudo entonces representativo del bando sublevado y de su ideología, popularizado como el «escudo del águila», sería impuesto al término del conflicto como escudo nacional de España vigente, incluso tras algunos ligeros retoques técnicos aprobados en 1945, no solamente durante el periodo del régimen franquista propiamente, sino también durante el periodo de la Transición democrática hasta 1981, si bien que con ciertas modificaciones de valor simbólico aprobadas en 1977.

Por expresa voluntad del gobierno franquista, el diseño del escudo supuso una novedad con respecto a la tradicional configuración para el escudo nacional desde 1868, momento a partir del cual, las armas de España como Estado dejaron estar asociadas a las de la dinastía reinante, sin perjuicio de emplear los elementos básicos de ésta como era el cuartelado con los blasones de Castilla, León, Aragón y Navarra y «entado» en punta con el de Granada, con la inclusión de otros elementos heráldicos históricos a los que se confirió una distinta simbología:

«El haz y el yugo de los Reyes Católicos, cuya adopción como distintivo constituye uno de los grandes aciertos de nuestra Falange, debe figurar en las armas oficiales para indicar cual ha de ser la tónica del Nuevo Estado».

El Águila presente en el escudo de Franco no es un símbolo original del régimen, sino que era ya utilizado en las armas de los Reyes Católicos. Éste era el Águila de San Juan que Isabel la Católica incorporó como soporte al escudo por la devoción al evangelista con la que la soberana añadió el lema «sub umbra alarum tuarum protege nos» ("protégenos bajo la sombra de tus alas").[7] Incluso se hizo coronar reina de Castilla el día de su festividad. Se utilizó una heráldica semejante a la empleada por los Reyes Católicos, sustituyendo las armas de Aragón-Sicilia por las de Navarra, se añadieron las Columnas de Hércules y la divisa Una, Grande y Libre.

El Yugo, el Haz y el nudo gordiano[editar]

Escudo de armas de los Reyes Católicos a partir de 1492, con el Águila de San Juan, el Yugo, el Haz de flechas y el nudo gordiano.

Origen[editar]

En la tradición heráldica española, el yugo, el haz de flechas y el nudo gordiano fueron elementos que, junto con el ramo de granadas y el lema Tanto Monta conformaban la divisa personal propia más difundida de los Reyes Católicos, tal y como fue plasmada en el cancionero de Pedro Marcuello.[8] [9] Esta divisa fue incorporada a la combinación de las armas familiares de ambos esposos a partir de 1475, según se pactó en las capitulaciones de la llamada Concordia de Segovia y de la cual una representación gráfica del escudo que identificaría la reunión de los dos reinos más importantes de la península, es la imagen del escudo más antigua conservada.[10] Según Menéndez Pidal de Navascués (2004, p. 211) la significación de la divisa era por entonces de carácter galante, formando un juego mutuo simbólico fundado en las iniciales de los nombres de ambos esposos, siguiendo una costumbre de la época por la que cada cónyuge empleaba las iniciales de su correspondiente en la firma de documentos, tal y como lo declararon los mismos reyes en 1497 mediante la ordenanza que regulaba el grabado de las monedas de plata, con un significado genuino de igualdad de ambos soberanos.[11]

Atribuidos en su conjunto erróneamente a Antonio de Nebrija, a quien según Menéndez Pidal solo le correspondería la creación del lema Tanto Monta, su interpretación ha sido objeto de diversas conjeturas por distintos autores[12] muchos de los cuales se refieren a explicaciones fantásticas o leyendas infundadas. Propia del Rey era la divisa del nudo gordiano, de arraigo en la corona de Aragón, y que se disponía perpendicularmente al yugo, como así aparece en el cancionero de Marcuello o en los entramados del Palacio de la Aljafería de Zaragoza, pero que en Castilla causó confusión y fue asociado a las coyundas del yugo. Las flechas por su parte fueron representadas en un número variable, pero siempre apuntando hacia abajo. Con el tiempo esta divisa propia de los Reyes Católicos como esposos se difundió a otras composiciones heráldicas, siendo adoptada en alguna de sus variantes como parte de los emblemas no solamente de villas y ciudades, como por ejemplo Ronda, Marbella o Málaga, sino también de Estados como Puerto Rico o los Países Bajos.[13]

Emblema de la Falange[editar]

Bandera de FE-JONS (durante el franquismo, FET-JONS), con el yugo y el haz de flechas. El color negro hace referencia a la pólvora y el rojo a la sangre.

La adopción de este símbolo se produjo a causa de una explicación de un profesor de la Universidad de Granada, Fernando de los Ríos, de inclinaciones socialistas, que en una clase de Derecho Político instruyendo sobre el Estado Fascista y sus símbolos, hizo un apunte en el encerado con un ramillete de flechas entroncadas con un yugo, indicando que ese sería el símbolo del fascismo de haber nacido o surgido en España:

Si algún día hubiese un fascismo español, éste podría ser el emblema[14]

Un alumno asistente a esa clase, Juan Aparicio López, fue el que insinuó la adopción de este símbolo para las JONS de Onésimo Redondo y Ramiro Ledesma (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista). También propuso la bandera roja y negra y el lema «España, una, grande y libre».[15]

Quien diseñó la yuxtaposición con que fue adoptado el símbolo de la JONS fue el burgalés Escribano Ortega, firmante del manifiesto de los gallos de marzo en el que convergían su cualidad de dibujante con su personalidad tradicionalista. En una cuartilla rayó la verticalidad oblicua de las flechas y la horizontalidad maciza del yugo y se dispuso a unirlos por su convergencia y así fue como renació el emblema al que Ramiro Ledesma adoptó como representativo de las nuevas JONS y que más tarde perduraría y sería adoptado por Falange en el momento mismo de la fusión el 13 de febrero de 1934 representada por Ramiro y José Antonio en un ático de la Gran Vía madrileña. Más tarde, José Antonio Primo de Rivera, el 19 de octubre del mismo año, en una comunicación entre otras cosas decía[cita requerida]:

Oído el parecer del Consejo Nacional, esta Jefatura ha acordado lo siguiente: sobre el bolsillo izquierdo, en la misma camisa o en un trozo intercambiable de tela del mismo color, irá bordado el emblema de las cinco flechas y el yugo.

Emblema en viviendas de protección oficial construidas durante el régimen de Franco (Madrid, 2007). El partido único utilizaba la maquinaria sindical del Movimiento Nacional, y con ella la de la FET-JONS, para intentar llevar a cabo medidas nacionalsindicalistas, aunque estas siempre eran muy tímidas. Un ejemplo de ello son las VPO de la etapa del franquismo; una forma de satisfacer las reivindicaciones de Serrano Suñer.

El poeta y militante falangista Rafael Sánchez Mazas evocó en una edición de la revista El Fascio de 1933[16] las motivaciones para la adopción por parte de la Falange Española de algunos de los elementos de la divisa de los Reyes Católicos, llegando a atribuir su origen a varias de las obras del poeta romano Virgilio (70 a. C. – 19 a. C.), el simbolismo de las flechas, como expresión de la guerra evocada en su obra Eneida, y el yugo, para las labores agrarias, basada en las Geórgicas,[17] con el que se pretendía conferir a la divisa un significado propio al ideario falangista:

(..) Repongamos en el escudo yugo y haz. Si el yugo sin las flechas resulta pesado, las flechas sin el yugo corren peligro de volverse demasiado voladoras. Tornemos, más que a una política, a una disciplina, a una conducta, a un estilo, a un modo de ser, a una educación.

Sánchez Mazas, El Fascio, Haz y Yugo, 1927, Madrid, 16 de marzo de 1933.

Para los responsables del ideario falangista, como José Antonio Primo de Rivera, Juan Aparicio, Ernesto Giménez Caballero, Ramiro Ledesma, Orbegozo, que dejaron sus reflexiones en la revista Fascio[18] el emblema elegido también se aproximaba al del fascismo italiano, éste a su vez inspirado en el fascio o símbolo de los líctores romanos, mediante la asociación polisémica en español de la palabra "haz", también del latín fasces, que se entiende como haz de flechas o de trigo, o como el imperativo del verbo hacer, adecuándose al espíritu revolucionario que se quería dar a la Falange[19] y a la grave cuestión de la reforma agraria, tema de la actualidad política de los primeros años de la Segunda República. Sánchez Mazas volvía a recordar la intencionalidad simbólica asociando el haz de flechas a un vocablo propio del campesinado, que incluso inspiró un cuento tradicional: el del padre que al morir manda a sus hijos mayores partir un haz, cosa imposible, mientras que el hijo pequeño lo consigue fácilmente quebrando las espigas de una en una. La moraleja es que, permaneciendo unidos como el haz, serán invencibles. El yugo y el haz de flechas querían simbolizar una forma de vida y una forma de gobernar, prudente y a la vez emprendedora:

El yugo sin las flechas resulta pesado, las flechas sin el yugo corren peligro de volverse demasiado voladoras.

Yugo y Flechas

El diseño del yugo y el haz de flechas fue descrito en la pragmática expedida por los Reyes Católicos en Medina del Campo en el año 1497, para llevar a cabo su reforma monetaria donde pretendían unificar el sistema monetario además de regular el funcionamiento de las casas de moneda y monederos.

Emblemas de los Reyes Católicos en la fachada de la Iglesia de Santiago, de Losar de la Vera (Cáceres), c. 1500.

En las monedas introdujeron el yugo, el haz y el nudo gordiano.[20]

El emblema del Yugo fue el propuesto por Antonio de Nebrija a Fernando como emblema de su esposa Ysabel, que anteriormente le había pedido que el emblema comenzara por Y. El poeta le propuso el Yugo porque fue el objeto al que estaba atada una cuerda con el «nudo gordiano», un nudo que era imposible de desatar menos para quien estuviera destinado a ser el conquistador del mundo. El mismo Alejandro Magno sacó su espada y lo cortó exclamando «Tanto monta» (da lo mismo), para que el rey tomara la acción directa para hacer valer su posición.[21]

Los miembros y pedazos de España, que estaban por muchas partes derramados, se redujeron y ayuntaron en un cuerpo y unidad de reino. La forma y travazón, del cual casi está ordenada que muchos siglos vivirá y tiempos, no lo podrá romper ni desatar.

Y ofrecido en el año 1516 al Emperador Carlos V:

Vuestra alteza debe venir a tomar en la mano aquel yugo que el católico rey vuestro abuelo os dejó, con el cual tantos bravos y soberbios se domaron y en la otra las flechas de aquella reina sin par, vuestra abuela, Doña Isabel, con que puso a los moros tan lejos.

El decreto de 1938, que especificaba el nuevo escudo de armas del régimen, incluyó estos elementos según la disposición usada en el siglo XIV, es decir, con el haz de flechas apuntando hacia abajo, pero a partir de 1945, el nuevo diseño varió esa posición y desde entonces, el haz apuntaría hacia arriba, aproximándola a la interpretación falangista. Este símbolo fue adoptado por el franquismo como símbolo del nuevo y único partido del régimen, Falange Española Tradicionalista de las JONS (FET JONS), fruto de la unión de Falange Española de las JONS y Comunión Tradicionalista (carlistas) en el que también se integraron miembros del resto de los partidos y grupos derechistas que apoyaban la sublevación y que habían quedado disueltos tras el inicio de la Guerra: la Confederación Española de Derechas Autónomas (CEDA), monárquicos alfonsinos y otros partidos de significación derechista, agrarios, etc.

El víctor[editar]

Detalle del víctor. Contiene cada una de sus letras en el símbolo.

El víctor es un símbolo acuñado en el Antiguo Imperio romano y que derivó del crismón.

A partir del Edicto de Milán en el año 313 de nuestra era, el crismón aparecía en monedas, estandartes y con el tiempo pasó a formar parte también de los escudos de los legionarios romanos. Según la leyenda, al emperador Constantino en sus sueños, la noche anterior a la batalla del Puente Milvio, se le apareció el crismón junto a las palabras de «In hoc signo vinces» («Con este signo vencerás»). Al día siguiente éste sustituyó el águila imperial por el crismón o labarum y ganó la batalla.

Placa de inauguración del ferrocarril de Madrid a Burgos vandalizada con los colores de la bandera de la II República.

Poco a poco fue transformándose en los escudos romanos hasta adoptar otra forma muy diferente. Se había convertido en otro símbolo: el Víctor, Escudo de la Victoria o Victorioso.

Fue adoptado por algunas universidades españolas desde el siglo XIV, como la de Salamanca y más tarde la de Alcalá de Henares y otras como emblema para los doctores: al obtener este grado, se pintaba el víctor, junto al nombre del doctorado en los muros de la ciudad, con pintura roja o negra (algunos de los antiguos se conservan hoy en día, y la Universidad de Salamanca continúa la tradición inscribiendo los nombres de los doctorados en los muros de la facultad correspondiente, junto al símbolo del víctor).

Por su connotación de victoria, se eligió como símbolo adecuado para el Desfile de la Victoria (celebrado en Madrid el 18 de julio de 1939) y, a partir de entonces, durante toda la dictadura franquista, como emblema propio de Franco. Erróneamente se piensa que fue diseñado por el ocultista Corintio Haza, que habría incorporado al emblema símbolos astrológicos para proteger simbólicamente al Caudillo.[22]

Estandarte, guion y escudo de Franco[editar]

El emblema personal de Francisco Franco.

En el año 1940 se creó el estandarte y guion que fueron empleados hasta su defunción por el dictador. La propia banda y los dos dragantes contenían las columnas de Hércules con fuste en plata, base y capitel corintio en oro y ambas timbradas con una corona imperial en la columna próxima al lado del mástil y una corona real abierta en la más alejada. La columna del lado más cercano al mástil aparecía colocada en el borde inferior, mientras que la otra lo estaba en el borde superior.[23]

Escudo personal de Franco.

En la creación del estandarte se utilizó de base la Banda Real de Castilla, que era una banda personal de los reyes de Castilla y posteriormente usada por los Habsburgo.

El estandarte, la bandera que fue izada en residencias oficiales, acuartelamientos y naves de la Armada, consistió en una enseña cuadrada con los elementos mencionados.[24]

La Banda de Castilla y las Columnas de Hércules también formaron parte del escudo personal que empleó Franco como Jefe de Estado. En este escudo figuraba asimismo acolada la Cruz Laureada de San Fernando y una corona abierta, sin diademas, denominada corona militar de caudillaje.[25]

Las estatuas de Franco[editar]

Última estatua ecuestre de Franco, retirada por el ayuntamiento de Santander el 18 de diciembre de 2008.
Medallón de Franco en la Plaza Mayor de Salamanca, como parte del programa iconográfico del ágora charra.

Son las representaciones escultóricas que existen de todo tipo del dictador: eran bustos, estatuas ecuestres, etc., que, durante el régimen, se colocaban en las plazas o lugares emblemáticos de muchas ciudades españolas.

En cuanto al número y significación de estas estatuas en cada uno de los periodos del franquismo, se ha propuesto una interpretación según la cual hasta el año 1959 (sobre todo en los años cuarenta) se pretendía legitimar el régimen y «perpetuar la memoria de la victoria»; en los años sesenta se rendía «homenaje particular a Franco y a su obra» (en un espíritu coincidente con el de la conmemoración de los XXV Años de Paz -1964-); y en el último periodo (prolongado tras la muerte de Franco hasta 1978) se pretende «fijar la memoria» con un «objetivo inmovilista».[26]

Las estatuas ecuestres más significativas se emplazaron en lugares destacados de Valencia, Santander y los Nuevos Ministerios de Madrid (la original, diseñada inicialmente para la Universidad Complutense en 1959, obra de José Capuz);[27] y con otros modelos en Barcelona,[28] Zaragoza (1948),[29] Melilla,[30] Ferrol[31] y el Instituto Ramiro de Maeztu de Madrid (1942, de tamaño menor al natural y trasladada en los años ochenta a la Academia de Infantería de Toledo).[32]

Lugares donde se encuentran estas estatuas en la actualidad:

  • Ferrol: aquí se halla el símbolo franquista por excelencia en la villa natal de Franco. Estatua de más de seis metros de altura que durante años presidió la Plaza de España y que actualmente está en el exterior del Museo Naval de Herrerías, dentro del Arsenal Militar.
  • Toledo: se encuentra en un lateral de la fachada principal de la Academia de Infantería de Toledo.
  • Valencia: estatua ecuestre del dictador que se retiró de Valencia en 1983 y ahora se conserva en el patio del convento de Santo Domingo.
  • Melilla: conserva la única estatua de Franco de pie que puede contemplarse en una vía pública y que, después de ser retirada en 2005 debido a unas obras que se iban a realizar, se volvió a colocar a unos 50 metros de su anterior ubicación. Esta estatua fue realizada antes de ser Jefe del Estado y se debe a sus logros en la Guerra de África.
  • Tenerife: existe otro monolito con su busto en el municipio de El Rosario, que recuerda que en junio de 1936 el entonces comandante general jefe de Canarias se reunió en ese lugar con oficiales de la guarnición para preparar la sublevación.
  • La Coruña: existen esculturas y placas de Franco en diversos puntos de la ciudad, como la imagen del dictador a caballo rodeado por la guardia mora del Palacio de María Pita.
  • Salamanca: en la Plaza Mayor hay un medallón de piedra con su busto.
  • Oviedo: junto al Parque San Francisco y dentro del complejo de edificios pertenecientes al Gobierno Civil de Asturias, se alza un monumento que en un lateral lleva un medallón de bronce orientado hacia el parque con la efigie de Franco.

Últimas estatuas retiradas[editar]

Los pies de Franco, Ceuta.
  • Hasta febrero de 2010, en Ceuta se encontraba un monumento denominado «Los pies de Franco», donde estaban sus huellas junto a la única ermita de la ciudad.[33]
  • La última estatua ecuestre de Franco en Santander fue retirada el 18 de diciembre de 2008.[34]
  • Una estatua de Franco que se hallaba en el patio de la Academia General Militar de Zaragoza fue retirada en agosto de 2006.[35]
  • Un busto que permanecía situado en un lugar público de la Comunidad Valenciana se retiró en septiembre de 2005, en Puebla de Vallbona.
  • En Guadalajara se acordó el mes de marzo de 2005 retirar la escultura del general Franco de la plaza Beladíez y el busto de José Antonio Primo de Rivera del parque de la Concordia.[36]
  • El 17 de marzo de 2005 se retiró la estatua situada en los Nuevos Ministerios junto al Paseo de la Castellana de Madrid.[37]

Monumentos y placas a los «Caídos por Dios y por España».[editar]

Los monumentos y placas por los «Caídos por Dios y por España» se colocaron en muchos pueblos, la mayor parte en el exterior de las iglesias, y contenían una lista de nombres de los muertos de ese pueblo pertenecientes al bando nacional y seguida del grito de ¡Presentes! similar al de José Antonio Primo de Rivera. Las placas solían estar hechas de mármol y rematadas con bronce o con algún otro tipo de metal, aunque las había de muchos tipos. En ocasiones las placas se colocaban en las paredes de las iglesias o lugar del fallecimiento de las víctimas que aparecían en éstas si había alguna pared cerca; si no se solía también hacer un monumento en forma de cruz o en obelisco de baja altura y allí grababan los nombres o bien adosaban la placa al monumento. En muchos municipios se ha optado por trasladar este tipo de monumentos a los cementerios, y en algún caso se han reconvertido en homenajes a los «caídos» de ambos bandos.

Hubo otro tipo de placas de inauguración de instituciones e infraestructuras, tales como líneas de ferrocarril, estaciones, pantanos, etc., que aún perduran en la actualidad.

Muchas de estas placas y monumentos ni se mantienen ni se retiran. De este modo, quedan expuestas al público que pueda acceder a estos monumentos y placas que se encuentran invadidos por el deterioro o son objeto de vandalismo.

Toponimia[editar]

En la actualidad siete localidades conservan el recuerdo de Francisco Franco en sus denominaciones oficiales: Llanos del Caudillo (Ciudad Real), Alberche del Caudillo (Toledo), Águeda del Caudillo (Salamanca), Villafranco del Guadalhorce (Málaga), Guadiana del Caudillo y Villafranco del Guadiana (ambas en Badajoz), y Bembézar del Caudillo (Córdoba).

Franco también quiso honrar a sus generales del bando nacional durante la guerra poniendo sus nombres a diversas localidades que aún conservan, como Alcocero de Mola (antes Alcocero, en la provincia de Burgos, donde se estrelló en 1937 el avión del general Mola), Quintanilla de Onésimo (antes Quintanilla de Abajo, en la provincia de Valladolid, en honor al fundador de las JONS, Onésimo Redondo), San Leonardo de Yagüe (antes San Leonardo, en la provincia de Soria, por el capitán general Yagüe) o Queipo de Llano (en la provincia de Sevilla, por el teniente general Gonzalo Queipo de Llano, que fue una antigua colonia creada por éste durante la Guerra Civil en las marismas del Guadalquivir para el cultivo del arroz y actualmente despoblada).

Otros pueblos y ciudades que mantuvieron nombres semejantes durante décadas en honor al dictador fueron «El Ferrol del Caudillo» desde 1938 a 1982 (ahora Ferrol, en La Coruña), «Barbate de Franco» desde 1940 a 1998 (ahora Barbate, en Cádiz) y «Bardena del Caudillo» desde 1959 a 2008 (ahora Bardenas,[38] perteneciente al municipio de Ejea de los Caballeros, en Zaragoza), aunque los retiraron tras la recuperación de la democracia.

El caso de Numancia de la Sagra (Toledo) es muy particular. Esta localidad se había denominado desde la Edad Media como «Azaña» (vocablo árabe-mozárabe que significa noria), pero durante la Guerra Civil coincidió con el primer apellido del entonces Presidente del Gobierno español, Manuel Azaña, por lo que en 1936 se decidió sustituirlo. Actualmente se llama «Numancia» por el regimiento que lo tomó y «la Sagra» por la comarca a la que pertenece.

Nomenclátor del callejero[editar]

Placa de la Avenida del Generalísimo.

El recuerdo de Franco sigue presente también en los nombres de calles, plazas y avenidas de diversos pueblos y ciudades. También hay calles, avenidas y plazas en muchas de las ciudades y pueblos de España con nombres de generales del bando nacional durante la Guerra Civil, altos mandos militares como Mola, Sanjurjo, Moscardó, Yagüe, Millán Astray, etc. Fueron utilizados asimismo como iconos franquistas las efigies y nombres de personajes como José Antonio Primo de Rivera, Ramiro Ledesma, Onésimo Redondo, José Calvo Sotelo, etc. aunque su relación con el régimen de Franco no pudo ser personal —no les dio tiempo, ya que murieron antes o durante la guerra; el mismo José Antonio, que estaba encarcelado, se opuso al Alzamiento Nacional y a formar parte de la conspiración previa—.[39] [40]

Monumentos[editar]

El Arco de la Victoria[editar]

Arco de la Victoria (Madrid).

El Arco de la Victoria de Madrid (erróneamente denominado a veces «Puerta de la Moncloa» por tener cierta similitud con las puertas de Alcalá, Toledo, etc.) es un monumento construido entre 1953 y 1956 por orden de Francisco Franco como conmemoración de su victoria en la Guerra Civil. Está situado en el distrito de Moncloa-Aravaca y tiene casi 40 metros de altura. En su interior se encuentran diversos planos y una maqueta de la Ciudad Universitaria de Madrid (lugar en el que se desarrolló la batalla de la Ciudad Universitaria), a la que administrativamente pertenece. Tras él se encuentra el Edificio-monumento a los caídos por Madrid (en la actualidad el edificio en el que reside la Junta Municipal del Distrito de Moncloa - Aravaca).

Monumento a los Caídos en Pamplona[editar]

Monumento a los Caídos en Pamplona (España).

El popularmente conocido como Monumento a los Caídos, realmente «Navarra a sus Muertos en la Cruzada», como figura en su fachada (en la actualidad denominado «Sala de Exposiciones Conde Rodezno»), es un edificio en memoria de los navarros fallecidos pertenecientes al bando nacional durante la Guerra Civil, que se encuentra en pleno centro de la ciudad de Pamplona, capital de la Comunidad Foral de Navarra y hoy día acoge pequeñas exposiciones municipales.

Según cifras oficiales murieron en combate 4540 navarros. De ellos 1766 eran soldados, 1700 requetés y 1074 falangistas.[41]

Monumentos militares[editar]

Franco tras la guerra mandó construir monumentos en forma de cruz, de monolito, altar, etc., para recordar acontecimientos importantes que sucedieron durante la contienda y durante algunas batallas o hechos señalados como la batalla de Belchite, la batalla del Ebro, las matanzas de Paracuellos, entre otros.

Cuartel de La Montaña[editar]

Placa conmemorativa.

El Cuartel de la Montaña fue una edificación militar de Madrid que alcanzó gran notoriedad por tratarse del lugar en el que se inició en la capital la sublevación militar de julio de 1936.

Su relevancia proviene de su papel en la sublevación militar de 1936 en Madrid. El 19 de julio de 1936, el general Fanjul, militar sin mando de tropas en Madrid, pero encargado de la sublevación de la ciudad, entró, vestido de civil, en el cuartel de la Montaña. Sin embargo, en lugar de salir con las tropas para tomar los puntos vitales de la capital, proclamó simplemente el estado de guerra y se hizo fuerte junto con 1500 de sus hombres (de los que había unos 140 oficiales) y unos 180 falangistas en el Cuartel de la Montaña.

Esa tarde, el cuartel fue rodeado por tropas leales al gobierno de la República, guardias de Asalto, civiles y milicias populares, pobremente armadas. Al amanecer del día 20, se inició el cañoneo del cuartel. Los sublevados sólo resistieron algunas horas. Las diferencias de opinión entre los propios sublevados llevaron a unos a enarbolar la bandera blanca mientras otros seguían disparando sobre los asaltantes. Cuando se utilizó la aviación contra ellos, el cuartel cayó, siendo prácticamente destruido. La entrada de las fuerzas asaltantes se tradujo en el asesinato de la mayor parte de la oficialidad (noventa de unos ciento cuarenta) y de los falangistas. Se contabilizaron entre 150 y 300 muertos.

El edificio, que ya había quedado parcialmente destruido durante el asedio, recibió durante la guerra el impacto de numerosos proyectiles de artillería debido a su cercanía con la línea del frente, prácticamente estabilizada desde inicios de 1937. Hacia el final de la contienda era ya tan sólo un conjunto de ruinas irrecuperables, algunas de las cuales podían aún verse a principios de los años sesenta.

El parque del Cuartel de la Montaña fue inaugurado el 20 de julio de 1972 (con Franco todavía en el poder y Carlos Arias Navarro, futuro presidente del gobierno, como alcalde de Madrid). Incluye un monumento (también de 1972, realizado por Joaquín Vaquero Turcios) en recuerdo de los que murieron en su defensa, compuesto por una figura de bronce que representa el cuerpo de un hombre mutilado, colocada en el centro de un paredón construido en forma de sacos terreros.

Ruinas de Belchite[editar]

Ruinas de Belchite.

La batalla de Belchite fue una importante batalla durante la Guerra Civil Española que transcurrió desde el 24 de agosto de 1937 hasta el 6 de septiembre del mismo año en los alrededores y en el mismo municipio de la provincia de Zaragoza. Tenía como objetivo desviar la atención del bando nacional del norte (que ya había tomado Santander) y ocupar la ciudad de Zaragoza, ya que se había extendido entre los altos mandos militares de la República la opinión de que era más importante tener ciudades en posesión que grandes territorios despoblados. Misma fue la intención de la ofensiva en el Suroeste de Madrid, pero tras el fracaso de Brunete decidieron tomar la iniciativa en Aragón.

La batalla se saldó con una derrota del bando nacional logrando el bando republicano tomar Belchite pero sin haber conseguido tomar Zaragoza. El pueblo quedó totalmente en ruinas, y tras la guerra Franco ordenó dejar el pueblo sin reconstruir como símbolo de lo acontecido en el lugar y ordenando levantar una inscripción con un fragmento de un discurso en torno al heroísmo belchiteño y el sacrificio entre otros del alcalde y de la mayoría de la gente del pueblo, fallecidos en combate.

Monumentos de la batalla del Ebro[editar]

Ruinas de Corbera de Ebro.

En la margen izquierda del río Ebro es donde se libró la batalla más sangrienta de la Guerra Civil:

  • El pueblo de Corbera de Ebro fue dejado tal y como había quedado tras la batalla, como recuerdo del General Franco a su victoria.
  • En la cota 427 de Quatre Camins se erige una cruz de piedra en memoria del Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat, unidad carlista del bando nacional formada por voluntarios catalanes que sufrió numerosas bajas en este escenario. En el pedestal está representada la cruz de San Andrés de color rojo.
  • En la cota 481 se alza un monumento en Punta Targa por la hermandad del Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat. La base del monumento es un osario donde reposan los restos de combatientes de ambos bandos.
  • En el cruce entre la carretera de La Fatarella a Villalba de los Arcos hay un monolito levantado en memoria de los soldados de la 4ª División de Navarra muertos en el frente del Ebro.
  • En Coll del Moro, en las afueras de Gandesa, un monolito franquista del año 1953, para conmemorar la posición desde la cual Franco en persona dirigió la ofensiva final de la batalla. El monumento ha sido vandalizado con pintadas a favor y en contra del régimen franquista.
  • En una de las crestas del Puig de l'Àliga, en las proximidades de Gandesa, existe otro monumento que ha perdido la inscripción original con el paso del tiempo.
  • En Prat de Compte hay una cruz enfrente del colegio en memoria de los Caídos por Dios y por España.

Monumento a las Matanzas de Paracuellos[editar]

Vista del cementerio de Paracuellos. Al fondo la cruz blanca dibujada en el suelo de la colina.

Se conocen como matanzas de Paracuellos los episodios organizados de asesinato masivo e indiscriminado de varios miles de prisioneros, considerados opuestos al bando republicano, ocurridos durante la batalla de Madrid de la Guerra Civil Española, en los parajes del arroyo de San José, en el municipio de Paracuellos de Jarama, y de Soto de Aldovea, en el término de Torrejón de Ardoz, próximos a la capital española.

El monumento es una cruz blanca de grandes dimensiones cercano al río Jarama en la ladera del cerro de San Miguel y es visible desde el aeropuerto de Madrid-Barajas. Fue uno de los lugares donde ocurrieron estos episodios de represión de la Guerra Civil y fue erigido en recuerdo y memoria de los asesinados.[42]

El Alcázar de Toledo[editar]

Alcázar de Toledo.

El Alcázar de Toledo es una fortificación sobre rocas, ubicada en la parte más alta de la ciudad de Toledo, dominando toda la ciudad. En el siglo III fue un palacio romano. Fue restaurado durante el mandato de Alfonso VI y Alfonso X y modificado en 1535.

Durante la Guerra Civil fue utilizado por el entonces coronel José Moscardó, que lideraba la sublevación en Toledo, como punto defensivo y de resistencia y destruido totalmente por las tropas leales a la II República Española durante el asedio, que duró setenta días, del 22 de julio al 28 de septiembre de 1936. Posteriormente fue reconstruido y actualmente, desde 1998, alberga la Biblioteca de Castilla-La Mancha y desde 2010 también el Museo del Ejército.

Este asedio y liberación fueron hábilmente utilizados por Francisco Franco para asegurar su predominio entre sus propias filas, y que dio nombre al principal periódico Ultra El Alcázar, que aunque en principio era un diario convencional nominado así por lo emblemático de toda su historia.

Monumento al Crucero «Baleares»[editar]

Monumento a los caídos del crucero Baleares

El Monumento al Crucero «Baleares» se encuentra en el parque de sa Feixina en Palma de Mallorca. Hubo un intento asociativo para derribarlo o cambiar su leyenda, pero el Partido Popular lo detuvo alegando que fue construido por donaciones anónimas.

Aparece el escudo de España durante el franquismo y debajo esta inscripción:

MALLORCA

A
LOS HÉROES
DEL
CRUCERO
BALEARES

GLORIA A LA
MARINA
NACIONAL

VIVA ESPAÑA

Monumentos religiosos[editar]

Al ser la defensa del catolicismo una de las principales justificaciones de la Guerra Civil (calificada de Cruzada por el clero) y de la propia legitimidad de Franco (calificado de hombre providencial), resultaba extraordinariamente útil y de gran repercusión social la apropiación de la simbología cristiana por el régimen franquista. El Caudillo entraba en las iglesias bajo palio en actos solemnes;[43] reclamó el brazo incorrupto de Santa Teresa de Jesús para su dormitorio conyugal.[44] Se realizó un amplio programa de reconstrucciones de edificios religiosos, y de construcciones de nueva planta. Uno de los actos simbólicos más visuales de toda la Guerra había sido el trazo de una cruz en la arena de la playa de Vinaroz, el 15 de abril de 1938, el momento en que se partía en dos la zona republicana.

El Valle de los Caídos[editar]

El Valle de los Caídos.

Franco fue el que ordenó la construcción de este mausoleo, donde se enterró a José Antonio Primo de Rivera después de un traslado a hombros desde Alicante a San Lorenzo de El Escorial, símbolo de la memoria de la monarquía hispánica, con otros 33.872 combatientes de ambos bandos en la Guerra Civil. Franco a su muerte también sería enterrado allí.

Según el decreto fundacional de 1 de abril de 1940, el monumento y la basílica se construyeron para[45]

...perpetuar la memoria de los caídos de nuestra gloriosa Cruzada [...] La dimensión de nuestra Cruzada, los heroicos sacrificios que la Victoria encierra y la trascendencia que ha tenido para el futuro de España esta epopeya, no pueden quedar perpetuados por los sencillos monumentos con los que suelen conmemorarse en villas y ciudades los hechos salientes de nuestra historia y los episodios gloriosos de sus hijos.

Sagrado Corazón de Jesús[editar]

El cerro de los Ángeles es el centro geográfico de la Península Ibérica. En el verano de 1936, milicianos republicanos fusilaron la imagen de Jesús y dinamitaron el monumento del Sagrado Corazón de Jesús reduciéndolo a ruinas. Después de la Guerra Civil, el Gobierno franquista dio orden de construir un nuevo monumento, réplica del anterior, que comenzó a edificarse en 1944.

Este nuevo monumento fue inaugurado en el año 1965 y diez años más tarde se inauguraba también la cripta, obra no existente en el proyecto anterior. El monumento muestra a Cristo, con los brazos abiertos, invitando a todos los hombres a ir hacia Él. Está rematado con la leyenda Reino en España.

Lo que quedó del anterior monumento (la base y el arranque del pedestal) se conserva. El nuevo monumento se levantó a unas decenas de metros del anterior, formando una explanada entre ambos monumentos.

Fechas simbólicas[editar]

El régimen franquista estableció numerosas conmemoraciones anuales con el propósito de perpetuar los mitos fundacionales del nuevo Estado y la división entre vencedores y vencidos:[46]

  • Día del «Glorioso Alzamiento Nacional»: 18 de julio;
  • Día de la Liberación (específico para cada localidad);
  • Día de la Victoria (1 de abril);
  • Día de la Unificación (20 de abril);
  • Día del Caudillo (1 de octubre);
  • Día de la Raza (12 de octubre);
  • Día de los Caídos y la Fundación de la Falange (29 de octubre);
  • Día del Dolor por la muerte de José Antonio (20 de noviembre).

Además, se establecieron algunas fiestas oficiales universitarias:

18 de julio: Día del «Glorioso Alzamiento Nacional»[editar]

Vista actual del Paseo de Recoletos desde la Plaza de Cibeles (Madrid), escenario de los «Desfiles de la Victoria» cada 18 de julio, día de la Fiesta Nacional durante el franquismo. El lugar era marcadamente representativo por acoger las sedes de instituciones oficiales (Ministerio del Ejército -hoy Cuartel General del Ejército-, Ministerio de Marina -hoy Cuartel General de la Armada-, Banco de España, Palacio de Comunicaciones) y de los bancos más importantes.

Las referencias a la fecha de la sublevación militar que dio origen a la guerra civil (18 de julio de 1936) eran constantes, y se designaba al propio sistema político con el nombre de «régimen del 18 de julio». Se hablaba de los «hombres del 18 de julio» para designar a los que habían intervenido en el llamado «Alzamiento Nacional» y distinguirlos de los militares o políticos de las siguientes generaciones; o del «espíritu del 18 de julio» para referirse a su ideología, plasmada en los «Principios Fundamentales del Movimiento Nacional», parte inamovible de las Leyes Fundamentales, cuya jura era obligatoria para ejercer cualquier función pública, desde las subalternas hasta los más altos cargos.

La fecha elegida como fiesta nacional oficial fue el 18 de julio, en que se celebraban las recepciones en las embajadas españolas en el extranjero. Como acto principal, en un trazado fijado en el Paseo de Recoletos y Paseo de la Castellana de Madrid (el tramo final se había rebautizado como Avenida del Generalísimo), tenía lugar el Desfile de la Victoria, conmemorativo del primero, en 1939, a los pocos meses de terminar la guerra. Desde 1976, ya con la monarquía de Juan Carlos I, se cambió la fecha al 12 de octubre, Día de la Hispanidad, y la denominación pasó a ser Día de las Fuerzas Armadas y Desfile de las Fuerzas Armadas.

Para propiciar la adhesión o al menos la satisfacción popular se estableció una «paga extraordinaria del 18 de julio» como gratificación obligatoria a añadir a todos los salarios. Durante la Transición se mantuvo, pero desplazada al mes de junio, con la excusa de conmemorar la onomástica del rey (San Juan).[47]

20 de noviembre, Plaza de Oriente[editar]

Vista de la Plaza de Oriente de Madrid con el Teatro Real al fondo, lugar de manifestaciones de vindicación del régimen franquista.

El simbolismo de la fecha comenzó con el fusilamiento de José Antonio (20 de noviembre de 1936), que pasó a llamarse «Día del dolor». Para el otro bando en la guerra había sido también el día de la muerte del dirigente anarquista Buenaventura Durruti. Curiosamente (aunque se especula con la posibilidad de que los médicos prolongaran artificialmente su vida con ese propósito) coincidió con la fecha de la muerte de Franco (20 de noviembre de 1975) y a partir de entonces con las convocatorias anuales de manifestaciones de los grupos ultraderechistas (Fuerza Nueva, Hermandad Nacional de Excombatientes) que reivindican la herencia del franquismo, bajo ese lema. La elección para ello de la Plaza de Oriente de Madrid se hizo para marcar la continuidad con el espacio privilegiado que había acogido manifestaciones multitudinarias en vida de Franco, siendo famosa la que se convocó para recibir a Evita Perón (1947) o las que pretendían demostrar la adhesión popular al Caudillo con motivo de los principales episodios de aislamiento internacional, la última, tras los fusilamientos del 27 de septiembre de 1975, el 1 de octubre del mismo año.[48]

En años posteriores, se eligió esta fecha para realizar atentados mortales contra Santiago Brouard (1984) y posteriormente contra Josu Muguruza (1989), destacados miembros de Herri Batasuna, la vertiente política del grupo terrorista ETA. En el primer caso fue obra del GAL, en el segundo caso no se pudo demostrar dicha conexión. Desde entonces se han venido atribuyendo, y utilizando en el debate político y mediático, a terrorismo de Estado, a elementos de alguna manera conectados con el Ministerio de Interior (en aquel momento con gobiernos del PSOE) o a grupos o elementos de extrema derecha.

1 de octubre[editar]

El primero de octubre de ese año de 1975 coincidió con el 39 aniversario de la proclamación de Franco como Jefe de Estado por los militares sublevados en 1936 (la expresión literal era «exaltación a la Jefatura del Estado»).

El mismo día de la manifestación un grupo terrorista de extrema izquierda cometió su primer atentado mortal, tras lo que se bautizó como GRAPO (Grupos de Resistencia Antifascista Primero de Octubre) en referencia a ese día.

Véase también[editar]

Notas y referencias[editar]

  1. Origen de la camisa azul, que indica las discusiones iniciales sobre su adopción y los precios de cada componente en 1935, incluso el origen de los correajes: la fábrica de curtidos de Estella.
  2. Entre varias imágenes, aparece una de Franco con uniforme de Falange, y otra de Serrano Súñer con el emblema del yugo y las flechas en su chaqueta blanca (que llevaban los Consejeros del Movimiento). Portal Fuenterrebollo
  3. Sergio Argul Lugares de memoria y transición española:

    Decreto del 8/4/1977. Especialmente significativa, por su emplazamiento y dimensiones, fue la retirada del yugo y las flechas del edificio del Movimiento en Alcalá 32, el antiguo Banco Comercial de Antonio Palacios, convertido en la actualidad en sede de la Consejería de Artes de la Comunidad de Madrid.

  4. Andoni Esparza Leibar, El Escusón (y algunas reflexiones sobre la España eterna), Emblemata, 12 (2006), pp. 231-274
  5. Peña López y Alonso González, 2004, p. 17.
  6. (Esparza Leiba 2006, 231-274)
  7. «V Centenario Isabel I de Castilla. Referente a la historia. Símbolos de su reinado. Legado de la Historia» (en español). www.fnmt.es. Consultado el 11 de noviembre de 2008.
  8. Cancionero de Pedro Marcuello, ed. por J.M. Blecua, Zaragoza, 1987, versos 6-8 del fol. 7v. y 35-39 del fol.2
  9. Menéndez Pidal de Navascués, 2004, p. 204.
  10. original en el AHN, reproducida por Vicente Vignau, Copia de una carta anónima referente a los Reyes Católicos dirigida al abad de Poblet, en Revista de Archivos, Bibliotecas y Museos, 1897, págs. 315-316
  11. Otra divisa equivalente, pero de una difusión mucho más limitada, fue la de planta de hinojo, como recuerda el cancionero de Marcuello:

    Llámala Castilla ynojo,

    ques su letra de Ysabel (...)
    llámale Aragón fenojo

    ques su letra de Fernando (...)
  12. Juan Antonio González Iglesias, El humanista y los príncipes: Antonio de Nebrija, inventor de las empresas heráldicas de los Reyes Católicos, en Antonio Nebrija, Edad Media y Renacimiento. Ed. Universidad de Salamanca, Salamanca, 1994, ISBN 84-7481-784-6
  13. Menéndez Pidal de Navascués, 2004, p. 345.
  14. Cinco siglos de yugo y flechas, en Tiempo, 4 de diciembre de 2006 (Revisado el 26 de mayo de 2009).
  15. «Juan Aparicio López 1906-1996» (en español). www.filosofia.org. Consultado el 11 de noviembre de 2008.
  16. El Fascio, Madrid, 16 de marzo de 1933 Haz y Yugo
  17. La adopción del sistema heráldico surgió en Europa hacia el siglo XII
  18. lista de artículos y colaboradores
  19. Referencia de la revista
  20. «V Centenario Isabel I de Castilla. Reinado de los Reyes Católicos. "Símbolos de su reinado. Legado de la Historia"» (en español). www.fnmt.es. Consultado el 11 de noviembre de 2008.
  21. sevilla.blogcinadario.com
  22. «Constantino I, Cayo Flavio Valerio Aurelio Claudio (274-337)» (en español). Consultado el 23 de octubre de 2008.
  23. «Estandarte del Jefe del Estado Español (1940-1975)» (en inglés). FOTW.
  24. José Carlos Alegría y Santiago Dotor. . Consultado el 11 de noviembre de 2008.
  25. Escudo de Francisco Franco como Jefe del Estado Español (Superlibris - Real Biblioteca)
  26. Jesús de Andrés Sanz op. cit., pgs. 11 y 12
  27. Patrimonio artístico de la Universidad Complutense de Madrid, Volumen 1, pg. 41.
  28. Noticia en El Periódico
  29. Noticia en El País
  30. Noticia en El Mundo
  31. Noticia en El Mundo Noticia en Público (con imagen)
  32. Noticia en ABC
  33. Defensa retira " Los pies de Franco" y el " Mástil del Cañonero Dato "
  34. Santander retira la última estatua de Franco. ABC. 18 de diciembre de 2008. http://www.abc.es/20081218/nacional-nacional/santander-retira-ultima-estatua-200812181241.html. Consultado el 19-12-2008. 
  35. Defensa retira la estatua de Franco de la Academia de Zaragoza. 20 minutos. 24 de agosto de 2006. http://www.20minutos.es/noticia/147630/0/retiran/estatua/franco/. Consultado el 19-11-2007. 
  36. El Ayuntamiento de Guadalajara también retira de madrugada las estatuas de Franco y Primo de Rivera. El Mundo. 28 de marzo de 2005. http://www.elmundo.es/elmundo/2005/03/23/espana/1111578538.html. Consultado el 15-11-2007. 
  37. Retiran la estatua ecuestre de Franco en Madrid. 20 minutos. 18 de marzo de 2005. http://www.20minutos.es/noticia/11696/0/retirada/estatua/franco/. Consultado el 15-11-2007. 
  38. Bardenas, Ayuntamiento de Ejea de los Caballeros
  39. A todas las Jefaturas Territoriales y Provinciales (Circular.- Prisión Provincial de Alicante) (Fragmento):

    (...) Consideren todos los camaradas hasta qué punto es ofensivo para la Falange el que se la proponga tomar parte como comparsa en un movimiento que no va a conducir a la implantación del Estado nacionalsindicalista, al alborear de la inmensa tarea de reconstrucción patria bosquejada en nuestros 27 puntos, sino a reinstaurar una mediocridad burguesa conservadora (de la que España ha conocido tan largas muestras), orlada, para mayor escarnio, con el acompañamiento coreográfico de nuestras camisas azules.


    Como de seguro tal perspectiva no halaga a ningún buen militante, se previene a todos por esta circular, de manera terminante y conminatoria, lo siguiente:

    1. Todo jefe, cualquiera que sea su jerarquía, a quien un elemento militar o civil invite a tomar parte en conspiración, levantamiento o cosa análoga, se limitará a responder: «Que no puede tomar parte en nada, ni permitir que sus camaradas la tomen, sin orden expresa del mando central, y que, por consiguiente, si los órganos supremos de dirección del movimiento a que se les invita tienen interés en contar con la Falange, deben proponerlo directamente al jefe nacional y entenderse precisamente con él o con la persona que él de modo expreso designe.
    2. Cualquier jefe, sea la que sea su jerarquía, que concierte pactos locales con elementos militares o civiles, sin orden expresa del jefe nacional, será fulminantemente expulsado de la Falange, y su expulsión se divulgará por todos los medios disponibles.
    3. Como el jefe nacional quiere tener por sí mismo la seguridad del cumplimiento de la presente orden, encarga a todos los jefes territoriales y provinciales que, con la máxima premura, le escriban a la prisión provincial de Alicante, donde se encuentra, comunicándole su perfecto acatamiento a lo que dispone esta circular y dándole relación detallada de los pueblos a cuyas J.0.N.S. se ha transmitido. Los jefes territoriales y provinciales, al dirigir tales cartas al jefe nacional, no firmarán con sus nombres, sino sólo con el de su provincia o provincias respectivas.
    4. La demora de más de cinco días en el incumplimiento de estas instrucciones, contados desde la fecha en que cada cual la reciba, será considerada como falta grave contra los deberes de cooperación al Movimiento.
      Madrid, 24 de junio de 1936.
      ¡Arriba España!

Bibliografía[editar]

Enlaces externos[editar]