El Silmarillion

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Silmarillion»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El Silmarillion
de J. R. R. Tolkien
editado por Christopher Tolkien
Silmarrillion, Just under the Cover.jpg
Portadilla de una edición en inglés del libro.
Editor(es) Christopher Tolkien
Género Relato
Subgénero Fantasía heroica
Edición original en inglés
Título original The Silmarillion
Editorial George Allen & Unwin
País Bandera del Reino Unido Reino Unido
Fecha de publicación 1977
ISBN ISBN 0-04-823139-8
OCLC 3318634
Edición traducida al español
Traductor Rubén Masera y
Luis Domènech
Artista de la cubierta J. R. R. Tolkien
Editorial Ediciones Minotauro
Ciudad Capellades (Barcelona)
País Bandera de España España
Fecha de publicación 1984
Páginas 494 y mapa
ISBN ISBN 84-450-7038-X
Libros
Legendarium de la Tierra Media
El Silmarillion Los hijos de Húrin
Cronología de J. R. R. Tolkien
Las cartas de Papá Noel
(1976)
El Silmarillion
(1977)
Cuentos inconclusos
(1980)
[editar datos en Wikidata]

El Silmarillión es una recopilación de obras de J. R. R. Tolkien, editada y publicada póstumamente por su hijo Christopher Tolkien, en 1977. En ella, se narra, entre otras cosas, la creación de Arda y el nacimiento de las razas más importantes (valar, elfos, hombres y enanos) de la Tierra Media.

La mayor porción de El Silmarillión, titulada «Quenta Silmarillion» trata sobre los Silmarils, joyas hechas por Fëanor en Aman y alrededor de las cuales se entreteje la historia de la Primera Edad del Sol en la Tierra Media, principalmente en la región conocida como Beleriand. También se incluyen otras historias más breves: «Ainulindalë», «Valaquenta» y «Akallabêth». Una última historia («De los Anillos de Poder y la Tercera Edad») sirve como marco de referencia histórico para El hobbit y El Señor de los Anillos, las más conocidas novelas de Tolkien.

Estructura[editar]

El Silmarillion se divide en cinco partes:

Esta división en cinco partes es asociada informalmente por algunos lectores con los tres volúmenes de Bilbo Traducciones del élfico, que es mencionado en El Señor de los Anillos.

Esas cinco partes eran en un principio cinco trabajos independientes, pero fue el deseo de un anciano Tolkien motivó que se publicaran en conjunto. Como murió antes de que pudiera reescribir las variadas leyendas por completo, su hijo Christopher utilizó material de viejos escritos de su padre para terminarlo. En algunos casos tuvo que crear fragmentos originales.

El Silmarillion, como otros compendios de los trabajos de Tolkien (tales como los Cuentos inconclusos, Las aventuras de Tom Bombadil y otros poemas de El Libro Rojo, y El camino sigue y sigue), forma una trama que, aunque incompleta, describe el universo de la Tierra Media antes de que se produjeran los acontecimientos narrados en El hobbit y El Señor de los Anillos. La historia de la Tierra Media comprende doce volúmenes que examinan los procesos que condujeron a la publicación de estas obras, basándose en los borradores iniciales del autor y el comentario de Cristopher Tolkien.

El Silmarillion es una obra compleja que explora una vasta extensión de temas inspirados en muchas historias antiguas, medievales y modernas; incluyendo el Kalevala finés, la Biblia hebrea, las sagas nórdicas, la mitología griega y celta y la Primera Guerra Mundial. Por ejemplo, el significado del nombre del ser supremo, Eru Ilúvatar («Padre de todo») se tomó prestado de la mitología nórdica. El estilo arcaico del «Ainulindalë» recuerda al Antiguo testamento. La civilización insular de Númenórë tiene reminiscencias de la griega Atlántida (uno de los nombres de esa tierra en los libros es Atalantë, a la que dotó de etimología quenya como «la [tierra] caída o sepultada»).

Algunos de los más notables capítulos del libro son:

Además, el libro incluye un largo apéndice en la que se puede encontrar quién es cada personaje, lugares, razas... También hay apéndices con explicaciones sobre pronunciación y etimología de las principales lenguas que aparecen en el contexto de la Tierra Media, árboles genealógicos...

La creación del libro[editar]

Los primeros bosquejos de las historias de El Silmarillion se remontan a 1925, cuando Tolkien escribió un esbozo de su mitología. Sin embargo, los conceptos de los personajes, los temas principales y las historias concretas se venían desarrollando desde 1917 cuando Tolkien -por entonces un oficial británico- volvió de Francia durante la Primera Guerra Mundial y se encontraba convaleciente en un hospital militar primero, y en su domicilio después, con la llamada 'fiebre de las trincheras'. Por ese tiempo, él nombró a su colección de pequeñas historias El libro de los cuentos perdidos (que después sería usado como nombre de los dos primeros volúmenes de La Historia de la Tierra Media). Estos 'cuentos' iban a incluir una Mitología inglesa, pretendiendo explicar los orígenes de la historia y cultura de Inglaterra.

Muchos años después de la guerra, alentado por el éxito de El hobbit, Tolkien le presentó a su editor, George Allen & Unwin una versión incompleta aunque muy desarrollada de El Silmarillion, pero se la rechazaron porque era oscura y "demasiado céltica". El editor, por el contrario, le pidió a Tolkien una continuación de El hobbit, la que finalmente se convertiría en su novela más significativa, El Señor de los Anillos.

De todos modos, Tolkien nunca abandonó estos trabajos. De hecho, los consideraba su obra más importante (de acuerdo con el prólogo del libro), pudiéndose ver en sus historias el origen de la Tierra Media y sucesos posteriores contados en El hobbit y El Señor de los Anillos. Reanudó su trabajo en El Silmarillion al completar la citada obra, y su deseo era que ambas se publicaran juntas. Pero cuando vio que sería un imposible concentró su atención en preparar la publicación de El Señor de los Anillos.

A finales de los años 1950 comenzó de nuevo a trabajar en El Silmarillion, pero muchos de sus escritos de esta época estaban más relacionados con el aspecto teológico y filosófico de la obra antes que en la narración misma. Durante este tiempo escribió largo y tendido sobre ciertos temas como la naturaleza del mal en Arda, el origen de los Orcos, las costumbres de los Elfos, la significación de la muerte élfica; y la planitud de Arda y el cuento del Sol y la Luna. Por este tiempo, le entraron serias dudas sobre los aspectos fundamentales de la obra que volvían a las primeras versiones de las historias, y parecía que Tolkien necesitaba solucionar esos problemas antes de poder producir la versión final de El Silmarillion. En todo caso, salvo contadas excepciones no trabajó en la narración en los restantes años de vida.

Publicación[editar]

Si bien los escritos son de mano del propio Tolkien, fueron publicados después de su muerte por su hijo Christopher, quien buscó entre las historias aquellas más acabadas y las reunió en un solo volumen, junto con otros escritos, dando así forma a la voluntad de su padre, que había manifestado su deseo de que constituyera un corpus que abarcara desde la Creación del Mundo hasta la destrucción del anillo de poder.

Debido a esta condición, el volumen contiene a veces incoherencias con El Señor de los Anillos o con El hobbit, los estilos son a veces diferentes, hay historias muy acabadas (como la de Beren y Lúthien o la historia de Turin) y otras apenas esbozadas (como la dedicada a la Guerra de la Cólera)

Influencias en el panorama musical[editar]

En 1998 el grupo musical alemán Blind Guardian sacó al mercado Nightfall in Middle-Earth, un disco entero dedicado a El Silmarillion, haciendo referencia a bastantes pasajes del «Quenta Silmarillion» y con la representación de una de las escenas más famosas del libro como portada.[cita requerida]

Otros artistas, tanto de las diversas tendencias del heavy metal, como la banda austriaca Summoning o la finlandesa Battlelore, como de sonidos más tradicionales, como la italiana Ainur, están directamente influenciados por los libros de Tolkien, y en concreto por El Silmarillion, tanto lírica como estéticamente.[cita requerida]

La banda inglesa Marillion empezó su carrera con el nombre artístico «Silmarillion», que debió acortar por confrontaciones legales con los tenedores de los derechos de la obra de Tolkien.[cita requerida]

Referencias[editar]

Bibliografía[editar]