Siembra

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
El Sembrador, escultura que rinde homenaje a la siembra, en Albacete (España).

Siembra es el proceso de colocar semillas, con el objetivo de que germinen y se desarrollen plantas. Para que la siembra sea efectivo es importante seleccionar semillas de buena calidad. Las semillas deben ser sanas y estar libres de elementos contaminantes. La siembra ha sido una necesidad del ser humano desde la edad prehistórica, ya que es la causa del fin del nomadismo y del principio del sedentarismo.

La siembra[editar]

=[editar]

===
Para frutas tropicales como por ejemplo el aguacate puede ser conveniente utilizar algún tratamiento especial de las semillas (especialmente inventado para dicho tipo de fruta tropical).

Antes de ser sembradas algunas semillas requieren cierta preparación. Este tratamiento puede bien ser escarificación, estratificación, mojado de las semillas o lavado de las semillas con agua fría o tibia. El mojado de las semillas es por lo general realizado remojando las semillas en agua tibia durante 24 a 48 horas.[1] El lavado de las semillas es muy común en el caso de frutas (ya que la carne de la fruta que rodea la semilla puede ser rápidamente atacada por insectos o plagas.[2] [3] Para limpiar la semilla, por lo general se frota la semilla con un trozo de género o papel, y a veces se procede al lavado de la semilla.[4] Por lo general el lavado de las semillas se realiza sumergiendo las semillas durante unos 20 minutos en agua a una temperatura de 50 °C.[5] El agua tibia a caliente mata los microorganismos que pudieran haber sobrevivido en la superficie de la semilla. Las limpieza con agua a alta temperatura es muy importante en semillas de frutas tropicales que pueden ser infectadas con facilidad como por ejemplo lichis y rambutáns.

Además de los procesos de preparación indicados previamente, la germinación es favorecida si se utiliza tierra libre de enfermedades. Especialmente si se trata de producir la germinación de semillas particularmente difíciles (tales como algunas frutas tropicales), el tratamiento y preparación previo de la tierra (junto con el uso de tierra con los minerales y condiciones de acidez más adecuadas, tierra preparada u otro substrato apropiado) es sumamente importante. Los dos procesos de preparación de la tierra más utilizados son pasteurización y esterilización. En general es más conveniente elegir la pasteurización ya que la misma no mata todos los microorganismos. La esterilización puede ser utilizada cuando se intenta plantar vegetales especialmente difíciles. Para pasteurizar la tierra, la tierra debe ser calentada durante 15 minutos en un horno a una temperatura de 120 °C.[5]

Plantas que suelen ser sembradas[editar]

Entre los cultivos que se siembran se destacan la avena, el trigo, y el centeno, los pastos y legumbres son también sembradas de semilla, en tanto el maíz y la soja son plantadas en forma más espaciada. Al plantar, los surcos se encuentran separados unos 70 cm unos de otros, y se intenta espaciar a las semillas individuales; para ello se utilizan diversos dispositivos para disponer las semillas a intervalos exactos, lo cual maximiza el rinde y permite ahorrar semillas.

Filas de maíz en un campo en Indiana, Estados Unidos.

Profundidad de la siembra[editar]

Al sembrar, se coloca muy poca tierra y en algunos casos ninguna sobre las semillas. En términos generales, las semillas pueden ser sembradas de forma tal que la capa de tierra que las cubra sea de 2 a 3 veces el tamaño de las semillas.

Tipos y patrones de siembra[editar]

Para la siembra a mano, existen varios tipos de métodos; los mismos comprenden:[6]

  • Siembra en terreno plano.
  • Siembra en surcos elevados.
  • Siembra en camas anchas.

Junto con estos tipos se pueden utilizar varios patrones de siembra; tales como:

  • Filas regulares.
  • Filas que se encuentran al tresbolillo en filas pares (de forma tal que las semillas son colocadas en un patrón cruzado). Este método es mucho mejor, ya que permite que las plántulas reciban más luz cuando germinan.

Tipos de siembra[editar]

Siembra a mano[editar]

La siembra a mano es el proceso mediante el cual se lanzan puñados de semillas sobre el terreno preparado. Por lo general, se utiliza una grada o reja para incorporar la semilla al terreno. Si bien es mano de obra intensivo excepto para superficies pequeñas, todavía el método es utilizado en determinadas circunstancias. Se requiere práctica para distribuir las semillas en forma homogénea y con el ritmo deseado. Es posible utilizar un sembrador manual para sembrar aunque solo resulta útil para semillas pequeñas tales como las de pastos y legumbres.

Es posible combinar la siembra manual con pre-siembra en bandejas de semillas. Ello permite que las plantas se fortalezcan en el interior durante los periodos fríos (por ejemplo la primavera en países con climas templados).

Campo abierto[editar]

Campo abierto es la forma de siembra utilizada históricamente en la agricultura mediante el cual los campos son preparados y se los deja abiertos, tal como indica su denominación, antes de ser sembrados. A menudo la semilla se deposita en el terreno y no se cubre antes de la germinación y por lo tanto permanece expuesta a las condiciones climáticas. Este método se diferencia del método de almácigo utilizado comúnmente es la jardinería casera o en situaciones específicas en la agricultura moderna donde la semilla es colocada debajo de la superficie del suelo y es vigilada y atendida con frecuencia para asegurar un ritmo de crecimiento elevado y mejores rendimientos.

Véase también[editar]

Referencias[editar]

Enlaces externos[editar]