Shoeless Joe Jackson

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Joseph Jefferson Jackson
ShoelessJoeJackson.jpg
Equipo Chicago White Sox
Posición Outfielder (jardinero)
Batea izquierda
Lanza derecha
Primera aparición 25 de agosto 1908 con Philadelphia Athletics
Última aparición 27 de septiembre 1920 con Chicago White Sox
Estadísticas
Hits 1,772
Promedio .356 (3º)
SLG .517
Equipos

Philadelphia Athletics (1908 - 1909)
Cleveland Naps / Indians (1910 - 1915)

Chicago White Sox (1915 - 1920)

Joseph Jefferson Jackson llamado "Shoeless Joe" (Descalzo Joe) (Greenville, 16 de julio de 1888 - 5 de diciembre de 1951) fue un pelotero estadounidense de las Grandes Ligas que hizo carrera con los Philadelphia Athletics, Cleveland Indians y Chicago White Sox. Uno de los mejores bateadores de su época, fue uno de los ocho peloteros expulsados permanentemente de las Ligas Mayores por su supuesta participación en el llamado escándalo de los Medias Negras. Ninguno de estos ocho peloteros han sido elegidos para el Salón de la Fama del Béisbol y permanecen en la lista de los permanentemente ineligibles junto a Pete Rose.

Primeros años[editar]

Nacido en el Condado Pickens, Carolina del Sur, Estados Unidos, el primero de seis hermanos y dos hermanas nacidos a George y Marta Jackson. Joe provino de una vida difícil de pobreza en el sureste, nacido en una familia pobre de un pequeño pueblo, donde no tuvo acceso a la educación, permaneciendo iletrado hasta su madurez. Cuando Joe tenía seis años, fue a trabajar en el molino de Pelzer removiendo el polvo de algodón de los pisos de madera. A principios de 1901, George Jackson movió su familia a la comunidad Brandon de (West Greenville) Greenville Oeste, SC. La vida fue ruda para la gran familia, y como otros tantos niños de los molinos textiles, Joe fue a trabajar en el de Brandon para ayudar a su familia. No había ningún tiempo para la escuela, y Joe nunca aprendió a leer o escribir y probablemente habría pasado el resto de su vida trabajando en el molino de textiles de no haber sido por su talento para el béisbol.

A una temprana edad Joe mostró los signos de grandeza al bate en el campo de juego, y para la época que tenía trece años jugaba ya en el equipo de adultos del Molino Brandon (Brandon Mill). Sus amigos decían que “podrían vendarles los ojos” y todavía saber (reconocer) cuándo Joe golpeaba la pelota, porque ellos escuchaban un sonido especial. Cuando él bateaba un homerun, sus hermanos se dispersaban entre la muchedumbre pasando sus sombreros por propinas y a veces hacían tanto como $25.00 por juego.

Con el equipo de Brandon llego a ser un preferido de la fanaticada, los homeruns de Joe eran llamados (conocidos por la fanaticada) como “Especiales de los Sábados" ("Saturday Specials"), a sus líneas de hit las llamaban "Dardos Azules" ("Blue Darters"), su guante como "el lugar donde los triples van a morir", y se decía que podía lanzar la pelota a más de 400 pies de distancia. Las muchedumbres aplaudían y aclamaban cuando él venia a la caja de bateo. Algunos años más tarde, el gran Ty Cobb dijo a Joe: "Siempre que tenía la idea de que yo era un buen bateador, me detenía y al mirarte, yo sabia que podría aún mejorar algo".

Apodo[editar]

El sobrenombre de "Shoeless" (literalmente sin zapatos) le vino desde la época en que jugaba para el equipo que patrocinaba el molino de su pueblo de origen, antes de llegar a las Grandes Ligas. En 1908, Joe jugaba la pelota semipro con los Greenville Spinners. Durante el primer juego de un una doble tanda contra los Anderson Electricians, Jackson jugó en tacos nuevos (spikes) que rápidamente formaron dolorosas ampollas en sus pies. En el segundo juego, Joe se quitó sus tacos para disminuir un poco el dolor. En el séptimo ining, él bateó un triple. Cuando el corría descalzo hacia la tercera base, un fanático del equipo contrario le gritó, "You shoeless son-of-a-gun!" ("tu descalzo hijo de ..."). Esta fue la única vez que Joe jugo descalzo en un juego, pero el nombre "Shoeless Joe" ("descalzo Joe") había nacido, y el apodo caló y lo acompañó por el resto de su carrera hasta las Ligas Mayores.

No tomó mucho tiempo para que las noticias de los instintos rápidos y precisos de Jackson sobre el campo de béisbol alcanzaran las Ligas Mayores. Connie Mack lo firmó para los Philadelphia Athletics en agosto de 1908, y luego lo negoció a Cleveland en 1910. El año siguiente, Joe bateó .408, el promedio de bateo más alto alguna vez registrado por un novato en la historia.

En agosto de 1915, fue negociado a los Chicago White Sox por 31,500 dólares en efectivo y tres jugadores. Los White Sox fueron en ese tiempo un talentoso equipo, ganando la Serie Mundial en 1917 y el Banderín de Liga Americana en 1919. Ellos eran los principales favoritos para vencer a Cincinnati Reds en la Serie Mundial de 1919, pero Cincinnati en última instancia obtuvo el título de forma cuestionable.

Es considerado uno de los mejores bateadores de la historia del béisbol, al punto que Babe Ruth en alguna ocasión declaró que había modelado su técnica de bateo por la de Jackson. En 1911 se convirtió en el, hasta ahora, único pelotero en batear sobre 400 de promedio de bateo en su año de novato en las Grandes Ligas. Su promedio 356 de por vida, es el tercero más alto de la historia, solo superado por Ty Cobb y Rogers Hornsby.

El escándalo de los Medias Negras[editar]

En 1919, y luego de la inesperada derrota de los Chicago White Sox en la Serie Mundial contra los Cincinnati Reds, ocho jugadores, incluido Jackson, fueron acusados de entregar algunos juegos. En septiembre de 1920, un jurado fue convocado para una investigación. Jackson admitió bajo palabra haber participado en el arreglo de juegos y haber aceptado 5.000 dólares como pago parcial por su cooperación (suma que después alegó haber tratado de devolver en dos oportunidades). De igual forma admitió haberse quejado a los demás conspiradores de no haber recibido su parte completa. Entonces el propietario del equipo, Charles Comiskey, alentó a Jackson para que admitiera estos hechos.

¡Di que no es así, Joe! ("Say it ain't so, Joe!")[editar]

Se cuenta que el segundo día del juicio un grupo de niños aficionados le preguntaron a Jackson si era verdad que había vendido los encuentros,[1] pidiéndole que dijera que eso no había sido así, esta anécdota que se ha hecho popular y ha dado nombre incluso a temas musicales y libros,[2] fue negada por el mismo Jackson y se le atribuye en la actualidad a una invención del reportero del Chicago Daily News, Charley Owens.[3]

De cualquier forma, el jurado lo absolvió de los cargos criminales relacionados con el escándalo, aunque se ha mencionado que el mismo juicio podría haber sido arreglado, perdiéndose evidencia clave de la oficina del fiscal poco antes del juicio. Jackson fue encontrado culpable de no reportar el arreglo.

Públicamente Jackson siempre mantuvo su inocencia e insistió hasta su muerte que dio lo mejor de si en la serie; bateando un average de .375, sacando cinco corredores de las bases y logrando treinta jugadas en el jardín izquierdo sin cometer errores durante la misma. De cualquier forma, su promedio fue peor los juegos que su equipo perdió, totalizando una carrera de un cuadrangular en el juego 8. Permitiendo una cantidad inusual de triples hacia el jardín derecho, si bien esto pudiese atribuirse al supuesto arreglo, también es imputable a los altibajos del día a día en cada juego.

Una jugada en particular ha sido objeto de mucho escrutinio; en el quinto inning del juego 4, con un jugador de Cincinnati en segunda, Jackson atrapó un hit y lanzó al home; testigos oculares relatan que el lanzamiento hubiese sido una jugada de out, si el lanzador Eddie Cicotte, uno de los acusados, no hubiese interferido tomando la pelota antes de que esta fuese a parar a manos del receptor. La carrera entró y Chicago perdió 2-0. Hamilton, el anotador oficial de esa serie mundial, testificó en un juicio civil posterior entre Jackson y Comiskey que el lanzamiento fue honesto y que Cicotte se abalanzó sobre la bola causando una anotación de error. Chick Gandill, otro de los líderes del arreglo, admitió en su autobiografía haberle gritado a Cicotte para que interceptara la bola.

Al día siguiente de que el jurado exonerase a los ocho jugadores de Chicago de los cargos, el nuevo Comisionado del béisbol de las Grandes Ligas, Kenesaw Mountain Landis, los expulsó a todos de por vida del deporte, incluyendo a Jackson y al comprobadamente inocente Chuck Weaver.

Consecuencias[editar]

Ty Cobb y Joe Jackson (derecha) en Cleveland, 1913.

Después de su destierro del béisbol profesional, Joe y su esposa Kate se movieron a Savannah en 1922 donde ellos fueron propietarios de un negocio de lavandería al seco. Regresaron a Greenville, Carolina del Sur en 1932 y abrieron un restaurante de barbeque en Augusta Street (la calle Augusta) y más tarde una tienda de licores en Pendleton Street, cerca de Brandon donde ambos crecieron. Durante la temporada de pelota, Joe jugó con equipos semipro en todas partes del sur, y aún con equipos en el norte. En 1941, a la edad de 53 años, Joe jugó en su primer juego y único juego de noche, haciendo una exhibición de bateó y pegando dos homeruns en el proceso.

En 1947, mientras trabajaba en su licorería, su antiguo adversario Ty Cobb y el escritor deportivo Grantland Rice entraron como clientes. Después de una transacción impersonal, Cobb le preguntó a Jackson; "¿No me reconoces Joe?" a lo que este respondió; "Seguro que sí Ty, pero no estaba seguro que tu quisieras reconocerme. Muchos de ellos no lo hacen".[4]

En sus últimos años Jackson sufrió de múltiples dolencias cardíacas y falleció en Greenville en 1951 a la edad de 63. Las últimas palabras de Jackson antes de morir fueron: "Estoy por enfrentarme al más grande umpire y Él sabe que soy inocente".

Jackson sigue siendo uno de los jugadores de béisbol más queridos y publicitados de todos los tiempos. Varias películas, una Obra de Broadway, canciones, poemas, incontables libros, documentales de televisión, artículos y la Internet han convertido la Memoria de Joe Jackson en un Icono Americano.

Estadísticas[editar]

Estadísticas de por vida en las Grandes Ligas:


Juegos Turnos Hits Dobles Triples HR Carreras Empujadas BB SO Average OBP Slugging
1.332 4.981 1.772 307 168 54 873 785 519 158 .356 .423 .517

Su promedio de .356 es el tercero más alto de la historia, su marca de .408 en 1911 es el sexto más alto del siglo XX.

A pesar de haber sido excluido del béisbol cuando posiblemente solo había cumplido los dos primeros tercios de su carrera, y a pesar de ser excluido del Salón de la Fama, en 1999 fue incluido en la lista de los 100 más grandes jugadores de todos los tiempos ocupando el número 35.

Citas[editar]

Él es el más grande bateador natural que he visto en mi vida[5]
Joe, tu tenías la mayor habilidad natural, el mejor swing que nunca ví[6]
Ty Cobb, jugador de los Detroit Tigers exaltado al Salón de la Fama, quién ostentó durante más de 50 años el record de más hits conectados
Yo copié el estilo de batear de Joe Jackson porque pensé que era el mejor bateador que había visto nunca, el más grande bateador natural que vi en mi vida, él es el tipo que me hizo un bateador
Babe Ruth, jugador de los Yankees, miembro del Salón de la Fama, para algunos el mejor y más famoso beisbolista de la historia.
Estoy por enfrentarme al más grande umpire y Él sabe que soy inocente.[7] [5]
—Shoeless Joe Jackson

Referencias[editar]

  1. Kudzmonthly: Say it ain't so Joe
  2. Alphaville Lyrics: Say it ain't so Joe
  3. Nakedwhiz: Charley Owens said so
  4. «Ty Cobb & Joe Jackson story». www.pde.state.pa.us. Consultado el 23-11-2006.
  5. a b http://en.wikiquote.org/wiki/Shoeless_Joe_Jackson
  6. «Pennsylvania Department of Education».
  7. Free Article .:. Shoeless Joe Jackson A Star At Hunt'S Louisville Slugger Sale

Enlaces externos[editar]

Bibliografía[editar]

  • "Shoeless: The Life And Times of Joe Jackson", de David L. Fleitz (2001, McFarland & Company Publishers)
  • Shoeless Joe, novela de W. P. Kinsella
  • Eight Men Out (Ocho hombres fuera), de Eliot Asinof, un recuento del arreglo de la Serie Mundial de 1919
  • Joe Jackson: A Biography, de Kelly Boyer Sagert
  • Say It Ain't So, Joe!: The True Story of Shoeless Joe Jackson (¡Di que no es así Joe!: La verdadera historia de Joe Jackson), de Donald Gropman, incluye la petición de Ted Williams y Bob Feller de admitir a Jackson en el Salón de la Fama
  • A Man Called Shoeless (Un Hombre llamado Descalzo), de Howard Burman
  • "Shoeless Joe & Me" (HarperCollins, 2002) de Dan Gutman

Véase también[editar]

Películas[editar]