Shao Kahn

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Shao Kahn
Personaje de Mortal Kombat
Creador(es) John Tobias y Ed Boon
Información
Alias Emperador del mundo exterior
Sexo Masculino
Nacionalidad Outworld
[editar datos en Wikidata ]

Shao Kahn es un personaje de la serie de videojuegos de Mortal Kombat que suele tener el papel de jefe o anunciador. Fue introducido por primera vez en Mortal Kombat II en 1993.

Shao Kahn (mal escrito frecuentemente como Shao Khan) es el emperador del Outworld, conocido por su fuerza divina, su extrema brutalidad y su conocimiento de la magia negra, sirve como el principal antagonista en la mayoría de la serie de juegos y la franquicia extendida. Al igual que su subordinado Shang Tsung, tiene el poder de consumir otras almas. Más adelante en la serie, sus habilidades se suavizan para hacer que otros jefes se vieran superiores. La esposa de Shao Kahn era Sindel, y también era una figura paterna para Kitana y Mileena.

Sobre Shao Kahn[editar]

Su rasgo más destacable es su casco con un cráneo. Siendo uno de los hechiceros en la serie de Mortal Kombat, Shao Kahn es el Emperador del mundo exterior. Se parece a un rey-guerrero asiático en muchos sentidos, e incorpora el mal en muchas formas. Lo conocen por su fuerza divina, la insensibilidad extrema, la brutalidad y su cariño por las ejecuciones personales, además, sobrepasa el nivel de un mero por su inteligencia y conocimiento de la magia negra. Posee la habilidad de tomar almas, la cual enseñó a su subordinado Shang Tsung. Su fuerza mayor es probablemente la capacidad de luchar por sus objetivos con gran tenacidad y su capacidad organizativa, siendo sus mayores debilidades su arrogancia y su exceso de confianza.

Roles en los juegos de Mortal Kombat[editar]

Vida temprana[editar]

Shao Kahn originalmente apareció en el Outworld durante el reinado de Onaga mientras éste gobernaba como el Rey Dragón. El reinado de Onaga se había vuelto el más poderoso de todos los reinos y buscó una forma de ser inmortal. Antes de que pudiera alcanzar su meta, Shao Kahn mató a Onaga y tomó su reino. Ahora estando él gobernando, empezó su plan de conquista y fusión de los reinos al Outworld. A las conquistas las realizaba a través de la invasión directa o través del Mortal Kombat, y la fusión mediante unos orbes mágicos que permitían que los reinos estuvieran unidos al Outworld. Un gran logro en sus victorias militares es la combinación de Edenia con Outworld. Después de que sus guerreros ganaron en Mortal Kombat, Kahn invadió el reino. En el campo de batalla, Kahn mató al Rey Jerrod, y tomó a la Reina Sindel como su esposa para así legitimar su derecho al trono, criando a su hija, la Princesa Kitana, como si fuera su propia hija. Hizo que entrenaran a la joven princesa como una asesina. Sindel murió de forma misteriosa al poco tiempo, manteniendo Shao Kahn su alma en el Outworld. También cabe destacar en sus conquistas la destrucción del Reino de Zaterra y el aprisionamiento del reino de los Vampiros dentro de un orbe con su poder mágico.

Mortal Kombat II[editar]

Muchos años después, Kahn eligió a la Tierra como su próxima conquista. Envió a Shang Tsung y finalmente a Goro para prepararla para la invasión en caso de que Goro mantuviera su posición de campeón. El punto de inflexión se produjo cuando el príncipe Goro derrotó al Gran Kung Lao e inició un racha ganadora que duraría 500 años. Shang Tsung supervisó el torneo. El décimo Mortal Kombat sin embargo, vio la derrota de Goro y Shang Tsung por Liu Kang, arruinando así el plan de quinientos años para la invasión de Kahn a la Tierra.

Al ser derrotado, Shang Tsung huyó al Outworld para rendirle cuentas al Emperador, suplicando por su vida y ofreciéndole un plan que consistía en atraer a los guerreros de la tierra al Outworld para eliminarlos, y así no podrían causar ningún daño a los planes de invasión. De una u otra forma, Tsung convenció a Kahn, y éste le restauró la juventud. Shao Kahn ordenó el secuestro de Sonya Blade y junto con Kano los utilizó como cebo. Para enfurecer a Liu Kang ordenó a las tropas tarkatan (al mando de Baraka) que destruyeran los templos shaolin. Kahn vio pacientemente a los guerreros caer en la trampa. Pero a pesar de su gran poder, se empezó a dar cuenta de cómo estos avanzaban en su torneo; el momento cúlmine fue cuando Shang Tsung y Kintaro fueron derrotados. Esto hizo enfurecer al Emperador, quien mandó a llamar a su ejército para con este aniquilar a los guerreros de la Tierra. A estos no les quedó otra opción que huir de vuelta a la Tierra. (Hechos de Mortal Kombat Shaolin Monks).

Mortal Kombat 3[editar]

Habiendo fallado nuevamente al perder el falso torneo, Shang Tsung se aprontaba ahora sí a la ejecución por parte del Emperador, pero al contrario de esto a Tsung se le dio mucho más poder y juventud que nunca. A Shao Kahn aún le quedaba un plan bajo la manga, la reina Sindel, cuya alma poseía Kahn, sería devuelta a la vida pero no en el Outworld, sino en la Tierra para así usarla como pretexto para poder invadirla. Kahn puso a Shang Tsung a cargo junto a los sacerdotes de las sombras, para hacer el trabajo de revivir a la difunta reina, cumplido el trabajo Shao Kahn cruzó las barreras interdimensionales para reclamar a su reina y usó su poder para unir la Tierra al Outworld. Reclamó todas las almas de la Tierra como suyas, pero hubo unas pocas que no pudo tomar, eran la de los guerreros elegidos por Raiden, el Dios protector de la Tierra. Kahn creó escuadrones de exterminio eligiendo a los centauros (en desmedro de los Shokan que le habían fallado en reiteradas ocasiones) para cazar y matar a los demás supervivientes. Serían los elegidos los guerreros que tendrían la tarea de detener a Kahn. En el desenlace fueron Kung Lao y Liu Kang los que llegaron a enfrentarse al mismísimo Shao Kahn en su fortaleza. El primero en hacerle frente fue Kung Lao, quien fue rápidamente derrotado. Acto seguido al pensar que su amigo había muerto Liu Kang se dio ánimos de enfrentar al emperador: un gran combate, Shao Kahn llevaba las de ganar, pero misteriosamente perdió el control de las almas que había tomado de los humanos, y, por ende, del portal que había creado para unir la Tierra con el Outworld, siendo absorbido por este junto a su fortaleza, como se puede apreciar en epílogo del Mortal Kombat 3.

Mortal Kombat: Deadly Alliance y Mortal Kombat: Deception[editar]

El emperador había quedado muy débil después de su derrota en la Tierra, y así permanecería por varios años, manteniéndose inactivo durante la guerra de Shinnok contra los dioses. Los Edenianos, que también se habían liberado de su fusión con el Outworld, habían hecho la paz y tratados militares con los Shokan, y estaban listos para atacar el Outworld en pocos años. Se había corrido el rumor que el emperador estaba débil y sus enemigos mandaron sicarios para asesinarlo, fallando todas estas en manos de sus leales guardianes, Noob Saibot y Reptile. Su ejército comandado por Kano, quién resultó ser un hábil general, logró mantener a raya a las fuerzas combinadas de Edenia y los Shokan. Shao Kahn ordenó a Noob Saibot herir de gravedad a Goro, y Reptile fue enviado en busca de Shang Tsung, quién se encontraba trabando una alianza con Quan Chi. Poco después de formada esta alianza, los hechiceros se dirigieron al salón del trono imperial y jurando falsa lealtad aparentemente lo mataron. En Mortal Kombat: Deception se ve que Shao Kahn no fue asesinado, sino el que había sido asesinado por la deadly alliance fue un clon, creado por el verdadero Shao Kahn para desviar la atención de sus enemigos, mientras él iba hacia lo salvaje para recuperar su poder. También se revela que Shao Kahn apareció ante un malherido Goro a quien reanimó con su poder, así recuperando de nuevo la lealtad.

Mortal Kombat: Armageddon[editar]

Tras haber recuperado su poder, que había perdido tras su derrota en la Tierra, Shao Kahn estaba listo para su regreso. Lo primero que hizo fue revivir de nuevo a Shang Tsung, cuya alma le pertenecía incluso más allá de la muerte, pero esta vez le daría un cuerpo débil y desagradable. Ahora Shao Kahn cobraría una vieja deuda, él y Goro se dirigieron hacia el pueblo de origen de Li Mei Lei Chen (quienes se habían revelado tiempo atrás en contra del emperador) arrasando con el poblado y matando a todos sus habitantes, cuyas almas eran absorbidas por Shang Tsung. Cumplido esto a Shao Kahn le quedaba aún la cosa más importante que hacer: recuperar el control de su fortaleza que había sido tomada por las fuerzas edenianas de Kitana, por órdenes de Mileena quien se estaba haciendo pasar por la princesa. Shao Kahn, Goro y Shang Tsung empezaron el asalto a la fortaleza, Mileena, que se encontraba en el salón del trono, se dirigió al balcón imperial para ver qué era lo que estaba sucediendo, se aterrorizó al ver de nuevo a Shao Kahn, quien se presumía muerto años atrás; a su lado el príncipe Shokan Goro y a Shang Tsung su creador, ordenó a sus magos edenianos usar su magia para proteger la puerta que conduce al trono. En un despliegue de magia y fuerza bruta, Shao Kahn y sus aliados acabaron con todos a su paso hasta llegar a la puerta del trono, la magia de los hechiceros edenianos no fue rival para el poder de Kahn que con su último martillazo derribó la puerta. Shao Kahn entró con su arrogancia de siempre y se dirigió hacia la "princesa", los magos se pusieron al frente para proteger a su princesa, pero ésta los mató por la espalda, sacándose el velo y haciendo reverencia dio la bienvenida a su maestro. Shao Kahn le ordena que capture al guerrero de la tierra Shujinko para usarlo como carnada para atraer a Onaga a su fortaleza, para formar una supuesta "alianza". En el Modo Konquest Raiden le dice a Taven "He hecho un acuerdo con Shao Kahn, él liberará Earthrealm cuando sus tropas ganen". Extrañado, Taven le dice "¿Earthrealm?", a lo que él responde "Sí, porque a cambio, evitaré que cumplas tu misión".

Final[editar]

Blaze no fue reto para Shao Kahn el Konquistador. Con su fuerza incrementada diez veces, las fuerzas de la Luz no pudieron defenderse de su invasión final mientras unía cada reino con Outworld. Pero su triunfo máximo pronto sería su caída. Al no quedar nada que conquistar, Shao Kahn enloqueció.

(Estas son las palabras de Argus).

Este final y el de Taven son los únicos que se cumplen en MK:A, ya que todos los kombatientes potencian sus poderes asesinándose entre sí y dejando a Shao Kahn como vencedor supremo, siendo Raiden su último oponente. Pero justo cuando estaba por dar el golpe de gracia, Raiden envía el mensaje a su yo del pasado, tal como se aprecia en la Intro del modo historia de Mortal Kombat 2011

Mortal Kombat 2011[editar]

Como ya se dijo, el inicio del modo historia muestra a los Kombatientes masacrados de diversa forma al haber sido potenciados por la energía de un Blaze derrotado por Taven. En la cima de la pirámide, Raiden a duras penas resistía el ataque de Shao Kahn, el cual se burla de la inacción de los Dioses Supremos. Pero justo cuando iba a acabarlo, Raiden envía un mensaje psíquico a su yo del pasado, reiniciando la saga. Al igual que en la Trilogía original, Shao Kahn está ansioso por conquistar la Tierra esperando la victoria de sus guerreros en el Mortal Kombat, pero Goro y Shang Tsung son derrotados por Liu Kang . El hechicero suplica por una nueva oportunidad para hacer un torneo en el Outworld así los guerreros de la Tierra no saldrían vivos, plan que el Emperador aceptó. Raiden tenía visiones de como Liu Kang vencía a Shao Kahn en el último kombate (a medida de que avanzaban los kombates y si se cumplían las visiones, el amuleto se iba rompiendo), y para tratar de cambiar la historia, envía a Kung Lao a derrotar al Emperador. El shaolin mostrando sus virtudes como guerrero derrota al emperador, pero éste consigue levantarse y ataca a Kung Lao a traición, matándolo, lo que causa la ira de Liu Kang, quien lo desafía y derrota, hiriéndolo de gravedad. Al cumplirse el presagio de Raiden, el amuleto se deteriora más, desesperando al Dios del Trueno. Quan Chi rescató al malherido emperador regresándolo a la fortaleza, allí se iniciará el plan definitivo para invadir la Tierra usando a la reina Sindel como excusa. Cuando la fusión de los reinos esta en su apogeo, Shao Kahn pisa la Tierra reclamando a su reina, pero es enfrentado por Raiden y Liu Kang (Raiden intento obtener ayuda de Quan Chi, pero este se negó ya que tomó las almas de los guerreros caídos para sí mismo). Raiden le pidió a Liu Kang que no pelee (ya que no modificaría el tiempo), pero éste se niega y lo desafía. Raiden lo derrota, sin embargo, la determinación de Liu Kang es fuerte, dejándole una única opción a Raiden: asesinarlo. Luego de la muerte de Liu Kang, Shao Kahn se planta ante Raiden para reclamar la Tierra. Raiden no sabe cómo detener al Emperador, quien lo golpea brutalmente. En ese momento, Raiden recuerda las últimas palabras de su yo del futuro (el de la trilogía original): Él debe ganar. Raiden se rinde y deja a Shao Kahn la victoria, quebrantando la regla de los Dioses Mayores de que el Mortal Kombat era la única manera de decidir el destino de la Tierra. Desde el cielo, un poder divino rodea a Raiden y lo recupera y potencia. El dios del Trueno reta a Shao Kahn a un último Mortal Kombat y lo derrota, causando su irremediable muerte y librando a la Tierra del Outworld.

En este juego, Shao Kahn es el jefe final y no es seleccionable, pero igualmente tiene sus movimientos personales:

Ataque X-Ray[editar]

De un martillazo, Shao Kahn tumba a su enemigo y le pisa la cabeza, luego lo levanta de un brazo y le da un fuerte cabezazo.

Fatalities[editar]

  • Martillazo: Shao Kahn toma a su enemigo por el cuello y lo eleva por los aires, y antes de que caiga, le da un martillazo que lo despedaza por completo. Es similar a la que hace en MK: Deception.
  • Rompetorso: Shao Kahn empala sus dos manos en el pecho del oponente y usando su fuerza descomunal, lo parte completamente al medio. En un trailer del juego Shao Kahn acaba con Raiden de esta manera.
  • Babality: Shao Kahn se convierte en un bebé con el casco y la armadura, mirando para todos lados descubre su sombra a la que insulta diciéndole "You Suck!!"(Apestas!!), luego se pone en su clásica pose de risa, pero riéndose como un bebé.

Desarrollo del Personaje[editar]

En un principio se tenía planificado que todos los habitantes del Outworld iban a ser de la raza de Baraka, y así Shao Kahn estaba desenmascarado y con grandes dientes. Tobias al principio quería que el jefe fuera una criatura esquelética, pero decidió que Kahn tuviera un aspecto semejante al de un asiático místico como Shang Tsung. Shao Kahn fue desarrollado como un guerrero que vive para la batalla. En Mortal Kombat 2011, hasta se le dio una apariencia cyborg, que fue creada en el ending de Cyber Sub-Zero. En la Torre de los Desafíos de la versión para PlayStation Vita aparece esta variante conocida como Cyber Shao Kahn, el cual tiene la apariencia de Cyber Sub-Zero pero con los movimientos personales del Shao Kahn original. A lo largo de los juegos, la vestimenta del emperador no varió mucho, siendo el único que mantuvo un diseño de vestimenta perdurable, a excepción del traje alternativo que luce en MK:Deception y MK:Armageddon. Tanto en MKII como en MK3/UMK3/MKT, Shao Kahn fue el anunciador de las batallas, reemplazando a Shang Tsung (MKI) y siendo reemplazado por Quan Chi (MK4), pero sobresaliendo de entre las voces presentadoras gracias al talento de Steve Ritchie y frases inolvidables como "You Never Win" (Nunca ganarás), "You Will Die Mortal" (Morirás, mortal), "Dont make me laugh" (No me hagas reír) y "Its official: You Suck!!" (Es oficial: apestas) y You Are Nothing (No eres nada).

Actores[editar]

Varios actores han interpretado a Shao Kahn durante el transcurso de la serie: