Sevilla (Valle del Cauca)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sevilla
Municipio de Colombia
Bandera de Sevilla
Bandera
Escudo de Sevilla
Escudo
Sevilla
Sevilla
Sevilla
Localización de Sevilla en Colombia
Ubicación de Sevilla en Valle del Cauca
Ubicación de Sevilla en Valle del Cauca
Apodo:Antigua Capital cafetera de Colombia, Balcón del Valle
País Flag of Colombia.svg Colombia
• Departamento Flag of Valle del Cauca.svg Valle del Cauca
• Región Andina
Ubicación 4°16′10″N 75°55′55″O / 4.2694444444444, -75.931944444444Coordenadas: 4°16′10″N 75°55′55″O / 4.2694444444444, -75.931944444444
• Altitud 1.612 msnm
• Distancia 156 km a Cali
Superficie 587,5 km²
Fundación En 1903 fecha sin fijar por acuerdo.
Erección 1914
Población 47.872 (Dane, parcial 2003) Proyección 65.000 hab.
Gentilicio Sevillano, -a
Alcalde Rafael Andrés Quintero Ceballos
Sitio web http://www.sevilla-valle.gov.co
[editar datos en Wikidata]

Sevilla, es un municipio de Colombia, ubicado en el norte del departamento del Valle del Cauca. Es "La Capital Cafetera de Colombia", según Ley 817 de 2003 otorgada por el senado de la República de Colombia.,[1] con el pasar de los años otros municipios han querido este reconocimiento, la Ley 817 de 2003 sigue vigente, hoy en día a Sevilla, Valle del Cauca, se le conoce también como "El Balcón del Valle Del Cauca" y "La capital de la Cultura y la Inteligencia del Valle Del Cauca", el primero debido a que está ubicado en la parte más alta del departamento y goza de una hermosa vista de gran parte de los municipios del Valle del Cauca, el paisaje valluno, y el Quindio, en especial en horas de la noche, así como por sus bellos balcones de la arquitectura ancestral, hoy cada día en reducción; y el segundo ya que cuenta con importantes festivales de música y artes, reconocidos a nivel nacional e internacional. Hace parte del "Paisaje Cultural Cafetero, Patrimonio Cultural de la Humanidad, Unesco, Paris 2011.

Historia[editar]

En 1903 fue fundado el asentamiento de San Luis por parte de colonos antioqueños y caldenses, liderados por Don Heraclio Uribe Uribe. En 1904 fue creado como corregimiento dentro del municipio de Bugalagrande y diez años después es erigido en municipio por la Asamblea Departamental de Valle del Cauca.[2]

Fue fungido como fundador de Sevilla Don Heraclio Uribe Uribe, acompañado por: Don Zenón Joaquín García González, Emiliano García Osorio, Francisco Heladio Hoyos Gómez, Eliseo Muñoz Valecia, Jesús Antonio Carmona y Francisco Alvarado; quienes fueron unos de los primeros pobladores junto con sus respectivas familias.

Primer Alcalde: Pompilio Ceballos

Primer Presidente del Concejo Municipal: Carlos Ceballos

Fundación y primeros pobladores[editar]

Desde la década de 1.880 estuvieron llegando colonos desde Antioquia, Viejo Caldas, Tolima y Santander, huyendo de la guerra y otras adversidades, colonizaron e hicieron asentamientos en diversos sitios del hoy municipio, como la familia García (Zenón, Jesús, Emiliano y Manuel), Eliséo Muñoz, Antonio María Gómez (cronista de la fundación), Pedro y Aniceto Osorio, Antonio Naranjo y Jesús Carmona en linderos del actual perímetro urbano; Rafael Hoyos en Palmichal; Nazario Ávalo y Moisés Serna en La Raquelita; Francisco Heladio Hoyos en La Suiza; Heliodoro y Jesús Ceballos, en El Manzano y Morro Azul y Antonio Alvarado en Palomino; entre muchos otros. Ya se vislumbraba un caserío y cierta movilidad comercial entre diversos colonizadores, hacia 1.902 y 1.903 llegan a estas tierras los representantes de las Sociedades Burila y El Hobero, en cabeza de Daniel Gutiérrez y Heraclio Uribe Uribe (cuya familia venía asentándose y explorando estas tierras, sobre todo las bajas), respectivamente, con títulos de propiedad sobre las tierras, los cuales fueron otorgados, en su mayoría, leoninamente, en el Congreso, por efectos de los mismos tratados y componendas que siempre se han tejido en las instancias de poder desde la fundación de Colombia como Nación.

Se concluyó que el asentamiento del caserío estaba en tierras de la sociedad Burila, por lo cual el señor Gutiérrez les escrituró (años después) a un grupo de pobladores (junta pobladora), CIEN PLAZAS (otros hablan de 200 fanegadas), a unos costos altísimos, tanto que al marcharse, con un poco de vergüenza, hizo una donación de 2.000 pesos oro, para la construcción de una escuela. La historia subsiguiente de la sociedad Burila es una historia de saqueos, sangre y oprobios para los colonos de éste y otros municipios que generó muchísimos debates en el Congreso y la Asamblea, entre ellos por Jorge Eliecer Gaitán. Heraclio Uribe quien llegó a esta zona a hacerse cargo de las tierras de la Sociedad El Hobero, en compañía de su padre y su hermano quienes se asentaron en Bugalagrande y Tulúa, sociedad que iba desde el perímetro sur del poblado hasta tierras de Tulúa; como él era un personaje de reconocimiento nacional y hermano de la respetada figura del General Rafael Uribe Uribe, que además tenía conocimientos de ingeniería, un grupo de los colonos o pobladores, en cabeza de Eliséo Muñoz, lo buscó en la hacienda El Pajuí, le solicitó que se ungiera como fundador, en búsqueda de lograr rápido reconocimiento al, ya existente y algo disgregado, poblado; aceptando y haciendo el trazado de la plaza (hoy La Concordia), el domingo 3 de mayo de 1903 (algunos hablan del 11 de julio), día de la cruz, por lo cual aparece oficialmente como el fundador del caserío de San Luis. Nombre que fue tomado de una postal de San Louis (Misouri), EUA, dado por Juan Manuel Galvez.

El mismo Heraclio Uribe Uribe, en carta del 6 de mayo de 1928, dice: “… Los verdaderos fundadores de Sevilla fueron los que, en una época aciaga, desafiaron el hambre, las penalidades y la muerte… Hasta me avergüenza un tanto la alharaca alrededor de mi nombre, cuando yacen en la tumba o en el olvido quienes verdaderamente…”. Las primeras familias asentadas en el marco de la plaza fueron las de Silvestre Torres, Vicente Sánchez, Manuel Lozano, Serbando Rincón y Joaquín e Isaías N.

Erigido en corregimiento el 4 de septiembre de 1.904, el nombre de Sevilla fue puesto por Pompilio Ceballos para complacer a su hija Mélida (primera bautizada en San Luis), quien se enamoró de una compañía de baile y cantaores, supuestamente, de Sevilla, España, pero muy probablemente gitanos nacionales. Y le pidió a su padre que se le pusiera al poblado el nombre de Sevilla. Pompilio Ceballos fue a la Asamblea, en compañía de Tulio Villegas, como el promotor de la población reconocida como municipio; antes de aprobar la ordenanza, allí le preguntó el Diputado Ponente (Pedro Antonio Molina), qué nombre se le pondría, y Pompilio dijo que como lo quería su hija Mélida, Sevilla. El diputado en la Asamblea dijo que Sevilla, por lo cual aparece en los anales como si el nombre se lo hubiera puesto él. Finalmente, se delega a Carlos Ossa el 8 de abril de 1914 para que vaya a la Asamblea y éste regresa con la Ordenanza Nº 26 del 02 de abril de 1914, con la cual se erigió el Municipio de Sevilla.

En agosto de 1923 se le deslindó lo que eran las antiguas veredas de Colón, Cuba Nuevo y otras, por presiones de la misma Sociedad Burila, para hacer un centro urbano que quedara equidistante de todas las tierras que pretendían usurpar; como la familia Caicedo tenía fuertes intereses en la sociedad Burila, le pusieron el nombre de Caicedonia, para hacerle honor a su feudo propio.

Después de horribles episodios contra los colonos y legítimos dueños de la tierra, finalmente, les fue revocada la concesión Burila en 1930, y los títulos escriturados a sus legítimos dueños, los colonos. Todos estos episodios de la sociedad Burila fueron narrados magistralmente por Ignacio Torres Giraldo en su obra histórica “Los Inconformes”.

Breve historia económica[editar]

Sevilla desde el mismo momento en que sus pobladores originales, o sea, desde antes de la fundación oficial del caserío, mostró vigor en su crecimiento. En 1910 Francisco Ceballos ya tenía 10.000 matas de café en su hacienda Brasil; en sus primeros veinticinco años creció el comercio y los cultivos, ya era importante productor en el concierto nacional de café, cacao, panela, tabaco. Además, había incipientes industrias de cebo, velas, cueros y derivados, confecciones, fundiciones, trilladoras y torrefactoras de café, cerveza y gaseosas.

Hacia 1950 era el municipio de mayor crecimiento en el Valle del Cauca, contaba con un número importante de bancos y de locales comerciales, y uno de los de mayor auge en el país, era ya el mayor productor de café de Colombia. Entrada la época de La Violencia entre la Chulavita Conservadora Laureanista y los Liberales, se desconfigura el pueblo por desplazamientos, expulsiones, todas explicadas en violencia política, pero en verdad marcada por claros intereses económicos, para la apropiación de las tierras y los negocios, al igual que en la actual violencia.

Hacia la década del setenta en medio de la famosa bonanza cafetera, se apropia de la dirección política y del sector cafetero un grupo que se consolida, en beneficio propio, como el manejador y usurpador de los intereses colectivos que siempre marcaron a los lideres de los primeros cincuenta años y ayudaron a su enorme auge, es la aciaga época llamada del gamonalato (dirigida por Alfonso Ossa).

En esos últimos treinta años, ese grupo, minúsculo, se enriquece y prácticamente quiebra la riqueza y el auge del municipio. Fallecido el director politiquero de ese grupo, los sucesores se enredan en peleas que significaron sangre política, hasta con la muerte de un personero en los pasillos del edificio de la administración, a la manera de las viejas películas del oeste americano. Viene la Constitución de Colombia de 1991 y actores políticos emergentes, la mayoría de ellos sin ninguna cultura política o de otra índole, ascienden y se dedican al pillaje político y económico a través de coimas y otros vericuetos de grave corrupción administrativa, que al final han significado el deterioro del desarrollo obtenido hasta la década de 1960, impuesto por sus pobladores, fundadores y actores cívicos y políticos originales, encontrándose el municipio postrado en su peor crisis económica y social desde su fundación.

Hacia 1950 Sevilla contaba ya con cerca de 50.000 habitantes, en su mayoría en la zona rural, hacia 1960 60.000 y el Censo de 1973, el más amplio, técnica y responsablemente realizado reportó 71.0000 habitantes. Con posterioridad se realizaron Censos muy deficientes en los cuales el municipio reportó en 1985 56.000 habitantes, en el de la década de 1990 51.000 y en el primer censo del siglo, el más deficiente en su realización, debido a la realización politiquera, apenas 47.500 habitantes. Este desarrollo poblacional negativo, según los Censos, pues al parecer la población real ronda entre 60 y 65 mil habitantes, muestra el marasmo y la forma ligera como los políticos locales afrontan los asuntos del municipio.

Breve historia artística y cultural[editar]

Al igual que su gran auge económico y poblacional el municipio tuvo un gran auge cultural, se inicia con el primer cronista, “El Diario”, fundacional de Antonio Gómez, la llegada de la primera comparsa “La Sevillana”, la publicación sucesiva de “El Provinciano”, “La Montaña”, “Eco de Sevilla”, “La Libertad”, “Guante Rojo”, la llegada de la imprenta con “Dios y Patria” del padre Zawadzki. Se funda el Centro Cultural “Víctor Hugo”, por Pedro E. Gil, Gregorio Alzate y Juan de Dios Botero, entre otros; lanzan la revista (primera en Sevilla) “Ariel”.

Auditorio Casa de la Cultura, Sevilla

Después, se funda el "Ateneo Literario", por Luis C. Echeverri, Lino, Pedro Emilio y Leopoldo Gil, Julio Ceballos, Emilio Arias, Francisco Restrepo, entre otros. Sevilla era objeto de múltiples tertulias literarias se recuerda a Antonio Abad, Abel Botero, Arturo Jaramillo, las de Hugo Toro, Julián Serna, Héctor Abad Gómez, Gerardo Cruz, Jesús Cardona Hoyos.

El municipio era paso obligado de compañías importantes, fue visitada por el mejor guitarrista del mundo en su momento Andrés Segovia, así como también por el arpista Nicanor Zabaleta, estuvieron Libertad Lamarque, Alfonso Ortiz Tirado, el famoso circo Dumball, como todos los artistas reconocidos en su momento.

Se publicaban revistas y libros, en las artes plásticas se destacaban Julio Cesar Sánchez “Cesare Siviglia”, quien tuvo que huir a Italia por la persecución como militante de izquierda, y Jesús “Chucho” Franco. Se realizaban importantes fiestas, “La Confraternidad”, semanas de la cultura, el colegio Santander adquiere relevancia, después de la rectoría de Velasco Ibarra, sus semanas de la cultura trascienden la región. Hacia 1960 y 1970, la discusión también se hace en el marco político geomundial. El cura Camilo Torres Restrepo visita Sevilla.

En 1978, ya en plena crisis politiquera y auge del gamonalismo usurpador, un grupo encabezado por Raúl Flórez, Silvio Parra, Eduardo Trujillo, Uriel Trujillo, Hernán Rodríguez, Emilia Duque y otros, ante la ausencia de los actores politiqueros locales de políticas culturales, resuelven fundar “La Casa de la Cultura de Sevilla”, realizan foros, conferencias, cineclub con proyecciones de versiones de la literatura y cinematografía mundial (cinearte), presentaciones de teatro de grupos de alcance nacional e internacional, publican una revista, “Huellas”. Se construye la sede que se terminó en 1986. Desde 1990 se entroniza en su dirección el grupo “Bandola”, quienes realizan importante labor en el campo musical colombiano, generando un importante festival nacional con su propio nombre, que en el año 2013 celebrará exitosamente su decimoctava versión; pero a la par la mayor parte del entusiasmo de sus directivas se centra en estas áreas, por lo cual se descuidan otras, muy importantes, necesarias expresiones de la cultura, lo que genera un aletargamiento cultural, criticado propositivamente por diversos actores como Oscar Peláez (Q.E.P.D.), Alberto “El Topo” Ceballos (Q.E.P.D.) y desde el Resguardo Cultural: La Carreta de Guadua, entre otros.

El escritor e historiador Raúl Flórez Duque, el sociólogo, etnomusicólogo, investigador y profesor universitario emérito Álvaro Pareja y Uriel Trujillo, fundan el Centro de Documentación Histórico y Musical de Sevilla, al interior de la Casa de la Cultura, pero ante la falta de apoyo de sus directivos, este importantísimo trabajo se pierde.

Acercándose el centenario del municipio, un emprendedor grupo, y ante la falta de otros actores que convoquen a actividades culturales para el aniversario, reunidos en su tertulia de café, en cabeza de Alberto “Topo” Ceballos (Q.E.P.D.), Gloria Pino y Julián Osorio Cárdenas, resuelven lanzar el grupo, “Llevo-llevo, la memoria” para editar libros de autores sevillanos y realizar una semana de la cultura como “conmemoración” centenaria. A este grupo se unen entre otros el pintor y poeta Bernardo Echeverri, los médicos Arcesio Gil y Evelio Loaiza, la arquitecta Alba Gutiérrez y sus hermanos Teresa y Carlos, el artesano Armando Osorio, Hugo F. Valencia, y la colaboración del poeta Guillermo Sepúlveda y otros; realizándose una estupenda y muy efectiva semana de la cultura, con conferencistas y concertistas internacionales, se editan cuatro importantes libros de autores sevillanos, como un hito en los últimos años de absoluto silencio editorial, se realiza por parte del maestro y pintor Miguel Ángel Osorio Cárdenas (Q.E.P.D.), un afiche conmemorativo, tal vez el mejor y más representativo de la historia del municipio.

Posteriormente se edita el libro del poeta quindiano-sevillano Guillermo Sepúlveda, quizá el mejor logro editorial en muchísimos años, por la calidad de su poesía y su acierto en la presentación. Con posterioridad, el “Topo”, Gloria, Julián, Ricardo Quiroga, Armando, Hugo Fernando y el poeta Guillermo Sepúlveda, con la invaluable colaboración del poeta Juvenal Herrera, conforman el “Resguardo Cultural: La Carreta de Guadua”, con una importantísima labor cultural en su haber, incluso con la gestión de la presencia de la Orquesta Sinfónica Nacional en cuatro oportunidades, además de otros grupos sinfónicos, de Jazz de Birmingham, Alabama y otras agrupaciones populares; en sus "Jornadas Culturales Topo y Tania Ceballos". Se funda la Casa de Poesía Pablo Neruda, gracias a la labor de Pablo Carrillo de la Editorial Endymión, con una importante biblioteca literaria, la cual ha estado abierta de manera intermitente por falta de fondos, allí se ha presentado cinearte, la editorial Endymiòn edita el libro de poemas del intelectual Oscar Peláez Peña (Q.E.P.D.), asesinado por el paramilitarismo.

En 2013, el reconocido galerista y curador Carlos Alberto González, motu proprio, da apertura a su casa-museo Art-Decó, con una importantísima colección de objetos Decó y de arte contemporáneo, lo cual es otro hecho o hito importante en la nueva cultura sevillana.

Con esto y la suma de otros grupos de trabajo existentes, formales e informales, la mayoría juveniles, se puede prever una época de trabajo productivo por la cultura regional. Es de esperarse que otras ONG diferentes a la Casa de la Cultura (ente privado-grupo Bandola), sirvan de motores y pares como gestores culturales, lo cual per se, hace que la llamada Casa de la Cultura se afane, igualmente, en su labor de gestor cultural, ante la emergencia de otros gestores.

Geografía[editar]

Está ubicado al nororiente del Valle del Cauca a una altura sobre el nivel mar de 1.612 metros. Su temperatura promedio es de 20º; cuenta con todos los pisos térmicos lo que le permite tener una gran riqueza agrícola, ya que cultiva variedad de alimentos siendo sus principales productos el café, el plátano, el banano, caña panelera, cítricos, siendo el sector agropecuario su principal motor económico. La mayor parte del territorio sevillano es montañoso y su relieve corresponde a la vertiente occidental de la Cordillera Central de los Andes. Se destaca entre sus accidente orográficos el páramo de Barragán, situado en el límite con el Departamento de Tolima; las cuchillas Pijao, San Joaquín; los altos Alcores, Buenavista, Cimitarras y Pijao.

Sus tierras se distribuyen en pisos térmicos así: medio 268 km2, frío 314 km2 y páramo 95 km2; regadas por los ríos Ballesteros, Bomboná, Bugalagrande, Cimitarra, Cinabrío, La fe, La Paila, La Sara, La Vieja, Palomino, Pijao, Saldaña, San Marcos, Tibí y Totoró, además de numerosas corrientes menores.

Su territorio comprende los siguientes corregimientos: Coloradas, Chorreras, Cebollal, Palomino, La moneda, San Antonio, Totoró, La Cuchilla, Manzanillo, El Venado, la Astelia y Alegrías.

Límites Municipales[editar]

Compass rose pale.svg Flag of La Victoria (Valle del Cauca).svg La Victoria Flag of Caicedonia (Valle del Cauca).svg Caicedonia Compass rose pale.svg
Flag of Zarzal (Valle del Cauca).svg Zarzal Flag of Bugalagrande (Valle del Cauca).svg Bugalagrande Norte Flag of Caicedonia (Valle del Cauca).svg Caicedonia Flag of Tolima.svgTolimaFlag of Quindío.svgQuindío
Oeste   Rosa de los vientos.svg    Este
Sur
Flag of Tuluá (Valle del Cauca).svg Tuluá

[3]

Economía[editar]

Sus principales actividades económicas son la producción de grano, la agricultura, la ganadería, el comercio, laminería y la explotación forestal e industrial. Llamada la "Capital Cafetera de Colombia", Sevilla dedica más de quince mil hectáreas al cultivo de café. Son importantes también el plátano, la yuca, la caña panelera, el maíz, el frijol, la papa y la cebada, en el campo de la minería cuenta con yacimientos de oro, sal, cobre, mercurio y caolín, además cuenta con lo servicios de alcantarillado, energía, teatro,

SALUD-Hospital[editar]

El hospital "San José", fundado por sus propios habitantes en predios donados por Diego y Heliodoro Ceballos, con un importante aporte en el concierto regional, donde pasaron importantes médicos; fue liquidado por su quiebra debido a los manejos politiqueros, enmarcados dentro de la Ley 100 de 1993. Sevilla estuvo cinco largos años sin hospital y padeciendo los servicios de traslado en una ambulancia como único recurso en salud, no nacieron sevillanos durante ese período. Después de cinco penosos años un grupo cívico encabezado por el médico Julián Osorio Cárdenas y la terapéuta Alba Lucy Cruz Jiménez, en apoyo de la Cámara de Comercio, bajo la dirección de Amparo Hoyos Peña, a pesar de la oposicón de politiqueros locales y departamentales, logró que la Asamblea Departamental presidida por el caicedonita Nacianceno Orozco Gallego aprobara la creación del Hospital Departamental Centenario de Sevilla, nivel II. Hubo que recurrir por los mismos actores a demandas ante el Tribunal Contencioso y el Consejo de Estado, ante la renuencia de los actores politiqueros locales y departamentales, por lo cual estos altos tribunales ordenaron su apertura. Inició labores sin capital y sin recursos financieros y técnicos, pero gracias al trabajo de su director el médico Carlos Ernesto Rozo Flórez y su Junta Directiva éste prosperó y se convirtió en una importante institución con servicios especializados de alta calidad. Posteriormente dirigido con acierto por la odontóloga María Victoria Hoyos Gutierrez se consolidó, pero debido a los avatares politiqueros del departamento, éste le fue entregado a las huestes politiqueras departamentales y en el momento el hospital atraviesa una crisis que pone en riesgo su continuidad como institución de nivel II.

Sitios de Interés y Eventos[editar]

  • "El bosque que Camina": construido en guadua y ubicado en el corregimiento Tres Esquinas
  • Fincas cafeteras.
  • Miradores paisajísticos.
  • Plaza de la Concordia.
  • Centro Cultural Hugo Toro y La casa Amarilla: Conservan una arquitectura Colonial

Se celebran las Fiestas Aniversarias y el Reinado del Café en el mes de mayo; el Festival Bandola en la segunda semana de agosto; el Concurso Nacional de la Canción Inédita del Café, las Jornadas Culturales "Topo y Tania Ceballos", en el mes de diciembre "Rock al 100"; el Festival del Campo y "Sevijazz" en noviembre; entre otros.

Generalidades[editar]

Dista de Cali 154 km y se comunica por por carretera con Caicedonia (Valle del Cauca), Calarcá (Quindío), Armenia (Quindío), Bugalagrande y Zarzal (Valle del Cauca). Dispone de 15 establecimientos de enseñanza media, entre estos "Liceo femenino", la concentración de desarrollo rural "Heraclio Uribe Uribe"; 23 escuelas primarias urbanas y 53 rurales. Actualmente el municipio cuenta con 16 cachas múltiples de deporte y la Cooperativa de Caficultores.

Referencias[editar]

  1. http://www.secretariasenado.gov.co/senado/basedoc/ley/2003/ley_0817_2003.html
  2. http://www.sevilla-valle.gov.co/presentacion.shtml?apc=mfxx-1-&s=i
  3. Juntos por el Valle del Cauca. Cesar Augusto Manzano B. Alvaro Rodríguez B. Fundación Farallones del Norte (ed.) 2007. ISBN: 978-958-98074-0-8

Enlaces externos[editar]