Seta Sōjirō

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Soujiro Seta
瀬田 宗次郎、そうじろ せた
(Seta Sōjirō)
Sexo Masculino
Fecha de nacimiento 1861
Edad 18
Primera aparición Anime - Episodio 31 (Min.5 aprox.). Manga - Tomo 7, Acto 56º (Mañana del 14 de Mayo del 1878). Tomo 6 nueva edición Glenat.
'''Rurouni Kenshin'''
Nombre real Soujiro Seta
Otros nombre Tenken Soujiro, Espada Divina
Relevancia Personaje Secundario.
Edad 18
Altura 1,63 m (5 pies 4 pulg)
Peso 51 kg (112 lb)
Ocupación Miembro Juppongatana (10 espadas de Japón), grupo de Shishio Makoto
Arma Nagasone Kotetsu, Kikuichimonji Norimune
Seiyū Noriko Hidaka
Doblador(es)

Soujiro Seta (瀬田 宗次郎 Seta Sōjirō?), es un personaje en la serie de manga y anime Rurouni Kenshin. Discípulo y primera espada de Makoto Shishio.

Personaje e Historia[editar]

Soujiro Seta, basado en el personaje de Souji Okita, antiguo miembro del Shinsengumi.

Significado del nombre:

宗次郎 - Soujiro 宗 - Sou = Secta, doctrina, principio. 次 - Ji = próximo, el siguiente. 郎 - Rô = un hombre.

瀬田 - Seta 瀬 - Se = Rápidos, bajío. 田 - Ta = Campo de arroz.

Historia:

Es la mano derecha de Makoto Shishio y es el guerrero más fuerte del Juppon-Gatana. Hace su aparición en el anime como el asesino de Toshimichi Okubo, un político japonés. Tras eso empujaría a Kenshin a viajar alejándose de Kaoru y los demás para acabar con Shishio. Soujiro se enfrenta a Kenshin en 2 ocasiones, en la última, nuestro guerrero samurai abrirá los ojos de Soujiro.

Habilidades[editar]

Soujiro es un guerrero innato, en un capítulo Shishio explica que Soujiro usa la técnica "shukuchi", esto significa "terreno que desaparece" por lo tanto su técnica lo hace una persona extremadamente rápida, su velocidad es tan grande que es imperceptible al ojo humano.

Lo que hace a Soujiro uno de los mejores es su falta de emociones. Es por esta razón que los demás guerreros no son capaces de percibir los ataques de Soujiro.

Pasado[editar]

Su pasado fue muy tormentoso, hijo ilegítimo de un hombre muy adinerado, dueño de una fábrica de arroz, y una prostituta (aunque en la versión latinoamericana del anime no se especifica). La familia del hombre lo acogió en su casa -no se especifica si por órdenes de su padre, o si fue antes o después de la muerte o abandono de su madre, lo único seguro es que era para no manchar el nombre de la familia-, pero su estancia en la casa no era gratis, y desde niño fue obligado a trabajar arduamente, soportando las humillaciones y maltratos de su familia. Su hermanastros le golpeaban continuamente y recibía un trato miserable, incluso Soujiro no dormía en la casa sino con los animales.

Por tantos abusos por parte de sus familiares, Soujiro se percató de que si lloraba mientras lo maltrataban, sus hermanastros disfrutaban más del verle herido, y las palizas serían cada vez peores, es por esta razón que Soujiro dejó de llorar, y reprimió todas sus emociones, aminorando sus sentimientos por medio de una emoción foránea (alegría). Después, cada vez que sus familiares lo maltrataban, el sonreía, a lo que ellos llamaban extraño y dejaban de maltratarlo. Soujiro sigue sintiendo lo mismo, pero ahora no lo demuestra. Suprimío sus emociones, no sus sentimientos.

El bandido vendado[editar]

Mientras Shishio, ya quemado y vendado, huía del gobierno, en una de sus paradas, llegó al pueblo donde vivía Soujiro.

En toda la zona se esparció la noticia de que un peligroso asesino rondaba por los alrededores. Todos en el pueblo estaban muy preocupados; incluso, cuando la noticia llegó a la casa de la familia donde vivía Soujiro, le pidieron que tuviera cuidado, pero no porque querían al niño, sino porque simplemente no querían quedarse sin sirviente. Pese a las advertencias y el peligro, Soujiro tenía que salir a trabajar y llevar bultos de arroz al pueblo. Cuando regresaba a casa presenció como unos policías eran atacados por un monstruo vendado, ese monstruo era Shishio, el cual se encontraba en un pésimo estado. Al ver que el niño había presenciado el asesinato, decide matarlo, pero cuando Shishio levanta su arma contra el niño, el niño le sonríe, lo cual llama la atención de Shishio: ¿Por qué ríes, niño, si vas a morir?, el pequeño le respondió con una sonrisa un poco perturbadora.

Después de esto el niño lleva a Shishio al establo donde dormía, ahí le brinda comida y busca vendas para remplazar las viejas, ya deterioradas. Durante este lapsus sus hermanos lo volvieron a maltratar; Soujiro simplemente se dirige al lugar donde él dormía a lavarse las manos. Al ver esto, Shishio siguió asombrado pues el niño no mostraba emociones. Él le vuelve a preguntar el porqué no mostró miedo cuando él lo amenazo con quitarle la vida, o no lloró cuando sus familiares lo golpeaban. El niño respondió: "morir, llorar, hace tiempo descubrí que entre más llorara, mis hermanos me maltratarían más, además si pudiera morir ya no sentiría dolor,". Al escuchar esto, Shishio, al parecer, se muestra un poco extrañado y le da al niño una Wakizashi para que, si así lo quiere, haga explotar su ira reprimida.

Al comienzo el niño rechaza el arma, pero Shishio le dice una frase que perdurará en la mente de Soujiro toda la vida:"En esta vida, si eres fuerte vives, si eres débil, mueres". Soujiro memorizó esta frase y aceptó, aunque temeroso, la wakizashi, creyendo que jamás haría uso de ella, la guardó en un escondite debajo de la casa.

La cruda realidad de Soujiro[editar]

Mientras Soujiro escondía la espada y se proponía volver a sus labores, dentro de la casa la familia del niño busca unas vendas, pero se dan cuenta que todas han sido gastadas. Ellos suponen que fue Soujiro quien las ha gastado para curar sus heridas, de tantas palizas, pero llegan a la conclusión de que un niño tan pequeño no es capaz de gastar tantas vendas. Cuando descubren atando cabos, que Soujiro ha dado albergue al asesino, en su casa, se llenan de furia y lo buscan para asesinarlos tanto a Sōjiro como a Shishio. A ellos nunca les ha preocupado el niño en lo más mínimo, pero el apellido de la familia podría ser manchado por las actuaciones ilegales del infante. Cuando sus familiares lo llaman, Soujiro corre a ver que necesitan, pero lo estaban esperando con espadas y palos para darle fin a su vida. En ese instante, el pequeño no comprende la situación, hasta que uno de sus hermanastros lo golpea con la funda de su Shikomizue en el rostro, desde este momento empieza la pesadilla de Soujiro.

Mientras el niño huye de las espadas de sus familiares, Shishio oye los gritos desde el establo mientras toma té, sin hacer nada, dejando a su suerte la vida del pequeño, esperando que libere toda su ira, o se deje morir.

Temeroso, Soujiro busca el escondite donde había dejado la espada, y mientras la recogía recordaba las palabras de Shishio "si eres fuerte vives... si eres débil mueres". Cuando uno de sus hermanos se le acerca para quitarle la espada, el pequeño lo degolla. Al ver la cabeza del hermano menor de la casa rodando por el suelo, la familia queda aterrorizada y se levantan contra Soujiro, de manera más agresiva. Soujiro sólo responde recitando la frase del asesino, y se dispone a asesinar a todos y cada uno de sus familiares. Después del asesinato, empieza a llover. Cuando todos yacen muertos en el suelo y el niño está bañado en sangre viendo al cielo, Shishio se dispone a salir del establo. Al ver todos los cadáveres, se dirige hacia el niño y le pregunta si está llorando, a lo que el niño responde con una negativa, y le dice que sólo es la lluvia que cae sobre su rostro. Después de esto Shishio le pregunta al niño si quiere ir con él, que él lo entrenará y hará de él su mano derecha.

El primer encuentro[editar]

Al cabo de 8 años de entrenamiento, Soujiro se convierte en el más fiel y fuerte soldado de Shishio, siendo uno de los guerreros más fuertes de todo Japón. Apoya a Shishio en lo que desee y en sus planes de reformar a Japón; es más, ve a su maestro como alguien admirable. Aunque sea uno de los mejores asesinos, su apariencia sigue siendo muy inocente, muy poco experto en cuanto a la vida se trata. Siempre se le ve sonriendo y actuando de una manera un poco infantil. Soujiro no tenía emociones, debido a que las había suprimido desde su infancia, cuando él era niño y recibía tremendas palizas decidió solo sonreirles a sus verdugos para que estos le dejen en paz.

Hasta Yumi Komagata se sorprende de que alguien como Sōjiro sea tan útil para Shishio ya que nunca le ha visto peleando. Su primera aparición la hace cuando se le ha asignado asesinar a Toshimichi Okubo, un importante político japonés que estaba a favor de la reforma del Japón con respecto a la entrada de la cultura Occidental. Soujiro lo mata mientras el hombre se encontraba en su carroza de vuelta a su casa. Nadie vio como murió, ni quién lo asesinó, ni mucho menos cómo el asesino pudo entrar al carruaje en movimiento.

Cuando Kenshin llega a la escena del crimen, Sōjiro le murmura que Shishio lo espera en Kioto, por esta razón es que Kenshin se decide a volver a ser un vagabundo, con el propósito de vencer a Shishio.

El segundo encuentro (Batalla de Shingetsu -Primera pelea contra Kenshin-)[editar]

Después de que Kenshin decida ir a Kioto a enfrentarse a Shishio, a Soujiro se le encomienda pelear con Kenshin Himura y Saito. Kenshin decide pelear él sólo contra el joven, que aunque parece inofensivo es totalmente lo contrario. Cuando empiezan a pelear, Kenshin parece un poco aturdido por la velocidad del joven, quien tan sólo quería conocer la técnica de Battōsai. El combate quedó en empate, pues Sōjiro quebró la espada sin filo de Kenshin y la de él se fisuró. Como era una espada de Shishio, se fue apenado diciendo: "la próxima vez, venceré, pues he roto una espada del señor Shishio, y creo que se va a enfadar". Pero según el mismo Kenshin, si el combate hubiera seguido, Soujiro hubiera ganado pues su espada aun seguía apta para pelear.

Una pequeña charla[editar]

Después de la pelea con Kenshin, uno de los soldados a los cuales se había enfrentado el samurái vagabundo (Seikaku) le comentó a Soujiro cuanto había cambiado su vida por las palabras de Battōsai, que a diferencia de Shishio, Battōsai es comprensivo y bondadoso, mientras que uno enseña a hacer la guerra, el otro quiere proporcionar "paz". Después de esta charla, Sōjiro no comprende sus, para él, baratas palabras y asesina al soldado asesino.

El tercer encuentro (Segunda pelea - La definitiva)[editar]

Al ser derrotado todo el Juppon-Gatana, el único subordinado de Shishio que queda sin vencer es Sōjiro, al cual su maestro guarda como su as bajo la manga. Peligroso, sin emociones como la ira, el odio, lo que impide a sus oponentes prever un ataque y poseedor de las técnicas Shutensatsu y Shukushi, su velocidad es superior a la de Kenshin Himura lo cual lo convierte en un rival peligroso.

Kenshin le pide a Sanosuke que le deje pelear solo contra Sōjiro, a lo que Sanosuke se opone pues si supuestamente era el más fuerte, por el nivel de los demás le preocupaba que Kenshin saliera lastimado.

Cuando entran a la habitación donde dará inicio la pelea, entra Sōjiro sonriendo, a lo que Sanosuke se desilusiona pues creía que Soujiro era un guerrero más alto y fornido, como quien dice más intimidante. Pero Kenshin le pide que no se confíe pues ese joven había roto su espada sin filo, este comentario hizo reaccionar a Sanosuke, sobre el poder del muchacho.

Ya empezada la pelea, Soujiro lleva la ventaja, por su gran velocidad, proporcionándole a Kenshin grandes heridas, pero durante la pelea, Soujiro recuerda las palabras de Kenshin sobre la vida y la amistad, que un día predicó a uno de los soldados de Shishio.

Mientras Kenshin trataba de explicar aquellas palabras al joven, Soujiro recordó su infancia y todo su sufrimiento. Y mientras Kenshin daba su discurso de proteger a los demás, Soujiro gritó: "Si tanto proteges a los demás ¿dónde estabas? ¿dónde estabas cuando más te necesitaba?".

Este es el momento en que por primera vez en muchos años Soujiro muestra su ira, y su tristeza, permitiendo que sus sentimientos se vean reflejados en su modo de pelear, haciéndolo más ofensivo, y más vulnerable y distraído a los ataques de Kenshin, pero de igual manera más rápido y feroz al momento de atacar.

Pero su descuido y sus emociones hicieron que Kenshin pudiera saber los movimientos de Sōjiro, venciéndolo con el Amakakeru Ryuu no Hirameki.

Después de caer vencido, Sōjiro le dice a Yumi, en qué consiste la técnica del Amakakeru Ryuu no Hirameki, como última ayuda a Shishio y el Juppon-Gatana.

Luego de la derrota de Shishio y el Juppon-Gatana, Sōjiro decide hacerse un vagabundo como Kenshin para buscarle sentido a su existencia, así es como al final está comentando con una anciana sobre “dos tipos que tomaron caminos diferentes en diez años, y en esos diez años encontraron verdades completamente diferentes”, así es como comienza la búsqueda de lo que él llama “su propia verdad”, después no se sabe que ocurre con él exactamente.