Sergio Méndez Arceo

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Sergio Méndez Arceo (Cuernavaca, 1970).

Sergio Méndez Arceo (Tlalpan, 28 de octubre de 1907-Cuernavaca,[1] 5 de febrero de 1992) fue un obispo católico e historiador mexicano, ideólogo de la teología de la liberación.[2]

Vida[editar]

Sergio Méndez nació en Tlalpan (en la Ciudad de México).[2] Sus padres provenían de Zamora (estado de Michoacán), y eran primos de Lázaro Cárdenas del Río, el presidente que había brindado asilo político a los exiliados españoles durante la guerra civil española (1936-1939).[3] Sergio fue el menor de 12 hermanos.[3] Muy bueno para las matemáticas, quería ser ingeniero, pero un día del año 1921 ―cuando Méndez Arceo tenía 14 años― su tío, el arzobispo José Mora y del Río, se lamentó de la falta de sacerdotes y del avance del evangelismo en México. Más tarde Méndez Arceo diría que en ese momento pensó: «Yo voy a ser sacerdote». Su padre intervino: «Sólo quiero decirte una cosa, hijo: no hay peor política que la negra».[3]

Estudió 11 años en Roma.[3] En 1938 fue ordenado sacerdote.[2] En 1939 recibió el grado de Doctor en Historia.[3] Regresó a México, donde trabajó como profesor de Historia y de Filosofía en el Centro Cultural Hidalgo, que habría de convertirse en la Universidad Iberoamericana.[3]

Continuó sus estudios en la Universidad Gregoriana, en Roma (Italia).

En 1952 fue nombrado obispo de la Diócesis de Cuernavaca (estado de Morelos).[2] Ese mismo año publicó el libro de Historia La Real y Pontificia Universidad de México.

Desde esa época la derecha mexicana le aplicó el mote de «Obispo Rojo», por haberse convertido en el principal promotor de la renovación dentro de la Iglesia católica mexicana.[2] Trabajó intensamente en favor de la población marginada de México, y apoyando a grupos de izquierda, tanto dentro como fuera del país.[2]

Entre 1954 y 1972 ocupó el sillón 20 de la Academia Mexicana de la Historia.[4]

Activismo social[editar]

En 1959 apoyó la Revolución cubana (en Cuba).

En 1972, el obispo Méndez participó activamente en el Congreso de los Cristianos por el Socialismo. Siendo miembro del CIDOC (Centro Intercultural de Documentación), fue el principal promotor de la discusión de textos sobre ideologías socialistas ―principalmente marxistas―, el cambio social, el fenómeno religioso y su influencia en la evolución social de Latinoamérica.[2]

Desde ese año, el beato Pablo VI (1897-1978) prohibió a todos los religiosos mexicanos asistir a los cursos de formación del CIDOC.[2]

Méndez fue impulsor y activo ideólogo de la teología de la liberación[2] y del llamado progresismo católico.[2] Se convirtió en esta etapa en un inspirador del Movimiento Sindical Radical que surgía en México en los años setenta.

El «Obispo Rojo» siempre fue polémico por sus ideales sociales y su simpatía hacia las corrientes renovadoras en el seno de la Iglesia católica, así como por su pertenencia a movimientos como Cristianos por el Socialismo. Denunció en su momento las invasiones de Estados Unidos en Vietnam y en Centroamérica y Cuba. Durante los años setenta condenó los violentos regímenes militares en Latinoamérica, e impulsó el movimiento Va por Cuba,[5] que promovía la solidaridad con el pueblo cubano resistiendo al bloqueo estadounidense a la isla (instaurado en octubre de 1960 por el presidente John Fitzgerald Kennedy), que ―mediante sobornos y amenazas― impedía que los países satélites de Estados Unidos, tuvieran alguna relación comercial con la isla.[6]

Desde 1979 apoyó la Revolución sandinista (en Nicaragua). Creó el comité Manos Fuera de Nicaragua, para apoyar la resistencia del pueblo nicaragüense contra los ataques de la contrarrevolución financiada por el gobierno de Estados Unidos desde Honduras.[6]

Creó un amplio movimiento de solidaridad con el pueblo de El Salvador, mediante comunidades eclesiales de base.[6] También creó un Comité de Ayuda a los Refugiados Guatemaltecos.[6]

Visitaba las comunidades de refugiados y emigrantes que se organizaban en torno al movimiento Sanctuary (‘refugio’) en Estados Unidos, principalmente en el estado de California.[6]

Realizó continuas campañas y «acciones urgentes» para denunciar las atrocidades de los regímenes militares del estadounidense Plan Cóndor para el Cono Sur, financiado por la CIA.[6]

Fundó la Casa de la Solidaridad, que ahora se llama Casa de la Solidaridad Sergio Méndez Arceo, que se encuentra en la antigua Escuela de Trabajo Social Vasco de Quiroga, en la ciudad de México.[6]

El 17 de abril de 1981, tras las varias masacres que el Gobierno mexicano llevó a cabo en ese país, en una medida drástica claramente en contra del Gobierno federal, el obispo Sergio Méndez Arceo promulgó una excomunión ―expulsión de la Iglesia católica― contra todo aquel católico que torturara a cualquier persona.[7]

Con los obreros no soy juez, sino parte.

Sergio Méndez Arceo[7]

En 1982 presentó su renuncia al obispado, desde el que había generado durante décadas una gran molestia para la Iglesia católica.[6] En tiempo récord, el 28 de diciembre de 1982 san Juan Pablo II (1920-2005) aceptó su renuncia.[6]

Méndez Arceo fue sucedido por el obispo Samuel Ruiz García (1924-2011).[8] En el curso de los siguientes dos meses, el papa Juan Pablo II remplazó a 25 obispos por otros que en los siguientes años revirtieron la mayor parte del trabajo apostólico de Méndez Arceo.[9] [10]

Sergio Méndez Arceo falleció el 5 de febrero de 1992, a los 84 años, en la ciudad de Cuernavaca (capital del estado de Morelos). Fue sepultado en la catedral de Cuernavaca el 6 de febrero de 1992, entre reclamos de «queremos más obispos al lado de los pobres».[6]

Premio Sergio Méndez Arceo[editar]

El obispo Sergio Méndez Arceo saliendo de la iglesia de Cuernavaca, en 1970.

Hacia 1992 se estableció en México el premio "Don Sergio Méndez Arceo", que se otorga como reconocimiento a organismos y activistas que luchan en favor de la paz, la autodeterminación de los pueblos y el respeto a los derechos humanos.[11]

Véase también[editar]

Referencias[editar]

  1. Hernández Vicencio, Tania (2012): «La relación Estado-iglesias: Sergio Méndez Arceo y su visión internacionalista», artículo del 10 de agosto de 2012, en español, en la revista Scielo.
  2. a b c d e f g h i j «Sergio Méndez Arceo», artículo en el sitio web Biografías y Vidas. Muestra una fotografía de Sergio Méndez Arceo en su juventud.
  3. a b c d e f Hirigoyen: «Obispo Méndez Arceo: orígenes de la teología de la liberación», artículo del 13 de agosto de 2012 en el sitio web Tan Antigua y Tan Nueva. Muestra una fotografía de Sergio Méndez Arceo en su adultez.
  4. Academia Mexicana de la Historia (ed.). «Miembros anteriores de la Academia». Consultado el 2 de marzo de 2015. 
  5. Martínez Ruiz, Yolaidy; y Mendiluza, Waldo (2012): «Pastores por la paz: dos décadas de solidaridad con el pueblo cubano. Voces contra el bloqueo a Cuba resuenan en Estados Unidos», artículo en el diario Bolpress (La Habana).
  6. a b c d e f g h i j «Centenario del nacimiento de don Sergio», artículo del 6 de octubre de 2007 en el diario La Jornada (México).
  7. a b «Morelos: foro "La tortura... una práctica común del Gobierno para reprimir a luchador@s sociales"», artículo del 20 de abril de 2009 en el sitio web Indymedia México.

    El foro sirvió para recordar el 28 aniversario de la promulgación de excomunión a torturadores declarada por el obispo Sergio Méndez Arceo el 17 de abril de 1981. [...] El movimiento del 68 y la masacre en Tlatelolco significaron para Méndez Arceo una conversión para estar del lado de los oprimidos. [...] El "Frente Pro-Defensa de los Derechos Humanos, Garantías Constitucionales y Libertades Individuales" fue una temprana instancia defensora de los derechos humanos en el estado de Morelos. Solidaria, fue una señal, el primer paso no solo de presencia sino de organización solidaria, antecedentes que llevaron a Méndez Arceo a decretar la excomunión contra los torturadores. [...] Recordó la famosa frase del obispo sobre la luchas obreras en Morelos y que simplificó su postura con la clase trabajadora: "Con los obreros no soy juez, sino parte".

  8. Camp, Roderic Ai (1997): Crossing swords: politics and religion in Mexico (págs. 91, 92 y 30). Oxford University Press, 1997. ISBN 0-19-510784-5.
  9. Burdick, John; y Hewitt, Warren Edward (2000): The church at the grassroots in Latin America: perspectives on thirty years of activism (págs. 40 y 44). Greenwood Publishing Group. ISBN 0-275-96659-3.
  10. Ruiz, Ramón Eduardo (1992): Triumphs and tragedy: a History of the mexican people (pág. 473). W. W. Norton & Company. ISBN 0-393-31066-3.
  11. Hernández, Jesús (2011): «Otorgan a Norma Ledezma Premio Nacional de Derechos Humanos "Sergio Méndez Arceo"», artículo del 13 de abril de 2011 en el diario Omnia (Chihuahua). Si en 2011 se otorgó el premio n.º 19, entonces habría sido establecido en 1992.

Enlaces externos[editar]


Predecesor:
Alfonso Espino y Silva
Bishopcoa.png
Obispo de Cuernavaca
1952-1982
Sucesor:
Juan Jesús Posadas Ocampo