Serge Lifar

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Serge Lifar, 1961

Serge Lifar (ucraniano: Сергій Михайлович Лифар, Serhiy Mykhaylovych Lyfar) (Kiev, 2 de abril de 1904 - Lausanna, 15 de diciembre de 1986) fue uno de los más famosos y grandes bailarines de ballet y coreógrafos del siglo XX, de origen ucraniano.

De inicios poco prometedores, Serge Lifar saltó a las filas de los principales bailarines de ballet y de los coreógrafos internacionales del siglo XX. Considerado a menudo, sin embargo, como un coreógrafo derivativo y bailarín menos-que-estelar por muchos de sus detractores, demostró el talento que poseyó en una carrera que sobrepasó toda competencia.

Ferozmente ambicioso, con una habilidad que buscaba explotar cada oportunidad que venía a su camino, utilizó sus extraordinarias miradas y su carismática personalidad para atraer la atención de poderosos partidarios tales como Serguéi Diáguilev, Misia Sert y Coco Chanel.

Lifar en un sello ucraniano.

Biografía[editar]

Primeros años[editar]

Nació en Kiev, Ucrania. El futuro bailarín parecía saber desde temprana edad que si la puerta delantera del palacio le fuese cerrada de golpe en su cara, podría encontrar otras entradas que le dieran la bienvenida. En Kiev a los 15 años, fue rechazado por Bronislava Nizhinska como estudiante en su escuela del ballet pero persistió en su sueño para hacerse bailarín: se alistó en el Ballet de la ópera de Kiev donde Nizhinska también enseñaba.

En 1923, Serguéi Diáguilev pidió a Nizhinska que convocase a sus cinco mejores estudiantes masculinos de Kiev para formar los Ballets Rusos. A última hora uno de las cinco opciones de Nizhinska no pudo hacer el viaje, y Lifar fue llamado a completar el quinteto. Pese a la falta de entusiasmo de Nizhinska por Lifar, o Diáguilev quedó perdidamente enamorado de sus dieciocho años o Lifar se aseguró que su jefe no pudiera dejar sus ojos de él.

Los Ballets Rusos[editar]

La persistencia, el encanto y la manipulación de Lifar le dio frutos antes de 1924, cuando, siguiendo un curso privado particular por el renombrado maestro de ballet Enrico Cecchetti, fue alistado como el último de los "favoritos" de Diáguilev (uniéndose a la larga lista y distinguida de sus bailarines y amantes entre los que están Vátslav Nizhinski, Léonide Massine y Anton Dolin, entre otros). Consecuentemente, fue escogido para roles que llamaron la atención y fue preparado como primer bailarín y coreógrafo.

A pesar de los descontentos en la compañía, Lifar tuvo triunfos muy reales en Zephyr et Flore de Léonide Massine (1924) y La Chatte (1926) de George Balanchine.

Llegada la aclamación, Lifar siguió escalando tanto que incluso el devorador de su mundo Diáguilev se exasperó por su ambición y su auto-promoción extremas. En ese momento, sin embargo, Lifar era imprescindible como estrella y la única opción para los papeles de plum como Apolo en Apollon musagète, sobre una historia creada por Balanchine (1928) y el papel titular en El hijo pródigo, con música de Serguéi Prokófiev, también de Balanchine (1929).

El primer ballet propio de Lifar, Renard (1929, con música de Ígor Stravinski), aunque enérgico y atlético, no demostró ser una obra maestra. Sin embargo, en sus últimos trabajos demostró que había aprendido mucho de Diáguilev, de Balanchine y de Stravinski.

Liderazgo en París[editar]

Después de la muerte de Diáguilev en agosto de 1929, con los Ballets Rusos en desorden, Lifar no estaba para perder tanto tiempo. Jacques Rouché del Ballet de la Ópera de París lo invitó a estelarizar una producción en la tradición de Diáguilev que fue coreografiada por Balanchine.

Como la suerte lo dispuso, Balanchine, enfermo de tuberculosis, tuvo que retirarse del proyecto. Avanzando para ocupar los pies de Balanchine, Lifar se estableció a sí mismo con autoridad como coreógrafo y bailarín estrella en la premier de Prométhée (coreografiado sobre música de Beethoven). Pronto fue contratado como maestro y director del ballet en el Ballet de la Ópera de París, donde permaneció en el cargo, con una significativa interrupción, hasta 1957.

Durante su ocupación en la ópera de París, Lifar fue responsable de revivir el ballet en 1929, continuando la tradición de Diáguilev con las producciones clásicas de los Ballets Rusos, desarrollando una fuerte presencia entre los bailarines masculinos, y empleando a renombrados coreógrafos tales como Balanchine, Massine y Frederick Ashton.

Colaboracionismo y años finales[editar]

En su autobiografía, Lifar dijo tímidamente que la "danza es mi amante" para evitar revelaciones mayúsculas sobre sus enredos románticos con hombres y mujeres influyentes. Pero esta declaración palidece al lado de las denuncias por la abierta socialización que hizo con el Alto Comando Alemán durante la ocupación de París en la Francia de Vichy por lo que fue relacionado en su trabajo como agente encubierto. Aunque su acusación por colaboracionismo lo condenó a un "destierro de por vida" del Ballet de la Ópera de París en 1944, regresó a trabajar ahí antes de 1947.

A pesar de posteriores escándalos tales como su tempestuosa salida del Ballet de la Ópera en 1957, la talla de Lifar como fuerza importante en la danza internacional en directa relación con el gran Diáguilev continuó sin disminuir hasta su muerte en Lausana, Suiza el 15 de diciembre de 1986. Recibió sepultura en el cementerio de Sainte-Geneviève-des-Bois en las afueras de París.

En el verano de 1994 en el escenario de la Ópera Nacional de Ucrania la Primera Competición Internacional de Ballet fue llevada a cabo y llamada después Serge Lifar. La nueva competencia resultó ser única. Por primera vez en Europa jóvenes artistas y maestros de ballet compitieron simultáneamente. La Sexta Competición Internacional de Ballet Lifar fue celebrada en abril de 2006.

Enlaces externos[editar]