Serguéi Ajroméyev

De Wikipedia, la enciclopedia libre
(Redirigido desde «Sergéi Ajroméyev»)
Saltar a: navegación, búsqueda
El Mariscal soviético Ajroméyev saluda al Almirante estadounidense Crowe durante una conferencia en 1988.

Serguéi Fiódorovich Ajroméyev (ruso: Сергей Фёдорович Ахромеев) (1923-1991) fue un comandante militar soviético, Héroe y Mariscal de la Unión Soviética.

Durante la Gran Guerra Patria fue un joven oficial, sirviendo con distinción en el Frente de Leningrado.

En 1984-1988 fue Jefe del Estado Mayor del Ejército Rojo. En ese puesto estuvo muy implicado en las conversaciones que llevaban a su finalización la Guerra Fría. Sin embargo, se sintió crecientemente insatisfecho con las reformas militares de Mijaíl Gorbachov, por lo que dimitió.

La causa de esta dimisión fue la insistencia de Gorbachov en desmantelar los modernos y más exactos misiles balísticos de la Unión Soviética –los SS-23 Spider bajo los preceptos del Tratado INF con Estados Unidos. En marzo de 1990 fue nombrado consejero del Presidente de la Unión Soviética para asuntos militares.

Durante el golpe de agosto de 1991, Ajroméyev retornó de sus vacaciones en Sochi para ofrecer asistencia a los dirigentes del golpe de Estado. Aunque nunca estuvo implicado en él, tras su fracaso se suicidó en su despacho del Kremlin, ahorcándose con cuerda de cortina. Además de mensajes personales a su familia, dejó una nota explicando que no podía continuar viviendo cuando las instituciones a las que había dedicado su vida se estaban desintegrando.

Su suicidio fue visto ampliamente como contradictorio con su carácter. Por lo tanto, ha habido algunas especulaciones de que las notas fueron fabricadas y que fue de hecho asesinado, quizás para prevenir que revelase pruebas de la complicidad de otros en el golpe. Eduard Shevardnadze sugirió que el suicidio fue resultado de un balance de su carácter, con un sobre-énfasis en el deber, a expensas del honor.

Poco después de su muerte, su tumba fue expoliada, robando a su cuerpo el uniforme con el que había sido enterrado. Los ladrones nunca fueron descubiertos, y se desconocen las razones de este acto.