Sereno (oficio)

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Típica imagen de un sereno español de principios del siglo XX

Sereno era el encargado de vigilar las calles y regular la iluminación en horario nocturno; y, en algunos casos, de abrir las puertas. Solía ir armado con una porra o chuzo, y usaba un silbato para dar la alarma en caso necesario. Esta figura existió en España y en algunos países de Sudamérica. En Perú se denomina serenazgo a su servicio.[1]

Era obligación de los serenos recorrer continuamente las calles de su demarcación, en los puntos que tienen designados guardarla de ladrones y malhechores, evitar las pendencias aun cuando fueran domésticas; observar los incendios avisando inmediatamente, hacer que se recojan cuantas personas encontraren abandonadas en la calle; prestar auxilio a las que se lo pidieren y dispensar su favor y servicios en las casas que los necesitaren. En casos dados debían favorecerse unos a otros llamándose con ciertas señales dadas por un silbato que llevaban a este efecto.[2] En su recorrido, anunciaban la hora y la variación atmosférica.

Historia[editar]

Los primeros serenos empezaron a desarrollar sus funciones en el año 1715, donde se documenta por primera vez dicho oficio, incluido en un Real Decreto fechado el 16 de septiembre de 1834 donde se regulaba la función de los serenos en las capitales de provincia, desapareciendo prácticamente en su totalidad a finales del siglo XX, aunque actualmente se ha vuelto a introducir la figura del sereno en algunas poblaciones españolas, valga como ejemplo el "Programa de Serenos de Gijón", localidad perteneciente al Principado de Asturias, donde el ayuntamiento ha impulsado la formación y creación del cuerpo de serenos municipales y también en el barrio madrileño de Chamberí.

En América Latina, con la influencia española, también se generó está figura la cual popularmente aún se nombra en algunos países, pero ha revestido un cambio, por lo que ahora son denominados "vigilantes nocturnos".

Remuneración[editar]

Tarjeta navideña del siglo XIX con un sereno vestido de gala.

En sus inicios el sereno vivía únicamente de las donaciones o propinas de los vecinos de los pueblos donde llevaban a cabo sus funciones, aunque progresivamente llegaron a percibir un sueldo habitualmente a cargo de los ayuntamientos de México.

Véase también[editar]

Referencias[editar]