Sepulcro de María

De Wikipedia, la enciclopedia libre
Saltar a: navegación, búsqueda
Entrada de la iglesia.

El Sepulcro de María en el valle de Cedrón en las cercanías de Jerusalén es, según la antigua tradición eclesiástica, el lugar donde yacieron los restos de María, madre de Jesucristo, antes de su asunción al Cielo. El sepulcro se encuentra a los pies del monte de los Olivos, cerca de la Basílica de Getsemaní.

En el lugar se construyó una iglesia en el siglo IV, que fue reconstruida de nuevo por cruzados en el siglo XII, después de que Saladino la destruyera durante la conquista de Jerusalén. La cripta no fue dañada y se conserva desde entonces, dado que María también es honorada en el Islám.

La iglesia actual es greco-ortodoxa y apostólica armenia, si bien también se permite venerar a ortodoxos coptos, a sirios ortodoxos y a etíopes ortodoxos. Por medio de una empinada escalera tras la fachada se puede descender a la tumba, en la que María pasó unos días antes de su asunción. Además, también se encuentran en el mismo sitio las tumbas de sus padres, Joaquín y Ana, y de su marido, José.

De forma anual se celebra unos días antes de la Asunción (según el calendario judío) una procesión con el "cuerpo de María" desde la ciudad a la sepultura.

Junto a la entrada a la iglesia se encuentra la entrada a la gruta de la Traición de los católicos, donde presuntamente se produjo la detención de Jesús.

Según una tradición de Jerusalén, la dormición de María tuvo lugar en la monte de Sion. Así lo recuerda la iglesia romano-católica de la Abadía de Hagia María.

En Éfeso, hoy situada en Turquía, hay varios lugares en los que, según otras tradiciones, se produjo la dormición o la asunción de María. La Casa de la Virgen María, situada en Éfeso, está reconocida por la iglesia católica.

Enlaces externos[editar]

Coordenadas: Falta la latitud
Se han pasado argumentos no válidos a la función {{#coordinates:}}